La traducción en torno al 98


Portada_Vega_98_.jpg




Autor: MIGUEL ÁNGEL VEGA CERNUDA

Editor: IULMyT (Universidad Complutense)

Año de publicación: 1998

Idioma: Español
ISBN: 84-600-9488-X


Por Carla Manrique





INTRODUCCIÓN:




La idea principal de este libro que lleva por título La traducción en torno al 98 es concretizar y aludir a las diferentes aportaciones que tuvieron autores de la generación del 98 en la traducción.
Cuenta la historia de autores literarios, principalmente Unamuno, Pío Baroja, Azorín y Valle-Inclán, aunque otros autores también importantes son nombrados en diferentes capítulos. En consecuencia, el libro está totalmente unido a la literatura y a la manera en que estos autores penetraron en Francia, Italia, Alemania, Grecia y Polonia.
Su europeización y sus obras traducidas en distintos países, unos llegaron de una manera más profunda y otros de manera superficial.

RESUMEN:



-Consideraciones socioculturales acerca del 98 traducido y el 98 traductor



Por Miguel Ángel Vega Cernuda


Empiezan a plantearse los estudios de la traducción desde una perspectiva social. En relación a la traducción, cabe decir que a cada país le acompaña una imagen, a nuestro país le acompaña una imagen negativa originada por el escaso conocimiento sobre nuestra historia y a nuestros diversos errores históricos. La generación del 98 es una época de creatividad cultural en la España moderna. La Institución Libre de Enseñanza, la Generación del 98 y la posterior del 27 son el episodio de mayor transcendencia universal.
Con la traducción empiezan a surgir los primeros manuales traducidos, en España la traducción es considerada una actividad secundaria. Nuestros noventayochistas no prestaron mucha atención a esta actividad, pero conforme pasaron los años, vieron la necesidad de acudir a ella.
Se dice que la literatura no es literatura hasta que no tiene traducciones.
El catálogo alemán de libros traducidos a la venta registra en su mayoría a autores noventayochistas. Maeztu y Ganivet son totalmente desconocidos, Valle-Inclán tiene seis títulos, Pio Baroja algunas novelas y por último Machado con sus Soledades, publicada en alemán.
Debido al poco interés que tienen los alemanes por la literatura española, el autor cuenta que ha buscado por diversas bibliotecas alemanas para comprobar cuáles eran las obras traducidas, de autores que tienen en castellano un gran número de obras publicadas, en alemán no hay ni una cuarta parte, y es ahí donde se denota el interés de los alemanes por nuestra literatura .En Italia, Francia o Inglaterra la situación no es mucho mejor.
Una de las causas por las que no hemos sido traducidos es la falta de conciencia de lo importante que es la traducción a través de la literatura para la imagen de un país. Y por otro lado, el anti-franquismo de algunos autores.


-Luis Ruíz Contreras, traductor

Por Pilar Estelrich Arce


El primer traductor al que vamos a aludir es Luis Ruiz Contreras.
Autor que fue escritor, publicista y ante todo traductor. Nacido en 1863 en Gerona y falleció en Madrid. A pesar de nacer en un entorno bilingüe siempre escribió en castellano. Una de sus obras más conocida es Revista Nueva donde parece preferir temas distintos a los de su origen. La familia regresó a Figueres, muy devotos ,que impusieron a Luis y a su hermano la devoción desde pequeños, esta devoción hizo que Ramón quisiera meterse en la Compañía de Jesús tras acabar sus estudios, y en cuanto la noticia llegó a Luis, puso tierra de por medio para que no lo hiciera, aunque no le sirvió de nada. Luis se distanció de su hermano mayor.
Siempre se declaró un gran amante de la naturaleza, cursó la carrera de ingeniero en El Escorial. Es aquí cuando Luis pasó a establecerse en Madrid donde funda y dirige diversas revistas. Traduce obras al alemán y la mayoría de ellas religiosas. Intenta hacerse traductor de obras teatrales y sobrevive como publicista. Empezó a relacionarse con los noventayochistas de la época y no llegó a enemistarse con Baroja, pero si se dedicó a demostrar que tenía relación con mucha gente influyente. De repente su carrera se quiebra y su economía está fatal, por lo que para sobrevivir decide dedicarse a traducir, y adquiere los derechos de autor para el castellano sobre toda la obra de France.

