LA FLUIDEZ Y SUS PAUSAS: ENFOQUE DESDE LA INTERPRETACIÓN DE CONFERENCIAS


fluidez.jpg

Autor/a/es: Esperanza Macarena Pradas García
Editorial: Comares
Año: 2011
País: España
Idioma/s: Español, inglés y francés
Nº de páginas: 288
ISBN: 8484448908


Por Nadia García Angulo

Introducción


El análisis de los trabajos de la 1ª generación según el interés y la calidad y después los trabajos realizados de investigación más recientes (80-90) no tratan específicamente de la fluidez, pero sí de variables relacionadas y del interés de algunos autores en el estudio de la fluidez en interpretación.


CAPÍTULO I RECORRIDO POR LA INVESTIGACIÓN DEL CONCEPTO DE FLUIDEZ EN LA INTERPRETACIÓN DE CONFERENCIAS.

1.1. LA FLUIDEZ: DISTINTOS ENFOQUES.

La fluidez no era motivo de interés específico en la investigación de la interpretación, pero sí preocupaba el criterio de evaluación de esta y la característica necesaria para llevar a cabo una buena interpretación.
Los primeros trabajos relacionados con la fluidez datan de los años 60 y 70. Según Gile (1990b: 226) estas 2ª y 3ª década se caracterizan por una seria de trabajos experimentales realizados por parte de lingüistas, psicolingüistas y psicólogos.


1.1.1. LA FLUIDEZ ESTUDIOS INICIALES.

Chernov decía que tanto los psicolingüistas como los lingüistas estaban interesados en el proceso de la interpretación simultánea.
Barik (1194: 121) hace un análisis de los aspectos temporales y cuantitativos de la interpretación y otro de los cualitativos y lingüísticos. Diferencia 3 formas distintas de interpretar la versión original por parte del intérprete: omitir, añadir o sustituir.
Elige seis bilingües de francés-inglés como intérpretes (profesionales, estudiantes y "que hablan fluidamente los dos idiomas" aunque no explica qué es la fluidez). El material que utiliza son: distintos tipos de discursos (espontáneos y no preparados, semipreparados, orales preparados y textos preparados). La transcripción de la persona con fluidez en ambos idiomas presenta irregularidades en la frase, pero Barik no afirma que influyan en la fluidez. El análisis de las pausas le hace llegar a la conclusión de que las pausas son "cualquier interrupción que pueda ser percibida por el intérprete" y explica cómo calcularlas.
Barik no especifica el concepto de fluidez, pero es consciente de la necesidad de las pausas mirándolo desde un punto de vista subjetivo.
La conclusión de Barik respecto a la simultaneidad del discurso original y del interpretado tras revisar los resultados obtenidos en sus análisis es que "la interpretación seguirá convenientemente al discurso original si se consigue segmentar el mensaje en los lugares lingüísticos apropiados" (1973: 266). Además, podemos comprobar que no solo se interesa por investigar la simultaneidad, la metodología, da algunos resultados sobre la fluidez.
Gerver (1974) lleva a cabo un estudio similar al de Barik, pero con un objetivo distinto: "investigar el efecto del ruido sobre el proceso de interpretación simultánea" (1974: 160). Los participantes del mismo serán 12 intérpretes profesionales que interpretan del francés al inglés. Realizarán la interpretación de 3 pasajes idénticos de unas 500 palabras, la diferencia entre cada uno de ellos será el ruido de fondo.
Es un trabajo empírico que re realza a través de la evaluación mediante la percepción y que diferencia los conceptos forma y contenido. Gerver decía que, a pesar del parecido de la interpretación con el discurso original, no tiene por qué ser totalmente fiel al mismo en cuanto al sentido se refiere. A diferencia de Barik, Gerver no considera los aspectos relacionados con la forma en el análisis del contenido.
Carroll (1978) analizará las habilidades lingüísticas que deben poseer tanto los traductores como los intérpretes y para ello partirá del análisis de las condiciones del examen de admisión para estudios de Traducción e Interpretación de la [[#|Universidad]] de Georgetown. Este cosiste en traducciones escritas y un examen oral (analizado por Carroll) cuyo objetivo era "comprobar el conocimiento del estudiante en las distintas lenguas, la fluidez para hablar su lengua activa y su conducta al hablar, es decir, su la calidad vocal, el ritmo y ausencia de vacilaciones, así como su habilidad para comprender y recordar el contenido de un discurso, y su agilidad mental para producir una versión elegante de un discurso en otra lengua" (1978: 121). No da una definición de fluidez, pero si utiliza "fluidez verbal" como "agilidad" o "rapidez mental" y la divide en 3: la fluidez de ideas, la fluidez de expresión y fluidez de asociación.
Carroll enfoca la fluidez más como una cuestión de producción lingüística que como una cuestión técnica, pues su objetivo es estudiar las condiciones lingüísticas que posee el traductor o el intérprete, y no analizar la calidad del producto.


