Apuntes para una teoría hermenéutica de la traducción

apuntes para una teoría.jpg

Autor/a/es: ORTEGA ARJONILLA, Emilio
Editorial: Universidad de Málaga
Año: 1996
Málaga
Idioma/s: Castellano
Nº de páginas: 177
ISBN: 84-7496-590-X

Por Joana Daniela Ritivoi

Introducción

La idea fundamental del libro es indicar las directrices que sirvan de guía para una reflexión teórica sobre la traducción, pero siempre desde una perspectiva hermenéutica.
No resulta nada fácil situarse entre la multifuncionalidad del texto y las disciplinas especializadas a la hora de elaborar una tipología textual funcional y coherente. En cualquier caso si se tienen en cuenta los dos aspectos anteriores, se apreciará que el texto no sólo describe realidades, sino que puede atender también a intereses comerciales y otros elementos específicos que nos remiten a esa disciplina llamada traducción y que el traductor a su vez deberá tener en cuenta a la hora de enfrentarse a la traducción de textos especializados.
Desde una perspectiva lingüística, el traductor deberá observar las variantes terminológico-conceptuales, la estructura sintáctica, el tipo de argumentación utilizada y la presentación estilística según el uso que se le da a cada figura retórica.
Desde una perspectiva traductológica ha de tener en cuenta un orden de prioridades en función de los elementos variables, autor-texto-lector, una delimitación y sobre todo poner especial atención a los problemas de traducción.
Desde la perspectiva de un especialista debe recurrir a otros especialistas en la materia para obtener información, delimitar la problemática específica y encontrar un punto de convergencia entre lingüística, materia especializada y traducción.

Resumen

-La traducción en el marco de una reflexión interdisciplinar en torno a la comunicación (I)

Este proyecto nace de una exigente preparación académica del autor que utiliza la filosofía como punto de referencia central facilitándose el camino hacia la traducción a través de una visión general y globalizadora dirigida sobre todo hacia los estudios hermenéuticos. La formación filosófica de Emilio Ortega refuerza la aproximación a las lenguas románicas como el francés, el portugués, el italiano y otras como el inglés. Sus estudios en la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Granada le marcaron las bases prácticas del traductor y del intérprete.
La irrupción de la filosofía y sobre todo de la hermenéutica en la reflexión traductora suponen un punto de vista diferente y novedoso que ayudan a traductor a alejarse del objetivo de estudio y así introducir cierta especulación en la traducción. Por este motivo se aborda la traducción dentro de un marco de reflexión teórica en torno a la comunicación, perfilando los problemas fundamentales a los que nos enfrentamos cada vez que hacemos una traducción.
Cada vez que nos comunicamos, según Ortega hacemos erosiones a la gramática porque reproducimos los esquemas sociales y lingüísticos que acompañan a la lengua como unas sombras. Todo esto nos hace darnos cuenta de la importancia de los elementos que intervienen en la comunicación. Esta afirmación nos recuerda a las palabras de Saussure, “tomado en su conjunto, el lenguaje es multiforme y heteróclito, a caballo en diferentes dominios, a la vez físico, fisiológico y psíquico, pertenece además al dominio individual y social; no se deja clarificar en ninguna de las categorías de los hechos humanos, porque no sabe cómo desembrollar su unidad”. Es decir, la ambigüedad acompaña toda nuestra reflexión sobre el lenguaje.
La comunicación humana se puede abordar desde varias perspectivas. Según Ortega, el lenguaje no tiene una definición objetiva, sino que es a la vez producto y actividad. Goffman plantea la comunicación desde una perspectiva sociológica dónde el sujeto se enfrenta a un proceso de socialización e individuación. Por último según Austin, Searle y Habermas, que tratan el asunto desde un aspecto filosófico, los componentes de todo acto de habla establecen una red de conexiones entre sí. A la hora de comunicarse, el sujeto prefiere un “decir viviente” que no es más que una conducta social de triple compromiso, con el otro yo, con la realidad y consigo mismo. Este compromiso también lo recoge P. Ricoeur en su obra “Le soi même” de 1990. El sujeto, mencionado anteriormente, interacciona con otros sujetos y así según Goffman, podemos distinguir la situación social, cualquier ambiente determinado controlado por la reciprocidad, la ocasión social, un acontecimiento que se contempla siempre como una unidad y el encuentro social que es una interacción cara a cara. En la vida cotidiana, gracias a esa interacción cara a cara se construye una realidad social y es aquí donde Goffman quiere que apreciemos su relevancia.En función del acto de habla, podemos distinguir una serie de elementos como el poder, los interés, etc., que intervienen y condicionan su desarrollo.

