Training the Translator


maría3.jpg

Table of Contents



Autor: KUβMAUL, Paul
Año: 1995 Training the Translator
Lugar de edición: Amsterdam
Editorial: Benjamins
Número de páginas: 153


Análisis



El libro está basado en numerosos estudios que llevaron a cabo entre los estudiantes de traducción de diferentes niveles. Basándose en estos estudios el autor del libro nos presenta los ejercicios prácticos de traducción para mejorar la actividad traductora y solucionar problemas de traducción, así como las técnicas y estrategias recomendadas a la hora de traducir. También destaca la importancia de la conciencia de si mismo y la confianza en si mismo, que son dos cosas diferentes. De este modo ayuda desarrollar la práctica traductora haciendo ejercicios bien explicados en su libro.
- Lo primero que tenemos que hacer antes de traducir un texto es leerlo dos veces y analizarlo. Nos explica detalladamente los diferentes tipos de análisis como el análisis semántico, sintáctico y etc. Esta parte es muy importante donde podemos evitar gran parte de errores que surgen a la hora de traducir. Por eso no hay que despreciarla sino analizar el texto desde diferentes puntos de vista.
- Después de leer y analizar el texto que vamos a traducir, según el autor, es imprescindible tener claro la función y la intención del texto traducido. Es decir, tenemos que tener en cuenta el lector de la traducción y para qué la hacemos, qué queremos conseguir con ella y para quién traducimos el texto. A veces tenemos que consultar el encargado de la traducción que nos tiene que aclarar la intención y la función de la traducción. En caso de que no tengamos un encargado podemos analizar el lector imaginario, sus deseos y expectativas.
Cuando tenemos clara la intención del texto no podemos olvidar la función del texto meta cuando nos enfrentamos con diferentes problemas de traducción.
- En segundo lugar cuando tenemos un problema de traducción tenemos que clasificarlo, es decir, especificar si el problema es cultural, del estilo, de la situación etc. La misma palabra, frase, acto oral o pasaje pueden presentar diferentes problemas de traducción. Lo primero que tenemos que hacer es analizar el problema y especificarlo, y luego será más fácil intentar a encontrar una solución para resolver el problema.
- Al tener un problema cultural hay que asegurarse si la cultura del texto original y la del texto meta coincide o no. En caso de que los fenómenos culturales del texto original y del texto meta coincidan no habrá un problema de traducción. Si los fenómenos culturales son diferentes en la cultura de partida y en la cultura de llegada hay que tener en cuenta la función del texto meta y decidir si tenemos que explicar el fenómeno, cambiarlo, sustituirlo por un equivalente de la cultura de llegada o incluso quitarlo.
- Si tenemos un problema de las convenciones de tipos de textos, que también pueden ser marcadas culturalmente, podemos buscar textos paralelos en la lengua a la que traducimos. Por ejemplo, en los tipos de textos como las traducciones técnicas, instrucciones o recetas se diferencian de una lengua a otra. La lengua inglesa es más familiar, al contrario, la lengua alemana es más impersonal etc.
Normalmente se sustituyen las convenciones del texto original por las convenciones del texto meta, para que la traducción suene natural.
- Cuando tenemos un problema de traducción con una palabra o expresión que no podemos encontrar en diccionarios bilingües, el autor del libro aconseja siempre utilizar los diccionarios monolingües. Si no podemos encontrar la palabra exacta del término hay que tener en cuenta la función de la traducción y también la función de la palabra en cuestión de todo el contexto. Según estos criterios tenemos que decidir cuáles características tenemos que mantener en la traducción. El autor destaca que no tenemos que fijarnos en los equivalentes formales de las palabras, sino poder también parafrasear si es necesario.
- Otro método para buscar el significado de las palabras y expresiones que no están en diccionarios es utilizar el proceso conciente de la comprensión. Es decir, formar las ideas, imágenes, o mejor dicho, escenas que están relacionadas con nuestra experiencia y el contexto del texto que pueden ayudarnos a imaginar lo que describe el texto original y encontrar la palabra necesaria para la traducción.
- Después de traducir el texto original considerando todos los aspectos mencionados anteriormente (la función y la intención de la traducción) tenemos que leer la traducción y evaluarla. Al leerla unas veces encontramos algunos errores o frases y expresiones que al leer el texto entero tenemos que cambiar o modificar hasta que tengamos una traducción que no parece a una traducción sino a un texto nuevo, a pesar de que es una transmisión del sentido y del contexto del texto original.


Comentario



El libro Training the translator es muy útil para mejorar la práctica traductora y poder confrontarse con diferentes problemas de traducción. Nos ayuda identificar los problemas y encontrar una solución en diferentes casos, siempre teniendo en cuenta la función, la intención y el lector de la traducción. El autor da buenos ejemplos a lo largo del libro, en los que nos enseñan los estudiantes en el proceso de aprendizaje. Estos estudiantes utilizan las técnicas y estrategias de traducción cada vez mejorándose en la práctica traductora. También el autor nos explica con ejemplos de algunos profesores de traducción que intentan a ayudar a sus estudiantes confrontándose con diferentes problemas de traducción.


Conclusión



Este libro es muy útil tanto para los estudiantes que estudian traducción como para los profesores de traducción. Es de gran ayuda para poder solucionar los problemas de traducción así como para desarrollar las técnicas y estrategias de traducción.