El texto de opinión de la prensa escrita. Su tratamiento en la traducción
Portada_Ramirez.jpg








Autora: Ana Sofía Ramírez (coord.)
Editor: Universidad de las Palmas de Gran Canarias. Servicio de Publicaciones
Idioma: Español
Año: 2005
ISBN: 84-96502-45-7
Por Laura España Ladrón


INTRODUCCIÓN

Los medios de comunicación favorecen la presencia de la traducción en el mundo, ya que éstos le permiten diferentes vías al traductor. La prensa, que es a lo que este libro se refiere, ofrece un material discursivo y didáctico, lo que supone una fuente informativa relevante. Por otro lado, la prensa se relaciona con la actuación de los traductores.
Los textos periodísticos, no se caracterizan simplemente por exponer hechos noticiosos, sino también por permitir que el lector desarrolle sus capacidades lingüísticas. En el caso del traductor, éste se hace más competente en su labor ya que la prensa escrita extranjera favorece el desarrollo de las habilidades de comprensión lectora e intelectual al mismo tiempo que éste se hace conocedor de la cultura mediática y de las convenciones periodísticas. Por otro lado, el traductor vislumbra los diferentes enfoques de los hechos que aparecen en los periódicos.







El ámbito cultural de la prensa escrita

EL TEXTO Y EL LENGUAJE EN LA PRENSA ESCRITA
Ana Sofía Ramírez Jaimez
El texto de la prensa escrita: su enorme complejidad

Para comenzar, sería de vital importancia resaltar que una noticia periodística es un tipo específico de texto. También sería importante diferenciar entre los diferentes planos de los textos que aparecen en la prensa. Según Nóriez Laderéze (1995), nos encontramos en primer lugar con el plano contextual, que consiste en la identificación de los hechos noticiosos, la interpretación de éstos y la selección de los mismos. Por otro, nos topamos también con el plano textual, que se relaciona con la organización del espacio y de la noticia. Por último, el libro se refiere al plano estilístico vinculado a la elección de criterios adecuados para expresar la noticia. De esta manera, en el plano contextual se reflejan los factores que condicionan el hecho noticioso, mientras que en los otros dos planos el traductor ha de reflejar su técnica discursiva y elegir los medios en los que se va a apoyar para expresarse. Así, el traductor se convierte en un segundo autor que tiene que adecuar su creación a los objetivos del texto original.
Una vez planteada tal división, podríamos analizar cómo era el texto de la prensa de ayer y cómo ha cambiado hasta llegar a ser lo que hoy conocemos. Hace tiempo, los textos periodísticos se veían vinculados a la teoría de la pirámide invertida, esto es, a una organización en la que los párrafos se estructuraban según el interés que se suponía que iban a despertar en el público. Sin embargo, a día de hoy, se utiliza el orden cronológico, de manera que las “cinco W” del periodismo (what, who, where, how, why) no tienen por qué aparecer en el orden estricto en que lo hacían antes.
En la prensa podemos toparnos con varios géneros, tales como el informativo (documentales…), que se encarga da cabida a la información de actualidad; el interpretativo (crónica…), que busca interpretar el sentido del texto y el de opinión, donde prevalece la subjetividad, por lo que es más difícil localizar las funciones y trasladarlas a la hora de traducir.
El texto de opinión, motivo de estudio del libro, requiere de un intérprete/traductor activo, que sepa leer, interpretar y traducir correctamente el texto original, asimilando la presencia de contenidos temáticos concretos y la pragmática del texto origen. De ahí, que el traductor busque los elementos lingüístico-semánticos y las referencias culturales que le ayuden a comprender el texto en su totalidad, además de llevar a cabo una amplia búsqueda documental que le permita cubrir las carencias que se lo impedían.