1.1.2. LA FLUIDEZ EN LOS ESTUDIOS DESDE LA DÉCADA DE LOS 80.

Kopczynski (1981) quiere evaluar el éxito de una interpretación de conferencias. Ve necesario tener en cuenta las nociones de equivalencia, correspondencia, congruencia y error (categorización: error que supone una desviación de la norma aceptada y el que provoca un bloqueo de la comunicación). Dicho esto, fija 5 categorías: errores de competencia lingüística, errores de actuación lingüística (tartamudeos, vacilaciones, repeticiones...), errores de propiedad comunicativa, omisiones y adiciones, y errores de traducción.) Con esto afirma que un buen orador ha de ser fluido.
Pöchhacker (1994) considera la fluidez como un parámetro de evaluación de calidad en la interpretación y analiza algunas variables temporales que cree son parámetros de la fluidez.
Su estudio consta de 2 partes: una teórica y otra práctica. En la primera estudia el hipertexto dentro de una situación o congreso y hace una clasificación de unos parámetros: grado de estructuración, homogeneidad o heterogeneidad el grupo, intensidad y densidad informativa, material visual y dinámica. La segunda parte consta de su estudio de campo realizado en un congreso de la ICSB. En la parte teórica analiza aspectos relacionados con el texto o discurso y la calidad de este: calidad de la voz, velocidad del habla pausas, pausas rellenas o vacilaciones, trabamientos o equivocaciones, etc.
Este estudio permite una mayor noción de fluidez y de calidad.


1.2. LA FLUIDEZ: ANALISIS Y APLICACIÓN COMO PARÁMETRO DE CALIDAD EN LA INTERPRETACIÓN DE CONFERENCIAS.

Estudios de calidad en interpretación de conferencias realizados hasta el momento desde 2 puntos de vista.


1.2.1. INVESTIGACIÓN TEÓRICA.
La dificultad para estudiar este parámetro (calidad) se debe a su naturaleza, pues al ser una producción verbal que se realiza dentro de una situación y contexto determinados en la cual intervienen varias personas y factores para llevar a cabo un determinado fin con una función concreta, hay que tener en cuenta todos esos aspectos.

