Traductología



Autores: Salvador Peña y Mª José Hernández Guerrero
Año: 1994
128 páginas
Universidad de Málaga

Introducción



Traductología es una obra que presenta un breve pero riguroso repaso por todo aquello relacionado con la actividad traductora, desde su evolución a lo largo de la historia hasta las más recientes corrientes de pensamiento al respecto, pasando por el análisis de cada uno de los elementos involucrados en el proceso de la traducción excepto el autor original (a saber, traductor, receptor, texto, herramientas de trabajo, producto final), y de éste mismo, relacionando las dificultades o dilemas que puedan surgir durante el proceso traslativo.
Los autores, Salvador Peña y María José Hernández, ambos profesores en la Facultad de Traducción e Interpretación de Málaga, realizan aquí un acercamiento de la disciplina traductológica a un público variado, aunque especialmente dirigido a estudiantes, profesionales y docentes de la traducción. No obstante, la simplicidad expositiva, la claridad en la argumentación, su brevedad y, sobre todo, el hecho de no precisar conocimientos previos en este campo, hacen de esta obra una iniciación en la materia óptima para cualquier profesional procedente de otras áreas.


Resumen



Preliminares


En los preliminares de la obra se abordan ciertas cuestiones primordiales (la noción de lenguaje, las funciones de éste, la lingüística aplicada y su campo de estudio...) y los antecedentes de la traductología, lo que supone un resumen de la historia de la traducción, con mención a personajes relevantes como CICERÓN, SAN JERÓNIMO, VIVES, DOLET u ORTEGA Y GASSET.

La traducción


Tras una breve introducción en la que se plantea la traducción como un problema de comunicación, se aborda el debate de la posibilidad de la propia traducción. También se delimita el campo del saber que abarca la traductología antes de aportar la oportuna definición del concepto traducir.
Partiendo de una serie de definiciones aportadas por otros autores anteriormente (NIDA, uno de los teóricos cuya influencia en esta obra es más evidente) y tras analizar diversos temas de discusión, como los límites del proceso traslativo, su campo de actividad, la equivalencia formal y funcional o los obstáculos que entraña la connotación), PEÑA y HERNÁNDEZ GUERRERO aporta un concepto propio de la traducción como proceso de carácter lingüístico realizado por un bilingüe imperfecto sobre un texto dado en una lengua y que lega a su fin con la obtención de un nuevo texto en otra lengua. El proceso se divide en dos movimientos (no necesariamente consecutivos): análisis (semántico, gramatical y pragmático) y síntesis (semántica, gramatical y pragmática).
En relación al debate de la equivalencia, los autores de esta obra se declaran abiertamente a favor de la prevalencia de la función del texto sobre su forma, con todas las asunciones que ello conlleva (el problema de la traducción de la poesía emerge en reiteradas ocasiones en la obra). Del mismo modo desautorizan la traducción literal o transmorfemación, al contrario que NEWMARK , quien, por otra parte, no plasma tales ideas en la práctica dentro de sus obras.

El traductor


El breve capítulo dedicado a la figura del traductor abre con una relación ecléctica de las competencias de aquél a partir de las señaladas por BELL (conocimientos generales y lingüísticos y habilidades lectora y escritora) y de algunos aspectos resaltados por Ya GILE y HATIM y MASON. También se menciona en este capítulo la formación del profesional y los aspectos éticos de la traducción, con especial énfasis en el hecho de que en la bibliografía especializada se haya abordado poco este tema.

El texto y las herramientas


Tras una referencia a la tipología textual WERLICH (descripción, narración, exposición, argumentación, instrucción) y una relación de las diferentes herramientas de trabajo del traductor (repertorios terminológicos, diccionarios, ficheros personales…), en este apartado se encuentra un modelo pormenorizado de todos los aspectos que deben considerarse en todo análisis textual pertinente en caso de recibir un encargo de traducción, que incluye un preanálisis didáctico y una pretraducción (estimación de la dificultad del texto original y de la traducción, análisis de los interés del cliente y de la figura del lector, presupuesto…).6

El proceso


Tomando como fuentes a NIDA y TABER , HURTADO ALBIR y HATIM y MASON , se elabora un esquema que insiste en los aspectos prácticos de la actividad de la traducción que comporta tres fases: una pretraducción, la traducción propiamente dicha y una tercera fase de postraducción.
También se abarcan cierto número de problemas o disfunciones que pueden surgir en el proceso traslativo (ambigüedad, errores en el original, compensación).

El receptor


Debe tenerse en cuenta que en todo encargo de traducción profesional la figura del receptor se refiere tanto al lector como al cliente. Se desglosan aquí los cinco entornos de un texto (situacional, histórico, cultural, enciclopédico y lingüístico).

El producto


La obra cierra con el capítulo dedicado al producto final de la traducción, referido siempre como versión en una lengua de llegada distinta de la lengua de salida del texto original. Respecto al normativismo, PEÑA y HERNÁNDEZ GUERRERO afirman que
el traductor ha de saber adaptarse al empleo de la norma más conveniente de acuerdo con la función del texto de llegada y con la caracterización sociolingüística de los eventuales receptores del mismo.
Si bien se comentan aquí las interferencias en la actividad traductora, la noción de corrección y los análisis de traducciones, así como críticas de las mismas, es en la revisión de una traducción, bien por el mismo traductor, bien por un revisor ajeno, donde se hace mayor hincapié. Para ello se toma la sistematización propuesta por HORGUELIN , que distingue cinco principios: exactitud, corrección, legibilidad, tonalidad y adecuación al destinatario.


