MANUAL DE TRADUCCIÓN. Francés/Castellano

portada tricàs.jpg























Autora: Mercedes Tricás Preckler
Editorial: Gedisa S.A.
Lugar: Barcelona 2003.
Páginas: 275.
ISBN: 987-84-7432-551-5

Por Fernando Vázquez Sánchez

Introducción


Tratar de recoger en un manual de traducción cuestiones teóricas que revelen las claves para resolver todos y cada uno de los problemas a los que se enfrenta un traductor en su actividad al abordar diferentes modalidades de texto en diferentes lenguas es una tarea que puede ser catalogada de imposible. No obstante, si esa tarea se basa en la amplia experiencia de una traductora como Mercedes Tricás, dedicada fundamentalmente a la traducción de un par de lenguas concretas, (francés y castellano en este caso), surge una obra de contenido teórico con gran cantidad de consejos prácticos, ilustrada con numerosos ejemplos, que pueden ser muy valiosos para el aprendiz de traductor ayudándole a reconocer los problemas más frecuentes con los que puede encontrarse en el desarrollo de su actividad y proponiendo razonamientos que pueden ayudar a resolverlos con éxito.

En la obra se estructura de forma magistral el conocimiento teórico aplicable en la práctica de la traducción y que procede, en gran parte, de su experiencia profesional. Sus páginas desglosan de forma cronológica todo el proceso de traducción desde el texto origen hasta la revisión del resultado del texto meta.

Resumen


Prólogo

El prólogo corre a cargo de José luís Sánchez González, coordinador de una serie de libros orientados “al análisis de los errores y vicios de estilo -por un lado- y de una reflexión más general sobre la práctica traductora” por otro; el cual nos presenta con esta frase la serie y el libro de Mercedes Tricás avalando su utilidad para un amplio perfil de futuros traductores.

Introducción

En la introducción del libro, la autora nos hace una reflexión sobre la historia de la traducción así como su experiencia profesional, mencionando brevemente cada una de las secciones de las que se compone el libro y argumentando la necesidad de todas y cada una de ellas.

Capítulo primero: El contexto profesional

En cinco páginas la autora nos acerca a la disciplina de la traducción, sentando las bases teóricas de la misma, aclarando ciertos errores clásicos que pueden llevar a confusión como la diferencia que existe entre conocer un idioma y saber traducir, la situación del profesional de la traducción en España en el momento de publicación de la obra así como las características de los textos a los que debe enfrentarse un traductor en su práctica diaria y su naturaleza según la función que cumple mencionando la gran ayuda que puede suponer el estudio de traducciones previas realizadas en el mismo ámbito.

Capítulo segundo: La reflexión teórica

De forma muy acertada, titula el primer apartado de este capítulo: “De la práctica a la teoría”, y aclara que la práctica de la traducción “ha precedido a todos los intentos de teorización” sobre el acto de traducir. Hace referencia a la dificultad de condensar en manuales teóricos la práctica habitual del traductor para posteriormente, y a lo largo de 36 páginas, basándose siempre en teorías de autores reconocidos y apoyándose en citas literales en francés de los mismos, repasar conceptos clave de la teoría de la traducción como el propio concepto de traducción, los límites de ésta, su relación con la lingüística y las diferentes causas de intraductibilidad, los variados enfoques del análisis textual y su utilidad a nivel práctico o los modelos traductológicos y sus diferentes escuelas, con sus correspondientes encuadres en el contexto histórico en que se desarrollaron cada una de ellas.