1.2.2. INVESTIGACIÓN EMPÍRICA.
Hay una necesidad de trabajos empíricos que reflejen las necesidades o expectativas de los usuarios. Se muestra la importancia del oyente, "calidad para quién".
Bühler presentó un primer trabajo en 1986 en el que se pretendía establecer criterios para evaluar la interpretación, en este caso, 16 como por ejemplo: acento nativo, voz agradable, fluidez, cohesión lógica, etc.
Kurz (1993) analiza el foco de interés de un discurso en distintos congresos y por distintos investigadores. Las conclusiones a las que llega es que, a pesar de que todos esos investigadores coinciden en la importancia de algunos criterios, se dan diferencias en cuanto a la valoración. Además apunta que también hay que tener en cuenta el contexto.
Gile (1990) publica un trabajo de investigación en el que evalúan lo usuarios de interpretación simultánea e n un congreso de oftalmología para aportar más datos sobre calidad, definición que él ve como necesaria. Obtiene unos resultados bastante homogéneos. Considera que son necesarias las situaciones reales para poder llevar a cabo un buen trabajo de investigación.
Kopczynsky (1994). Su estudio se dirigía al receptor y al orador. Los resultados indican que los receptores tienen una noción sobre una buena interpretación que se acerca más a una interpretación literal.
Kurz & Pöchhacker (1995) llevan a cabo un estudio sobre la calidad de la interpretación simultánea en la TV y llegan a la conclusión de de que esta interpretación simultánea es, además de complicada, requiere de un mayor nivel de exigencia que en un congreso.
Collados (1998) pretende evaluar la incidencia de dos parámetros de calidad de la interpretación simultánea: entonación monótona y transmisión incorrecta del sentido del mismo discurso. A esto debe acompañarle una homogeneidad en los cuestionarios y la metodología. Los encuestados ven como algo desagradable el nerviosismo y las oraciones incompletas.

CAPÍTULO II DEFINICIÓN DE FLUIDEZ.
Muchas disciplinas han coincidido en que el mayor problema en cuanto al estudio de la fluidez es la definición de la misma.
A continuación se expondrán una serie de trabajos de investigación sobre este aspecto. Estos señalan que es una de los principales criterios para evaluar una interpretación.



2.1. LA FLUIDEZ: DEFINICIONES LEXICOGRÁFICAS.

A la hora de enseñar una lengua siempre se plantean una serie de dudas o preguntas que hacen concluir en que la fluidez no tiene una definición absoluta: ¿fluidez para quién, dónde?
Guillos (1999), a raíz de su análisis de las definiciones de fluidez en diversos diccionarios se pregunta si debería considerarse al nativo como el máximo grado al que debe llegar un estudiante de una lengua o si, por el contrario, debe ser otra la medida del grado de fluidez.
Definiciones de fluidez, fluido y fluir en diccionarios españoles:
Diccionario de la Real Academia (DRAE) (1992, 2ª ed.)
Fluidez. Calidad de fluido.
Fluido, da. Fig. Tratándose del lenguaje o del estilo, corriente y fácil.
Fluir. (Del lat.fluere). 2. Fig. Brotar con facilidad de la mente las ideas, o de la boca las palabras.
Clave. Diccionario de uso del español actual. (Clave) (1997)
Fluidez. S.f. 1. Facilidad y naturalidad en el lenguaje o en el estilo.
Fluido, da. Adj. 1. Referido al lenguaje o al estilo, que es fácil y natural.
Fluir. V. 3. Referido esp. a las palabras o a las ideas, brotar o aparecer con facilidad. ETIMOL. Del latín fluere (manar).
Según Guillot, y tras analizar definiciones como estas, destaca que la entrada "fácil" no aporta mucho, sin embargo, "brotar" indica que la acción se realiza con cierta facilidad y espontaneidad, pero esto no termina de aclarar nada.
Definiciones de fluidez (fluency) y fluido-da (fluent) en diccionarios ingleses.
Collins English Dictionary (1979 [third edition 1994])
Fluency the quality of being fluent, esp. facility in speech and writing.
Fluent 1. able to speak or write a specified foreign language with facility
2. Spoken or written with facility
3. easy and graceful inmotionor shape
4. flowing or able to flow freely
[C16: from Latin: flowing, fluere to flow]
Longman Dictionary of Contemporary English (1987 edition)
Fluent 1. (of a person) speaking, writing, or playing a musical instrument in an easy and smooth manner.
2. (of speech, writing, etc.) expressed readily and without pause.
Las diferencias más destacables entres los diccionarios españoles los ingleses son que, los primeros asocian casi siempre la fluidez mental con la expresiva y los segundos nunca. Además, el diccionario inglés (Longman Dictionary of Contemporary English ) es el único que menciona la palabra pausas a la hora de definir fluidez.