Comentario



Esta pieza, que consideramos altamente recomendable en la iniciación a la traductología, traza las líneas maestras de los grandes temas de esta nueva ciencia, considerada aquí como <<el conjunto de elaboraciones intelectuales en torno a la traducción, incluidas tanto las teorizaciones y modelos metodológicos como las generalizaciones de técnicas y las descripciones de ejemplares concretos>> (Peña y Hernández Guerrero, 1994, p. 29).
La comprensión de las ideas expuestas en el libro se ve facilitada en gran medida por las abundantes referencias a numerosos autores y sus trabajos, lo que permite crearse una visión global de las múltiples posiciones adoptadas a lo largo de la historia por personalidades de gran relevancia en la teoría de la traducción. Las opiniones de estos pesos pesados entre los teóricos son tratadas con gran escrúpulo y empleadas sistemáticamente para introducir el planteamiento de los autores.
Asimismo encontramos una larga serie de ilustraciones en diversos idiomas (en este punto es apreciable el conocimiento del árabe y del francés que tienen Peña y Guerrero, respectivamente, además del inglés, por supuesto, y el alemán) que simplifican el entendimiento de los cuestiones tratadas.
Como punto de partida se toma en esta pieza la cuestión esencial de la traducción: ¿Es posible? Para nuestros autores la posibilidad de la traducción es innegable. Sin embargo y a pesar de no profundizar en el tema, puntualizan que el hecho de que haya <<géneros que planteen dificultades específicas o que tras la reflexión, puedan quedar elementos insatisfactorios en una versión dada>> (Peña y Hernández Guerrero, 1994, p. 26).
Desde un momento temprano de la obra los autores se sitúan abiertamente en oposición a la traducción literal, o como ya la denomina PEÑA en un trabajo anterior, la transmorfemación. De esta manera se oponen al literalismo y reduccionismo a la palabra de Newmark y defienden la traducción libre.
En el libro se hace asimismo una defensa acérrima de la equivalencia funcional que debe guardar toda traducción respecto de su texto fuente y se descarta cualquier tipo de equivalencia formal que pueda interferir en el efecto final que la versión cause en el lector. A este respecto, por supuesto, se hace una mención especial a la traducción poética, cuestión en la que no se detienen nuestros autores a causa de la imposición de brevedad en el tratamiento de la materia que ellos mismos establecieron.
El eclecticismo de esta monografía hace de ella un compendio ideal de saber minimizado acerca de la traducción, su historia, sus personajes más prestigiosos, su metodología y las cuestiones aún vigentes y algunas novedosas que han de guiar los estudios en este campo. Además no se centra únicamente en la traducción y su proceso desde el punto de vista de un profesional, sino que desgrana la función y las diferentes posibilidades que tiene cada uno de los elementos que intervienen en el proceso traslativo.


Conclusiones



La traductología nace a raíz de la necesidad de reunir las diversas teorías y métodos en una disciplina que instruya un número significativo de futuros traductores e intérpretes. Este momento sucedió en el s. XX gracias al fenómeno de la globalización.
El principio fundamental de esta nueva ciencia es que la traducción es posible, pero no cualquier traducción. Una versión en una lengua de llegada determinada debe mantener en la medida de lo posible el efecto que la obra original en la lengua de salida causó en el lector. Esto se llama traducción libre, tradicionalmente opuesta a la traducción “palabra por palabra”. Precisamente con el fin de guardar la mayor fidelidad al texto fuente debe prevalecer la función del mismo, en detrimento de su forma, pues la equivalencia funcional es la única vía para preservar el sentido.
La figura del traductor debe poseer ciertas competencias innatas, como la destreza en la lectura y la escritura, y adquirir otras a lo largo de su formación como profesional. Éstas últimas son, por supuesto, conocimientos lingüísticos y del tema objeto de la traducción, así como también del mercado, principios y técnicas de traducción, actuación ante la máxima de relevancia y manejo de las herramientas de la actividad traductora.
El proceso que lleva desde un texto origen en una lengua de salida hasta una versión del mismo texto en una lengua de llegada, tomando la perspectiva de un profesional de la traducción que recibe un encargo de un cliente, ha de constar, según PEÑA y HERNÁNDEZ GUERRERO de los siguientes pasos:
1. Pretraducción
..a. Recepción del texto
..b. Planificación del trabajo (identificación del texto, diagnosis de dificultades, estimación de tiempo)
..c. Contrato
2. Traducción
..a. Entrada
....i. Documentación
....ii. Análisis macroestructural
....iii. Lectura comprensiva (léxico, gramática y pragmática)
..b. Transferencia (equivalencia y sustitución)
..c. Salida (redacción y comprobación)
3. Postraducción
..a. Disposición gráfica
..b. Transmisión


Bibliografía



BELL, R. T., 1991: Translation and translating. London-New York, Longman.
HATIM, B. e I. MASON, 1990: Discourse and the translator. London-New York, Longman.
HORGUELIN, P. A., 1985: La pratique de la révision. Montréal, Linguatech.
HURTADO ALBIR, A., 1990: "La fidelité au sens, un nouvel horizont pour la traductologie”, en M. LEDERER (ed.): Études traductologiques en hommage a Danica Seleskovitch. París, Minard.
NEWMARK, P., 1992: Manual de traducción. Madrid, Cátedra. (Trad. esp. Virgilio Moya).
NIDA, E. y Ch. R. TABER, 1971: The theory and practice of the translation. London, Alliance Biblique Universelle.
PEÑA, S. y M. J. HERNÁNDEZ GUERRERO, 1994: Traductología. Málaga, Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Málaga.
WERLICH, E., 1976: A text grammar of English. Heidelberg, Quelle und Meyer.