TRADUCCIÓN Y LITERATURA CHICANA: NUEVAS PERSPECTIVAS DESDE LA HIBRIDACIÓN


Dibujo6.JPG

Autor/a/es: María López Ponz
Editorial: Comares
Año: 2009
País: España
Idioma/s: Español e inglés
Nº de páginas: 129
ISBN: 978-84-9836-615-0


Por Cristina Madorrán Pellejero

Introducción


En esta obra María López Ponz se remonta a la conquista de México con la culminación de la misma y su paso a la Corona de Castilla.
Surgió una doble colonización (“double rape”) por la cual los mexicanos se reivindicaron, surgiendo el Movimiento Chicano, sobre todo, en el campo de la literatura.
Esta literatura chicana es un tema de gran interés para la traducción que nos proporciona interesantes conocimientos en nuestra disciplina.
Los chicanos son conocidos como híbridos, ya que unen dos culturas, la de origen y la de llegada. Surge una inmensa necesidad de traducir esta literatura chicana al español. Muchos escritores híbridos utilizan el mestizaje como una forma de defender y transmitir su identidad.
La comunicación y el lenguaje son imprescindibles para los seres humanos a la hora de expresar sus ideas. A los chicanos les define su propio lenguaje, y es importante conocer su historia para poder realizar una traducción correcta.
Por ello, en este libro se tratan los distintos problemas que han surgido desde el Movimiento Chicano, las ideas fronterizas o border thinking, la conciencia feminista dentro de este movimiento, así como las teorías postcoloniales y traducciones de literatura chicana y las versiones en español de estas novelas.


CAPÍTULO I: Lenguaje e identidad en la literatura chicana

El lenguaje es el principal instrumento para transmitir nuestra identidad nacional, aunque también es verdad que, tal y cómo piensan los traductores, el mensaje puede ser percibido desde diferentes perspectivas en función de la comprensión de éste y de quién lo transmita.
La identidad es el proceso esencial para formarnos como individuos. Comienza como un sentimiento de pertenencia a un grupo social, pero luego cada persona vive de una forma u otra hasta conseguir una manera individual de vivir. A través de la experiencia que se adquiere al pertenecer a un grupo u otro, la identidad se convierte a su vez en algo íntimo y particular.
Sin embargo, este proceso puede dar lugar a conflictos como el hecho de que por pertenecer a un mismo grupo social tengas que vivir de la misma forma, pasando por alto que lo fundamental es desarrollarse de una forma personal sin seguir ningún estereotipo. En muchas ocasiones, este problema se debe a la presión a la que se siente sometida el individuo, tanto por movimientos políticos como por la familia, en algunos casos. Esta creación de identidad resulta mucho más sencilla cuando uno conoce bien sus orígenes y no se encuentra aislado socio-culturalmente.
Otra de las características fundamentales en la formación de la identidad es descubrir quién eres en relación con el grupo social al que perteneces, y crear así tu propia personalidad, a pesar de la dificultad que esto conlleva. De este modo el individuo híbrido recibe diversas influencias de su entorno y gracias a esta conciencia bicultural quiere transmitir la traducción de su vida, ya que su identidad nacional está, al igual que ellos, in-between, es decir, no se encuentra atada a un país o nación.
Se afirma que las identidades nunca están unificadas, ya que constan de fenómenos como la migración y la globalización, construidas a través de diferentes costumbres y posturas que incluso pueden llegar a contradecirse. Generalmente, se forma una identidad colectiva, con la cual el individuo va adaptándose de forma personal teniendo en cuenta todas las influencias que recibe, consiguiendo algo nuevo aunque manteniendo la esencia de la identidad original.
Para los chicanos la identidad colectiva se conforma por la influencia mexicana y estadounidense.<< El Pachucho>> es quien representa su relación con EEUU, dando lugar a una nueva identidad cultural aunque manteniendo sus orígenes, mientras que La Virgen de Guadalupe los une con España, ya que fue el símbolo que evangelizó a los indígenas.
Por otra parte, el mestizaje es la mejor opción para mantener sus orígenes y adaptarse a una nueva cultura. Sin embargo, el miedo a sentirse rechazado por las distintas culturas, es lo que puede dar lugar a la inadaptación, ya que vivir in-between, en muchos casos, resulta una marginación que hace más complicado autodefinirse.
En cuanto a la traducción, para Corin (2006:52) existen dos estrategias, “translational assimilation” que pretende traducir a la lengua dominante y “translational accomodation” que decide mantener el idioma original al mismo tiempo que se adquiere un control de la lengua dominante.
Los escritores postcoloniales utilizan diferentes lenguas para reflejar situaciones reales .Sin embargo, muchas veces la elección de un idioma no es libre, ya que depende de si se trata de comunicación oral o escrita.
El idioma de los chicanos surgió a partir de las circunstancias históricas para poder reivindicarse. Esta lengua se llamó “lengua frontera” formada por términos ingleses y españoles más algunos inventados y algunos de lenguas indígenas mexicanas.
En cuanto a las mujeres chicanas, estuvieron al margen del panorama novelístico hasta los años ochenta que empezaron a cobrar importancia en obras de literatura en temas de conflicto racial y social. Estas mujeres expresaban todo aquello que otras no se atrevieron o no pudieron hacer mejorando así sus derechos e imponiéndose al racismo, sexismo y opresión de clases. Esto condujo a diversos conflictos, sobre todo, por el rechazo de su familia y comunidad, ya que abandonaban lo tradicional. << La Malinche>> fue la figura más destacada por estas autoras chicanas como símbolo de mujer fuerte y libre. Como contrapunto aparece la >>Vírgen de Guadalupe>> que representaba a todas las mujeres castas. Por tanto, existía una dicotomía entre Virgen y Malinche, por lo que muchas mujeres escribían obras basadas en su propia experiencia para mostrar sus ideas y sentimientos.