2.2. LA FLUIDEZ: DEFINICIONES DESDE LAS DISTINTAS DISCIPLINAS.

Como indica Taylor (1997), ya que la interpretación es una actividad basada en la lengua, es posible que haya fuertes lazos de unión entre la interpretación y la lingüista lo que nos lleva a pensar que un enfoque interdisciplinar en el estudio de la fluidez, puede ser bastante positivo.

2.2.1. LA FLUIDEZ EN LA ENSEÑANZA DE LENGUAS.
En estos estudios, los investigadores suelen dar por hecho que se sabe qué es fluidez. Se pretende averiguar si existe una vía de producción del lenguaje general o si, por el contrario, hay diferencias entre la lengua materna y la extranjera.
Möhle (1984). Su objetivo es comparar el habla de estudiantes alemanes avanzados de francés con el de estudiantes franceses avanzados en alemán y así averiguar si los procesos de planificación del lenguaje que actúan en la producción de a lengua extranjera varían o no, y si de qué modo lo hacen en caso afirmativo. Con esto consigue aportar ideas interesantes respecto a la estudio de la fluidez.
Raupach (1984) realizó un trabajo sobre las fórmulas en la producción de la lengua extranjera, ya que se basa en las variables temporales del habla para la investigación de estas fórmulas. Afirma que el número de palabras o silabas por segmento, ha sido hasta ahora la más fiel a la hora de describir las diferencias sistemáticas entre la producción de la lengua materna y la extranjera. Va más allá de nombrar o citar las variables temporales, muestra cómo llega a identificarlas y las equipara a fenómenos de vacilación, y pone como una categoría subordinada a las "pausas no rellenas" y las "pausas rellenas". Concluye con e, a pesar de que el analista posea datos con los que trabajar, es muy difícil confirmar cuales son las razones exactas del por qué se han seleccionado unas u otras formulas.
O'Connell et al. (1989) publican un trabajo en el que concluyen que ser fluido no es lo mismo que ser retorico, es decir, no se puede hacer una equivalencia entre ser fluido y ser elocuente.
Chambers (1997) hace un estudio de la fluidez exclusivamente desde la perspectiva de la enseñanza y el aprendizaje de una lengua extranjera, aunque menciona brevemente intraparámetros de la fluidez (pausas). Quiere analizar y juzgar la definición de fluidez en la lengua extranjera con ms exactitud. Apunta el problema acerca de la falta de definiciones exactas de fluidez.
Guillot (1999) desde la perspectiva de la enseñanza de lenguas, pretende contribuir la definición de fluidez. Para ello recoge las definiciones de distintos diccionarios y as analiza detenidamente, contrastándolas y estudiando en qué medida describen o no fluidez.
Su trabajo concluye en que no podemos dar por hecho que todo el mundo tiene la misma percepción o definición de fluidez.

2.2.2. APROXIMACIONES A LA FLUIDEZ DESDE LA LINGÜÍSTICA.
Fillmore (1975) analiza la fluidez desde la perspectiva de la lingüística, es decir, estudia las diferencias en las habilidades lingüísticas de los individuos, así como su comportamiento lingüístico, todo esto formulando cuestiones. Establece 4 habilidades que según él, debe contener el buen orador o intérprete: la habilidad de hablar bastante tiempo con pocas pausas, la habilidad de hablar de forma coherente, la habilidad de decir cosas apropiadas en una gran variedad de contextos y la habilidad de ser creativo e imaginativo en el uso del lenguaje.
Grice (1975) dice que para que una conversación prospere, el hablante debe tener en cuenta el denominado Principio de Cooperación (1975: 45) que distingue 4 categorías: cantidad (cantidad de información que debe dar el hablante), calidad ("intentar que la contribución sea verdadera"), relación ("ser relevante") y modo (hace referencia a cómo se dicen las cosas, se trata de "ser claro"). El incumplimiento de una de ellas, podría afectar al resto.

