TRADUCCIÓN LITERARIA: ALGUNAS EXPERIENCIAS

trad_literaria.jpg


Autores: José A. Sabio, José Ruiz (Eds)
Editorial: Comares
Año: 2001
Idioma: español y francés
ISBN: 84-8444-399-X
Por Rosa Villacorta


RESUMEN

Ramón Sánchez Lizarralde: “La sombra del traductor literario camino de la corporeidad”

El autor critica la poca valoración del traductor, que se encuentra en una situación de cierta invisibilidad social y profesional. Puede que la razón de esta consideración esté íntimamente ligada con los prejuicios y equívocos por aquellos que le necesitan y dependen de él para hacer lo que ellos no pueden, convertir lo ininteligible en inteligible.
Hasta hace poco, no existía formación universitaria para la traducción literaria. Esta situación ha cambiado, y ahora hay muchas vías para mejorar este tipo de traducción. Según el autor, la traducción, su grado y número, intensidad y la atención social que se le preste, son índice seguro del grado de universalidad al que tiene una comunidad.
La traducción es totalmente imprescindible en el mundo que vivimos. Por esto es un verdadero error que algunos consideren a la traducción una operación de segundo orden, un coste adicional del proceso editorial o una actividad de la que la regulación pueda abandonarse a los solos requerimientos de mercado. Más transcendencia tiene aún la traducción literaria, ya que sin ella no podríamos concebir el mundo presente.
Aquellos que piensan que una lengua global sería la solución de todos los problemas se equivocan. Todos necesitamos las ficciones de una lengua diferente a la nuestra, y las diferencias no solo lingüísticas que estas conllevan. En cuanto a la traducción literaria, hay un elevado número de títulos que se publican en best-seller. En el campo de traducción se tiende a excluir lenguas y culturas poco frecuentadas, llevar a la ignorancia lo innovador y arriesgado. Esto hace que se traduzcan textos de forma masiva a bajo coste (generalmente esto es deficiente) para someterlos inmediatamente después a un lenguaje más o menos uniforme. Así se habla de los libros basura, que son un peligro para todos.
Conclusión: En la traducción de libros, según el autor, se necesita una reconsideración radical de la función sociocultural de la traducción, y un aprecio y remuneración de editores, sociedad lectora y culta. En definitiva, la traducción debería considerarse una actividad creativa, compleja, transcendente e imprescindible para toda una comunidad socializada.

Malika Embarek López: “La traducción de la literatura Magrebí de expresión francesa: La descolonización de la palabra”

Malika Embarek pasó muchos años de su vida en Francia y vivió también la colonización y descolonización de su país: Marruecos. Hace una metáfora con esta última experiencia, la de colonización y descolonización de su país, y la de la palabra. Se dio cuenta estando en Granada, maravillada por la Alhambra, de que no quería perder el uso de palabras híbridas, aunque puedan sonar arcaicas, ya que allí donde se usan, en Marruecos, se emplean en la vida cotidiana. Así, su estrategia de traducción es recuperar las voces árabes, en su caso concretamente el dialecto marroquí.

Miguel José Hagerty Fox: “De hígados y corazones. Retórica árabe y traducción poética: Un experimento con IBN Zaydún de Córdoba”

El modelo actual de la poesía árabe se basa en dos bloques que no congenian demasiado bien: la filología decimonónica y el romanticismo. El resultado de traducción que da unir ambos términos, es muy mediocre. La traducción literaria puede ser una potente arma política que influye en prejuicios o admiraciones de un pueblo.
Juan Valera es un importante y conocido traductor del siglo XIX. Este hizo caso omiso de los criterios de los mismos poetas y críticos árabes acerca de su poesía, como eran: si la filología es el estudio científico de los idiomas, entonces vale tanto para estudiar el castellano como el árabe para papiamento. Se estableció al principio que la poesía en árabe clásico es cuantitativa, en referencia a la rigurosa métrica de la composición árabe. Hígados y corazones son metáforas bastante usadas en la poesía árabe, el hígado significa una función no solo purificadora de la sangre sino poética, hasta espiritual, al menos en sentido figurado. A la hora de traducir hay que tener esto muy en cuenta, hay que traducir desde dentro. Según Mohamed Al-Nowaihi: “La forma no tiene valor aparte del contenido que transmite; el contenido no puede existir en la literatura hasta que descubra su auténtica forma”. Siendo así, ¿por qué no se ha profundizado en la forma para traducir la poesía árabe?
Conclusión: “Al final, mi propia existencia me ha enseñado que el traductor literario no hace sino traducirse a sí mismo”.