-Recepción de la generación del 98 en Francia



Por Claude De Frayssinet

En Francia hay diversos escritores relacionados con la generación del 98. Azorín vivió dos largas temporadas en París, Unamuno pisó Francia a fines del siglo XIX y Valle Inclán es el que tocó menos tierras francesas ya que sus deseos y aspiraciones le llevaron hacia México.
Los escritores del 98 estaban obsesionados con el tema de España, en concreto Unamuno, autor que escribió sobre las grandes incompatibilidades entre Francia y España y fue un gran definidor de la palabra casticismo. Para Unamuno hay un abismo entre los dos países. Baroja rechazó la literatura francesa porque se consideraba muy proteccionista. Y Machado fue más considerado con sus críticas aunque también se posicionó en contra.
En cuanto a la estética de estos autores y su acogida en Francia se puede decir que Unamuno sólo se decanta por la pasión, no quiere ningún otro método y Valle-Inclán se inventa una nueva estética.
Las traducciones que se han hecho al francés sobre la literatura son diversas, Unamuno fue el que más suerte tuvo en cuanto a las traducciones, casi todas sus obras están ya traducidas.
Azorín no ha sido muy bien tratado por los medios franceses por lo que las traducciones son escasas.
A Pío Baroja se le conoció en Francia gracias a Pillement quien tradujo dos de sus obras más importantes. Valle- Inclán tuvo un reconocimiento temprano en Francia gracias a las sonatas.
De Machado cabe decir que casi todas su obras están hoy en día traducidas.
En definitiva, que la generación del 98 fue buena para algunos y mala para otros, Unamuno siempre ha tenido lectores de todo tipo y ha llegado a un amplio público, Azorín, Baroja y Valle-Inclán son poco leídos.

-Las traducciones de las obras de Unamuno en Italia: el papel del autor

Por Vicente González Martín


Ahora vamos a puntualizar en las traducciones de Unamuno en Italia, las obras de Unamuno son traducidas a diversas lenguas, pero en concreto, sus traducciones en Italia fueron muchas.
A pesar de que Unamuno se esfuerza por ser fiel al original, su conocimiento sobre la lengua es tal, que muchas veces comete errores impensables. Unamuno se centró en Italia por diversos motivos; primero porque le gustaba el país, segundo por el éxito y la fama que consiguió en él, y finalmente porque la popularidad adquirida en el país le hacía disponer de un alto poder adquisitivo.
Otro de los autores que también fue leído en inglés, fue Juan Ramón Jiménez.

-La recepción de la generación del 98 en Europa en la primera mitad de nuestro siglo


Por Hans Juretschke

Acerca de la generación del 98 respecto a Europa, podemos englobar diversos autores.
En España se comienza a usar el término de generación del 98, y todo va unido al nombre de Unamuno. Unamuno impresionó a todos con sus conocimientos y su fuerte personalidad. Sus interpretaciones sobre Castilla y España apasionan a Europa. Era un autor que le gustaba mucho criticar, de hecho fue criticado por todos, pero a la vez era bien respetado. Comienza por primera vez el siglo de las guerras civiles de España, y los autores comienzan a aprovecharse de la situación, “los hombres de la generación del 98”.
Muchos fueron los autores de esta época, tales como Ganivet, Unamuno y Marquina.
Unamuno es más que una moda, hoy en día es leído y discutido en toda Europa, por lo que le hace ser un autor vivo. En Francia abarcarían Cassou, Bataillon, Rolland.. En Italia; Panini, Sciacca, Giolli..No obstante, estas listas se quedan pequeñas ya que hay muchos autores destacados que no son reconocidos.

Hay escritores que discuten sin pensar en su país de origen, hecho que no ocurría con Unamuno. Autor cuyas obras han sido leídas y discutidas por toda Europa.
Pío Baroja es menos impresionante que Unamuno pero aún así es leído y reputado como más original, sobre todo por tierras germánicas. En Italia y Francia se lee pero mucho menos.
En los juicios de Baroja aparecen sus famosos “antis”: anticlericalismo, anticristianismo, antisemitismo o antilatinismo.
Azorín se formó en el extranjero, pero no le sirvió de nada, ya que al ser muy patriótico sus obras no fueron bien recibidas en otros países, en Francia no lo querían por su francofilia, en Alemania, Inglaterra e Italia fue pésima su penetración.
Valle-Inclán sí que fue más difundido, debido a su obra Chaumié.
De Antonio Machado no se tiene testimonios por lo que se recalca su gran papel a la hora de llegar a Europa, pero no sus comienzos en ella.
Benavente tuvo suerte en el extranjero, sobre todo en los Estados Unidos.

