LECTURA Y TRADUCCION DE LA LENGUA DE LOS IBEROS

Table of Contents

lectura y trasss.jpg

Autor: Edelmiro Zamanillo Rosales
Editorial: Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja
Año: 1988
España
Idioma: español
Nº de páginas: 238
ISBN: 84-505-7400-5


Por Julia Mateo Cidraque

Introducción

Lectura y traducción de la lengua de los iberos es una obra cuyo objetivo es dar a conocer el contenido de algunas de las inscripciones en lengua ibérica conocidas. No trata de analizar su contenido lingüístico ya que los conocimientos sobre la materia no están demostrados todavía y son en su mayoría intuiciones. El libro presenta las inscripciones cronológicamente en función de su estudio, siguiendo un esquema que se repite. Aparece una fotografía o dibujo de la inscripción original, a continuación su transcripción y su traducción y finalmente un comentario de sus rasgos más destacados junto con un listado de vocabulario que justifica la traducción proporcionada. Estudia cuestiones como el significado o el posible origen de las palabras ibéricas y las relaciona con otros términos tanto en ibérico como en otras lenguas. También destaca algunos de los rasgos principales de la lengua ibérica como su escritura de carácter fonético, la escasez de términos y el uso de partículas para su diferenciación, o su estrecha relación con la lengua griega. Además expone que el conocimiento de la lengua ibérica tiene gran interés en el ámbito histórico.

Conocimiento actual de las lenguas prerromanas hispánicas.

Se ha intentado comprender la lengua de los iberos desde el S. XVII, pero no se ha logrado por la interpretación errónea de su lectura. Se ha observado la influencia que sobre ella ejercieron los fenicios, los celtas y los griegos principalmente. Existe la hipótesis del vascoiberismo por la evolución del ibérico en función de su situación geográfica. La lengua ibérica desapareció con la consolidación del cristianismo y con él la del latín, tras la invasión romana en el 218 a.C.

Estudios sobre la lengua ibérica.

La lectura del ibérico se desarrolla a partir de las monedas y las inscripciones que en ellas se encontraban indicando la ciudad a la que pertenecían. Con el paso del tiempo el estudio de la lengua ibérica ha evolucionado y avanzado. Cabe destacar la obtención de un alfabeto (aunque incompleto) a cargo de Gómez Moreno.

La lengua ibérica y el latín.

Hay mucha más influencia del griego que del latín sobre el ibérico. Una posible explicación sea el modo en el que ambos pueblos realizaron su conquista de la Península Ibérica. Por un lado la griega se dio en un tono civilizado y amistoso que facilitó la aceptación e influencia del idioma y la cultura griegos y por el otro la romana fue cruel e impositoria, lo que llevó a un rechazo a su lengua. Se considera la posibilidad de un exterminio por parte de los romanos de todo aquel que hablase ibérico por ser considerado delito.

Localización geográfica del lenguaje ibérico.

Los datos que podemos obtener de los griegos y los romanos sobre la geografía del ibérico son poco fiables. Las inscripciones que aporta la arqueología son más veraces y lo encuadran en el triángulo comprendido entre Valencia, Gerona y Burgos.

Características del alfabeto ibérico.

Algunas de las características del ibérico que dificultan su lectura son los signos ambivalentes o de carácter silábico, la indiferencia en cuanto a sonoridad y timbre vocálico y el predominio del valor consonántico.

Visión del texto ibérico de Cogul.

Destacan la aparición de signos no reconocidos en el alfabeto ibérico y la división de la inscripción en dos partes, una ibérica y una latina.

Visión del texto latino.

La parte latina es posterior a la ibérica y es clave para su traducción. Es una interpretación fonética del ibérico sin sentido en latín, que explica la parte en ibérico. Permite distinguir la acción de dos autores en dos épocas diferentes.

Lectura de la inscripción ibérica de Cogul.

Tras exponer la traducción de la inscripción se realiza un estudio de las palabras que la componen por separado.

La inscripción de Cogul y la cultura ibérica.

Exalta la perfección sintáctica del texto y la extensión de la lengua ibérica.

Sufijo –KO indoeuropeo, ibérico y vascuence.

