Teoría, didáctica y práctica de la traducción.

teoria, didactica y practica de la traduccion.jpg

Autor/a/es: PASCUA FEBLES, Isabel, MOYA JIMÉNEZ, Virgilio, BRAVO UTRERA, Sonia, SOCORRO TRUJILLO, Karina y BOLAÑOS MEDINA, Alicia
Editorial: Netbiblo
Año: 2003
A Coruña
Idioma/s: Castellano
Nº de páginas: 153
ISBN: 9788497450348

Por Andrea Pérez Barrio

Introducción

El libro es producto de un grupo de profesores de traducción general B/A de primer ciclo y de traducción general C/A de segundo ciclo de la licenciatura de Traducción e Interpretación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria que se unieron en 1998: Isabel, Pascua, Virgilio Moya, Sonia Bravo, Karina Socorro y Alicia Bolaños.
Tras una breve pero interesante declaración de las intenciones que busca el libro, así como una clara descripción de las características que deben reunir los estudios de traducción, presenta de una manera breve pero concisa diferentes teorías contemporáneas traductológicas y un modelo práctico de traducción para su uso tanto en las aulas como en los domicilios de particulares, aprendices de traducción autodidactas.

Resumen

Tras una breve introducción y presentación de sus autores, motivaciones y contenido que se procede a exponer con más detalle, la información se separa en tres bloques fácilmente reconocibles. Estos bloques temáticos son los siguientes:

PRIMERA PARTE: LA ENSEÑANZA DE LA TRADUCCIÓN

En este apartado, diseñado con un carácter introductorio, se hace referencia a la enseñanza de la traducción en el sistema universitario español, en el que, según los autores, se valora más la investigación que la docencia. Asimismo, se enumeran los factores más relevantes que condicionan la enseñanza de la traducción; como pueden ser las instalaciones, el clima en el aula, el plan de estudios, la metodología y las relaciones estudiante-profesor y profesor-docencia.
Respecto a la formación del profesorado recalca que tiene que combinar la docencia con la investigación de una forma adecuada, mientras que la predisposición a aprender y la curiosidad del alumno por mantenerse informado es vital; cualidad que también es indispensables en los profesores, quienes al principio de su carrera como docentes universitarios, solo aportan sus conocimientos en la materia. El profesorado deberá combinar la docencia con la investigación de una forma adecuada; es decir simultáneamente al desarrollo de la actividad docente debe adquirir experiencia profesional. Si el docente en cuestión no es traductor de profesión; será la propia universidad quien le provea de los medios para serlo. También se valoran muy positivamente el trato con los alumnos, la vocación del profesorado, que sean buenos comunicadores y que se mantengan al tanto las nuevas tecnologías e innovaciones en el campo de la traductolología.

PARTE DOS: TEORÍAS CONTEMPORÁNEAS TRADUCTOLÓGICAS


1. Introducción

En este bloque se da una visión global de las teorías traductológicas imperantes más significativas desde los años 50 hasta la actualidad.

2. La teoría lingüística

Esta teoría toma la lingüística como punto de partida para la traducción de textos, no de lenguas, y considera la traducción una ciencia que trata de encontrar la traducción ideal valiéndose del problemático concepto de la equivalencia. Por ello sus exponentes postulan que el texto meta se encuentra subordinado al texto origen.
Vinay y Darbelnet enmarcan la traducción en la lingüística contrastiva por considerarla una operación entre lenguas, no entre textos. Exponen una larga lista de procedimientos de traducción, anteriores a la realización de cualquier traducción, sin embargo sus teorías permiten el análisis del español.
Nida pone de relieve la equivalencia dinámica frente a la literalidad; es decir, que la claridad del mensaje en el texto meta tenga la misma finalidad que el texto origen, pero sin trastocar el mensaje, lo cual es imposible. Aunque los autores del libro no consideran que este principio sea aplicable a los textos literarios, reconocen a Nida como antecesor de muchos traductores dinámicos y aplauden sus contribuciones a la mayor relevancia del receptor, del contexto, la equivalencia, la funcionalidad de la traducción y del enfoque sociolingüístico de la traducción.
Por otro lado, Catford lleva la traducción al campo de la Lingüística Aplicada, aunque sus aportaciones son más pedagógicas que traductológicas por su definición de los distintos tipos de traducción (léxica, gramatical, fonológica, grafológica…) o por profundizar en el concepto de equivalencia, entre otros hitos.

