Étienne Dolet y los cinco principios de la traducción


tienne.jpg

Aitores: Rodrigo López Carrillo, Esperanza Martínez Dengra y Pedro San Ginés Aguilar.
Editorial Comares
Número de páginas: 128
Granada, 1998


Análisis



Estos tres autores nos muestran la importancia de la obra inconclusa de Étienne Dolet (1509-1546) así como sus preocupaciones. A parte de darnos unas pequeñas pautas a seguir durante el proceso de traducción, nos enseña que la propia traducción es un tema importante dentro de las ciencias del lenguaje, y no, como creen algunos, un universo apartado.


El libro consta de varias partes bien diferenciadas que intentaré resumir a continuación:

De cómo traducir correctamente de una lengua a otra es una breve explicación en la que Étienne Dolet intenta explicar cuáles son los 5 principios básicos que debe poseer un buen traductor.

1. Comprensión del autor, tema y sentido.
2. Conocimiento de las lenguas del autor y de la lengua a la que traduce.
3. Libertad frente a servidumbre, es decir, que no hay que someterse al texto hasta el extremo de traducir palabra por palabra.
4. Innovaciones lingues necesarias. No hay que utilizar palabras poco usadas ya que hay que conectarse con lo común.
5. Armonía del discurso, expresión, elocuencia y argumentos para que el discurso sea placentero para los oídos.

El siguiente tema a tratar es La puntuación de la lengua francesa. En este apartado trata de enseñarnos dos cosas:
1. Conocer los nombres y las figuras de los signos , : . ? ! ( )
2. Saber dónde hay que colocarlos.

Lo primero que hay que saber es que todo argumento y discurso se desarrolla en períodos. Este período no debe excederse de dos o tres miembros para que al leerlo no cueste respirar.
, En latín llamado incisum y en francés coma. Sirve para diferenciar los términos y locuciones unos de otros. Según Dolet se coloca delante de et y ou.
: En griego llamado comma, pero los latinos le dieron otro nombre. Se coloca en frase suspendida y no del todo acabada.
. Denominado por los griegos colon y por los latinos punctum. En francés punto. Éste sirve para concluir la frase. Se coloca siempre al final de la frase y nunca en otro lugar.
? Denominado por los latinos interrogans y por los franceses signo de interrogación. Se utiliza para una interrogación completa dirigida tácita o expresamente a uno o a varios.
! Difiere poco del anterior y los franceses lo llaman signo de admiración. Es necesario en la exclamación cuyo origen está en la alegría o en actos censurables y en malas acciones. También se usa para la expresión de anhelo y de deseo.
( ) Se llama paréntesis y es doble. Es una interpolación que tiene completo sentido. Por su intervención o supresión no hace que la frase sea más completa o incompleta. Puede colocarse en cualquier lugar del desarrollo del período, excepto al principio o al final. Delante o después del paréntesis no se necesita ninguna coma o punto.

Y en el último apartado se tratan Los acentos de la lengua francesa. Aquí explica que en francés hay dos letras que reciben más acentos que las demás y estas son: a y e. Lo acentos de los que habla son:
1. Acento grave `. Cuando colocamos este acento sobre la letra a tendremos que saber que se trata del artículo del dativo del latín que en francés se expresa así, o preposición. Pero cuando se trate del verbo latino habet, en francés avoir, no llevará ningún tipo de acento.
2. Acento agudo ´. Cuando veamos este acento sobre la letra e sabremos que se trata de la llamada e masculina, ya que tiene un sonido más viril, más fuerte y mucho más sonante. Ésta nunca se pierde cuando se encuentra delante de una palabra que comienza por vocal.
Por otro lado, si hablamos de la letra e tendremos que saber que cuando es grave se la conoce como e femenina. Tiene poco sonido y sin vehemencia. Al ser femenina no recibe ningún acento. Al contrario que la e masculina, cuando se encuentra en final de palabra necesariamente debe suprimirse porque sino el discurso sería demasiado largo. De ahí su origen de las figuras llamadas sinalefa y apóstrofo.
3. Y otras dos formas de caracteres que tienen las siguiente figuras ¨ ^. El primer signo es de división y el segundo signo de conjunción.


Comentario



Estos problemas aparecen en una época en la que la lengua francesa se encontraba muy debilitada en cuanto a su normalización unitaria, ya que cada individuo escribía según su parecer. El hecho de enseñar a traducir una obra del latín al francés a mediados del siglo XXVI no estaba bien visto por la Iglesia, ya que si el poder de la traducción llegaba a muchos, podrían ser ellos mismos los que interpretaran los textos a su antojo.
Así pues, podríamos decir que Étienne Dolet fue un personaje revolucionario para su tiempo mostrando sus cinco consejos o principios de la traducción.


Conclusiones



Desde mi punto de vista Dolet intenta enseñar unas pautas a seguir para conseguir traducir correctamente. Estas explicaciones fueron muy importantes en su época, ya que no podemos olvidar que eran escasas las personas que tenían ese poder, el de traducir, y más escasos aún los que teorizaban sobre este campo. Sin embargo hoy en día son unos principios del todo conocidos por aquellos que intentamos adentrarnos en el arte de la traducción.


Bibliografía Étienne Dolet



Alary, J. (1970): L´imprimerie au XVI siècle : Estienne Dolet et ses luttes avec la Sorbonne. Ginebra: Slatkine Reprints. Reimpresión de la edición de París de 1898.

Balliu, Ch. (1995): Los traductores transparentes. Historia de la traducción en Francia durante el período clásico, en Hieronymus Complutensis, 1, pp. 9-51.

Barrera, F. (1989): Étienne Dolet, un precursor del espiritismo. Buenos Aires: Vida Infinita.

Becker, Ph.-A (1927a): Étienne Dolet, en Aus Frankreichs frührenaissance. Kritische Skizzen. Munich: M. Kellerer, pp. 85-110.

Bietenholz, P.- G. (1978) : Humanistic ventures into psychology : É. Dolet´s polemic against Erasmus, en Bertelli, S. & Ramakaus, edit., Essays presented to M. P. Gilmore. Florencia, pp. 21-36.

Black, L.- F. (1990): Étienne Dolet: Master Printer of the French Renaissance, en Collections, 5, pp. 39-51.