El tema de España es el centro de todas las discusiones, en concreto discusiones en torno a lo que es tradición y casticismo.
Las ideas que en el exterior se tenían sobre España eran erróneas, no estaban acorde con la realidad viva y eran desproporcionadas.


-La sangre del espíritu: Ideas de Unamuno sobre la lengua y la traducción



Por Vicente López Folgado


En el siguiente capítulo del libro, la intención del autor, Vicente López Folgado es desangrar algunas ideas de Unamuno sobre la lengua en general:
“La sangre de mi espíritu es mi lengua y mi patria es allí donde resuene soberano su verbo..” con esta citación que hace el autor, se pone de manifiesto que lo que preocupa en realidad es la facultad humana de la lengua.

Unamuno empleó por primera vez el concepto de “raza”. Esto fue debido a que el joven leyó en Madrid “el problema de la raza vasca” y desde ese momento decidió estudiar lenguas tanto antiguas como modernas. Unamuno se consideraba racista.
Respecto al idioma, Unamuno declaró no manejarse bien con el alemán cuya lógica le asombraba, cosa que no le pasaba con el inglés ya que le resultaba mucho más fácil.


-Vientos de fuera: los traductores españoles del 98

Por Rafael Martín-Gaitero López de la Manzanara


Dejando a Unamuno y al resto de autores atrás, nos centraremos en las traducciones durante el 98. Hay que tener una serie de consideraciones antes de hacer cualquier estudio de la traducción, en este capítulo se alude a dos destacados autores, Pichois y Rosseau. Estos autores establecían que las traducciones pertenecen a la lengua de destino y no a la original, y Rafael Martín discrepa con esta opinión. Una traducción no está hecha para ser comparada con la original sino que tiene que ser creativa.

Las perspectivas desde las que se puede tratar una traducción:- Qué se ha traducido. -A quién se ha traducido.- De qué lengua.-Qué tipo de texto es.- Quién ha traducido.- Dónde. -Por qué
-Y Cómo es traducido y por qué es traducido así.
Los traductores españoles del 98 quieren europeizarse y abrirse camino fuera de España, lo que nos quiere hacer ver el autor en este capítulo es que en la España del 98 también hubo muchos autores no reconocidos y que sin embargo aportaron mucho a la literatura. Y que por ello, merecen ser estudiados también en la historia de la traducción.


-La generación del 98 en Grecia: Las relaciones hispano-helenas a través de la traducción


Por Cristina Mougoyanni


Concretizando en Grecia y las traducciones allí realizadas, diremos que la primera obra literaria española que tuvo traducción griega fue Ilustración Griega y fue realizada a partir de un texto italiano, puntualizar a Karceos como uno de los primeros que se dedicó a la traducción. Hubo muchas traducciones en Grecia pero lo que realmente se necesitaba eran traducciones nuevas y mejores,ya que hay de autores, como Juan Ramón, Valle-Inclán..de los que no se ha traducido nada, por lo que en Grecia, respecto a la traducción, aún queda mucho por hacer.