CAPÍTULO II: Historias de la frontera

Las fronteras funcionan como elementos unificadores que permiten el paso de influencias de un lado a otro.
1 .Río Bravo, Río Grande
México fue conquistado por EEUU tras independizarse de España. Se conoció como una “invasión silenciosa”. Esta anexión de ambos países dio lugar a un proceso socio-histórico de convivencia y también de conflicto por la diferencia entre sus culturas. Por esto se acentuó la inmigración, ya que la población de origen mexicano no conseguía adaptarse a la nueva situación. Aquellos inmigrantes ilegales se encontraban bajo malas condiciones de vida, marginaciones y duros trabajos y .Lo mismo ocurría con las mujeres que trabajaban en las fábricas de la frontera, ya que se les marginaba y ,en numerosas ocasiones, abusaban de ellas tanto sexualmente como en el ámbito laboral .Aunque emigrasen con su familia también eran marginadas, ya que debido al machismo mexicano no tenían derecho alguno a pedir ayuda ni comunicarse con la sociedad, solamente podían hacerlo a través de su marido e hijos.
2. Fronteras y zonas fronterizas
La función de los espacios fronterizos puede resultar ambigua, ya que tratan de separar dos culturas que no quieren mezclarse pero, en realidad si quieren comunicarse por lo que acaban influyéndose mutuamente. Estos límites necesitan el mestizaje para que haya contacto. En el proceso de hibridación, los elementos se adaptan a la nueva situación, dando lugar a una cultura nueva y original.
Estas zonas fronterizas pueden denominarse; contact zones o third spaces. La primera pretende enfatizar la interacción en los encuentros coloniales que se pasaba por alto durante las conquistas del país. Por otra parte, third space o tercer espacio es una realidad visible en lugares divididos de forma ilegal pero en los que se produce un choque entre culturas. La organización social refleja divisiones tanto raciales y económicas como machistas en la sociedad de esa época. Algunas autoras, como Dolores Hayden (1997:7), afirman que las ciudades se centraban mayoritariamente en torno al hombre, con el claro ejemplo de los muchos monumentos edificados para ellos con respecto a los escasos encontrados de las mujeres.
La globalización puede ser un remedio para muchos y un problema para otros. Se tienen en cuenta los diversos movimientos globales de personas, ideas, etc. desde una perspectiva crítica.
La idea de cultura como conjunto de valores y actitudes coherentes ha dado lugar a la cultura como competición simbólica. En este contexto cobra importancia una nueva realidad conocida como diáspora, es decir, estar fuera del territorio, formar parte la población exiliada de tu patria.
3. Border (Translation) Thinking
La epistemología siempre tuvo una perspectiva eurocentrista, es decir, lo que era aplicable sólo en un contexto europeo y occidental se convirtió en una verdad global que permitía analizar y juzgar al resto del mundo.
Border thinking o pensamiento de la frontera encuentra un sinónimo en la new mestiza consciousness, un término aplicado al caso concreto de la frontera entre México y EEUU, el cual pretendía acabar con la dualidad sujeto-objeto y para ello desarrolla una tolerancia por la ambigüedad que le permite dar forma a algo nuevo y crear un espacio desde el que reescribir la historia.
Producir conocimiento desde estos espacios fronterizos requiere un componente lingüístico, ya que la lengua guarda una relación directa con la identidad nacional y cultural. Gracias a la traducción podemos recordar todo lo que se ha dicho de nuestra propia lengua y de otras.
4. Feminismo en la frontera o de cómo las mujeres toman poder
Actualmente, muchas mujeres desempeñan un papel fundamental dentro del chicanismo y son muchas las que lucharon por sus derechos durante el Movimiento Chicano. El problema más grande era la identificación de lo chicano con lo masculino, ya que esto dejaba a las mujeres apartadas y fuera de cualquier opinión. << La Malinche>> de la que hemos hablado anteriormente, se consideraba un símbolo de traición debido al papel que tuvo y su influencia en estas mujeres. De este modo, surgió una nueva disciplina conocida como Chicana studies que aportaban a los estudios chicanos una visión femenina. Este feminismo fronterizo trata de destruir la doble subordinación que se les atribuía a las chicanas y dar voz a aquellas que estaban sometidas.
También se encontraban temas tabús como la libertad sexual o la homosexualidad, que desestabilizaban totalmente la norma establecida.
5. Literatura fronteriza: Cuando escribir es traducir
El hecho de vivir entre dos lenguas supone un constante cambio de código que depende del tipo de situación, idioma y contexto. En algunos casos la elección de la lengua viene marcada por la competencia lingüística y se conoce como lingua franca, por lo que el proceso del traductor puede resultar complicado al utilizar la lengua colonizadora para dar a conocer lo que ha sido colonizado y marginado. Esto se conoce como proceso transcultural. En tierras híbridas y mestizas se nos aporta una visión distinta de aquella que nos proporciona la cultura dominante. En la literatura transcultural el juego interlingüístico abarca numerosos planos por lo que existe el riesgo de acabar perdidos.
El propósito de algunos autores es que el traductor monolingüe se pierda en su propio idioma. Aunque saben que los textos originales cobran realmente vida cuando están completados por la traducción.