Keoth Gregor: “El ‘sentido Shakesperiano’ y la recepción de Ricardo II en España”

Pretende orientar la noción de traducción literaria como un proceso lingüístico-semántico cultural que ocasiona un determinado impacto en la comunidad que lo recibe, más que como un proceso lingüístico-semántico.
El “sentido shakesperiano”: La recepción del teatro en una lengua extranjera, concretamente en el teatro de Shakespeare tiene algunos problemas: el teatro es un fenómeno multimediático, que está sujeto a varios y muy diverso códigos y que no se puede limitar al texto impreso, que únicamente sirven de base. Según el traductor y dramaturgo Johnson, una obra de teatro existe kinéticamente en función de “la complicidad que se establece entre el punto alfa, que es el texto, y el punto omega, que es el público”. Shakespeare, ha calado muy hondo y ha sido un fijo en la escena española, superando incluso el número de representaciones de Lope, Tirso y Calderón juntos.

Adoración Elvira Rodríguez: “Un caso de traducción perfecta o cuando el traductor es el propio autor”

Lo que distingue los textos literarios de los que no lo son, es que los primeros tienen estructura de lo semántico y temas propios de la comunidad socio-lingüística que posee dicha cultura. Para un traductor, los problemas que planteen pueden ser a veces incluso imposibles de resolver. Por eso, la calidad de la traducción está íntimamente relacionada con los conocimientos y el “savoir faire” del traductor. Tiene que ser intuitivo, con un manejo perfecto de las dos culturas, manejar los coloquialismos y la jerga de la vida diaria en ambas lenguas. El problema del traductor es que debe conocer la cultura de la lengua original y se ha observado que cuánto más se parezca la lengua de partida a la de llegada más puntos comunes tendrán en las realidades culturales, y cuánto más alejadas sean menos se parecerán.
La autora nos da numerosos ejemplos de cómo diferentes traductores han afrontado las dificultades al traducir poesía:
En un poema de Louis Aragon, si al traducir una metáfora de la cruz la cultura de llegada es cristiana, no habrá problemas, pero si no lo es, el poema perdería su sentido ya que la cruz aludiría solo a una forma geométrica.
La traducción literaria necesita una relación de complicidad entre el traductor y el lector. El lector, a menudo, no tiene el bagaje necesario para poder entender más allá del aspecto meramente lingüístico. Los traductores intentan solucionar esto mediante Nota del Traductor, en la que se pretende explicar de forma breve el significado de una expresión, una alusión a un acontecimiento, etc. Aunque esto presenta pegas por los lectores, que suelen quejarse de las notas de pie de página ya que les interrumpe la lectura y casi no dan información.
Respecto al título, “Cuando el traductor es el propio autor” es preciso hablar de Agustín Gómez Arcos, francés, y cuya obra refleja su vida en España, sobre todo en los años de la postguerra y los inmediatamente posteriores. Este autor tan solo escribió una novela en español: Un pájaro quemado vivo. Dos años antes había publicado “Un oiseau brûlé vif”, ambas novelas son idénticas en contenido y título, y cuentan la historia de Paula Martín, franquista y católica hasta la médula. A la protagonista le da pánico la muerte de Franco, y comunismo, sindicalismo y socialismo le parecen el fin del mundo. El golpe de estado de Tejero, es para ella su salvación, aunque al fracasar queda desamparada. Con un argumento así, las alusiones a la cultura española son enormes y numerosísimas. Tras un primer vistazo, las lecturas parecen idénticas, pero si nos adentramos en cómo ha resuelto las alusiones a la cultura española (la que el autor conocía muy bien) surgen novedades. Nos centraremos en tres estrategias, de las que proporciona numerosos ejemplos:
a) La explicación: A veces salva las dificultades culturales mediante una breve explicación de la realidad a la que se refiere. Es parecida a Nota del Traductor.
b) La adaptación: Varía sustancialmente la frase entre el texto francés y español, produciendo un alejamiento entre ellos, con el fin de mantener la idea fundamental.
c) La simplificación: Las diferencias entre las dos novelas están relacionadas con la simplificación o generalización que hace el traductor.
Conclusión:
La teoría de la traducción literaria global está aún por elaborar, solo hay aspectos concretos. Sin embargo, en la actualidad se publican teorías con premisas a las que toda traducción literaria debería atender:
  1. Traducir no es trasladar de una lengua a otra, sino recrear. Una obra traducida debe ser otra distinta de la original, aunque conservando el contenido y las cualidades del teto original.
  2. 2. La obra traducida no debe estar sólo relacionada con la lengua y la cultura que lo recibe.
  3. Toda traducción debe tener en cuenta la función probablemente distinta que desempeña en las dos culturas, además de la equivalencia del texto origen y texto traducido.
Para el autor de esta parte, Arcos da una magnífica lección de cómo hacer una buena traducción literaria en las dos novelas y en distinto idioma.

