Apuntes sobre traducción literaria y análisis contrastivo de textos literarios traducidos
external image Portada_VALERO.jpg
Autora: Carmen Valero Garcés.
Editor: Universidad de Alcalá de Henares
Año: 1995
Idioma: Español
ISBN: 84-8138-972-2.
Páginas: 186.

Por Noelia Iglesias

Presentación

La necesidad de realizar esta obra surge debido a la creciente importancia que tiene hoy en día la traducción en los estudios universitarios y en el campo de la investigación; ya que son muy pocas las facultades que no incluyen entre sus ofertas la enseñanza de lenguas extranjeras.



Introducción

La idea fundamental de esta obra podría ser encauzar la idea sobre la traducción de textos literarios y mostrar los errores más frecuentemente cometidos para así poder evitar que los futuros traductores cometan los mismos.
Esta obra pretende principalmente enseñar y, sin lugar a dudas, es subjetiva, además, sugiere un escepticismo hacia toda la información que nos hacen llegar los demás, según la autora previamente modificada a las apetencias de aquellos que nos la sugieren.



Resumen

En el primer capítulo (Apuntes sobre la traducción de textos literarios) se plantean las diferentes dificultades que requieren, también, diferentes soluciones, en las cuales se distingue entre la traducción de textos literarios y la de textos técnico-científicos o traducción para fines específicos. La traducción literaria plantea problemas concretos debido a la forma y contenido del mensaje así como las diferencias culturales podrían plantear problemas. No obstante, cada traductor producirá una versión diferente de cada texto literario atendiendo a su formación y al grado de subjetividad que esto implique. Hay que destacar que la diferencia entre literalidad y libertad y fidelidad y belleza es difícil de postular y no hay normas universales para ella. Así mismo el traductor debe estar constantemente tomando decisiones para encontrar la mejor traducción desde su punto de vista y la capacidad de adquirir conocimientos sobre las dificultades que se le plantean a lo largo de su trayectoria como traductor. Del mismo modo también trata las habilidades en las que un traductor debe hacer hincapié para mejorar su formación y propone sugerencias. También habla de las diferentes fuentes en las que debe apoyarse un traductor y sobre todo en los avances tecnológicos.


En el capítulo 2 (la traducción como agente de manipulación, intercambio cultural e influencia en el proceso de creación de un canon literario) trata de la silenciación o distorsión por parte del traductor de una parte importante del mensaje del autor, intentando desviar el texto hacia normas previamente aceptadas, también de los editores que publican un libro pensando en sus ingresos económicos y no solo en el autor y de la importancia que tiene la dominación de una sociedad por parte de un género en las obras literarias, así como los cambios que puede producir en la traducción la lengua en la que fue escrito el texto. No debe olvidarse que los enseñantes seleccionan materiales y ofrecen y comentan ideas subjetivamente y que la traducción es un instrumento de dominación entre culturas porque las obras que se van a traducir son previamente seleccionadas.


Se procede en el capítulo 3 (Recuento bibliográfico: las traducciones de “The scarlet letter” de Nathalie Hawthorne en español) a dividir las distintas traducciones que ha tenido the scarlet letter y a analizarlas y con esto se pretende sugerir vías de estudio en el marco de la traducción.


En el capítulo 4 (Estrategias en poesía: poeta traduce a poeta J.L. Borges traductor de W. Whitman) el argentino que domina la poesía el cuento y el ensayo traduce al “indolente, animoso, despreocupado, recorredor de América” (Whitman, 1992:6) en ocasiones alejándose de la literalidad e imprimiendo su propio yo, siempre teniendo en cuenta al lector distinto y sucesivo que intenta identificarse con el protagonista por medio del diálogo y conversación que le hace ver el poeta.


El capítulo 5 (texto y contexto en traducción: Gabriel García Márquez en inglés) habla del punto de partida de Gabriel García Márquez cuando regresa a Caracas en 1958 fecha que coincide con la caída del dictador Pérez Jiménez y de cómo no puede escapar de ser objeto de traducciones por lo que este ayuda a los traductores de sus obras para que no haya ningún tipo de desacuerdo entre autor y traductor.