-El legado de Ortega y Gasset a la teoría de la traducción en España

Por Emilio Ortega Arjonilla

Ortega y Gasset es el autor sobre el que trata este capítulo, lo que abarca sobre la traducción es menos concreto que en anteriores capítulos. Ortega y Gasset publicó Miseria y esplendor de la traducción. Fue un intelectual comprometido con su época, y lo único que buscaba era que fuéramos capaces de buscar el por qué de las cosas sin necesitar a Unamuno, quiere que nos europeicemos, sobre todo España. Quiere darle a la traducción la seriedad y rigor que se merece sin olvidar que el contexto histórico es muy importante, porque de la situación que vivamos, dependerán nuestras traducciones.
Ortega y Gasset habla del lenguaje, por un lado de manera filosófica y por otro de carácter filológico y lingüístico. Para el autor, el lenguaje no sólo incluye el hablar y el decir, sino la presencia del silencio, el sujeto no sólo habla, sino que además dice y calla. Cuando nos expresamos decimos expresiones usadas, y al decir estas expresiones evitamos otros elementos.
También podemos hablar de la traducción como actividad y como producto, traslada el mensaje de una lengua a otra.
Para Ortega es importante diferenciar entre hablar y decir. Todo texto es un decir, y todo decir puede ser traducido.
Ortega siente gran admiración por las culturas francesas y alemanas.
En el libro del que tratamos, Ortega hace tres afirmaciones en torno a la traducción; en primer lugar; que hay miles de traducciones sobre un texto, por lo que es imposible acercarnos al original, en segundo lugar, también propone la traducción fea (con notas a pie de página) y por último traducir a otro idioma lo que en español no se puede decir.
Ortega hace un planteamiento dentro de la traductología actual y cita lo siguiente; a la hora de traducir hay que tener en cuenta una serie de factores y su posibilidad cuando se traduce de una obra a otra. Invita a que el traductor plasme su nivel intelectual cuando traduce. Hay varias formas posibles de un mismo texto original y el valor de la traducción reside en la posibilidad que ofrece de intercambio, Ortega defiende el planteamiento del “exotismo”. En definitiva, Ortega quiere dar a entender que la traducción es una actividad de la comunicación humana, en la que también intervienen varios factores, propone una elevación del autoestima del traductor dejando a un lado su timidez.


-Luces de Bohemia/ Glanz der boheme de Valle-Inclán: algunos ejemplos de traducción en un texto teatral



Por Violeta Pérez Gil


La obra de Luces de bohemia es un ejemplo de obra teatral, creada por Valle-Inclán y con la que profundizaremos en la traducción teatral y los problemas que ella plantea.
Cuando se realiza la traducción teatral, se realiza porque el traductor siente pasión o admiración y quiere transmitirlo a los demás, la traducción del teatro tiene como fin ser dicha, hablada e interpretada en una lengua. Pero tiene de inconveniente que puede ser más criticada.
La traducción de autores en el siglo XX es menos problemática, pues la distancia en el tiempo y en los cambios de la lengua no es tan grande, aunque seguimos con el problema de reflejar la realidad de una lengua a otra. También es difícil traducir lo cómico y las expresiones.



-Traducción y aventura



Por Marcos Rodríguez Espinosa

También hay otros autores menos conocidos que se rescatan de la generación del 98 y que se dedicaron también a traducir. Un nombre destacado es el de Pedro González-Blanco. Este autor noventayochista nació en Asturias, formaba parte de una familia de intelectuales reconocidos y desde muy joven se dedicó al periodismo colaborando regularmente con redacciones, se convirtió en un ateneísta militante y participó con frecuencia en debates literarios. Fueron dos hermanos muy vinculados a la traducción, hicieron traducciones periodísticas, editoriales y políticas. Tras la Guerra Civil, se marchó a México donde siguió escribiendo.
Otro de los autores también destacados es César Antonio Molina, que triunfó en una revista en la que se mostró completamente radical a la hora de separar a los autores noventayochistas.
Rafael Cansinos-Assens es otro de los autores, narra las memorias de un joven modernista madrileño. Describe su regreso fugaz a Madrid de este joven. Su breve estancia en España la utilizó para engañar a viejos verdes y fue siempre muy rebelde.


-La generación del 98 a través de las traducciones al alemán



Por Michael Rössner

Por otro lado, para llevar a cabo una traducción, hay que analizar el interés de la posible traducción para la editorial, el mercado, el lector.. Las traducciones permanecen si una editorial se dedica a su autor durante un largo periodo de tiempo y esto no suele suceder. En un primer momento en Alemania no se traduce mucho, además Hitler no lo permitía y durante el periodo nazi no hay ni una nueva traducción de autores de la generación del 98, ni de los “aceptables”.
Antes de la guerra, Azorín ya había sido descubierto en Suiza, por lo que en Alemania es conocido como un autor exclusivamente suizo. En el resto de países alemanes hubo que esperar mas de diez años para ver aparecer la primera traducción, en los años 60 surge la verdadera explosión noventayochista y se reelaboraron traducciones de Unamuno. Ya estaban traducidas la mayor parte de la obra de Unamuno y Valle-Inclán en alemán, algunas novelas de Baroja, Azorín y una antología de Machado. Aunque faltan muchos textos.
Hay dos casos específicos en los que el autor del libro profundiza. El caso Unamuno; las obras de Unamuno son revisadas, pues bien, el hecho de que fueran revisadas lleva a pensar que el “revisar” haya dado lugar a diferentes traducciones o incluso nuevas, por ello puede no interesar al público de hoy en día. Por otro lado el caso Vogelgsang es un caso de traductor con gran expresividad lingüística, que es capaz de traducir en verso y logró reproducir su estructura métrica, pero lo que más asombra al autor es la capacidad de Vogelgsang de crear neologismos. Unamuno utilizó distintas técnicas, que puede hacer pensar incluso que no entendía el alemán.
En resumen se podría decir que la generación del 98 es difícil de traducir porque es una época también difícil, y que para traducir hay que despertar antes un interés en el público.


