Derecho Civil Comparado aplicado a la Traducción jurídico-judicial (Reino unido y España)

Derecho Civil Comparado aplicado a la traducción jurídico-judicial (Reino Unido y España).jpg

Autor/a/es: Esther Vázquez y del Árbol
Editorial: Editorial Dykinson, S.L.
Año: 2014
España
Idioma/s: Español e inglés
Nº de páginas: 370
ISBN:
978-84-9085-103-6

Por Ainhoa de Plasencia y Sara García Domingo

Introducción

La autora de este libro facilita a los especialistas del Derecho Civil Comparado (España vs. Reino Unido) un estudio que hasta la fecha no se había llevado a cabo sobre la Traducción Jurídico-Judicial, basado en un corpus documental de 500 documentos.
El derecho comparado es una técnica de investigación basada en el estudio del contraste de instituciones o figuras jurídicas de distintos ordenamientos con el fin de profundizar en el conocimiento del ordenamiento propio. En esta obra se aborda un contraste de gran interés como son las divergencias entre el sistema de derecho anglosajón (Common Law) y el español (Civil Law).

Resumen

Peculiaridades y dificultades del discurso del derecho (inglés-español)

A lo largo de la historia, el estudio del campo jurídico-judicial tanto del inglés como del español ha presentado numerosos obstáculos y particularidades.
Desde la antigua Grecia y Roma, ya se realizaban estudios jurídicos que dieron lugar a los diversos elementos léxicos y fraseológicos empleados en este campo, como también los conceptos jurídicos. Así mismo, Hilf data la primera muestra documentada de traducción jurídica en el siglo XIII (con la Firma del Tratado de Paz entre egipcios e hititas), descubriéndose dos versiones del mismo: una en caracteres cuneiformes y otra en jeroglíficos. No obstante, Justiniano, con su Corpus Iuris Civilis abre la historia moderna de la traducción jurídica. En la época clásica aparecen los llamados “discursos ciceronianos” (de Marco Turio Cicerón en el siglo I a.C) que se clasifican en: judicial o forense, deliberativo y demostrativo.
Son muchos los rasgos distintivos (aspectos nominales, verbales, conjuncionales, estilísticos…) que encontramos en este lenguaje de especialidad, que figuras como De Torres, Arntz o la propia autora de este libro, han ido mostrando en el transcurso del tiempo.

Pares, tríos y cuartetos de elementos conceptuales jurídico-judiciales

Dentro del discurso forense, el uso de binomios, trinomios y tetranomios es uno de los rasgos más pesados puesto que su traducción es compleja.
El profesional de la traducción debe escoger entre seguir un camino de libertad lingüística, evitando redundancias; u, optar por una traducción literal de las expresiones binomiales, por miedo a perder la fuerza expresiva del texto. Por ello, la autora de esta obra quiere que el lector reflexione sobre los barbarismos y la compleja estilística que se tiene a la hora de traducir los binomios / trinomios / tetranomios en lengua inglesa mediante otros de lengua española en el ámbito jurídico. Todo ello nos lleva a ver una utilización en el discurso forense de dos o más elementos frecuentemente sinónimos unidos mediante comas, cópulas o incluso preposiciones que enfatizan el texto y lo gramaticalizan formalmente.
In extenso, se han propuesto diversas teorías sobre el uso de dichas expresiones que han dado lugar a múltiples clasificaciones de los binomios y trinomios teniendo en cuanta la relación semántica de los elementos que los forman. Mellinkoff se decanta por la más simple división en función de la utilidad: a) useful doubling y b) worthless doubling. Malkiel los separa dependiendo de su cuasi: a) sinonimia, b) complementariedad, c) oposición, d) subdivisión y e) consecuencia.
Por último, Gustafsson sostiene una relación paralela, clasificando entre irreversible, los que se caracterizan por un orden fijo; frente a los reversibles, que privan del mismo. En el presente análisis del corpus se han llevado a cabo agrupaciones de binomios, trinomios y tetranomio: a) nombres y expresiones nominales; b) verbos y expresiones verbales; c) adjetivos y expresiones adjetivales; d) adverbios y expresiones adverbiales; e) otros (miscelánea: pronombres personales, adjetivos posesivos, preposiciones, etc.).
El apartado de traducción de los elementos binomiales, trinomiales y tetranomiales está enfocado funcionalmente, evitando la sinonimia y aplicando criterios dinámicos y pragmáticos.

