Estudio comparativo de diferentes métodos de evaluación de traducción general
(Inglés-Español)
Waddington.jpg


























Autor: Christopher Waddington
Editor: Universidad Pontificia Comillas, Madrid
Año de publicación: 1999
País: España
Idioma: Español
ISBN: 84-89708-75-4
Por: Elena Monge Atienza

Introducción


El principal objetivo de Christopher Waddington es investigar los diferentes métodos de evaluación de la traducción e intentar mejorarlos para una mayor calidad y fiabilidad a la hora de la corrección. El trabajo está dividido en dos partes, subdivididas a la vez en diferentes capítulos que pasaremos a resumir.

Primera Parte



«Revisión teórica»
Esta parte tiene dos objetivos: repasar el estado de la evaluación de la traducción destacando la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de la evaluación, y la búsqueda de nuevos criterios de evaluación.

El autor, hará también una diferenciación entre la evaluación sumativa y la formativa, e intentará mejorarlas para que ambas proporcionen información formativa al alumno (además de informarle a cerca de su progreso) y mejorar así también la calidad del aprendizaje.

«La evaluación analítica: el error de traducción»
La taxonomía (método tradicional de evaluación actual de la traducción) divide los errores de traducción en errores de transmisión de sentido (falso sentido, contrasentido, sin sentido...) y errores de expresión en la lengua de llegada (gramática, léxico, estilo...). El autor elige la taxonomía como punto de partida porque a pesar de todas las críticas que recibe, este método de evaluación se sigue utilizando. El objetivo del autor en este punto es repasar las críticas a la taxonomía para intentar ofrecer soluciones a los problemas planteados por este sistema tradicional.

«Criterios de calidad de la traducción»
Comienza con dos intentos de definir cómo debe ser una buena traducción.

La propuesta de Newmark es la siguiente:
Una traducción debe ser tan precisa y tan económica como sea posible, en denotación y connotación, en sentido referencial y pragmático. La precisión está relacionada con el texto original, bien con el sentido dado por el autor, bien con la verdad objetiva que el texto engloba, bien con esta verdad objetiva adaptada a la comprensión intelectual y emocional del destinatario que el traductor y/o el cliente tiene en mete. Este es el principio de una buena traducción; cuando existen claras discrepancias, la traducción falla. (Newmark 1991:111)
Para Newmark, una «buena traducción» debe ser totalmente fiel al original (fiel tanto al texto como al mensaje del autor), transmitiendo el sentido denotativo y el connotativo. Esta fidelidad al original requiere la traducción literal donde sea posible.
Para Darbelnet, la traducción correcta sería la siguiente:
La traduction est l'opération qui consiste à faire passer d'une langue dans une autre tous les éléments de sens d'un passage et rien que ses éléments, en s'assurant qu'ils conservent dans la langue d'arrivée leur importance relative, ainsi que leur tonalité, et en tenant compte des différences que présentent entre elles les cultures auxquelles correspondent respectivement la langue de départ et la langue d'arrivée.(Darbelnet 1977:7)
Darbelnet, a partir de su definición, elabora siete niveles de traducción, una enumeración de las obligaciones que tiene el traductor.
A pesar de 14 años de diferencia, no existen desigualdades significativas entre estas dos definiciones.

«La evaluación holística»En este capítulo, el autor se centra en la definición del constructo de la competencia traductora e intenta formularlo de varias maneras diferentes: el primero consiste en asimilar la competencia global con un campo en la vida real en el que esta competencia se manifiesta; el segundo consiste en definirla a través de los diferentes componentes que la constituyen. La conclusión a la que llegará el autor tras este estudio será que, en la actualidad, esta competencia es esencialmente unitaria y se identifica con un campo en la vida real, la traducción profesional.
«La evaluación y la lingüística»
El capítulo se centra en tres cuestiones:

- La importancia en la traducción no sólo de la dimensión pragmática y lingüística, sino también del nivel semiótico.
- La estructura jerárquica de los textos y los sistemas de análisis de textos para la ponderación de errores.
- La aplicación al proceso de traducción de las teorías psicolingüísticas, que permiten explicar cómo el lector relaciona el texto con una situación, un trasfondo sociocultural y con su propia experiencia. La aplicación de estas teorías pueden indicarnos cómo calibrar el efecto de una traducción sobre su destinatario.

Segunda Parte


«El desarrollo experimental»
Esta parte estudia diferentes métodos de evaluación, tanto analíticos (basados en el análisis de errores) como holísticos, que están actualmente en uso en el ámbito profesional o académico, y somete los datos proporcionados por este estudio a un análisis estadístico para verificar la validez de dichos métodos.

