Fundamentos para una teoría funcional de la traducción
external image Portada_REISS_y_VERMEER.jpgexternal image insert_table.gif

Editor: Akal 1996
Autores: Katharina Reiss & Hans J. Vermeer
Año: 1996
ISBN: 84-460-0474-7
Por Laura Simal Lozano



Introducción



La presente obra de Katharina Reiss y Hans J. Veermer constituye una segunda edición de la original, la cual fue editada por primera vez en 1984 en Alemania. En esta versión española, la cual ha sido traducida por Sandra García Reina y Celia Martín de León, es evidente que pese al carácter general perseguido en la obra, se han tenido en cuenta las condiciones específicas de la cultura y de la lengua españolas sobre todo en lo relativo a la terminología y a los ejemplos presentados.
La producción de un texto es una acción que se dirige a un objetivo: que el texto funcione lo mejor posible en las condiciones previstas. La traducción/interpretación, como producción de un texto, también ha de funcionar de forma óptima para la finalidad prevista. La presente teoría de la traslación se centra en la capacidad de funcionamiento del texto traducido, y no en la fidelidad de la transferencia lingüística.



Resumen

Primera parte. Teoría general


En esta primera mitad del libro se intenta ofrecer un enfoque global del fenómeno de la traslación, sin atender a las condiciones específicas de comunidades culturales concretas.


Capítulo I: Lenguajes, culturas y mundo

Siempre que alguien produce un texto lo hace, se dirige, más o menos conscientemente, a una o varias personas y lo hace con una finalidad (más o menos determinada). Podemos definir la producción de un texto como una “acción”, es decir, como un comportamiento intencional, con el que se pretende transmitir una “información” a uno o varios receptores. En este sentido, se trata de una “interacción” o, en la medida en que es principalmente lingüística, de una “comunicación”, como tipo particular de interacción. Resulta evidente que cualquier acción depende de las circunstancias del
momento y lugar en que se lleva a cabo, es decir, de la “situación”.
Una traslación es una forma especial de interacción que parte de un texto producido con anterioridad, por lo que, además de estar determinada por los factores hasta ahora señalados, depende también de algún modo de dicho texto de partida y de las condiciones de su producción, cuyo análisis corresponde a una teoría general de la producción textual. Por tanto, una teoría de la traslación requiere por partida doble una teoría de la producción textual: en primer lugar, como teoría general que analice las condiciones de la producción de un texto de partida y, en segundo lugar, como teoría específica que analice las condiciones de la producción de un texto meta (de una traslación).


Capítulo II: La traslación como “oferta informativa” (definición funcional al de la traslación)

La traslación “fiel al sentido” obliga a alterar la forma del texto original mientras que la traslación “fiel al texto” a menudo obliga a realizar una interpretación semántica libre. Así pues, la intención de mantenerse fiel al sentido del original puede dar lugar a diferentes transformaciones en la literalidad del mismo. El frustrante convencimiento de que una traslación no puede “reproducir” el original de un modo “fiel” en todos sus aspectos y el descontento que esto provoca se deben a que las opiniones usuales sobre la traslación así como su definición resultan inadecuadas.


Capítulo III: La primacía de la finalidad de la traslación (teoría del Escopo)

Una acción aspira a alcanzar un objetivo y, con ello, a transformar una situación dada; su motivación consiste en que se concede más valor al fin perseguido que a la situación existente. La teoría del skopos, introducida por Hans J. Vermeer surge de la corriente funcionalista de la traducción. Según esta teoría, toda traducción está sujeta a un fin último, skopos, que debe cumplir el texto en la lengua meta. Para ello, se analizan una serie de factores a tener en cuenta a la hora de traducir entre los que priman la función del texto y el encargo de traducción.
Vermeer considera que toda actividad humana persigue un fin, una meta, un skopos, y la traducción, como actividad humana que es, debe centrarse en conseguir ese propósito.

Capítulo IV: Resumen de los fundamentos teóricos de una teoría general de la traslación


Los fundamentos teóricos constan de estas tres afirmaciones siguientes:
La traslación está en función de su escopo o fin último.La traslación es una oferta informativa en una cultura final y en su lengua sobre una oferta informativa procedente de una cultura de origen y su lengua.
  1. La oferta informativa de una traslación (una entre una serie de posibilidades), se presenta como una transferencia que reproduce una oferta informativa de partida. Esta reproducción no es reversible de un modo particular.

Segunda parte. Teorías específicas


En esta segunda parte, se presenta una concepción de la teoría más orientada a las condiciones específicas de nuestra cultura actual europea, es decir, que tiene en cuenta las convenciones vigentes en esta cultura y las restricciones que estas suponen para una teoría general.

Capítulo V: La relación entre el texto de partida y el texto final

La relación entre texto de partida y texto final no queda reflejada en una correspondencia biunívoca de sus elementos textuales, es decir, que a cada elemento del primer conjunto no le corresponde inequívocamente un elemento del segundo. En el momento de traducir un texto de partida, hay que considerar al traductor como un receptor más, como un elemento del conjunto de receptores del texto de partida. El traductor informa a continuación, como productor del texto final (translatum), a un conjunto de receptores finales (reales o ficticios) sobre la oferta (de información) comunicativa anterior. Esta acción está guiada por las expectativas que tiene el traductor (y su cliente) con respecto de los receptores del texto final y a su (s) situación(es).
Capítulo VI: Equivalencia y adecuación

Reiss y Vermeer diferencian entre equivalencia y adecuación convirtiendo a esta última en criterio dominante.Mientras que en otras teorías la adecuación es una característica del texto meta en relación a la actividad traductora, aquí toma importancia hasta el punto en que la equivalencia es la adecuación al skopo, objetivo, reclamado al texto meta. Para que exista equivalencia, la traducción debe cumplir la misma función comunicativa que en el texto original y de esta manera se plantea un concepto de adecuación que, además de ser dinámico, engloba al de equivalencia.

Comentario



Es necesaria una base teórica sólida (y sencilla) para que los traductores sepan cuándo, cómo y por qué hay que traducir más o menos literalmente y en función de qué criterios hay que adaptar los mensajes a los distintos receptores de la lengua meta; de manera que la información o la comunicación surta el efecto deseado.
El enfoque funcional parece cumplir todos los requisitos para hacer las veces de tal base teórica. Reiss (1989) propone un esquema muy sencillo de funciones textuales, explica la importancia de las convenciones textuales y por qué en gran cantidad de textos, el original puede considerarse más una «oferta informativa» (Reiss, 1996) que una fórmula sagrada.