Nacimiento, adopción y acogimiento

En el siguiente capítulo se llevará a cabo una comparación entre los procesos de nacimiento, adopción y acogimiento entre Reino Unido y España.
Los nacimientos en Inglaterra y Gales serán inscritos en un tiempo de 42 días a contar desde la fecha del alumbramiento. Los datos requeridos para el registro deberán ser: lugar y fecha del nacimiento; nombre, apellido y sexo del neonato; nombre, apellidos y dirección de los padres; lugar y fecha del nacimiento de los padres; fecha de celebración del matrimonio o de la inscripción de la civil partner-ship (pareja de hecho homosexual); profesión de los padres y apellido de soltera de la madre.
Sin embargo, en Escocia se tendrán 21 días para efectuar la inscripción necesitando: una tarjeta, emitida por el centro hospitalario donde tuvo lugar el nacimiento; y, un certificado del matrimonio de los progenitores del nacido. Por último, en Irlanda del Norte se contarán con 42 días para llevar a cabo la formalización del registro del nacido con los requisitos documentales siguientes: formulario de inscripción del nacimiento cumplimentado por la persona que lo inscribió (frecuentemente la madre); indicación del nombre completo del nacido; sexo y fecha de nacimiento del mismo; lugar de nacimiento y distrito de Irlanda del Norte; y, nombre completo y fecha de nacimiento de los padres, así como su dirección y profesión.
Por el contrario, en España el registro del nacimiento dispondrá de 8 a 30 días naturales y constará especialmente también de: nombre que se da al nacido; la hora, fecha y lugar de nacimiento; en los partos múltiples, de no conocerse la hora exacta de cada uno, constará la prioridad entre ellos o que no ha podido determinarse; si el nacido es varón o mujer y el nombre asignado; los padres, cuando legalmente cuente la filiación; el número que se asigne en el legajo al parte o comprobación; y, la hora de inscripción.
Para las adopciones en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, además de tener 21 años, es necesario acreditar los siguientes requisitos que son: estar en posesión de una residencia fija y permanente dentro del Reino Unido, las Islas del Canal o la Isla de Man; y por otro lado, haber residido durante un periodo igual o superior a doce meses que comienzan a contar a partir del momento en que se inició en primer trámite de la adopción. Mientras tanto, es el gobierno escocés el encargado de zanjar una excepción a este listado propuesto por el propio adoptante.
La legislación española establece para adoptantes y adoptados diferentes requisitos; para el primer caso: ser mayor de 25 años, tener por lo menos 14 años más que el adoptado, haber sido declarado idóneo para el ejercicio de la patria potestad por la Entidad Pública competente y la familia adoptiva debe ser capaz de entender que por encima de todo prima el interés del niño. En el segundo caso: solo se podrán adoptar a los menores de 18 años que no estén emancipados, no se puede adoptar a ningún descendiente o pariente en segundo grado de la línea colateral por consanguinidad y el niño adoptable es aquel que, no solo reúne las condiciones legales sino que, además, sus circunstancias personales, psicológicas y sociales así lo recomiendan.
Y en el último apartado de este capítulo, los acogimientos, cabe resaltar las divergencias entre sus modalidades: a) de urgencia (emergency), b) simple/transitorio/con previsión de retorno (short-term), c) permanente o de larga duración (long-term), d) de apoyo (short breaks), e) judicial (remand), f) familiar o amistoso (family and friends o kinship); y g) de especial dificualtad/profesionalizado (specialist therapeutic).
Para concluir, distinguiremos los diferentes tipos de acogimiento familiar español en comparación a los citados anteriormente. A) Según la vinculación de los menores con las familias acogedoras: acogimiento en familia extensa y acogimiento en familia seleccionada; b) según el tipo de intervención: acogimiento familiar simple (o con previsión de retorno), acogimiento familiar permanente (o de larga duración) y acogimiento familiar preadoptivo; c) según la forma de constitución: acogimiento familiar administrativo y acogimiento familiar judicial.