Posible origen del sufijo –KO y su evolución e influencia en otras lenguas.

Relaciones entre la inscripción y la toponimia.

Aparece frecuentemente la raíz THE en nombres de ciudades ya que expresa el concepto de población o colocación.

Estudio de la palabra SAK y su riqueza semántica.

SAK indica el fin de una acción y expresa movimiento y velocidad, que eran conceptos venerados por los iberos.

La raíz ibérico-vascuence RAK.

RAK significa roca o fortaleza y aparece en nombres de ciudades construidas sobre roca o defendidas por la naturaleza.

La raíz ibérico-vascuence ARA.

ARA significa tierra y relaciona el ibérico con el vasco.

La raíz ibérico-vascuence BAR.

BAR significa altura y aparece en muchos topónimos o en palabras con relación a la altura o la profundidad (ya que en latín y griego el concepto “profundidad” se designaba con el término “altura”).

Origen de las palabras Íberos y España.

La palabra “Iberos” es resultado de la evolución del término “HUPBEROI” que significa los de las alturas o los montes.
La palabra “España” resulta de la evolución del término “HUPSBARARAN” que significa tierra de alturas o montes.

Los “beribraces” en Rufo Festo Avieno.

“Beribraces” es un término equivalente a “iberices”, un simple cambio de sílabas.

El bronce de Botorrita (Zaragoza).

La traducción de la inscripción del Bronce de Botorrita viene acompañada de un vocabulario como justificación.

Comentario a la inscripción de Botorrita.

Se compara en este capítulo la inscripción original y la restaurada, y se presenta la transcripción propuesta por A. Beltrán. Queda evidente la influencia del griego, con el que se hace una comparación y se demuestra que aunque el griego es muy antiguo, el ibérico lo es más. Además se hace hincapié en la raíz THE, que proviene de THEM (Dios) y que toma dos ámbitos: el de origen de todo con el concepto de “colocar” y el de creador con el de “producir”.

Los firmantes del Pacto de Botorrita.

La hipótesis en cuanto a los firmantes del pacto es que los de una parte eran vascos y los de la otra del sur de Zaragoza y el norte de Teruel. A partir de esta inscripción es fácil apreciar que los iberos vivían en un estado de organización democrática y que poseían fórmulas estereotipadas para la redacción de tratados.

El nombre “Contrebia Belaiska”.

Se aclara que el nombre ibérico de Botorrita es “Bo-Torrik” y no “Kontebakon”, que sería un sobrenombre sin relación con el “Contrevia” latino.

Comentario previo a las demás inscripciones.

La interpretación de los mensajes ibéricos debe superar ciertas dificultades. La mayoría de las interpretaciones no están justificadas con explicaciones razonadas, sino que su veracidad depende de la fe que se tenga en el responsable de realizar tal tarea. Es necesaria la filología para interpretar el pensamiento ibérico a partir de sus textos.

Tésera celtibérica.

Se presenta la traducción de la inscripción.

Justificación de la traducción.

Un vocabulario justifica la traducción del capítulo anterior.

El “kudua theisthea” del vaso de Liria.


Se muestran dos posibles traducciones de la inscripción en la vasija y se insiste en la conexión entre el vasco y el ibérico.

El “Jinete de Liria”.

Esta inscripción está escrita en un lenguaje ibérico muy antiguo. Tras el vocabulario se destacan una serie de características únicas como el desorden en la escritura, nada habitual en el ibérico, o la homogeneidad del texto y el dibujo.

Reflexión sobre la palabra “N’Ybaride” (Iberia).

Una reflexión sobre los territorios ibéricos que cuestiona si la costa levantina era o no ibérica. Una hipótesis es que inicialmente no lo fuese pero las anexiones territoriales la convirtieran en una “nueva Iberia”.

La palabra Yberia en las inscripciones de Liria.

Permite determinar que las inscripciones de Liria fueron realizadas por el mismo inscriptor. El tema dominante son las hazañas en Yberia, palabra de frecuencia inusual.

Inscripción de Cabeço das Fraguas (Portugal).