- Traducción y reflexión hermenéutica (II)

Se pone aquí de manifiesto la cercanía y la complementariedad de la “hermenéutica” y la “traducción”, es decir, la interpretación de textos y su posterior recreación en una lengua meta.
En este capítulo se presenta el concepto de “hermenéutica filosófica”, con la ayuda de Ortiz Osés, que compara la hermenéutica con la metodología general de las ciencias del espíritu. Ésta misma desemboca en una teoría del sentido, por lo que entra en contacto con la teoría de la comunicación como la teoría de la significación. En cuanto al sentido, la hermenéutica ha de fundar su validez en su modelo antropológico de la interpretación. Gadamer la define como un proceso lingüístico entre dos lenguas en las cuales destaca la fidelidad del texto original en la lengua meta.
La teoría gadameriana señala que la traducción es la comprensión del sentido del texto y la traslación de dicho sentido a otro texto y por otro lado, la comprensión es una interpretación. El traductor, durante este proceso de traducción/interpretación debe mantener un difícil equilibrio entre los derechos de la lengua a la que traduce y lo extraño del texto escrito por un determinado autor en una lengua distinta de la del texto traducido.
Habermas atribuye un falso poder a la reflexión, que siempre es limitada y parcial. Prejuzga esa reflexión para buscar las condiciones reales del lenguaje desarrollado históricamente. Lo que nos quiere mostrar Habermas es que la presencia de sujeto/intérprete es la parte implicada en la constitución del sentido de la realidad y la dotación de significación de la misma. Para Ricoeur, el gesto hermenéutico es aquel que reconoce las condiciones históricas a las que toda comparación humana está sometida bajo el régimen de la finitud, el gesto de la crítica de las ideologías es un gesto orgulloso de desafío dirigido contra las distorsiones de la comunicación humana. Su propósito es llegar a un reconocimiento mutuo en el que la hermenéutica y la crítica consideren sus reivindicaciones como legítimas. Castilla del Pino afirma que la hermenéutica del lenguaje tiene un ámbito propio de actuación, y aun cuando es difícil de establecer la frontera entre una teoría generalizada de la interpretación y una teoría de la interpretación lingüística, hay aspectos que diferencian una de otra.

- Hacia una teoría hermenéutica de la traducción: justificación de un enfoque hermenéutico dentro del marco de la traducción actual (III)

La preocupación en los capítulos anteriores ha atendido a la contextualización de la traducción dentro de una reflexión en el marco de una reflexión hermenéutica. En este tercer capítulo se aborda el problema de la traducción desde las consideraciones traductológicas.
Desde una perspectiva filosófica, la traducción atiende a la posibilidad y la imposibilidad de la traducción en determinados supuestos y la determinación o indeterminación de la traducción. La lingüística trata de describir la traducción como fenómeno de comunicación lingüística. Se restringe la traducción a este ámbito y no se presta atención a los demás elementos que constituyen el texto como el autor, el lector, la intencionalidad y el contexto socio-cultural. Englobamos a Steiner, Nida y Schökel en la categoría de “enfoque hermenéutico” porque ofrecen una visión complementaria del fenómeno de la traducción vista desde una perspectiva hermenéutica. Steiner plantea la posibilidad de la traducción como un ejemplo claro de la posibilidad entre lenguas y culturas diferentes. Nida y Schökel concretan los elementos a tener en cuenta en el proceso de traducción entendido como un compuesto de comprensión y expresión.
La reflexión en torno al concepto de traducción lleva al terreno hermenéutico y para ello hay que recordar que este término tiene una primera acepción ligada a la Biblia, no sólo en cuanto a su traducción sino en lo referente a la interpretación correcta de la misma. El objetivo final de este capítulo es ofrecer una visión panorámica del ámbito de la traducción que nos ayudará a corroborar un enfoque hermenéutico, que se ha utilizado en la traducción de la Biblia y es aplicable en la traducción de textos en general.