Matrimonio, separación y divorcio

En este capítulo, el autor de este libro nos muestra las divergencias entre el matrimonio, separación y divorcio en Reino Unido y España.
El matrimonio o la pareja de hecho homosexual (civil partnership) en el país citado en primer lugar deberá cumplir los requisitos siguientes: tener un mínimo de 16 años, encontrarse disponibles para poder formalizar el matrimonio o unión civil y no encontrase vinculado por un parentesco cercano o relaciones adoptivas o de afinidad. Así mismo, se tienen que seguir los siguientes pasos: los contrayentes comunican formalmente (give formal notice) su intención de contraer matrimonio al Registrar del distrito en el que residen; el matrimonio debe contraerse entre 15 y 365 días; necesario también será reservar la fecha con el Registrar del distrito donde contraerán matrimonio; aportación documental identificativa por parte de los contrayentes junto con algún documento acreditativo de la residencia de los últimos meses, además de una prueba documental de divorcio (provide evidence of divorce) si anteriormente se había contraído matrimonio o si los contrayentes residen en el extranjero (reside overseas) aportarán más pruebas de su identidad; si se desea contraer matrimonio en un distrito distinto al de residencia el Registrar presentará un «Certificate of Authority to Get Married»; si el matrimonio tendrá lugar en un país extranjero se deberá demandar si es necesaria la aportación de «Certificate of No Impediment (and Nulla Ostas)»; y por último, el día de la celebración los contrayentes irán acompañados de dos testigos que presencien el acto y firmen los documentos del Registro.
Por el contrario, en España podemos distinguir entre matrimonio religioso (canónico o acatólico, para otras religiones) y matrimonio civil. Para el primero, se formalizará conforme a lo establecido por el Derecho Canónico, unión entre un hombre y una mujer celebrada ante párroco o sacerdote y con presencia de dos testigos. El matrimonio acatólico hace referencia a aquellos que son religiosos protestantes, judíos e islámicos siendo reconocidos tras su celebración con la presencia de un ministro de culto oficiante en los dos primeros casos y en el último en presencia de un dirigente religioso islámico o imán de una comunidad islámica y, al menos, dos testigos mayores de edad. Para ambos matrimonios será necesario presentar la certificación eclesiástica que expresará las circunstancias exigidas por la legislación y deben realizarse en un plazo máximo de seis meses desde que se expidió la certificación. A diferencia del matrimonio religioso, encontramos el civil que se lleva a cabo en el juzgado o en el ayuntamiento. El primer acta es la propia inscripción que será firmada por el encargado del Registro Civil, los dos contrayentes, dos testigos y el secretario; mientras que en el segundo el acta será remitida al Registro Civil de lugar en el que se celebró el matrimonio, siendo este quien realiza la inscripción y otorga el libro de familia.
Para que la separación en Reino Unido, se pueda llevar a cabo, será necesario cumplimentar la demanda de separación (judicial separation petition) y remitirla a los tribunales de justicia. Esta da la posibilidad de residir en domicilios independientes a ambos, sin la necesidad de divorciarse o de finalizar la civil partnership. Las causas que dan lugar a la separación generalmente son adulterio (adultery) y conducta irracional (unreasonable behaviour).
En cambio, en España, los cónyuges tienen la libertad plena para solicitar la disolución del matrimonio, sin necesitar justificación de motivo alguno.
El divorcio anglosajón podría solicitarse tras haber estado casado un mínimo de un año y demostrar que la ruptura es irremediable. Los pasos para formalizarlo son: cumplimentar la solicitud o demanda de divorcio (to file a divorce petition) y solicitar una sentencia de divorcio provisional (to apply a decree nisi), más tarde podrá ya dictarse la sentencia firme que pondrá fin al matrimonio. La mediación (mediation) ayudará a agilizar los trámites de divorcio argumentando: adulterio, conducta irracional, deserción, separación durante dos años y cinco años.
Por otro lado, el divorcio conlleva la disolución del vínculo matrimonial, por lo que las y los cónyuges divorciados pueden contraer nuevo matrimonio civil. Este se tramita de mutuo acuerdo donde son los propios cónyuges, quienes, con el asesoramiento de sus letradas o letrados, pactan las medidas que, en la prosperidad, regularán su nueva situación. No es necesario alegar causa alguna para solicitar el divorcio la única exigencia legal es el transcurso del plazo de tres desde la celebración del matrimonio, a excepción de existir un riesgo para la vida, integridad física moral o sexual del cónyuge que los solicita o de los hijos o hijas.