3. La teoría interpretativa de la traducción

Esta teoría nació a finales de los 70 en París. Se basa en “equivalencias dinámicas” (que cambian según se encuentren dentro o fuera del contexto) y “equivalencias de transcodificación” (que son válidas dentro y fuera del contexto).
Estos teóricos identifican tres fases en el proceso de la traducción; en primer lugar la compresión del sentido, en segundo lugar la desverbalización y por último, la fase de reformulación.
La etapa de la desverbalización, muy útil en la interpretación por ser oral, presenta problemas no solo en los textos literarios, como se creyó en un principio, sino también en los pragmáticos. Estos traductólogos postulan además que las palabras por muy parecidas que sean nunca tienen el mismo significado en otra lengua, lo que les lleva a ver falsos amigos por todas partes. Falsos amigos a los que rechazan por completo aunque haya quedado demostrado que en textos técnicos suelen ser la mejor solución de traducción.
Cabe destacar como aportación a los traductores posteriores su metalenguaje y su análisis del texto, que deja de ser puramente lingüístico.

4. Los estudios de traducción y las teorías polisistémicas

Nace en la década de los 70 en los Países Bajos y más adelante se les llegó a denominar “escuela de la manipulación”, término que nunca se acabó de acuñar pues provocaba rechazo entre los exponentes.
Holmes, quien no considera la traducción ni teoría ni ciencia, divide los estudios de traducción en tres áreas; la descriptiva, la teórica y la aplicada (relacionada con la enseñanza de la traducción, las herramientas necesarias, el lugar del traductor y la traducción en la sociedad). Entre los puntos más reaccionarios de la teoría de Holmes es necesario mencionar la concepción del traductor como autor, el reconocimiento de que no existe la traducción perfecta, así como el estudio del subjetivismo o impresionismo del que puede hacer gala el traductor a la hora de desempeñar su tarea y el cómo esto se plasma en el texto que produce.
La idea del polisistema surgió en 1970 con Even-Zohar, quien describió una teoría sistémica de la traducción. Even-Zoharestudiaba la posición de la literatura traducida en las sociedades y luego realizaba una descripción del sistema cultural que le permitía deducir la posición de la traducción en la sociedad; de modo que si la posición es primaria la traducción será adecuada al TO y si es epigonal será aceptable según las normas imperantes. Podríamos decir, que Even-Zohar, con relación a sus antecesores “ninguneó” el papel del traductor.
Por otro lado, Toury da un giro orientando la traducción hacia el texto meta; hacia la descripción de las traducciones ya hechas y no las hipotéticas. Observa que en su época la traducción aceptable reina sobre la traducción adecuada, aunque él no comulgue ni con la idea de la traducción adecuada ni de la equivalencia total, sino con la de una equivalencia parcial, concepto que a su vez desglosa en dos conceptos; equivalencia teórica y equivalencia descriptiva. Identifica, además tres tipos de normas de traducción; preliminares (que hacen referencia a la política traductora), las operacionales (que son las que rigen las decisiones concretas que toma el traductor) y la norma inicial (se refiere a la opción del traductor de hacer una traducción aceptable o adaptada).
Con posterioridad a estas teorías comenzó a asumirse que la infidelidad del traductor era algo inevitable y de ahí solo había un paso a entender la traducción como manipulación. Lefevere, un autor más autónomo, es quien introduce este concepto de la manipulación junto con el de la reescritura en su intento de manifestarse en contra de las teorías tradicionales.
Por último, cabe destacar que en los años 90 surgieron estudios de traducción opuestos a los inicios de dicha corriente y a la teoría polisistémica y que confieren un importante papel a la lingüística y a los estudios culturales.

5. Teoría del skopos o funcionalista

Nació en Alemania en 1978 y se centra en la idea de que la traducción se ve afectada por el objetivo (función) asignado al texto meta, que puede diferir del objetivo del texto origen. Por lo tanto, las estrategias traductoras se verán mediatizadas por la finalidad de la comunicación; es decir, dependerán del encargo. En consecuencia el texto origen perderá protagonismo en favor del texto meta. Para estos teóricos se podrá hablar de equivalencia única y exclusivamente cuando el TO y el TM tengan la misma finalidad, si no es así, se tratará de una relación de adecuación entre ambos textos. Algunos exponentes de esta corriente proponen tres categorías textuales; informativa, expresiva y operativa, que mediatizarán la traducción.
Las generalizaciones que usa esta teoría, así como su racionalismo o cientifismo, son algunas de las críticas que se han vertido en contra de dicha corriente. Sin embargo, como aportaciones positivas para estudios posteriores cabe destacar, entre otras, su distinción de los textos en géneros o clases.

