Necesidades lingüísticas de un traductor/intérprete

Moeller.jpg

Autora: Julia Möller Runge
Editor: Alhulia, S.L.
Año: 2001
Idioma: Español

Por Alba P. Ríos Espinosa

Introducción

La traducción a lo largo de la historia del hombre ha ido evolucionando, sobre todo en los últimos años, debido a la necesidad de comunicarnos con países de lenguas extranjeras. Esta necesidad se genera por ejemplo en la política, el incremento de la globalización del mercado, el turismo, etc. De este modo, la traducción y la interpretación han obtenido una demanda en constante crecimiento. De ahí la importancia que el estado (tanto de España como de otros países) da a la formación de sus traductores e intérpretes.

Este libro, además de ser un estudio empírico, elaborado a través de criterios fiables, puede ser de gran utilidad a cualquier estudiante de traducción e interpretación.

La autora pretende proporcionar datos de interés que inciten a la reflexión acerca de la situación actual en la formación del traductor/interprete y pretende mejorar la enseñanza con sus estudios y propuestas.

Resumen

J. Möller comienza su obra con una introducción sobre la traducción y la interpretación. La autora trata el libro desde un punto de vista científico, ya que su obra trata de la eficacia del estudio de una segunda lengua extranjera o lengua C. En todo momento, nos cuenta paso a paso, cómo fue estudiando los datos que extraía de las encuestas que elaboró y cómo a partir de ellos fue elaborando su tesis, hecho que facilita el seguimiento del estudio, así como la comprensión del mismo.

Comienza explicando la encuesta que hizo a los profesores de traducción e interpretación en España, y presenta los objetivos principales de su encuesta; averiguar el grado de satisfacción de los profesores en cuanto al nivel del idioma en lengua C, cuáles eran los principales problemas que habían encontrado y a qué se debían.

De este modo consiguió hallar las proporciones de profesores por materia impartida, los cursos en los que había mayor número, el tipo de texto que se utiliza más habitualmente; bien como ejemplos o como ejercicios; en sus clases, etc. La autora, nos ilustra con tablas y gráficas todos los datos, no solo para apoyar su tesis, sino también para ayudar a la mejor comprensión del lector.

Con esta encuesta, prueba que los estudiantes de lengua C de cualquier idioma, no están suficientemente preparados para enfrentarse al mundo laboral utilizando ese idioma. El libro, por su contenido, puede ser de gran interés para cualquier estudiante de esta carrera, ya que refleja la ‘oferta académica’ del segundo idioma extranjero; comparando, universidad por universidad, los Planes de Estudios, a la vez que los relaciona con los resultados de las encuestas.

Además, hace un estudio detallado acerca de las exigencias de conocimientos previos de la lengua C. Así llega a la conclusión de que, puede ser ventajoso comenzar desde cero a aprender la segunda lengua, ya que de este modo se puede adaptar el contenido y el método de enseñanza a las necesidades básicas de un traductor/interprete y de este modo, ahorrar tiempo. Después, Möller contrasta los créditos que se obtienen en lengua C en las distintas universidades, donde podemos observar que varían de una universidad a otra, oscilando entre 240 y 360 horas aproximadamente.

En cuanto al mercado laboral, la autora encuentra la dificultad de un mundo en constante evolución. Esto puede perjudicar tanto a los profesores como al alumno, ya que obstaculiza la enseñanza del idioma. Cita fragmentos de informes como el de Escobar (1993: 6-7), González (1999: 88-89) o Mayoral (1997-98); en los cuales encontramos datos sobre el valor laboral que tienen la traducción y la interpretación hoy en día. Así encontramos que hay una gran demanda en los distintos campos de la traducción/interpretación y no solo en España, sino en todo el mundo.

Así, llega a la conclusión de que al observar que la labor del traductor/interprete puede abarcar tantos y variados ámbitos de la vida, a efectos de la enseñanza de la lengua, se debe preparar al estudiante de manera que conozca las peculiaridades y características de la lengua, así como los mecanismos con los que debe proceder para resolver los problemas de comunicación. Y que sería conveniente equiparar la lengua C al nivel B. También observa que en la enseñanza, lo único que se puede facilitar son unas herramientas básicas, sobre las que el alumno deberá trabajar y ganar experiencia, adaptándolas al mundo real.

Probablemente, lo más interesante es el estudio acerca de las «Teorías de la traducción y la importancia del dominio de la lengua extranjera». Aquí, la escritora determina que es esencial determinar el objeto a traducir, conocer los factores que intervienen en el proceso traslativo y establecer una equivalencia entre objeto a traducir y el resultado de la lengua meta.