Defunción y sucesión

Dentro del campo del derecho civil, también cabe menciona r el derecho de sucesiones cuyos objetivos son las sucesiones y testamentos. Estos últimos podemos definirlos como los documentos legales en los que el testador o testadora indican (direct) quienes son los receptores de los bienes tras el fallecimiento (habiendo tres tipos: instantáneo - instantaneous, natural – natural y violento – violent). La autora en esta obra adjunta, basándose en el Oxford Dictionary of Law, el significado: will: A document by which a person (called the testator) appoints executors to administer his estate after his death, and directs the manner in which it is to be distributed to the beneficiaries he specifies. To be valid, the will must comply with the formal requirements of the Wills Act (1837) and the testator must have testamentary capacity when the will is made. A will can be amended by the execution of a codicil or a duly executed alteration.
La sucesión en el Reino Unido cuya legislación forma parte de la legislación que rige la propiedad y está promulgada en derecho escrito (Statute Law) y en gran parte en las decisiones de los tribunales (Case Law). En lo que concierne a la sucesión testamentaria, la relevancia del testamento es tal que sin él no se pueden controlar los bienes que se quieren legar, donar y asignar en herencia. Su concesión está en mano solicitors; quienes actúan como intermediarios entre el cliente y el barrister, teniendo la función de representación letrada ante tribunales superiores. Por lo tanto, la legislación británica expone que la mayor parte de la herencia ha de ser destinada al cónyuge (o registered civil partner); en caso de no haberlo, a los hijos de la pareja; en caso de no existir, a los familiares con vínculo sanguíneo (blood relatives). Es importante destacar que, a diferencia de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, en Escocia se considera divergente el régimen jurídico, añadiendo que, ni el matrimonio, ni las segundas nupcias, ni el divorcio revocan un testamento.
Por su parte, el principio de sucesión básico que rige los testamentos en España es que la voluntad del testador conlleva ley de sucesión. Por lo que las modalidades testamentarias recogidas en el código civil no se entienden como limitadas y cerradas, debido a que el régimen del testamento ha de dirigirse hacia la materialización de la voluntad del testador. En España podrán conceder testamento las personas a quienes la legislación no se lo prohíba.
Según el Código Civil: «La herencia engloba todos los bienes (muebles e inmuebles), derechos y obligaciones (deudas, cargas...) de una persona, que no se extingan por su muerte». El autor se centra en la clasificación que propone Fernández Hierro: a) derechos transmisibles, b) derechos de transmisión especial y c) derechos intrasmisibles. Así mismo, se muestra una de los diferentes tipos de sucesión: a) sucesión universal y sucesión singular, y b) sucesión testamentaria y sucesión legal.

Técnicas de traducción aplicables al discurso jurídico-judicial

Uno de los óbices de mayor relevancia en la traducción jurídica-administrativa es el tratamiento de documentos derivados de la legislación jurídica de la cultura origen que son divergentes a los de la cultura meta, como acaece en el par lingüístico inglés-español tratado en este libro.
Cuando el profesional en el campo de la traducción se enfrenta al proceso de traducir elementos, cuenta con una serie de posibilidades: la traducción literal (palabra por palabra); la traducción cultural (empleando el equivalente en la lengua meta en caso de que existiera); la traducción libe; y la combinación de algunas de las opciones de las anteriores. Así mismo, el traductor cuenta con diversas herramientas traductoras: traducir «palabra por palabra» elementos léxicos (mediante el «calco») o sintagmas o expresiones, utilizando la técnica de la «traducción literal»; «modulación» para modificar la perspectiva en la traducción; con la «generalización» con la cual se recurre al término más general; en la «elisión» no se formulan elementos en el texto meta que si aparecen en el origen; «adaptación» para reemplazar un elemento de la cultura origen por otro más común en la meta; «trasposición» que modificará el texto meta la categoría gramatical del origen, con la «amplificación» se añade una definición explicativa de algún elemento que está presente en el texto origen; el «equivalente acuñado» aconsejado para incluir notas explicativas ampliando el concepto origen y manifestando el equivalente dinámico en la cultura meta; la «particularización» recurre al empleo de un término particular en la lengua meta por uno general en la origen; etc.
Como conclusión de este capítulo, el autor recomienda alejarse de la excesiva utilización de la literalidad en este ámbito jurídico, ya que como bien se muestra a lo largo del libro, los sistemas de derecho tienen diversos orígenes.

La visión de otros expertos

En este capítulo, el libro finaliza aportando el punto de vista de otros expertos, con varias entrevistas a otros profesionales del Derecho Civil, la Traducción Jurada y de la Traducción Jurídica.

Conclusión

Para poner punto y final, se observa una dificultad en la tarea traductora en el abordaje de la traducción jurídica de documentación cuyo origen está presente en sistemas tan divergentes de Derecho como son el británico y el español. Por todos estos motivos, surgió el proyecto de exponer esta investigación interdisciplinar, basada en un corpus de 500 documentos auténticos, de manera que se mostrarán las diversas dificultades teóricas (Derecho Comparado) y prácticas (Traducción Jurídica) que sugiere cada rama del Derecho Civil en cada capítulo. Estos se cierran con complejos glosarios bilingües sobres los diversos temas tratados en los mismo. Así, un capítulo muestra las cuestiones referidas al nacimiento, la adopción y el acogimiento; el sucesivo expone el matrimonio, la nulidad, la separación y el divorcio, y seguido de este se manifiestan los aspectos que conciernan a la defunción y la sucesión. Como broche de oro de la presente obra, encontraos expuestas las técnicas de traducción existentes, mostrando las más apropiadas para la actividad profesional de traducir el discurso jurídico-judicial.