En el capítulo 6 (el lector como objetivo principal. Literatura infantil y juvenil: ¿producción bilingüe, traducción o adaptación?) la autora se centra en los diferentes aspectos que se le ocurren como objeto de investigación y habla de todos ellos de una forma indirecta. Para hablar de cuentos bilingües para niños se centra en Estados Unidos ya que la población hispana supone más de la mitad de aquellos que su primera lengua no es el inglés. Esto se plasmaba en los típicos cuentos de un niño descalzo con un sombrero mejicano. Por el contrario, los conceptos de traducción y adaptación no pueden ir separados de la idea de autor/traductor ya que ambos implican reescribir el texto original, y hay que tener en cuenta que este texto se ha hecho para un destinatario concreto y al hacer una traducción o adaptación estamos cambiando de destinatario por razones étnicas y culturales. Esto ha surgido a lo largo de la historia y podemos observar un claro ejemplo si comparamos el cuento de Caperucita Roja de Perrault con el de los hermanos Grimm.


Se procede en los capítulos 7 (un subgénero literario en traducción: los comics y tebeos) y 8 (uso y traducción de formas inarticuladas y formas onomatopéyicas en cómics y tebeos) a hablar de un subgénero en el que lo fundamental es que imagen y lenguaje (tanto articulado como no articulado) están unidos y en el que hay que prestar atención al tratamiento de la lengua, los cambios lingüísticos motivados por limitaciones técnicas y la traducción de onomatopeyas (hoy en día se traduce “ha, haaa” por “ja, jaa” aunque también hay onomatopeyas que se mantienen igual en el TO y el TM “ouch”).


El capítulo 9 (Cuestiones de estilo: estudio comparativo sobre traducción de metáforas en la obra “The scarlet letter” de N. Hawthorne) trata otra vez de la obra The scarlet letter debido a que sus variadas traducciones se prestan a ello, en este capítulo apunta que el traductor debe saber captar y reproducir tanto el aspecto semántico como el pragmático y el retórico; y deducir cuando debe mantener la misma metáfora, introducir una metáfora distinta, no mantenerla u omitirla.


En el capítulo 10 (crítica de traducción literaria: ¿es posible como área independiente dentro de los estudios de traducción?) se intenta clarifica el papel de esta área, que según el punto de vista de la autora, es un “análisis objetivo sobre la calidad de los textos traducidos, atendiendo tanto a factores negativos como positivos”. De este modo, el crítico de la traducción se convierte en el observador de la situación completa y considera la traducción de un texto como una de las posibles traducciones, no como la única y proponer mejoras o resaltar los defectos. Este emite juicios valorativos, del modo más objetivo posible sobre el TT. Hay que tener en cuenta que la crítica de un texto se divide entre nivel interno y nivel externo, y este último, a su vez, se subdivide en nivel léxico-semántico, nivel morfo-sintáctico, nivel discursivo-funcional y nivel pragmático-estilístico.


El capítulo 11 (the role of the interpreter and the translator in the first encounters: an example of mutual transmission of culture) trata de la importancia que tiene conocer varias lenguas a la hora de pedir una traducción porque es el traductor el que tiene el poder de contar la verdad u ocultarla (en ocasiones por encargo).



Comentario

Es necesario tener en cuenta que el traductor literario debe estar constantemente tomando decisiones a fin de encontrar términos adecuados que sustituyan las palabras que se encontraban en el TO, debe prestar tanto atención a los elementos lingüísticos como a los estilísticos, pero hay que pensar siempre en los posibles sinónimos de los términos y escoger el más acertado. El traductor deberá permanecer atento a los niveles del lenguaje o a la reproducción de las figuras literarias, en el grado y frecuencia que requiera la lengua término en comparación con la lengua original y respetando el estilo del autor, ya que se trata de traducir un texto y no crear otro completamente distinto. Debido a esto hay que tener en cuenta que la cultura y la obtención de información que no esta redactada en tu lengua materna depende siempre de un traductor que puede alterarla intencionadamente o por descuido. No obstante, no hay una única traducción para un único texto al igual que no todos somos iguales y por consiguiente no todos encontramos las mismas soluciones a las posibles dificultades que plantee el texto. Sin embargo, es importante fomentar el bilingüismo, sobre todo cuando son pequeños para que les sea más fácil el aprendizaje de lenguas; el problema son las adaptaciones y traducciones. Hay que tener en cuenta que los críticos también pueden cometer errores y que pueden verse influenciados subjetivamente.



La autora

Carmen Valero Garcés, es doctora en Filología Inglesa, tiene un máster en Migración y Relaciones Intercomunitarias y es, en la actualidad, directora del Departamento de Filología Moderna de la Universidad de Alcalá (Madrid).