- Formulación de una teoría hermenéutica de la traducción (IV)

La traducción consiste en un proceso de interpretación del texto original que conlleva tres etapas diferentes: análisis/comprensión, transferencia/interpretación y reestructuración/recreación. Dichas etapas se llevan a cabo atendiendo a tres variables, autor, lector y mundo del texto.
La primera etapa, análisis/comprensión, se basa en el texto como unidad, el lenguaje como único punto de partida, los factores significativos del texto (sobre qué habla el texto, desde dónde habla y para quién) y el análisis objetivo del texto (sintáctico, semántico y expresivo o estilístico). La segunda etapa, transferencia/interpretación tiene varias prioridades: consistencia textual sobre consistencia verbal, equivalencia dinámica sobre correspondencia formal y equivalencia adecuada al lector potencial frente a la equivalencia en desuso. En la última etapa, reestructuración/recreación se evalúa si el traductor ha llevado a cabo correctamente las dos etapas anteriores.

- Aplicaciones de una teoría hermenéutica de la traducción: La traducción al español del libro “Strategic Interaction” (V)

“Strategic Interaction” de R.J. Di Pietro está dentro del ámbito de la metodología de la enseñanza de la L2 en el cual podemos resaltar la interacción estratégica como método de orientación lúdica y socio-afectiva y el factor socio-afectivo en el aprendizaje de una segunda lengua y el principio de acción total. La intención de este libro es formar profesores en un enfoque metodológico de enseñanza de segundos idiomas que se autodefine como interactivo. Al hacer la traducción al español se plantea la cuestión de si será posible mantener el trinomio autor-texto-lector que concibe el autor, hecho que se ha tratado de ilustrar en las dos etapas, análisis/comprensión y transferencia/interpretación.

- Aplicaciones de un enfoque hermenéutico: La traducción intersemiótica de “El nombre de la rosa” (VI)

Se ha escogido un ejemplo paradigmático para poner en práctica la hermenéutica, “El nombre de la rosa”. Siguiendo una idea de Umberto Eco se hace un análisis pormenorizado de los elementos más representativos de la novela teniendo como punto de referencia la transformación intersemiótica que sufre dicha novela al ser llevada al cine. Se trata de una traducción subordinada que mantiene el sentido pretendido por el autor y se producen algunas modificaciones motivadas por el cambio de código en el que se expresa el mensaje. Se tienen en cuenta las tres etapas del proceso de traducción respetando la novela, el autor, el lector, el debate teológico, las imágenes más representativas y las referencias documentales.

Comentario

Emilio Ortega Arjonilla, en su obra “Apuntes para una teoría hermenéutica de la traducción”, considera que la traducción es un proceso complejo, en el que convergen, sin coincidir, el autor del TO y el traductor, cuando en realidad es un autor de la reacción de este texto en lengua meta. Hay un acercamiento entre autor, texto y lector y hay que resolver los problemas que susciten los encuentros entre autor/traductor, TO/TM y lector original/lector de traducción.
La aproximación hermenéutica más moderna se viene practicando en los últimos años en EE.UU y para ellos la traducción es, ante todo, transmisión de cultura y el estudio filosófico del significado. El punto de partida de su hermenéutica aplicada a la traducción considera que el significado es específico de cada cultura y, por tanto, es imposible reproducirlo en un medio diferente de quien lo produjo, siempre habrá pérdida en el significado.

Conclusión

El foco de atención está en la intención y capacidad interpretativa del traductor. Su tarea principal será determinar la dirección que tomará su significado en el texto cuanto antes de proceder a la transferencia. Parte de la asunción de un enfoque interdisciplinar enmarcado dentro del paradigma comunicativo, pero matizado por las aportaciones de la hermenéutica filosófica, lingüística y bíblica. Es decir, defiende que traducir es comunicar y que la comunicación presenta una componente subjetiva ineludible que ha de ser objeto de sistematización en el marco de la reflexión traductológica. Se aleja así de los enfoques que pretenden "denunciar" sin ofrecer alternativas, situándose en línea con las comentes neoilustradas (Hermenéutica de Gadamer y Ricoeur, Sociología de Gofftman, Traductología de Nida y Schokel, Filosofía de Habermas y Adorno, etc.) para defender la tendencia hacia el desideratum de la comunicación según la tesis de la "democracia radical" de Jurgen Habermas.