Capítulo tercero: La interpretación de la carga semántico-pragmática del texto

En este capítulo la autora nos explica la importancia de la comprensión del texto y las técnicas a seguir para conseguir que la posterior re-expresión del mismo sea comprendida por un lector que no estaba previsto inicialmente por el autor del original. De la correcta comprensión por parte del traductor dependerá en gran parte el éxito de una traducción. La importancia tanto del estudio exhaustivo del nivel peritextual como el textual (dividido este para su estudio en macro y microtextual) son desglosados cuidadosamente en este capítulo. Siguen diferentes teorías del texto, conceptos de coherencia interna y externa así como la importancia de los sentidos explícitos e implícitos o el sentido que aportan los conectores y en cuya traducción no es difícil incurrir en errores graves. Hace un repaso a algunos de ellos y de cómo pueden ser traducidos al español, advirtiendo sobre el peligro de las “listas” y el descuido de los sentidos en cada contexto. Explica el concepto de topoi (o sentido que aporta al texto el orden de los elementos dentro del mismo) todo ello ilustrado, a lo largo de todo el capítulo, con abundantes ejemplos de traducciones que hacen más fácil la comprensión de la teoría y que ayudan en el posterior reconocimiento, casi automático en ocasiones, de los problemas con los que podemos encontrarnos al traducir. Explica temas tan clásicos, pero no por ello menos importantes, como los falsos amigos y la necesidad de conocer sus diferentes subtipos. Reflexiona también sobre la relación que existe entre creatividad y traducción.

Capítulo cuarto: El proceso de restitución

Aclara al inicio de este capítulo que para que el proceso de restitución de las ideas del texto origen en el texto meta sea llevado a cabo de forma exitosa, se requiere un continuo vaivén entre los dos textos, algo que no supone más que el acto mismo de traducir. Repasa las técnicas que pueden ayudarnos a la correcta restitución, directas y oblicuas y, centrándose siempre en las teorías de la Escuela del Sentido, con la que la autora comulga plenamente (y que prioriza el mensaje o la función semántica y pragmática y no la forma o molde morfosintáctico original). Añade una serie de consejos que pueden ayudar a la traducción entre el francés y el español, centrándose en las categorías más problemáticas (nombres propios, unidades de medida, etc.), los errores más comunes al realizar esto y ciertas directrices para solucionarlos. Explica cómo realizar las trasposiciones del sistema deíctico con éxito y se detiene incluso a examinar algunas diferencias existentes entre la puntuación en francés y en español.

Capítulo quinto: La revisión del resultado y últimas consideraciones

La revisión del resultado, detallada, puede evitar muchos errores y es la manera de comprobar que el texto creado no tiene signos que hagan ver que se trata de una traducción sino que haga pensar que es un texto original y que sea, a ojos del lector, correcto en todos sus aspectos. Ahonda uno a uno en los diferentes niveles que hemos ido recorriendo a lo largo del libro (peritextual, macro y microtextual) y, por ende, de la producción del texto y su adecuación a la nueva situación, recomendando, como no, el uso de los diccionarios, abogando por un uso correcto y no indiscriminado haciendo hincapié en la interpretación que tenemos que hacer, según el contexto, de las palabras que aparecen en el texto origen.

La práctica de los textos

La obra se completa una selección de textos para hacer “tangibles” todos los conceptos desarrollados previamente. En estos textos se pueden comprobar ejemplos claros de todo lo anterior y, elegidos magistralmente, da un valor práctico a toda su obra.

Bibliografías y herramientas de trabajo

A forma de epílogo ofrece una serie de herramientas imprescindibles para el traductor (revistas, libros, diccionarios, etc.) que, si bien en la actualidad se complementan con aquellas que pueden encontrarse en Internet no son, en absoluto, desdeñables.

Conclusión

Concluye la autora con la reflexión de que traducir consiste en dos vías complementarias: por un lado la práctica que es lo que nos lleva a mejorar progresivamente y por otro la reflexión sobre las diversas facetas de este proceso que nos lleva a unos resultados fiables. Otras consideraciones finales podrían ser:
  • -Para aprender a traducir y mejorar progresivamente en esta actividad, se requiere una práctica. Esto se resume en la frase “se aprende a traducir traduciendo”.
  • -Traducir y hacer reflexiones teóricas sobre este acto son dos procesos muy interrelacionados y necesarios.
  • -Si bien no se pueden sintetizar en una obra de carácter teórico-práctico las técnicas de traducción, las dificultades que surgen al traducir y las posibles soluciones a los mismos, la experiencia y reflexiones previas llevadas a cabo por traductores experimentados pueden ser muy útiles para el aprendiz de traducción. Es todo esto lo que da su valor fundamental a la obra comentada.