CAPÍTULO III: La traducción o cómo representar una cultura en otra

La construcción de la historia propia de la época colonial se considera un acto de traducción, es decir, una reinterpretación de los hechos para dar una versión de estos al mundo occidental. Por tanto, se trata de crear imágenes de otras culturas y comunidades.
1. La traducción como medio para crear imágenes
Una cultura construye a otra mediante textos y manifestaciones culturales. Un traductor cuando se enfrenta a un texto va más allá del nivel lingüístico, palabras y frases que tiene que traducir y piensa en dos redes entrecruzadas: conceptual y textual. Tanto el escritor como el traductor se enfrentan a estas dos redes y deben encontrar una comunicación que resulte interesante y atractiva.
En el caso de la literatura chicana, es necesario traducirla tal y como es para poder conocerla en sus propios términos. Es curioso como existen diferencias al traducir de un idioma mayoritario a otro minoritario al dar por supuesto que todo el mundo conoce las costumbres de este primer idioma.
La construcción de imágenes del idioma minoritario en términos de dominación cultural, supone una violencia simbólica al reproducir el orden social mediante una combinación de reconocimiento y desconocimiento. Esta construcción de imágenes implica que la traducción utilice una estrategia discursiva para construir una falsa “otredad” o traducción de un texto.
Un traductor puede enfrentarse a un texto procedente de una cultura minorizada en dos extremos definidos: domesticación y exotización. Esta primera pretende acercar el texto original a la cultura de llegada y hacerlo más digerible para el público, pero hay que tener en cuenta la cultura meta para conseguir el objetivo marcado. Al domesticar obras literarias de una comunidad determinada puede que ésta pierda su verdadera esencia.
Sin embargo, el exotismo hace visible ciertos aspectos que suelen ser los más exóticos y alejados. Hay que tener en cuenta que una traducción exotizante no siempre es fiel al texto original, pero deben cumplirse las expectativas del público para que triunfe en el mercado editorial y no sea malinterpretada, ya que los lectores quieren que toda la información recibida de una sociedad refuerce la imagen que tenían de ella y si algo se contradice con lo que pensaban tienden a rechazarlo. Este exotismo hace que la cultura occidental busque y promueva aunque no siempre de forma consciente. Puede que la traducción sea un elemento para potenciar el exotismo.
2. Traducir la identidad
Cualquier autor plasma su identidad en las obras que escribe y esto puede resultar un reto para el traductor, ya que siempre dependerá de la ideología y experiencias de éstos e inconscientemente puede llegar a manipular el texto original.
Se distinguen varios tipos de narrativas que deben de tenerse en cuenta a la hora de hacer traducciones. Tales como, las narrativas ontológicas que son historias personales que nos contamos a nosotros mismo acerca de nuestra vida. Las narrativas públicas que son historias elaboradas y difundidas por grupos sociales e institucionales mayores que el individuo. Las narrativas conceptuales que son conceptos y explicaciones que construimos como investigadores sociales y, por último, las metanarrativas, que a pesar de que puedan ser contemporáneas, no serán similares ya que de dependen de las diferentes circunstancias sociales. También existen ciertos rasgos característicos de estas narrativas que son la relacionalidad, la trama causal, la apropiación selectiva y la temporalidad.
Se puede decir que el traductor permite el diálogo entre culturas y la comprensión entre sus miembros. Sin embargo, los textos antagónicos, ideológicamente plantean un choque entre las narrativas del autor y las del traductor.