2.2.3. APOXIMAIONES A LA FLUIDEZ DESDE LA PSICOLINGÜÍSTICA Y LA COMUNICACIÓN NO VERBAL.
Goldman-Eisler (1964) está interesado en tratar un parámetro que normalmente está relacionado con la fluidez (las pausas) para así descubrir cómo está relacionada el habla con la inteligencia.
Christenfeld (1996) intenta analizar qué parámetros influyen en la falta de fluidez.
Poyatos (1994a) es el primer investigador que enfoca la interpretación no solo desde el punto de vista de la lingüística, sino también desde el kinésico y el paralingüístico, es decir, lo que él denomina "estructura triple básica". Estudia la función de las pausas y defiende la comunicación no verbal como las emisiones de signos activos o pasivos, constituyan o no comportamiento, a través de los sistemas no léxicos, objetuales y ambientales contenidos en una cultura, individualmente o en mutua coestructuración".



2.2.4. APROXIMACIONES A LA FLUIDEZ DESDE LA PSICOLOGÍA.
La psicología estudia las alteraciones del habla para desvelar las patologías. La psicología entiende la fluidez como una comunicación no verbal y entiende que puede ser un reflejo de nuestra personalidad.
Argyle (1987) marca la importancia de la fluidez en la comunicación como un aspecto no lingüístico e identifica, de manera poco clara, algunos de los intraparámetros (vacilaciones, pausas, falsos comienzos...).



2.2.5. APROXIMACIONES A LA FLUIDEZ DESDE LA SOCIOLOGÍA.
La mayoría de los sociólogos apuntan que el lenguaje es parte esencial en la vida social. Con el tiempo se ha desarrollado una perspectiva que se preocupa básicamente por cómo se usa el lenguaje en los diferentes contextos de la vida cotidiana.


CAPÍTULO III LAS PAUSAS COMO PARÁMETRO DE LA DEFINICIÓN DE FLUIDEZ.

3.1. LAS PAUSAS EN LA INVESTIGACIÓN SOBRE FLUIDEZ DE DISTINTAS DISCIPLINAS.

Möhle (1984) distinguió dos tipos de pausas: "pausas silenciosas" las cuales consideraba importantes a la hora de estudiar su duración y posición (cortas, semilargas y largas) y "pausas rellenas" o "fenómenos de vacilación".
Raupach (1987) analiza variables temporales y una serie de fenómenos de error de habla para acercarse al estudio de la cognición y de los procesos mentales. Aunque no define fluidez, si menciona dicho concepto como parámetro. Cabe señalar que da por hecho el conocimiento de parámetros del análisis de variables temporales ya que los menciona como ejemplos. Concluye su estudio diciendo que las pausas son un parámetro exclusivo de la fluidez.
Lennon (1990) considera las pausas como una variable a tener en cuenta a la hora de estudiar la fluidez y dice que son necesarias para la fluidez del habla (pausas silenciosas o no rellenas y pausas rellenas).
Chambers (1997) considera más importantes las pausas en la fluidez de la interpretación que otros parámetros y enfoca su análisis desde la percepción. Establece pausas como categoría principal y subcategoriza vacilaciones a estas.


3.2. LAS PAUSAS EN LA INVESTIGACIÓN SOBRE FLUIDEZ EN LA COMUNICACIÓN NO VERBAL.

Poyatos (1994a) se centra sobre todo en su interés por el estudio del silencio y la quietud ya que eran consideradas de forma negativa y denominadas "pausas vacías". Categoriza ciertos silencios del discurso: junturas internas (dentro de una palabra), junturas externas (entre palabras) y terminales (al final de una oración). Distingue también 6 tipos de pausas dependiendo de si son acústicas o visuales, aunque no especifica cuándo se producen cada una de ellas.
Knapp (1998) estudia los elementos relevantes de la comunicación no verbal y afirma que "muchas veces el modo en que algo se dice es lo que se dice" (1988: 285). No quiere definir fluidez, pero sí estudiar los efectos de estos elementos o de la comunicación no verbal sobre el oyente.



