Los versos de la muerte de Hélinand de Froidmont. La traducción de textos literarios medievales franceses al español

Dibujo4.JPG

Autor: Miguel Ibáñez
Editorial: Vertere. Monografías de la revista Hermeneus
Año: 2003
España
Idioma: Español
Nº de páginas: 142
ISBN: 84-95099-70-5 – Nº 5/2003

Por Andrea Martínez Carra


Introducción

El libro ¨Los versos de la muerte de Hélinand de Froidmont. La traducción de textos literarios medievales franceses al español ¨ realiza un estudio sobre la traducción de textos medievales al español. La obra se puede dividir en dos partes; una práctica y otra teórica.
En primer lugar, se realiza la traducción de Les Vers de la Mort de Hélinand de Froidmont, junto a un estudio preliminar del contexto histórico y literario más notas que esclarecen aspectos dificultosos. Se trata de una traducción filológica.
La segunda parte constituye una reflexión teórica sobre los obstáculos que las traducciones medievales conllevan. Algunos de los temas tratados son las particularidades del lenguaje medieval y del francés antiguo, de la diferencia cultural, del tono arcaico del lenguaje y de la traducción a verso o prosa.
Finalmente, cabe destacar la importancia de la colección Vertere, de la revista Hermeneus, que han hecho posible que este libro salga a la luz.

Resumen

1. Los versos de la muerte de Hélinand de Froidmont

En esta primera parte y antes de comenzar con la traducción, se ha considerado necesario ubicar al lector dentro del marco histórico, económico y literario en el que se escribió la obra para facilitar la comprensión. No obstante y en relación con esto, se expondrán algunos factores de la vida del propio autor para comprender así sus puntos de vista. Finalmente se hará un esbozo de la posible trayectoria de la obra.

1.1 Marco histórico, económico, ideológico y literario

Los versos de la muerte es una obra que se originó en un monasterio cisterciense en la Francia de finales del siglo XII, por aquel entonces este era el territorio más civilizado de la Europa cristiana.
La prosperidad económica y el surgimiento de la burguesía conllevan la aparición de un nuevo lenguaje comercial, el monetario. Surgieron focos de peregrinación como Santiago de Compostela.
Se dieron importantes avances culturales que propiciaron el nacimiento de una nueva corriente, el Renacimiento. Con ella, el humanismo reformuló la concepción del mundo e impulsó el interés por el arte, la literatura, etc. En esta época se escribieron algunas de las grandes obras francesas literarias.
En cuanto al marco literario, los géneros con más auge son la épica, la novela artúrica y la literatura trovadoresca aunque hay otras muchas manifestaciones literarias. En su mayoría, se difundían de forma oral, con un fuerte componente religioso y fines didácticos.
Todos estos factores, se pueden apreciar en los versos de Hélinand, que hace alusiones a ellos a lo largo de la obra y en los que llega a relatar su propia biografía.
El estilo del poeta se caracteriza por un gran dominio del lenguaje así como la métrica, la riqueza de metáforas y amante de las anáforas. La palabra muerte se repite constantemente a lo largo del poema aunque también hace uso de lenguaje militar, económico…

1.2 Hélinand de Froidmont, vida y obra

No obstante, como hemos dicho anteriormente, es necesario ubicar a Hélinand. Procede de unan familia noble de origen belga hacia 1160. Tras un asesinato en la Iglesia de Brujas se exilió en Francia. Durante su juventud recibió una fuerte formación. Amante de textos clásicos y sagrados, Hélinand se convirtió en santo y fue venerado como tal el 3 de febrero de 1886.
En cuanto al origen de la obra, se puede situar cuando el autor tenía 35 años hacia 1195. A través de los versos de la muerte, Hélinand explica el transcurso de su vida. El miedo a la muerte es lo que le lleva a abandonar la vida de los placeres por la del recogimiento. El tema de la conversión es algo muy recurrente durante la Edad Media. Sin embargo, el tema central es el arrepentimiento por el temor a la muerte mientras que la conversión es meramente introductoria. Hélinand, junto a otro monje cisterciense, Joachin de Flore, anuncian la llegada de una nueva sociedad monástica que constituirá la verdadera llegada del Espíritu.
Cabe destacar la originalidad de la métrica, la singularidad del ritmo y la estrofa de 12 versos.
Como ya hemos comentado antes, el tema principal es el de la muerte, el trato con Dios y la salvación. Dentro del trato de la muerte, en la literatura medieval francesa, se pueden distinguir dos etapas. Esta, no se constituye como tema relevante hasta el siglo XIII, pero desde este momento se convierte en tema principal y desde el punto de vista de lo macabro. La obra Los versos de la muerte se encuentran a caballo entre estas dos fases, pero se podría considerar a esta como la precursora de este género, en la cual la muerte se convierte en un personaje ¨que actúa¨.