Como hemos dicho anteriormente, el traductor tiene la capacidad de manipular los textos originales sin que el receptor sea consciente de ello, por lo que es mejor que el traductor se aproxime al texto original sin ideas preconcebidas y tratando de comprender al otro idioma en sus propios términos.
En el caso de las escritoras chicanas, la traducción resulta más compleja debido a su situación minoritaria y a la dificultad de transmitir una identidad propiamente dicha. Por lo que traducir a estas autores implica luchar por la identidad y compromiso entre dos comunidades. Quizás, la solución para traducir un texto híbrido, sea realizar una traducción híbrida a su vez.
3. La traducción de la literatura postcolonial
Los traductores tienen que adaptarse al nuevo entorno lingüístico, ya que tienen la misión de interpretar una cultura y transmitirla, por lo que deben ser conscientes de las ideologías de los lectores para que la traducción puedan interpretarla de forma correcta. Aunque el traductor tenga en cuenta la ideología del autor y su identidad siempre habrá lo que se conoce como “cultura gap” que no es posible superar y proporcionará un matiz diferente al del autor. Muchos autores defienden que se mantenga la esencia de los textos originales pero también teniendo en cuenta al receptor. Para ello, puede realizarse una traducción similar al original aunque más compleja para el lector u otra que elimine lo que le parezca extraño para que sea legible para el lector.
Por tanto, encontrar el equilibrio es la mejor manera de transmitir las ideas a una audiencia amplia y heterogénea, aunque esto resulte complicado. Se sabe que las traducciones más exitosas son aquellas capaces de establecer las conexiones entre personas, lugares y momentos históricos totalmente diferentes.
En traducciones de textos plurilingües el traductor debe barajar entre tres opciones, así como usar una sola lengua y excluir las tensiones interlingüísticas, combinar artificialmente las diversas lenguas, o recurrir a más de una lengua para imitar la pluralidad lingüística del original. En ocasiones, se dejan términos sin traducir pero esto puede ser complicado para el lector por lo que el traductor deberá encontrar la manera de solucionar este problema para que resulte sencillo para ambos. Para ello, algunos traductores añaden una explicación de esos términos originales, pero esto muchas veces desvía al lector del hilo de la historia por lo que tampoco resulta muy eficaz.
4. Traductor Vs Autor
La relación entre autor y traductor siempre incluye cierto grado de tensión. Algunas corrientes teóricas optan por una escritura del original que esté de acuerdo con la ideología del traductor (que puede ser tanto conservador como atrevido). Y dado que las culturas son espacios caracterizados por una pluralidad de códigos y lenguas, no sorprende que la traducción haya destacado en la literatura contemporánea.
5. Traducción y Poder
Fue en los años 90 cuando se tuvo en cuenta al poder como elemento en el proceso de la traducción.
Con las teorías postcoloniales, se demostró quien tenía el poder, que solía ser la potencia colonizadora. La influencia del poder en el campo de la traducción, es más directa cuando se hace presente en el proceso traductológico.
En las literaturas híbridas, la influencia de las relaciones entre la comunidad de origen y la de destino es mayor, debido a la asimetría entre ambas. La imagen que se forma de una cultura a través de las reescrituras depende del mecenas y del traductor. El traductor se siente presionado debido a la ideología y a las relaciones de poder entre las dos lenguas. Intentará trabajar de la forma más adecuada en sus traducciones, de manera que el editor seleccione su trabajo en términos de calidad.