CAPÍTULO IV DEFINICIÓN DE PAUSA.

4.1. LAS PAUSAS: DEFINICIONES LEXICOGRÁFICAS.

A continuación, alguna definición lexicográfica según los siguientes diccionarios:
DRAE: Breve interrupción del movimiento, acción o ejercicio.
DRAE (1992): Silencio de duración variable que delimita un grupo fónico o una oración, y signo ortográfico que lo representa.


4.2. LAS PAUSAS: DEFINICIONES DESDE LA FONÉTICA.

Quilis (1992: 163) diferencia cinco tipos de pausas: pausa final absoluta, pausa enumerativa, pausa explicativa, pausa potencial y pausa significativa.
Gili Gaya (1993) diferencia las pausas según sea verso o prosa.




CAPÍTULO V APLICACIÓN Y ESTUDIOS DE PAUSAS.

5.1. ESTUDIOS SOBRE PAUSOLOGÍA.
Se revisan las conclusiones a las que se llegaron en la mesa redonda del taller organizado en la universidad de Kassel en 1978, pues en él se trataron las variables temporales, especialmente las pausas.
El hecho de que este tema sea estudiado desde tantas disciplinas, no quiere decir que sea algo inviable, sino todo lo contrario, tal vez, gracias a todos esos estudios se podrá llegar a una conclusión final acerca de las pausas.


5.1.1. ESTUDIOS SOBRE PAUSAS PRESENTADOS EN EL TALLER CELEBRADO EN LA UNIVERSIDAD DE KASSEL EN 1978.
5.1.1.1. TESIS DEBATIDAS.
Tras el estudio de las 17 tesis y media presentadas, se llega a la conclusión de que las pausas no nos permiten únicamente la planificación verbal, sino que esta se produce mientras se habla.


5.1.1.2. ESTUDIOS ESPECÍFICOS.
Kowal & O'Conell establecen como categorías las pausas rellenas y las pausas no rellenas, pero las denominaran pausas silenciosas, repeticiones y falsos comienzos. Su interés gira en torno a diversos géneros como la prosa y la poesía, hablar en público... Concluyen que cuánto mayor edad tiene una persona y mejor educación, las pausas silenciosas son de menos duración y frecuencia.
Butcher (1980: 85) lleva a cabo un estudio sobre las pausas y la estructura sintáctica en el que afirma que, a pesar de que la relación entre los aspectos fonéticos medibles en una pausa (duración y posición) con los semánticos y sintácticos es importante para su investigación, no nos podemos olvidar de otras variables como la entonación, el ritmo y el tiempo.
Cook (1980) investiga o estudia la relación existente entre la producción de las pausas y el dirigir la mirada en el preciso momento en que se acaba una frase y comenzar la siguiente, al receptor.
Raupach (1980) hace una comparación entre el patrón temporal en la lengua materna y la extranjera. No solo hace referencia en su trabajo a las pausas, sino a la fluidez. Concibe fluidez como "habilidad para evitar numerosas pausas muy largas" en vez de "conducta de habla ideal no interrumpida por vacilaciones".


5.2. TRABAJOS PIONEROS SOBRE PAUSAS: FRIEDA GOLDMAM-EISLER.
Frieda Goldman-Eisler, pionera en el ámbito de la investigación sobre las pausas. Su estudio se extendió a su observación de las pausas en el ámbito de la interpretación simultánea y a la fluidez o no en la emisión del hablante y los posibles motivos de estas. Presenta un dicotomía: "pausas rellenas" y "pausas no rellenas". Toda su investigación gira en torno a la duración de las pausas.
Una de las conclusiones a las que llega esta investigadora es que probablemente, las pausas del orador y del intérprete, a pesar de realizar tareas verbales diferentes, al intérprete le resultaría más difícil aprovechar las pausas del orador para interpretar debido al tiempo que perdería haciendo la misma pausa que el primero. También que cuanto mayor sea la dificultad cognitiva, más vacilación se producirá.
Además, de estos estudios de investigación, publicó un trabajo sobre fisiología de las pausas con el fin de determinar los patrones cognitivos en la producción lingüística.