Joëlle Guatelli-Tedeschi: “Placer textual: Gozar de la traducción poética”

Hizo una tesis de literatura comparada en sentido amplio sobre: “placer textual y goce del traductor”. Le cuesta mucho seleccionar un poema, ya que no sabe a quién conceder el privilegio de lectura prolongada para traducir, con sus vocabulario, sintaxis, musicalidad, referencias, conceptos, su grado de legibilidad, etc.
El texto de placer se convierte en traducible para ella, cuando además de que le contenta, le lleva a una sensación de euforia. La segunda cosa para elegir el texto es reconocer la voz del discurso como la de un autor, lo que llama ella el texto-parloteo. No necesita intuir un discurso absoluto independiente de la persona que lo afirma. Para esto se documenta anteriormente muchísimo sobre el autor.

Françoise Wuilmart: La traducción literaria, su especificidad, actualidad y futuro en Europa.

Para entender la traducción literaria, se debe partir de tres elementos: La lengua, la cultura de esta, y la interpretación estética de ambas que hace un individuo.
Para hablar de la traducción literaria, es necesario hablar de: “nivellement”. Es un fenómeno que consiste en aplanar el texto, es decir, eliminar cualquier tipo de relieve, truncar los puntos, y limar las asperezas que se pueden encontrar en un texto literario.
Este fenómeno se divide en tres categorías:
a) Aspecto cultural: Traducir un texto es también traducir su cultura.
b) Aspecto estilístico: Uno de los mayores problemas de la transposición literal es que el traductor no siempre es capaz de captar la diferencia.
José Luis Vázquez Marruecos: “Sobre la versión inglesa de diez décimas decimales”

Según Aristóteles se consideraba a la lengua literaria, y especialmente la poesía desviadas del sistema de reglas que generan frases aceptables de la lengua ordinaria, en torno a ello comentaremos otras teorías que sustentaron dicha traducción:
Respecto al problema general de traducción de poesía, entendiéndola sobre todo por su expresión en verso, existe hoy una unanimidad de criterios por parte de tratadistas (Theodore Savoy): todos están de acuerdo en quela traducción en verso de un poema es realmente imposible.
La dificultad según Esteban Torre está en las aliteraciones y correspondencias fonosemánticas, cuando hay una estrechísima relación entre el sonido y el sentido del TLO, lo que debe ser restablecido es el TLN. En el fondo el problema radica en la confusión entre el verso y poesía, pues bien es posible traducir poesía, pero imposible el verso a no ser que sea una nueva creación versificada. Por eso Octavio Paz defiende traducir sólo la poesía, ya que la traducción poética es una operación análoga a la creación poética, que se despliega en sentido inverso. Para Carlos Bousoño la dificultad radica en el ritmo, la rima y los restantes recursos de expresividad fónica.
Según Meschonnic, lo poesía no tiene por qué ser más difícil de traducir que la prosa. El lenguaje de la poesía no es algo radicalmente distinto de lenguaje común y ordinario, ni son exclusivas del verso ciertas peculiares rítmicas, juegos de palabra, efectos acústico
Lo que realmente le interesa al traductor, es localizar en el TLO las estructuras sonoras que sean estéticamente pertinentes, es decir, todas aquellas que sean la naturaleza y la longitud considerada, que añadan algún matiz semántico o estético a los significados puramente denotativos. Es lo que generalmente se conoce como “simbolismo fónico”
Cada lengua dispone de distintos recursos de expresividad acústica; el traductor deberá primero advertir el recurso fonoestilístico que se utiliza en TLO, y después tratar de reproducirlo en el TLT mediante algunos de los procesos de equivalencia que no tienen por qué suponer necesariamente un trasvase mecánico de los mismos recursos empleados en el TLO. La rima en cambio, no es considerada relevante del TLO que se reproduzca en TLT. El fundamento rítmico del verso en las lenguas modernas, reside en la sucesión ordenada de sílabas, tónicas y átonos. Hablamos de eufonía cuando la combinación de elementos fónicos tiene un efecto acústico agradable, la distancia que media entre agradable y cacofonía es difícil de precisar.
Según Savory, la búsqueda de la rima para traducir puede llegar a ser un suplicio infernal. Según Lefevere: el problema de la rima ya se plantea en su creación original, pero muchísimo más en la traducción. La actitud más frecuentada es prescindir de la rima. De acuerdo con Carmen Valero, la traducción poética es una cuestión importante dentro de la Teoría de la Traducción. Según Robert de Beaugrande, los factores que intervienen en una teoría de traducción poética han de estar basadas en: La unidad relevante del lenguaje no es la palabra o la oración sino mas bien el texto; El proceso de la traducción debe estudiarse en un proceso de interacción entre el autor, el traductor y el lector de dicha traducción, no basándose en la comparación y contraste de textos¸ Los factores más importantes no han de estar basados en las características de los textos en sí mismos, sino en las estrategias que subyacen en el uso de lenguaje y que se ponen de manifiesto en las características textuales. La habilidad para producir e interpretar la utilización poética del lenguaje se puede escribir como competencia poética; Las estrategias deben considerarse en relación con el contexto comunicativo: la utilización del lenguaje poético en un texto representado en un contexto especial.
Se considera que la base del proceso de traducción no es el texto original, sino más bien la representación del texto que se ha generado en la mente del traductor. La representación del texto que el traductor ha hecho en su mente, no es idéntica a la del texto original. Los conocimientos, creencias y expectativas influyen en esto.
Han de establecerse estrategias por las equivalencias entre las dos lenguas, éstas nos mostrarán como resolver los problemas a los que debemos enfrentarnos:
a) Relación entre los sistemas de las dos lenguas, que podrían ser estudiados teniendo en cuenta los métodos lingüísticos y los de la lingüística contrastiva.
b) Estudio de las características propias del lenguaje poético y del análisis literario.
c) Experiencia en las dos lenguas y en la práctica traductológica.
Resumiendo, el traductor no debe solo poseer la competencia lingüística y competencia poética, sino que además debe poseer exigencias específicas necesarias para llevar a feliz término la tarea traductológica. Esta capacidad podría llamarse competencia de traducción poética, incluye estrategias tales como la lectura, la interpretación y expresión, además de la compensación.