1.3 La difusión de la obra

Algunos factores como la calidad de la obra indican la gran difusión de la obra. Se cree que la influencia de la obra continúo hasta el siglo XVI, pero no se llegó a conocer en España siendo esta la primera traducción de la obra. Sin embargo, la fuerza de la obra es suficiente como para alcanzar una mayor difusión actualmente, hay que mirar la obra desde la perspectiva poética no desde la teóloga.

2. La traducción de los textos literarios medievales franceses al español

2.1 Introducción

Son escasas las reflexiones teóricas acerca de la traducción de textos medievales, y estas se encuentran dispersadas a lo largo de las traducciones qué por el contrario, hay bastantes. De forma que no encontraremos ni teorías, ni reglas ni pautas que sirvan de ayuda al traductor medieval ya que, como señala Paloma García, debe ser el traductor quien encuentre su estil propio, ¨ la dificultad no se encuentra tanto en entender el texto como en saberlo expresar correctamente al castellano¨.
Una de las características más relevantes de las traducciones medievales frente al resto es el alejamiento temporal del texto de partida con la traducción. Concebido como ¨salto temporal¨ por María José Hernández. La diferencia temporal se observa sobretodo en la lengua y en la cultura, es decir, desde el francés antiguo al español moderno y observar dicha civilización desde la vigente.
Estas traducciones requieren un trabajo más meticuloso, ya que se descon0cen factores como el autor, los destinatarios…

2.2 El texto medieval

La traducción de textos medievales es tan enigmática que se encuentran problemas incluso antes de empezar a traducir. No es de extrañar encontrarse con distintas versiones de un mismo texto y el futuro traductor tendrá que preguntarse cual elegir.
En su gran mayoría, los textos están apartados de lo que fue la idea original y muchos son traducciones que se difundieron de forma oral. Hay que tener en cuenta que la oralidad es un fenómeno característico de la Edad Media y que por esta razón, hay más probabilidades de que presenten aliteraciones.
Por otra parte, no es común conocer el autor original real ya que la obra puede no haberse firmado o incluso haberse borrado o haber sido cambiado. Este fenómeno se conoce como remaniement del francés o mouvance según Paul Zumthor.
Por estas razones y por otras se deberá establecer cual es la ¨auténtica¨, que se fijará desde nuestra perspectiva porque en la Edad Media este termino no existía. Por estas razones el traductor deberá acudir a las ediciones críticas dónde encontrará más fácilmente una buena edición del texto. Lo más habitual en estos casos es mencionar la edición en la introducción o en la nota de partida.
En el caso de que se pretenda traducir un texto conservado fragmentariamente puede ser necesario acudir a otras fuentes para solucionar las lagunas.