«Descripción de métodos de evaluación»
- Descripción de métodos analíticos y holísticos: Estudio de once métodos de evaluación actualmente en uso (bien para evaluar la traducción profesional o bien para la académica), ocho de los cuales se basan en un análisis de errores (analíticos) y tres en un análisis holístico. Este repaso de los métodos de evaluación actualmente en uso concluye con el estudio de un método descriptivo que es a la vez analítico y global, que se diseñó para comparar traducciones literarias con el texto original.
- La prueba objetiva de la traducción: Aunque los resultados del análisis estadístico del capítulo anterior indican la omnipresencia de la prueba directa de traducción en los exámenes universitarios, aquí el autor medita sobre hacer una especie de síntesis entre esta prueba tradicional y otras más indirectas y objetivas para intentar resolver ciertas imperfecciones de dicha prueba.
- Encuesta sobre los exámenes de traducción en la universidad: En esta parte, se comenta el resultado de un estudio estadístico sobre el contenido y las condiciones de las pruebas de traducción y sobre los métodos de evaluación empleados. Esta encuesta se realizó en 20 universidades europeas y canadienses. El resultado de este cuestionario fue el siguiente:
En el 100% de los casos, el examen consiste en la traducción de un texto. En cuanto a la duración y extensión, varía considerablemente de unas universidades a otras. La extensión de la mayoría de los textos es de entre 50 y 800 palabras, y la duración suele limitarse a 2 o 3 horas (aunque varía entre 45 minutos y 5 horas). La mayoría de los profesores permiten el uso de libros de consulta durante la prueba. Y finalmente, en cuanto al método de corrección que se emplea, solamente 6 de los 20 centros tienen un método común de evaluación, los demás aplican sus propios métodos de evaluación, los cuales se basan en el análisis de errores y en métodos holísticos.
«Descripción del experimento»
En este capítulo se estudian tres métodos de corrección, -dos analíticos y uno holístico- en su aplicación a traducciones inversas (español-inglés) para investigar la calidad de los métodos de traducción actualmente en uso en la universidad. El objetivo del experimento es verificar tres hipótesis a través de él:
- «Se puede mejorar la calidad de los métodos de evaluación basados en el análisis de errores, si el análisis tiene en cuenta el posible efecto de los errores sobre el resto de la traducción.»
- «Los métodos basados en el análisis de errores proporcionan resultados más consistentes y tienen más calidad que los métodos holísticos.»
- «Se puede apreciar mejor la calidad de la traducción si el método de evaluación combina el análisis de errores con una apreciación global.»

«Resultados del experimento»
Para verificar las tres hipótesis citadas anteriormente, el autor hace un estudio de las correlaciones entre los errores cometidos por los alumnos de Traducción e Interpretación en sus traducciones y los métodos de evaluación seguidos por sus profesores. También analizará la varianza entre los resultados de la corrección de un examen de traducción, pues casi siempre suele haber una diferencia considerable en cuanto a la corrección.

Posteriormente, somete a los tres métodos de evaluación a un análisis de fiabilidad para demostrar con qué método los profesores son más unánimes a la hora de evaluar.
Con la primera hipótesis se pretende averiguar si un método analítico que evalúa los errores según su efecto sobre la traducción es mejor que un método analítico que establece la penalización de cada error de antemano. Para esto se toman exámenes de alumnos y se corrigen con ambos métodos. En el resultado se puede comprobar que los alumnos quedan ordenados de manera casi idéntica, es decir, que apenas hay variación de un método a otro.
A través de la segunda hipótesis, se pretende averiguar si los métodos analíticos son mejores que el holístico en el sentido de que aportan resultados más fiables. Dado que el estudio de correlaciones entre los tres métodos no deja nada en claro, ya que concluye que son intercambiables, el autor decide someterlos al análisis de fiabilidad, el cual verifica la segunda hipótesis, los métodos analíticos son más fiables a la hora de corregir.
Para comprobar la tercera hipótesis, se creó un nuevo método de corrección, que combina los métodos analíticos con el holístico. Con este nuevo método, el nivel de variación en la corrección son claramente menores que con los anteriores. La prueba de fiabilidad, también indica que con este método existe un mayor grado de consistencia interna entre los correctores. Esto verifica la tercera hipótesis, ya que demuestra que al combinar un método analítico con uno holístico, se mejora la calidad de los resultados obtenidos.

Conclusiones


La conclusión a la que llega el autor ante la comparación de los métodos analíticos con el holístico demuestra la superioridad de los primeros, ya que producen menos disparidad entre los correctores y reducen el índice de variación al corregir. Sin embargo, los métodos analíticos no son del todo apropiados por su gran dificultad de aplicación. Por esto, el autor ultima su tesis recomendando la utilización del método global por su facilidad de aplicación, aunque solamente cuando los resultados de la evaluación no van a servir para la toma de decisiones importantes que puedan afectar al futuro de los alumnos, ya que su fiabilidad es menor.
Finalmente, podemos resumir que un buen método de evaluación debe reunir tres condiciones: ser fiable, ser válido y también ser fácil de aplicar.

Comentario

Se trata de una obra de calidad en la que se describen con rigor los métodos de evaluación y se explican con todo detalle los supuestos de su aplicación.