CAPÍTULO IV: TRADUCIR EN LA FRONTERA

En este último capítulo se centra en ver qué y cómo se ha traducido hasta ahora y las reflexiones de diversos traductores acerca de la traducción en otros idiomas en especial las publicadas en español.
  1. 1. Distintos enfoques, distintas traducciones
Muchos traductores se encargan de traducir obras con una identidad y un lenguaje cultural e ideológicamente muy marcados. Por lo que muchas veces se recurre a la autotraducción, una práctica bastante común entre los escritores postcoloniales. Según Rosario Ferré (1995: 41), el lenguaje es “un ser vivo que refleja experiencias y modos de vida”, es decir, que resulta muy complicado reproducir una identidad cultural en otro contexto.
Otra opción para la traducción, fue recurrir a traductores que compartían el mismo contexto cultural que el autor original, para así no perder el sentido de la traducción. Por otra parte, también se recurrió a una traducción que mantuvo el bilingüismo, una técnica bastante utilizada en traducciones escritas por autoras chicanas. El traductor es quien reconstruye cultural y socialmente a una autora y a su obra desde un contexto diferente y debe asumir el riesgo que supone recrear una subjetividad diferente a la suya.
  1. 2. Las traducciones al español: inversión de los roles
Diversas obras de autoras chicanas han sido traducidas al español. Presentan características y estrategias diferentes a otras traducciones, tales como la utilización de un lenguaje híbrido. Algunas autoras utilizan el registro oral del español mexicano y lo plasman en el texto inglés, algo que resulta muy extraño para lectores ingleses monolingües. A veces, se incluyen términos en español para explicar las experiencias vividas en un ambiente bilingüe. Sin embargo, cada traductor elabora su versión en función de múltiples factores, por lo que cada significado de un texto puede ser tan variable como el número de lectores.
1.1Las dobles traducciones
Las primeras traducciones de autoras chicanas fueron realizadas en España por traductores españoles y publicadas en la colección de Tiempos Modernos de Ediciones B, y fueron las obras Woman Hollering Creek y The House on Mango Street escritas por Sandra Cisneros(traducidas en 1992 por Enrique Hériz).Las segundas versiones fueron realizadas en América y publicadas por Vintage en 1994 y traducidas por Elena Poniatowska, y las últimas novelas fueron realizadas y publicadas en EEUU por la editorial Random House.
1.2El pulso autor-traductor-editor
Las traducciones de textos ideológicamente marcados sólo pueden hacerse desde un espacio de comprensión y diálogo en el que el propio traductor se contagie del espíritu híbrido del original. En cuanto a algunos editores no admiten la justificación de una traducción mediocre por la excusa de falta de tiempo, ya que el traductor es libre de aceptar la realización de la misma o no.
El paso fundamental para conseguir una buena traducción es que haya comunicación y colaboración entre los agentes implicados en el proceso de publicación de una obra literaria: autor, traductor, corrector y editor.



Conclusión


La literatura chicana tiene gran interés tanto por la cantidad y calidad de sus obras como por su consolidación en el panorama literario. La hibridación es la realidad y el futuro de un mundo en el que las fronteras se diluyen, a pesar de los esfuerzos de algunos por preservarlas. El conocimiento de literaturas híbridas es fundamental para comprender estos fenómenos híbridos en el resto del mundo y la traducción es primordial para dar a conocer estas tendencias. El traductor tiene un papel fundamental en la transmisión de ideas y cultura. Se llega a la conclusión de que el traductor es una persona que vive in-between, ya que adopta una postura de mediador cultural.
En conclusión, la literatura chicana sigue desarrollándose y su evolución marcará el paso de muchas otras investigaciones.