La traductología recibe aportaciones de otras ciencias y disciplinas:
  • La pragmática, necesaria para utilizar la lengua de forma adecuada a cada situación.
  • La estilística, es parte de la pragmática y analiza en el texto original las situaciones que repercuten sobre la lengua.
  • La lingüística de texto, cuyas aportaciones para la lingüística son significativas en la fase del análisis del texto original, siendo la mayoría de los modelos relevantes para la traducción en el ámbito de la comunicación y sociedad.
  • La psicolingüística, que al estudiar los procesos mentales y cognitivos del proceso traslativo, el traductor adquiere dentro del proceso traslativo un papel central junto con la cultura de llegada y el receptor meta.
  • La lingüística cognitiva, cuya concepción del lenguaje es la de un instrumento de conceptualización, condicionada por la experiencia del traductor.
  • Los actos de habla, es fundamental el reconocimiento de la intención o finalidad concreta del acto de habla, de no ser así, se pueden producir errores en la traducción.
  • La sintaxis, nos indica la necesidad de elaborar estudios en consideración de las diferencias entre los usos sintácticos de las lenguas que intervienen en el proceso traslativo.

En todas ellas se entiende la traducción como un acto de comunicación.

Además, explica brevemente las teorías más destacadas y relevantes de la traducción, como la de El proceso traslativo dividido en dos fases, análisis y síntesis; El proceso traslativo según el esquema en tres fases, análisis, trasferencia y síntesis; la del Skopos, en la que también se habla de una fase de análisis, de trasferencia y de síntesis, pero se comienza analizando la cultura de llegada; o la de Holz-Mänttäri, según la cual el texto es un instrumento supeditado a la finalidad que debe cumplir la traducción, por lo que la traducción no está atada completamente al original.

También hace hincapié en la importancia del análisis del texto original. Este análisis sirve apara asegurar la comprensión o para preparar las unidades de traducción necesarias. Según ese análisis la función que debe tener la traducción es determinante y puede explicar y justificar variaciones con respecto al texto original. Para hacer el análisis, la autora nos explica que es necesario incluir en él aspectos como la cultura de llegada, la validez de la traducción para ésta, la situación de salida, para quien se realiza… Incluso hay que seguir un proceso de comprensión del texto original. En este apartado comienza advirtiendo que no es necesario entender todas las palabras de un texto para entender lo que quiere trasmitir, aunque en algunos casos conocer el significado exacto puede ser substancial para la adecuada comprensión. Aun así, el dominio del vocabulario no es suficiente, ya que debemos conocer también su gramática, además de percibir el contexto en el que se produce. La escritora califica la comprensión como fundamental a la hora de enfrentarse a una traducción o interpretación.

Finalmente, la escritora hace unas reflexiones en relación a su estudio, donde llega a la conclusión de que es necesario llevar a cabo una reestructuración en la organización y la enseñanza de la lengua C en las Facultades de Traducción e Interpretación de España, y que esta reforma debe abarcar dos aspectos fundamentales:

  • Una nueva ordenación docente que se refleje en los Planes de Estudio de Traducción e Interpretación aprobados por el Ministerio.
  • Una nueva orientación de la enseñanza de la lengua C en las facultades que imparten dicho Plan.

Además considerando los datos que proporciona anteriormente, afirma que la finalidad prioritaria del alumno de Traducción e Interpretación debe ser su preparación para la traducción directa de cualquier tipo de texto en cualquier tipo de situación y para cualquier tipo de público. Y en segundo lugar debe estar preparado para la traducción inversa y la interpretación.

Con todo ello, la autora espera influir de alguna manera en la mejora de la educación y en la formación de los futuros traductores/interpretes, además de facilitar la enseñanza a los profesores de esta facultad.

Conclusión

Este libro es interesante para cualquier estudiante de Traducción e Interpretación, porque Julia Möller nos muestra los Planes de Estudio y la oferta académica de todas las universidades españolas. Con estos datos, el lector se puede hacer una idea de hacia dónde debe dirigirse en sus estudios. En el caso de que el lector sea un profesor, aquí puede encontrar una tesis sobre cómo mejorar el rendimiento de sus clases, y compararlo con el resto de universidades. Es de esperar que la obra se actualice con los nuevos planes de Grado, que han reemplazado a los anteriores con una sugerente oferta.

Se incluye en el libro un apartado, sobre las teorías de la traducción y la importancia del dominio de la lengua extranjera para realizar una buena traducción. Sin duda, la intención de la autora al publicar este libro era conseguir un cambio en la formación de los futuros traductores/interpretes; no sólo a través de su crítica a los Planes de Estudios actuales, sino también proponiendo soluciones a los problemas que los profesores encuestados le habían propuesto.

Por todo ello, resulta un libro verdaderamente interesante, sobre todo para aquellos que estén interesados en dedicarse en un futuro a la enseñanza en las facultades de traducción e interpretación; o ya lo sean.