El lenguaje de la prensa escrita: su capacidad innovadora

¿Cómo es el lenguaje de la prensa? El lenguaje periodístico es un lenguaje vivo que se encuentra en constante devenir y que se relaciona a menudo con la invención de palabras. Este tipo de lenguaje se adapta a los cambios cotidianos, por lo que podemos decir, que está evolucionando continuamente. De esta manera, la prensa escrita es al mismo tiempo escaparate de las tendencias lingüísticas actuales y laboratorio de experimentación lingüística a un tiempo (Hurtado 2003,19). Por lo tanto, la prensa influye en la creación de palabras que, posteriormente, pasan al lenguaje común y en la aceptación de vocablos con rasgos innovadores (léxico-semánticos), tal y como ocurre con los neologismos (airbag, passive smoking…) Además, este medio de comunicación influye sobre todo en la extensión de la cultura inglesa en la nuestra, debido a la supremacía que ésta ha adquirido en los últimos años. Podemos afirmar entonces, que el lenguaje influye en los cambios del lenguaje, haciendo que muchas de las normas lingüísticas se tambaleen. En conclusión, el lenguaje periodístico se caracteriza por su creatividad y su innovación.
Tal y como se ha dicho antes, la presencia de anglicismos es importante en este campo, pues todavía hay muchos términos de origen anglosajón que no poseen un equivalente concreto en español. La introducción de nuevos vocablos es importante sobre todo en los titulares, donde el periodista posee suficiente capacidad imaginativa para crear términos que nada tienen que ver con las normas, lo que dificulta la labor de los traductores.


El enjuague periodístico cercano al lenguaje literario

Si bien el lenguaje periodístico cumple una función en cierto grado alejada de la de los textos literarios, ambos comparten una serie de características comunes. El lenguaje periodístico se encuentra a caballo entre el literario, envuelto de subjetividad y el meramente informativo, que persigue transmitir contenidos temáticos (técnicos, científicos, económicos...). Pero esta concepción del periodismo, que incorpora la subjetividad, no surgió hasta 1976 en EE.UU, cuando Tom Wolfe publicó su libro El nuevo periodismo. Esta nueva percepción alejada del periodismo tradicional, tomará, tal y como refleja el libro anteriormente citado, el nombre de “nuevo periodismo” si bien se cree que el valor literario de los periodistas había tenido ya manifestaciones anteriormente ( un ejemplo de ello sería Galdós).
Wolfe hace mención de los procedimientos que se emplean dentro del arte literario, que entre otros, son los siguientes: reconstrucción de las historias escena por escena, de los diálogos y del enfoque narrativo, uso de elementos simbólicos… y todos ellos, tanto por separado como en su conjunto, no persiguen sino despertar los sentimientos del lector. Algunos de estos procedimientos se emplean también en el periodismo a fin de resaltar la ideología del autor. En cualquier caso, los textos periodísticos se refieren a una realidad cotidiana y son una manifestación estética e ideológica. El hecho de que el periodismo de creación sea informativo y en parte creativo, da lugar a que periodismo y literatura se abracen (sin apartarse del carácter referencial que han de tener los textos periodísticos).
La subjetividad que se refleja en este tipo de textos, exige que el lector sea activo, que la persona encargada de su traducción sea capaz de introducirse en la complejidad del texto, y que sepa cómo analizar y reproducir la carga simbólica que reflejan algunos de ellos (sobre todo en los titulares).
¿Por qué se necesita un lector activo? Bien, las figuras retóricas no pasan desapercibidas en este ámbito, tal como ocurre con la metáfora, la personificación, la aliteración, la antítesis o la paradoja. Véanse ahora algunos ejemplos tomados de diferentes periódicos que muestran las afirmaciones anteriores:
· Aliteración
- Corrupto y confeso (El País, 19-9-2004,14).
- Carry on Kioto (The Economist, 9/15-10-2004, 13).

· Aliteración y paradoja
- El perdón y los pingüinos (El País, 29-11-2004,16).

· Antítesis y oxímoron
- Paz y atentados (El País, 26-5-2005,20).
- Myth and reality (The Economist, 28-2/5-3, 2004, 38).

· Metáfora, para cuya traducción a veces se requieren paráfrasis.
- Traducir a los muertos (El País, 18-5-2005,13).
- Island of lost dreams (Guardian weekly, 29-4/5-5, 2004, 13).

· Paradoja
- Año nuevo, errores viejos (El País, 16-5-2005,16).
- My friends and other enemies (The Economist 28-2/5-3, 2004, 38).