-Benavente,traductor de Moliere

Por Manuela San Miguel Hernández


Benavente es otro de los autores que vamos a tratar, es un autor cuyas traducciones fueron de Moliere, aunque durante el siglo XVII fue poco traducido y representado.
En 1808 se empezaron a traducir mas obras al francés, Pocquelin logró sus mejores traductores, aunque Moliere no tuvo una traducción completa.
En vez de hacer una traducción completa de las traducciones castellanas de Moliere, se limitó a algunas piececillas arregladas en forma de sainetes.
Y en el año 1897, Benavente se propone estrenar en Madrid la primer versión de Dom Juan, público que solo estaba formado por la clase acomodada.
Benavente rompe con el teatro triunfante a finales del siglo XIX, aunque fue muy difícil que triunfase, por lo que fracasó la versión teatral de la obra de Moliere. El autor murió, y tras su muerte la obra no volvió a representarse.
El original cuenta con 27 escenas, y la versión tiene 33.


-Unamuno, traductor: Luces de bohemia


Por Julio César Santoyo


Unamuno tradujo Luces y sombras, obra estudiada desde casi todos los puntos de vista. La obra ha permanecido ignorada por casi todo sus biógrafos, bibliógrafos y críticos.
Y la última que trataba sobre esta obra fue publicada hace mas de treinta años. Unamuno fue un traductor político, de inglés, alemán, italiano, portugués, catalán y hasta de danés. Referente a párrafos anteriores, Unamuno no terminó de dominar nunca el alemán aunque tenía un gran conocimiento sobre las lenguas modernas. Tradujo 10 obras inglesas. Unamuno se dedicó por completo a traducir de forma sistemática y es difícil entender cómo compaginaba esta actividad con la tarea de literario y las colaboraciones en las que participaba.
Nunca proporcionó una lista de sus trabajos traducidos, por lo que sus bibliógrafos lo desconocen.
Pero si es interesante saber que Unamuno pasó por dos etapas de intensa actividad traductora, por un lado de 1893-1895 y por otro lado de 1898-1900.
Unamuno nació en Bilbao, donde estudió hasta bachillerato. Posteriormente se trasladó a Madrid para cursar los estudios de Filosofía y Letras, sus notas fueron extraordinarias. Y empezó a opositar.
Surge entonces su primera traducción “Bocetos de un viaje a través del País Vasco”. En enero contrajo matrimonio con Concepción Lizarraga y comenzaron sus responsabilidades familiares. Nace su primer hijo en Bilbao y los siguientes en Salamanca, fueron años difíciles con cinco hijos pequeños. La necesidad económica era patente por lo que Unamuno vio en la traducción una manera rápida de ganar dinero, ya que lo hacía rápida y en grandes cantidades. En el año 1900 consiguió el puesto de rector en la universidad y dejó de traducir. Unamuno no tenía grandes conocimientos sobre la lengua inglesa por lo que sus traducciones quedaban muy por debajo de lo que cabía expresar de él y cometía muchos errores.



-La recepción de la generación del 98 en Polonia: Unamuno y su obra

Por Bozena Wislocka Breit


En cuanto a Polonia, el lector polaco sigue considerando la literatura española como exótica y el dilema de Unamuno –europeizar España- sigue vigente también en Polonia, se duda acerca de que Polonia pueda tener el éxito que tuvieron otros países.


COMENTARIO:





La traducción sirvió como sustento de vida para muchos autores a pesar de sus escasos conocimientos sobre las lenguas.
Todas las obras literarias importantes han sido traducidas, por lo que la literatura ha llegado al resto de los países gracias a la traducción.
También la difusión de la literatura relacionada con los autores de la generación del 98 ha estado unida a la traducción, ya que dependiendo del país, unos autores han penetrado en unos países de manera más profunda y otros de manera más superficial.
Es un libro realmente interesante que muestra una vez más lo presente que ha estado siempre la traducción en la generación del 98.