2.3 El francés antiguo

La lengua francesa ha evolucionado a lo largo del tiempo y podemos distinguir tres periodos: el francés antiguo, medio y moderno. La obra pertenece al francés antiguo y corresponde a los siglos IX hasta el XIV.
Actualmente, el francés antiguo es ya una lengua muerta de la que hay una serie de corpus con la que se han asentado tanto las gramáticas como los diccionarios. Pero la lengua medieval francesa incluye dificultades, y de ahí que no siempre puedan servir de ayuda.
En primer lugar, no es una lengua normalizada que dispone de fuertes diferencias regionales y locales y la continúa evolución.
El francés antiguo contiene peculiaridades que el traductor tiene que conocer. Textualmente, plantea una progresión temática con la que salta de las ideas a las conclusiones sin ofrecer la explicación de como ha llegado a ellas.
Se sustituyen los desarrollos lógicos por proverbios y cultos a la autoridad, los que tienen una finalidad didáctica-pedagógica en los textos medievales y que se colocan en sitios claves del discurso. En esta obra, Hélinand esclarece gracias a ellos el contenido de cada estrofa.
También se dan recursos de autoridad dándose en esta obra referencias a los textos sagrados y a escritores como Horacio.
Sintácticamente, se tiende a frases cortas con escasa coordinación y subordinación abusando de la yuxtaposición. Esto explica que los traductores se vean obligados a incluir conectores.
En cuanto al orden de la frase es totalmente contrario al actual en español y francés es decir, que la frase sigue este esquema: complemento, verbo y sujeto.
El francés antiguo aún conserva rasgo del latín, declinando sustantivos y adjetivos, los verbos diferencian a nivel escrito y fonético…
Sin embargo, la mayor dificultad se da en el léxico ya que los vocablos tienen numerosas acepciones y no es fácil determinar el significado. También se dan casos en parejas de palabras que parecen ser sinónimos cuando en realidad no lo son. La mayoría de los términos que aparecen no significan lo mismo en la actualidad ya que con el paso del tiempo han sufrido cambios semánticos y de connotación que incluso no se encuentre hoy en día un equivalente. La solución a esto será incluir una nota a pie de página. Impedimento que se ve también en los juego de palabras en lo que n0 se puede salvar la ¨pirueta estilística¨ y en ocasiones encontrar el significado que quiso darle el autor. Con las aliteraciones ocurre lo mismo provocando que el traductor intente equilibrar pérdidas incluyendo algunas que no estaban en el texto original.

2.4 El tono arcaizante en la lengua de llegada

Con el objetivo de atenuar el salto que implica pasar del francés antiguo al español actual se puede traducir a un español más próximo. Sin embargo estas soluciones son contradictorias a los principios básicos de traducción ¨la consideración de esta como acto de comunicación¨ aunque de la otra manera no se terminará de completar el objetivo ya que, provocará problemas a la hora de la comprensión. Por estas razones, normalmente se recurre a dotar a la lengua un tono arcaizante que dará al lector la sensación de estar leyendo un texto antiguo, pero que le permita comprender el texto.
Para conseguir este tono arcaizante hay numerosos recursos aplicables al léxico o a la estructura gramatical. Por ejemplo, empleando palabras en desuso o manteniendo el orden sintáctico del original. Hay que tener en cuenta que sería contraproducente adoptar tal nivel de arcaísmo que impida la comprensión del lector.

2.5 La transculturación

El paso del tiempo ocasiona un desplazamiento importante de las formas de vida y culturas antiguas respecto a las nuestras, añadiéndose otro problema más a la traducción.
Eugenio Coseriu distingue entre significado y referente. Entendiendo el significado de la palabra pero en ocasiones sin comprender a lo que se refiere, es decir al referente. Es necesario entonces conocer los códigos de la civilización medieval que requiere un estudio del marco histórico y literario. Como consecuencia se pueden encontrar estudios preliminares para facilitar así la comprensión. ¨El traductor no debe conformarse en transmitir solo palabras¨, opina Isabel de Riquer.
Es casi imposible desvincular una sociedad, como puede ser la medieval, del lenguaje. Con el paso del tiempo, los términos varían adquiriendo connotaciones y significados completamente dispares para unas sociedades como para otras. En muchos casos, al cambiar el comportamiento y el tipo de sociedad se pierden estos términos siendo imposible explicarle encontrar un equivalente, en estas situaciones el traductor se ve obligado a añadir notas explicativas para que el lector lo comprenda.