· Personificación
- La moral de los buitres (El País, 6-1-2005,16).
- Madrid remembers (Guardian weekly 8/14-4-2004,11).

· Expresiones idiomáticas
- Pagar el pato (El País, 18-5-2005,12).
- Step by step (The Economist, 16/22-4-2005, 60).
Es importante también la ironía, que supone un gran obstáculo para el traductor en determinados contextos.


La intertextualidad en los titulares

El concepto de intertextualidad, concepto de Julia Kriteva, se relaciona con la traducción de elementos léxicos o textuales pertenecientes a otros ámbitos culturales del discurso.
Dentro de la intertextualidad, podemos distinguir entre expresiones que provienen del ámbito religioso, como las siguientes: “Así en la paz como en la guerra” (El País, 14-11-2004,14) o “Marrigages not made in heaven” (The Economist, 30-6/4-2005,16). También son importantes los títulos o frases de películas, tal y como se refleja en estos titulares: “Planet of the Apes (Weekly Telegraph, 6-4/12-4,2005,23). Por otro lado, también son especialmente relevantes las obras o referencias literarias (“ To be or not to be”), así como las histórico-políticas, tal como se muestra en los siguientes ejemplos: “ El Waterloo de John Kerry” (El País, 4-11-2004) o “Moses never had it so good” (The Economist, 7/13-5- 2005, 62). A veces, también se recurre a los títulos o las letras de canciones, si bien son mucho menos usuales. Un ejemplo de este último se vería reflejado en el siguiente titular:“Adeste,fideles” (Weekly Telegraph 22/28-12,2004,27).
Todo ello requiere un lector/traductor que conozca el mundo en el que vive y que posea un conocimiento general de la historia de éste en sus diversos aspectos.


La práctica de la traducción a través de la prensa

El texto de opinión alemán
Cristina Giersiepen



La columna en la prensa alemana: Características.

La columna alemana es tal vez el hecho comunicativo que mejor refleja el estado actual de la sociedad alemana. Tal y como muestran los vocablos Komentar, Kolumne y Glosse, la columna desempeña una función informativa. Si bien se aproxima a la crónica, en Alemania cobra especial importancia la columna personal o reflexiva y la de análisis o valorativa.
A diferencia de lo que ocurre en otros países, los periódicos alemanes tienen una mayor independencia ideológica, aunque las columnas suelen relacionarse con realidades sociales, políticas y religiosas, en las que, obviamente, influye la presencia de variantes como la edad, el sexo, la procedencia, el estrato social….del autor. Por lo tanto, estos textos tienen un gran carácter ideolectal y presentan realidades desde puntos de vista concretos.
Además, la columna alemana presenta una dualidad que sería menester destacar. En primer lugar, presenta particularidades del lenguaje literario, pero en otras ocasiones, ésta muestra un lenguaje con reflejos coloquiales (algo que no suele ocurrir en la columna española).



El estilo literario en la columna alemana: Prensa literaria/literal periodística
La columna alemana no solo refleja la individualidad del autor, sino que destaca también su personalidad.
El hecho de que en este tipo de textos el autor no busque informar sino reflexionar, da lugar a que éste se convierta irremediablemente en escritor, reflejando el talento literario característico de los textos de opinión.
En lo que concierne al estilo de la columna alemana se puede resaltar la presencia de figuras de repetición y de tropos, así como de las metáforas, que no hacen sino provocar placer y sorpresa agradable del lector al mismo tiempo que facilitan la identificación de éste dentro de un grupo. Por otro lado, a menudo se utilizan preguntas que pretenden captar la atención del receptor y establecer un vínculo con él.