Francisco Acuyo: “Sobre ‘Diez decimales’ y su versión inglesa”

Las métricas suponen una gran dificultad. La décima no mantiene las ocho sílabas que le caracteriza, sino que las vierte como “décima decimal” en tanto que la composición mantiene los diez versos clásicos decasílabos; versos para los que el oído español no está especialmente acoplado. En aspectos concretos a la publicación será interesante señalar que cada poema, exceptuando el primero que es introductorio, basa su contexto en la percepción sensorial de cada uno de los sentidos (vista, oído, olfato tacto y gusto); y las cuatro últimas composiciones en los “sentidos cenésticos” que para el autor son: sentido del amor, el pensamiento, la percepción de lo onírico, y la invitación a lo trascendente. Así cada poema y su versión inglesa aparecen acompañando una reproducción de los grabados, ciñéndose el color a cada uno de los sentidos a los que hace referencia, conformando así los diez poemas que a la postre serían, las “Diez décimas decimales”.
El autor tiene dudas acerca de si la poesía es literatura o no, y esta puede ser concebida o bien como un sistema de sistemas (polisistema) atento a la dinámica de cambio continua en la que se ve inmersa su didáctica y análisis, y que de manera inevitable afecte al ejercicio de la traducción e interpretación literarias, deduciendo como obvia la afirmación de que dicho ejercicio formará parte de la propia literatura. Aquello que solamente distingue a la poesía es concepto de no literalidad del lenguaje poético.
Conclusión: La traducción de la poesía y de las lenguas, nos emparentan a un único espíritu que quiere ser común en la vida y civilización humanas.

Louis Jolicoeur: “Acercarse al otro”

Lo esencial de la traducción literaria es el acercamiento al otro, primero reconociendo la belleza de su producción artística y luego, intentando reproducir el efecto provocado en ella. A la hora de traducir una antología deben tenerse en cuenta el contexto social, a continuación el contexto literario y finalmente la influencia determinante de la literatura de Latinoamericana en la ficción actual, en particular en el campo del cuento.
Jolicoeur se interesa también por el lugar que ocupa la traducción en la producción de la obra literaria, por la escritura y publicación del texto origen, y por la escritura, publicación y lectura del texto meta.