Se expone la traducción sobre bases greco-latinas (escrita en caracteres latinos) y a continuación se presenta un vocabulario con las palabras de origen griego o latino a modo de justificación. Aparecen geminaciones que indican que la inscripción es posterior a la llegada del latín a la Península y se aprecia la ausencia de un sistema para las terminaciones en función de los casos. El hecho de tratar las interpretaciones del ibérico desde el latín ha llevado a su escasez, ya que el ibérico está más relacionado con el griego.

El bronce de Luzaga (Guadalajara).

Tras la aportación de la traducción y el vocabulario correspondientes a la inscripción se destaca que los signos están invertidos posiblemente para servir de molde. Después de hace un comentario breve sobre otras inscripciones en metal y se compara la traducción propuesta por E. Zamanillo Rosales con las de otros eruditos.

Inscripción de Peñalba de Villastar (Teruel).

Esta inscripción tiene dos partes, cada una de un autor diferente, mezcla signos latinos e ibéricos y va acompañada de dos versos de Virgilio en latín considerados de gran valor como apoyo a la traducción. Tras la transcripción, traducción y vocabulario habituales se realiza una comparación con las transcripciones y traducciones de otros autores.

Tésera procedente de Monreal de Ariza (Zaragoza).

Destaca su similitud con un telegrama y a continuación realiza una comparación con la transcripción y la traducción propuestas por Gómez Moreno.

Pensamientos no estructurales y el problema de las téseras.


Se presentan algunos ejemplos de téseras.

Reflexiones sobre algunas téseras.

La brevedad en estos mensajes dificulta su interpretación según el contexto. Se presentan varias alternativas en cuanto a las posibles transcripciones y traducciones de cada tésera ya que por su brevedad no se sabe escoger.

El “kleros” como institución griega.

“Kleros” es un término de origen griego utilizado para designar a un lote de tierras en herencia. Los íberos lo conocían, lo que demuestra la necesidad del conocimiento de la lengua y cultura griegas para traducir el ibérico.

Inscripción de Yátova (Valencia).

Tras mostrar la transcripción y traducción de la inscripción se comenta que parece haber sido corregida y se destaca su valor histórico ya que permite conocer ritos de los iberos en honor a Baco, la existencia de artistas itinerantes, etc., hechos conocidos entre los griegos pero hasta ahora no entre los íberos. Como explicación se propone bien la gran influencia griega sobre los íberos o bien la existencia de instituciones antiguas indoeuropeas comunes a ambos pueblos.

Inscripción de Los Villares (Valencia).

Tiene gran valor por aportar información sobre la noción de los números de los ibéricos y dar a conocer el uso de trampas en la caza.

Lectura de monedas ibéricas.

Destaca la gran utilidad de las inscripciones en las monedas para el estudio del ibérico y explica varios ejemplos.

Nombres de dioses.

Existe la hipótesis de una lista de dioses ibéricos muy extensa pero muchos de los componentes de tal lista no son dioses sino términos con errores de traducción.

Lápida sepulcral de Cabanes (Castellón).

El autor expresa su desacuerdo con los estudios realizados y propone su propia versión de transcripción y traducción apoyada por una explicación de las raíces griegas de los términos. Por último destaca los dos últimos signos de la inscripción.

Estela funeraria de Sinarcas (Valencia).

Tras la descripción de la lápida y la transcripción, traducción y vocabulario de la inscripción, destaca las similitudes de ésta con la del capítulo anterior y realiza un comentario sobre ciertos signos.

Inscripción de Pujol (Castellón).

Como es habitual, la inscripción trata sobre las memorias de un poblado, lo que tiene interés histórico y permite conocer información sobre el sistema de medidas, las leyes, los derechos o los intercambios de mercancías de los iberos. Además hace pensar que la extensión de los poblados era muy superior a la que se puede suponer de los restos encontrados.

Litografía del Museo Arqueológico de Madrid.

Aprecia la información que aporta el material en el que se realiza la inscripción ya que por ejemplo un hecho de mayor importancia se realizará normalmente en un material que resista mejor el paso del tiempo.

El ideograma y la asíndesis ibérica.