El estilo informal en la columna alemana
Como bien se ha mencionado antes, en la columna alemana no es extraña la utilización de un estilo informal, que a veces resulta similar al de una transcripción oral. Son importantes también los neologismos, las jergas y los regionalismos, que a la hora de traducir suponen importantes problemas, sobre todo aquellos términos que se pueden circunscribir en un ámbito específico concreto como la economía, la ciencia… Por lo tanto, el traductor debería disponer de cierta especifidad cultural, si bien no ha de dejar de ser competente en las traducciones generales variadas.
La columna alemana y la actualidad
Dentro de la columna alemana, no hay que olvidarse de la periodicidad, es decir, del hecho de que el lector espera la aparición del texto de prensa semanal o diariamente. Además, es el periodista quien elige los temas de los que va a tratar, por lo que transmite una parte de su “yo” y de su esencia. Esta elección es lo que Nord denomina Anlass, que se puede definir como “motivo o detonante para la elección de un tema” y que aparece reflejado explícitamente en gran cantidad de textos de este carácter, justificando lo que ha llevado al autor a albergar el tema elegido. Dentro de los columnistas alemanes que se justifican de tal manera, encontramos a periodistas de Die Welt o Spiegel, mientras que en la prensa española destacaríamos a Maruja Torres o Arturo Pérez Reverte. Por otro lado, los temas que se tratan, tienen diferente incidencia dependiendo de la sociedad a la que vayan destinados. Esto es, no es lo mismo hablar de “Auschwitz” en Alemania que en España, puesto que nuestro país no vivió personalmente esa masacre y por tanto, los alemanes se verán mucho más afectados emocionalmente que los españoles.

La intertextualidad en la columna alemana
El hecho de que la intertextualidad se manifieste en este tipo de textos, obliga a que el lector se encuentre lo suficientemente activo para captar las intenciones del autor. A menudo, el receptor se siente identificado culturalmente con el autor del texto, o sea, se establece un vínculo entre las costumbres y la ideología del autor y el lector/receptor. Por otro lado, en la columna se refleja la evocación de las áreas de la experiencia tanto del emisor como del receptor, y por lo tanto, que el lector cumpla o no las expectativas del autor depende del tipo de vínculo que se establezca entre ellos.


Estudio de las columnas alemanas
Al igual que en la mayoría de los textos, el éxito de la columna asegurada viene dado por la cercanía que se establece con el mundo y con el lector.
Existen expresiones que permiten establecer vínculos próximos con grupos sociales o culturales que han compartido vivencias con el autor. Por ejemplo, Nie Weider (“Nunca más”), puede significar proximidad hacia el receptor. En el caso de la expresión en alemán, se refiere al Holocausto y al pasado cruel de la Alemania de la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, si un alemán leyese esta expresión, se vería afectado de diferente manera a como lo haría un español. Si por otro lado, un español leyese la expresión en castellano, éste va a recordar, sin duda, el desastre del Prestige, lo que implicaría a la comunidad española, y no a la alemana.
En cualquier caso, y para concluir con la columna alemana, cabe decir que a la hora de escribir estos textos, se suelen tener en cuenta ciertos criterios, tales como la situacionalidad, la aceptabilidad, la intertextualidad y la expresividad.

=

=

El texto de opinión francés. El artículo o comentario: perspectiva traductológica.

Rosario García López.
Introducción
Si partimos de la clasificación de la Escuela de Praga, el concepto de estilo funcional se puede aplicar a todos los textos que coinciden en un empleo específico del lenguaje, dentro de un determinado campo. Los textos de opinión también comparten una serie de simetrías, y por ello, lo que cambia de una cultura a otra es el interés cultural que se muestra hacia ellos.
Texto periodístico y texto de opinión
La distinción entre el texto periodístico y el texto de opinión podría consistir en definir a los textos periodísticos como textos convencionales que abarcan titulares en grandes caracteres en los que se utiliza un lenguaje directo y estandarizado y una sintaxis sencilla. En este tipo de textos nos encontramos una presentación en columnas y una estructuración argumentativa. La función informativa es lo característico de estos textos, que buscan reflejar la importancia del contenido. Dentro de los textos periodísticos, podemos encontrar las noticias (estilo funcional periodístico), las crónicas, los artículos de opinión…
El texto de opinión suele caracterizarse por la presencia de la función evaluativa y la subjetividad. A diferencia de los textos periodísticos en sí, los de opinión reflejan el punto de vista del autor y se alejan de la objetividad, presentando en numerosas ocasiones un lenguaje lleno de connotaciones.