2.6 Del verso a la prosa poética

Durante la época medieval era habitual escribir en verso por lo que el traductor tiene que elegir entre mantener la métrica o no. No hace falta explicar la dificultad de trasladar el número de sílabas, el ritmo… siendo a veces necesario traducir en prosa. Aunque esta opción no se contempla por todos los traductores como es el caso de Juan Victorio.
En otras ocasiones, hay traductores que elaboran las dos traducciones, una en verso y otra en prosa. Se pueden encontrar ejemplos de este tipo de traducciones en transcripciones del francés antiguo al moderno.
La prosa poética podría considerarse como una de las formas más acertadas para las traducciones conservando en lo posible la rima, los versos… Hay algunos casos en los que si se puede mantener la rima, en traducciones en las que ambos idiomas mantengan similitud como es este caso de francés al español.
A la hora de decidir la forma que seguirá la traducción se debe tener en cuenta el género del texto original. En obras liricas es más común que la traducción se haga en verso. En el caso de Los versos de la muerte el contenido narrativo hace que la traducción se haga en prosa.

2.7 La traducción filológica

La necesidad de conocer la cultura de la lengua de llegada es un requisito indispensable y dependiente de la naturaleza del texto. Es decir, no es necesaria en casos el los que el texto original sea moderno mientras que sí lo es para aquellas en las que haya dado un salto temporal como en este.
Para este tipo de traducciones, el traductor debe comprender el sentido completo y trasladar estas ideas a un lector con ¨esquemas mentales diferentes¨. Por eso no son iguales las traducciones de un mismo texto en épocas distintas.
Otro factor es el público destinatario de la traducción entre los que se distinguen cuatro grupos: los filólogos, los historiadores, estudiantes universitarios y lectores sin más. Dependiendo del público, las notas del traductor tendrán un enfoque diferente dependiendo de los intereses de cada sector. Por otra parte las traducciones medievales tienen doble función: filológica y placentera. No solo se trata de facilitar la comprensión de este tipo de obras, lo que Toribio Fuente Cornejo denomina finalidad didáctico-práctica, si no que también se enfoca para el goce de los aficionados a este tipo de género.
En estos casos, el traductor puede optar entre dos posturas. En primer lugar llevar al lector hacia el texto o la de conducir el texto hacia el lector. Denominadas por Antonio Regales como traducción en primer grado y en segundo grado.
La historia de la traducción ha rotado en torno a los dos movimientos anteriores. Pero hemos de preguntarnos cuales son los más indicados para este género. La opción más generalizada es la que intenta que esta sea lo más cercana posible al original. Algunos ejemplos son los de Isabel de Riquer o Jesús D. Rodríguez de Velasco. Esta postura es la que más consonancia guarda con la finalidad didáctica aunque ambas no son incompatibles.
Las traducciones filológicas, como la que se ha realizado en este caso, tienen fines que sobrepasan los meramente estéticos. Por esta razón son de gran relevancia las anotaciones y las notas explicativas. De todas formas, las traducciones no se constituyen como textos independientes si no que se busca la subordinación con el texto original.

Conclusión

La labor que han desempeñado los traductores a lo largo de la historia es esencial para las relaciones entre pueblos, y por tanto para la consolidación de la cultura como para hacer posible que esta se mantenga hasta nuestros días. Cabe destacar el gran número de traducciones que desgraciadamente se han perdido, así como las estrategias, teorías y errores que hubieran sido de gran ayuda para los traductores e interpretes actuales. Ejemplos, que hubieran podido esclarecernos el camino y ayudarnos algo más. Aquí, encontramos la importancia del estudio y de la consideración de trabajos anteriores que podrán ayudar a esquivar posibles errores.
A lo largo del libro Los versos de la muerte ¨ Traducción de textos literarios medievales franceses al español¨ se ofrece al lector una visión de las dificultades que implica la traducción de un texto medieval, así como de las diferentes posturas que se pueden optar para su realización.
Una obra que está sobre todo enfocada para los interesados en el estudio de este género literario, aunque no por eso sea exclusivamente para este sector y un lector no pueda hacerlo únicamente por placer.