5.3. INVESTIGACIÓN SOBRE PAUSAS EN LINGÜÍSTICA Y PSICOLONGÜÍSTICA.
Boomer (1965). Su principal interés es investigar el proceso de codificación gramatical en el habla y para ello parte de que la pausa silenciosa y la pausa rellena son dos variedades de vacilación en el habla espontanea del inglés, aunque, en realidad, se referirá a "pausa silenciosa" y no "pausa no rellena". Concluye su trabajo diciendo que la pausa no se origina o produce en el momento en que se piensa en buscar una palabra para continuar con el discurso, sino que se produce posteriormente.
Suci (1967) tiene como objetivo intentar contribuir a la aclaración del concepto de unidad del lenguaje. Parte de la base de que la sintaxis no debe ser el único criterio a tener en cuenta y afirma que las pausas pueden ser "indicio de unidad psicológica en el lenguaje" ya que cree que la pausa es una manera de fracturar el habla y que esto influye en la fluidez del lenguaje.
Krahmer et al. (2002). Su investigación estaba dentro del campo de la tecnología informática. Los resultados referidos a la importancia de los rasgos acústicos par la percepción no nos permiten llegar a una conclusión concreta para la percepción de las pausas por la limitación de la brevedad de la intervención.



CAPÍTULO VI LAS PAUSAS: SU ESTUDIO COMO OBJETIVO Y OBJETO INSTRUMENTAL EN LA INTERPRETACIÓN DE CONFERENCIAS.

6.1. APORTACIONES A LA INVESTIGACIÓN SOBRE PAUSAS DESDE LA INTERPRETACIÓN SIMULTÁNEA.

Las investigaciones y estudios sobre este tema suelen estar dirigidos al efecto que tienen las pausas del orador en el intérprete. Los estudios más recientes no consideran la posibilidad del aprovechamiento de las pausas como estrategia para llevar a cabo una interpretación simultánea.
Paula Ovaska (1987) realiza una investigación sobre las pausas en la interpretación simultánea. Su objetivo es averiguar si la función de las pausas no rellenas y de las vacilaciones es diferente en el habla espontánea y en la interpretación simultánea, y supone que así es.
Considera un problema delimitar pausas no rellenas y silencio, y si las pausas no rellenas largas deberían ser excluidas o no de esa categoría y denominarlas silencio.
Hace una diferencia entre las vacilaciones y las pausas no rellenas y distingue dos tipos de vacilaciones: vacilaciones vocalizadas y mecanismos para retomar el habla.


6.2. ANÁLISIS Y APLICACIÓN DE LAS PAUSAS EN LA INVESTIGACIÓN DE LA CALIDAD EN INTERPRETACIÓN DE CONFERENCIAS.

Kurz (1993) ve las pausas como un elemento fonético que, utilizado con mucha frecuencia junto a vacilaciones y un ritmo irregular y poco natural del habla, puede conducir a una falta de fluidez. Menciona como posibles intraparámetros de la fluidez: ritmo irregular y poco natural del habla, frecuentes vacilaciones y pausas.


6.3. CONCLUSIONES SOBRE PERSPECTIVAS DE USO DE LAS PAUSAS Y LA FLUIDEZ COMO OBJETO INSTRUMENTAL PARA LA INVESTIGACIÓN EN LA INTERPRETACIÓN DE COFERENCIAS.

En estos estudios se pone de relieve la necesidad de intentar definir fluidez o qué intraparámetros la componen para averiguar qué papel juega en la calidad en interpretación.
Además, tras todos estos estudios, se concluye que no es posible una definición general de fluidez que abarque todas las disciplinas.