Especifidades del texto de opinión
En el texto de opinión, el elemento relevante es el autor y no el contenido. Por lo tanto, no se persigue proporcionar nuevas informaciones, sino dar a conocer los pensamientos del autor acerca de ciertos asuntos. Las consecuencias inmediatas de ello son la presencia de las funciones evaluativa y apelativa. Además, el carácter ideolectal de los textos de opinión da lugar a que la disposición de éstos sea la siguiente: introducción, corpus y conclusión. No hay que olvidar tampoco que el alto grado de subjetividad y la implicitud presentes en estos textos pueden producir ambigüedades. De esta manera, el traductor debe indagar en el sentido de las palabras, en lo que el autor quiere decir y no dejarse llevar por la objetividad.

Competencias del traductor
El traductor tiene que tener en cuenta la ideología del periódico, su estilo, su tendencia. En el caso de los periódicos franceses, Le Monde, por ejemplo, suele especializarse en artículos que se refieren a temas muy concretos. Así, el traductor no solo debe poseer facultades lingüísticas sino también un amplio conocimiento cultural y respetar las convenciones del periódico.


Conclusiones
Para concluir, el texto de opinión francés se encuentra refugiado en un ambiente subjetivo que el traductor debe descifrar para poder interpretar y transmitir el verdadero sentido del texto. Esto requiere que el traductor se implique en el mundo, no solo en el lingüístico, sino también en la sociedad y en la actualidad.

El texto de opinión inglés. El editorial del periódico.

Ana Sofía Ramírez Jaimez
Antes y ahora
En primer lugar, podemos definir editorial como una valoración del editor sobre hechos actuales que carece de firma. Su origen se remonta al siglo XVIII. Más concretamente, la primera editorial apareció en el periódico inglés Daily Courant, el 11 de marzo de 1702, lo que favoreció el inicio de la corriente periodística literaria llamada “edad dorada inglesa”. Dentro de ésta, figuran personajes de la talla de Joseph Addison, Daniel Defoe, Richard Steele y Jonathan Swift.
El discurso ideológico en el texto de opinión
Un texto puede interpretarse de diferentes maneras según la persona que lo está leyendo. En los textos de opinión, las palabras, frases u oraciones que se utilizan se interpretan de una u otra manera dependiendo del contexto en el que nos encontremos. No hay que olvidar que el traductor es un intérprete cultural, y por lo tanto, su actuación se ve vinculada a la ideología de éste; sus experiencias condicionarán su trabajo, ya que dependiendo de sus preferencias, ciertos asuntos se tratarán de una u otra perspectiva. En todo caso, el traductor tiene que saber no solo interpretar el contexto sino también comprender e interpretar correctamente el papel del lenguaje en cada texto.
Pero obviamente, la labor esencial del traductor es transmitir la intención del autor y trasladarla en la medida de lo posible al nuevo texto del que el traductor es autor. Por lo tanto, la figura del traductor no se caracteriza por su papel de imitador, sino por el de adaptador. El traductor es pues, un intérprete de culturas.
El análisis del editorial inglés en el proceso de la traducción
En el editorial inglés, al igual que en otras muchas composiciones, se manipulan datos para atraer al receptor. Esto es, se utilizan recursos apelativo-expresivos para que éste se interese por aquello de lo que se le habla en el editorial.
Por otra parte, no resulta extraña la presencia de la ironía, las aliteraciones, la intertextualidad y mucho menos extraordinaria, de la función apelativa. Todo esto requiere que tanto emisor como receptor posean un amplio bagaje histórico y cultural y sepan cómo enfrentarse a los recursos estilísticos, a las variantes en los marcadores léxicos y sobre todo, al formalismo de la estructura sintáctica que aparece en el editorial inglés. No podemos separar el sentido pragmático y el lingüístico, ya que todo texto se ve influido por las experiencias del autor, y se contagia del contexto y de las circunstancias económicas, políticas, culturales y sociales.
Además, en este tipo de textos, para reforzar la opinión, se emplean, a veces, marcadores semánticos de ideología, así como elementos que refuerzan la actitud del autor. Todo ello hace que el receptor/lector perciba cuál es la perspectiva desde la que se enfoca el texto y se sienta más identificado con el autor.