6. Enfoque derridiano

Derrida siembra una duda, que tiene como objetivo no solo la esencia de la traducción, sino también la del lenguaje y la comunicación de los seres humanos.
Con Derrida, cobran importancia las ideas de desconstrucción y originalidad, aunque siempre respetando el significado del original, que nunca podrá estar a merced de la voluntad del autor en este sentido. Aunque Derrida no va tan lejos, los deconstructivistas consideran que el lector, para encontrar sentido al texto, manipula las palabras.
Eco y Gadmer son quienes equilibran un poco la balanza al afirmar que es la autonomía del texto la que equilibra la balanza entre la autoridad del autor y la interpretación del lector.
El deconstructivismo revaloriza al traductor y vincula el significante y el significado.

7. Teorías feministas de la traducción

El enfoque feminista nace en Canadá en los años 90 para que la mujer dejara de verse marginada por partida doble; por el hecho de ser mujer y traductora.
Se deconstruye el original para hacer una versión feminista que, aunque correcta, manipula el original.

8. Las teorías poscoloniales

Es una corriente, que sobrevalora el papel del traductor y del lector mientras que ridiculiza factores ideológicos y culturales europeos. Sigue en la línea de las teorías feministas, ya que se trata de un movimiento de reivindicación e insubordinación, aunque se revele contra la cultura dominante europea y por lo tanto, a favor de la periferia.
Para Susan Bassnett y algunos autores brasileños, por ejemplo, se trata de “devorar” el texto origen y “dar vida” a un nuevo texto en una cultura distinta, es decir, liberándose del original (traducción caníbal).
El creativismo de esta teoría se evidencia en las peculiares traducciones de los autores brasileños, con las que el traductor deja de ser un vasallo del autor.

TERCER BLOQUE: MODELO DIDÁCTICO PARA LA INTERPRETACIÓN, ANÁLISIS DEL TEXTO ORIGINAL Y SU TRADUCCIÓN

En esta sección se presenta un modelo práctico para la traducción de textos generales y semiespecializados que se está aplicando en las aulas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, a la vez que está sirviendo como base para las tesis doctorales de dos de las profesoras autoras de este libro.
Se basa en las negociaciones entre el profesor y los alumnos, de modo que ambas partes se enriquezcan y propone una dinámica de trabajo dirigida en primer lugar por el profesor para analizar el género y el estilo del texto original y la situación comunicativa de origen antes de proceder a su traducción. Con posterioridad se procederá a la recreación del texto en el contexto que el encargo exija, proceso en el que, junto con el anterior, el traductor tendrá que valerse del conocimiento que posee de las culturas en contacto. Así se conseguiría que el alumno adquiera un método de trabajo sencillo y operativo; principal objetivo de este modelo. Para ello, es necesario que el alumno se vaya familiarizando paulatinamente con dicho modelo.
El modelo presenta dos tipos de ejercicios; los orientados a la interpretación del texto y los orientados a la producción del texto meta. Si bien es cierto, que este modelo no cuenta con una base teórica, pues pretende que los alumnos, tras una actividad reflexiva, deduzcan las normas teóricas imprescindibles.
Tras un breve resumen teórico del funcionamiento del modelo, se explican los pasos a seguir. Los primeros están dedicados al análisis e interpretación del TO (lectura en voz alta y voz baja, identificación de la cadena temática y semántico-lógica, identificación del género, resumen del texto en la lengua materna, búsqueda de información y de textos paralelos, estudio comparativo-contrastivo…), mientras que los siguientes pasos hacen referencia a la práctica traductora (estudio de la función del TO y TM según el encargo, agrupación de las dificultades según su naturaleza, consulta de diccionarios, enciclopedias, etc., traducción a la vista, elaboración de un borrador…) hasta que se llega a la última fase que es la traducción escrita.
A continuación se exponen una serie de textos generales y semiespecializados en inglés con sus correspondientes propuestas de traducción al español, ordenados según su dificultad.

Comentario

Se trata de un libro que presenta una información bastante breve, clara y concisa de una forma ordenada pero que, al estar comprendida en tan pocas páginas, está muy “condensada” y los párrafos son muy “densos”, lo cual complica la extracción de ideas y la exclusión de los contenidos sobrantes. Por otro lado, la clara exposición de los contenidos y su ordenación lógica facilita su comprensión sobremanera.
Acerca del contenido del libro me gustaría comentar que me parece muy interesante la valoración un tanto crítica que hace en el primer capítulo sobre las cualidades y la formación que ha de tener el profesorado de traducción, a la que me gustaría añadir que un personal docente motivado y con vocación es la base para una educación competitiva y en consecuencia, para el desarrollo de la sociedad.
Por otro lado, el modelo práctico que ofrece el libro puede resultar, combinado con la diligencia de un docente muy útil y ameno para la formación de un traductor.