En ibérico la separación de palabras se señala mediante una serie de puntos en vertical. Los iberos tenían un concepto diferente de palabra ya que para ellos representaban ideas simples más que conceptos individuales. Eran más bien ideogramas formados por una yuxtaposición de lexemas muy distante de nuestras palabras compuestas, que de ninguna forma podrían expresar tanto contenido. También se explica que la época del escrito puede ser determinada por el grado de evolución sintáctica y se destaca que en ibérico no existía la subordinación sintáctica.

Inscripción en plomo de Ullastres (Gerona).

Se aprecia aquí la enorme proximidad del ibérico con la lengua griega. Destaca la gran capacidad expresiva con una sintaxis tan simple del ibérico y establece que la complejidad sintáctica en griego o latín se da más por una cuestión artística que por necesidad. A partir de esta idea critica el “progreso” y la “cultura” modernos comparándolos con la solidaridad que puede deducirse de los ibéricos. En el vocabulario correspondiente a esta inscripción se da especial protagonismo a la palabra “agua”.

Inscripción circular de cerámica pintada de Liria (Valencia).

Presenta como habitualmente la transcripción, traducción y vocabulario de la inscripción.

Comentario de la inscripción.

Esta inscripción es una verdadera obra de arte en la que destacan la distribución simbólica de los signos, la fuerza sentimental y el contenido moral.

Pervivencia ibérica en la Rioja.

Trata el tema de la resistencia ibérica frente a Roma en la zona montañosa comprendida entre Burgos y la Rioja, sostiene que los topónimos de la zona provienen del ibérico y no del vasco por las repoblaciones (aunque sean lenguajes con gran afinidad) y estudia el término “oja” y sus derivados, así como algunos topónimos.

Las danzas ibéricas de Ezcaray; el “Cachiburrio-Zurronero”.

Estas danzas tienen un carácter religioso que deriva de la sacralización del movimiento de los iberos. Sus fuertes tradiciones se han mantenido en parte en los lugares donde tuvo más peso su presencia. En ellas se pueden observar adherencias lingüísticas interesantes como el nombre con el que se designa al jefe de los danzarines.

Relación semántica ibérico-euskara.

Existen pruebas del parentesco entre el ibérico y euskara, aunque los términos posteriores al ibérico lo difuminan. Se realiza una comparación de las raíces de ambas lenguas, y del latín y el griego también. Destacan el rechazo a comenzar palabras con “R”, problema que solucionan añadiendo una vocal delante, y la inexistencia de “F”, ambos sonidos aspirados desconocidos en ibérico.

Correspondencia de los términos “iberos” y “barskunes”.

Las raíces de ambos términos tienen un idéntico valor semántico y etimológico. Indican la localización de los pueblos estableciendo a los iberos como referencia. Las raíces “Bar” “Ber” indican norte, que es donde se ubican los vascos, y el prefijo i- de negación lleva al sur, es decir, a los iberos.

Perspectivas. Correspondencia euskara-griego antiguo.

En este capítulo se resume el proceso de creación del libro y las técnicas utilizadas para ello. Presenta la idea inicial y los cambios que ha ido experimentando durante el proceso, la técnica de la traducción de palabras apoyada en correspondencias con el griego como garantía, los problemas a los que hay que enfrentarse cuando se hace una transcripción, y finalmente se centra en la demostración del origen común entre el ibérico y el vascuence y presenta un listado con la correlación etimológica y semántica entre palabras vascuences y griegas. Además trata la relación indoeuropea entre palabras que significan pueblo y destaca el término “lagun” (habitante en euskara) y sus derivados.

Conclusión.

Al final del libro se proporcionan una serie de cuestiones de interés que complementan la información aportada a lo largo de la obra de una forma más visual. Son signos no incluidos en el alfabeto tradicional, signos de interpretación distinta la tradicional, el alfabeto ibérico tradicional, alfabetos antiguos relacionados con el ibérico, signos de diferentes tipos de inscripciones, alfabetos ibérico y tartésico y otros.
La obra es de gran valor para los interesados en el conocimiento de la lengua de los iberos y aunque todavía quede mucho trabajo por realizar en este ámbito, este libro recoge sus aspectos fundamentales y numerosas hipótesis que de ser confirmadas tendrían una enorme repercusión en el mundo de las letras y de la historia.