Lo inefable de la traducción en la prensa escrita

Las palabras intraducibles: Los arabismos
María Josefa Reyes Díaz
La aculturación
La aculturación es un proceso sociocultural por el que los sujetos de un contexto concreto interiorizan y asumen valores culturales diferentes a los de la suya propia. De esta manera, la cultura tradicional de un pueblo o de un sujeto puede verse ligeramente modificada, o en casos extremos, llegar a verse suplantada por una nueva.
Pese a los aspectos negativos de la aculturación, existen ventajas tales como el enriquecimiento del léxico que se produce al tomar palabras de otras culturas y que ayudan a la designación de nuevas realidades.
De esta manera, la aculturación no supone el simple hecho de tomar creencias y disposiciones culturales de otros pueblos, sino que también favorece el desarrollo de las lenguas.
El árabe y otras lenguas musulmanas
El árabe tuvo un gran desarrollo a lo largo de la Edad Media con motivo de la expansión de la religión islámica. En cualquier caso, el credo mahometano no cuajó por igual en todos los sitios, al igual que no lo hizo el árabe.
El árabe moderno, por su parte, atiende a las funciones de las lenguas modernas, y por tanto, es lengua oficial. Una de sus funciones es la litúrgica. Tal y como sabemos, la religión desempeña un papel vital en el mundo islámico, y por ello, la lengua en la que se apoya tampoco pasa desapercibida. El árabe se habla en lugares como Argelia, Egipto, Marruecos, Arabia Saudí, Túnez, en los Emiratos Árabes, Sudán, Mauritania… si bien se utiliza también en la India, Canadá y China, entre otros ejemplos.
Aunque el árabe es la lengua principal de estos países, existen otras lenguas musulmanas con una menor incidencia. Un ejemplo de ello sería el persa, que es la lengua de Irán o el kurdo, utilizado principalmente por la etnia kurda (aunque también se habla en Turquía).
Motivos y mecanismos de transferencias léxicas
Las crecientes necesidades de comunicación y los constantes cambios en las estructuras sociales se ven propiciados por los siguientes factores: Los acontecimientos políticos, que a veces traen consigo una importante censura y que influyen notablemente en la prensa; la vida militar, que tiene también un importante papel; la relación de la Administración de un país con las Administraciones de otros, lo que puede derivar en conflictos que quedan reflejados en los textos periodísticos; el desarrollo del comercio y de los viajes, que se relacionan con la necesidad de unas amplias relaciones con otras potencias económicas; y la universalización de la cultura, que supone, por supuesto, una mayor necesidad de comunicación y de mecanismos que permitan adaptar un hecho a las diferentes culturas y ambientes.
El periódico se encarga de divulgar los tecnicismos y los neologismos, ya que, como bien reflejan los factores anteriores, cada día surgen nuevas necesidades y se necesitan, cada día más, significados más precisos y novedosos. Esto da lugar a que los países establezcan relaciones entre sí. En el sentido lingüístico, el contacto entre países puede ser directo (situaciones de bilingüismo) e indirecto (información no traducible, préstamos).
Seco (1976), lleva a cabo un análisis de las transformaciones léxicas que sufren las palabras debido a los nuevos cambios sociales. Por un lado, las palabras pueden ser importadas (préstamos), como ocurre con el caso de mezquita, palabra que se encuentra totalmente asimilada al sistema idiomático. Por otro, pueden darse extranjerismos, en los que se toma la palabra en su forma original (kufi) y cuya entrada en nuestra cultura es mucho más reciente. Son también importantes las creaciones híbridas, como las palabras derivadas, que contienen, por ejemplo, una base lexemática extranjera y un sufijo propio del sistema lingüístico (yihadista).
Relacionado con lo anterior, podemos destacar varios procesos que tienen que ver con la adaptación de términos de una lengua a otra: En primer lugar, la prótesis o paragoge, que consiste en la adición de elementos, al principio o al final de la palabras, respectivamente (scanner-escáner; stress-estrés) y en segundo, la capócope o supresión de elementos lingüísticos (film-filme).
Pero no solamente existen estos procesos, sino que, a menudo, se llevan a cabo otros que se basan en la sustitución de vocales y consonantes (ghetto-gueto) así como la supresión de elementos gráficos (cabaret-cabaré). Tampoco podemos dejar a un lado los calcos léxicos y semánticos, que se definen como recursos imitativos que copian expresiones ajenas (zona verde- green zone).
Para concluir este episodio, se ha de destacar que la presencia musulmana ha dejado huella en términos como acequia, naranja, tabique…
Palabras culturales
Ya se sabe que cuanta mayor sea la distancia que se exista entre culturas, mayor dificultad encontrará el traductor para verter el contenido de un texto a otro. Así, existen referentes concretos que pertenecen a una sola cultura y que no existen en otras, como ocurre con el término alemán Biergarten o “jardín donde se bebe cerveza”. Estas peculiaridades se convierten en barreras para el traductor.
Arabismos léxicos
Nuestra cultura se relaciona con la cultura musulmana, ya que ambas estuvieron vinculadas durante un gran período de tiempo. Así, hemos contemplado la evolución de algunos de sus términos, como es el caso de talibán, que ha pasado de referirse a un estudiante de teología de las madrazas, a convertirse en la descripción de una persona que se involucra en el radicalismo islámico. Otro de estos términos es yihad, que en un primer momento se refería al esfuerzo para superar las tentaciones, y a día de hoy se relaciona con la “guerra santa”.
En cualquier caso, a día de hoy todavía existen muchos préstamos no asimilados y otros tantos en proceso de difusión y de adaptación grafemática, morfemática y acentual.


LA PROYECCIÓN PROFESIONAL DE LA TRADUCCIÓN DE LA PRENSA


Traducir para la prensa escrita: reflexiones de un traductor
Juan Gabriel López Guix

Según el autor, el traductor debe saber buscar las características del texto, y obviamente, saber distinguir entre las que son relevantes, o sea, las que es importante o conviene trasladar y cómo hacerlo y las que no. Sin embargo, se le van a presentar limitaciones, especialmente relacionadas con el formato. En cualquier caso, las aplicaciones informáticas son de gran ayuda para éste.
El traductor distingue lo neutro de lo aparente, y tiene que buscar la intencionalidad del texto y adecuarlo para que la nueva creación cumpla los objetivos del texto original. Por otra parte, éste no puede alejarse de la ideología del periódico. Además, el traductor debe ser el creador de un texto no ambiguo ni incoherente que cubra la carencia de conocimientos del lector, recurriendo a veces a la explicitación o la implicitación para adecuar el texto al contexto. A veces, todo esto exige búsquedas minuciosas de términos intraducibles, de nombres propios, de términos concretos… y además, implica al traductor en la resolución de problemas que se le presentan en textos mal estructurados o de difícil comprensión. Y por supuesto, el autor del texto meta tiene que tener muy en cuenta las marcas y temporales, pero sobre todo, tiene que estar informado.

COMENTARIO
La prensa es un reflejo de los diferentes tipos de textos, entre los que encontramos el artículo de opinión. Este tipo plantea una gran cantidad de problemas, puesto que se trata de textos subjetivos que requieren un análisis en profundidad. En mi opinión, todo traductor ha de saber documentarse y poseer unos conocimientos que le ayuden a implicarse en su labor, ya que si éste no se encuentra lo suficientemente informado, podrían surgirle numerosos problemas debido al desconocimiento de las realidades que debe traducir. La falta de información le impediría desarrollar correctamente su labor traductológica. Si el propio traductor desconoce el tema sobre el que se está tratando en la prensa, es difícil que sea capaz de desempeñar correctamente su labor e informar adecuadamente al lector. Por otro lado, el traductor encontrará más dificultades a la hora de traducir textos subjetivos (columna alemana, artículo de opinión francés y editorial inglés), mientras que encontrará más fáciles de traducir aquellos que sean más objetivos y presenten una estructura y contenido más claros. Además, el hecho de abunden términos específicos de diferentes campos y que se emplee un lenguaje innovador y connotativo son también impedimentos u obstáculos para el traductor, quien tiene que hacer frente a los neologismos, a los juegos de palabras y a la intención del autor para trasvasar el texto origen correctamente y poder cumplir con el objetivo y la intencionalidad del autor.