Teoría de la traducción, una aproximación al discurso


Autor: Hattim y Mason



Introducción



Este libro tiene como finalidad enseñar a traducir a los traductores a partir de las bases empíricas de otros traductores. Debido a varios avances en otros muchos campos se ha podido avanzar también en este.



Capítulo 1. Los estudios sobre traducción: estudios y debates.



La traducción examina el papel del lenguaje en la vida social. En estas se produce una comunicación entre el autor original y el lector de la traducción.
Las condiciones de un traductor varían dependiendo del tipo de traducción (literaria, técnica…). Pero todas tienen características comunes.
La función e diferente dependiendo del texto, pero todas las traducciones son vistas como una transacción comunicativa.

  • Proceso y producto.

El lector se encuentra con un producto acabado y reconoce que este es el resultado de un proceso en el que el traductor tuvo que tomar muchas decisiones dependiendo de su intención comunicativa (intención motivada).

  • Objetividad/subjetividad

¿Podemos criticar una traducción objetivamente? Se han propuesto muchos métodos pero aún así siempre habrá críticas subjetivas ya que cualquier análisis es una interpretación.

  • Literal/libre

No se dan las traducciones literales ya que se puede dar que las estructuras de la lengua de llegada no sean las mismas que las de la lengua de salida. No conviene alejarse del original.

  • Equivalencia formal/dinámica

La equivalencia formal es la correspondencia más cercana en forma y contenido entre el texto origen y el texto meta, y reflejaría la forma léxica, gramatical o estructural del texto origen. La equivalencia dinámica es el principio de equivalencia del efecto en el lector de la versión y se da en la traducción semántica y comunicativa.
Debemos aclarar que entendemos equivalencia en sentido relativo ya que resulta imposible establecer una equivalencia completa.

  • Forma/contenido. La traducción del estilo.

Deberíamos trasladar la forma y el contenido sin que interfirieran el uno en el otro, pero muchos traductores afirman que es imposible en muchos casos. El problema del estilo es una parte que siempre se debe transmitir para no cambiar el original. El estilo será el resultado de las operaciones escogidas por los traductores de los textos.

  • Potencial del significado.

Se refiere a como se recupera lo que se quiere decir en un texto a partir de toda la gama de significados que tenemos a nuestro alcance.

  • La motivación del traductor.

Esta se encuentra ligada al contexto sociocultural en el que se traduce. La actividad traslatoria hay que considerarla siempre en un contexto social.

  • Las leyes de la traducción.

Tytler propuso tres leyes para la traducción. El traductor ha de ofrecer una trascripción completa de las ideas de la obra original, el estilo y la manera de escribir deben ser de la misma calidad que el original, y que la traducción ha de tener la misma fluidez que la composición original.
Por otra parte, Nida decía que la traducción debe tener sentido, transmitir el espíritu y la manera del original, poseer una forma de expresión natural y fluida y producir una reacción similar. Al igual que la correspondencia del significado tiene que tener prioridad sobre la correspondencia de estilo.

  • Traducciones centradas en el autor o en el lector.

Traducciones centradas en el autor, en el texto o en el lector, varios estudios tratan este tema. La distinción entre las dos primeras dependen de la interpretación del original. Traducir supone un conflicto de intereses. Todo depende de la persona que lleve a cabo el estudio y de sus ideas.

  • Condiciones de trabajo.

Hay traductores por cuenta ajena (grandes empresas), traductores por cuenta propia…


Capítulo 2. Lingüística y los traductores: teoría y práctica.



Cuando el traductor se encuentra ante un trabajo necesita disponer de información detallada acerca del tema en cuestión y en el menor tiempo posible. Aún en estos tiempos sigue habiendo problemas como la compresión del texto origen, transferencia del significado y evaluación del texto de llegada.
La traducción necesita investigar mucho desde el punto de vista lingüístico (este apareció este siglo), por ejemplo la didáctica de idiomas, el tratamiento de las patologías del lenguaje.

La lingüística ha sido trascendente en los siguientes campos de la traducción:

  • Traducción humana y automática: problemas reales y virtuales.
Las primeras traducciones automáticas eran una especie de reflejo de las muchísimas preocupaciones de la lingüística del momento. Se invertía mucho dinero en traducir y aunque las traducciones no tenían mucha calidad, eran legibles.

  • Estructura frente a significado.

La lingüística estructural describía el lenguaje como un sistema de elementos interdependientes y explicaba el comportamiento de unidades y categorías a partir de su distribución, siendo la morfología y la sintaxis las principales áreas de análisis, dejando de lado el significado. Debido a esto la lingüística y la traducción no hablaban de lo mismo, porque en traducción el significado era algo muy importante.

  • Contrastes entre sistema lingüísticos.

La teoría de Catford habla de la correspondencia formal y la define como cualquier categoría de la lengua de llegada de la que puede decirse que ocupa, con mayor aproximación posible, el mismo lugar en la lengua de llegada y en la lengua de salida.
Jakobson afirmaba que todas las lenguas naturales tienen la capacidad de expresarlo todo dentro del abanico de experiencias de la comunidad cultural a la que pertenecen mediante múltiples recursos como prestamos, metáforas…

  • Es imposible traducir.

Podríamos decir que somos prisioneros de la lengua que hablamos e incapaces de establecer ideas o conceptos que no sean los de nuestra lengua.

  • El enfoque de “lengua” y “mente”.

Nida indicó que la actividad traslaticia tenía que desarmar el texto original hasta llegar a la representación de base o “núcleos” samníticos, transferir del original a la versión el significado “en un nivel estructuralmente sencillo” y generar en la versión “una expresión equivalente tanto que en lo estilístico como en lo semántico”.

  • Contexto sociocultural.

Este término tiene trascendencia directa con la traductología debido a que la competencia comunicativa del traductor se armoniza con lo que es apropiado en las comunidades de ambas lenguas, en la de salida y en la de llegada, y los actos de comunicación concretos pueden ser evaluados según lo apropiados que sean sus respectivos contextos de uso. La traductología se preocupa por la lengua como sistema y no como medio de comunicación.

  • Corrientes actuales.

El traductor es quién interviene entre los productores y los receptores de los textos para transmitir el significado de éstos a través de fronteras lingüísticas y culturales, y por ello, está manejando de forma imprevista objetos como el significado pretendido, el significado presupuesto o el significado implicado, a partir de la información que el texto le facilita. La lingüística y la sociolingüística han aportado a la traductología una nueva dirección en la que el traductor tiene el papel central en un proceso de comunicación intercultural.


Capítulo 3. El contexto en traducción. Análisis del registro.



En los años 60-70 Halliday daba un nuevo enfoque el cual abordaba el lenguaje como texto. El modelo sistemático funcional trata de explicar la estructura y los fenómenos lingüísticos, en referencia a la idea de que el lenguaje desempeña cierto papel en nuestras vidas y que es necesario.

  • Malinowski: contextos de situación y cultura.

Malinowski trabajó con gente de una cultura lejana y tuvo que interpretar esta cultura para lectores de lengua inglesa. Él opto por una traducción con comentario y hacía mucho hincapié en el contexto de la situación ya que para él era crucial para interpretar el mensaje.

  • Firth: Significado y variación lingüística.

El significado de una realización de habla es más bien lo que uno pretende conseguir con ella. Firth propone una serie de niveles de significado, el fonológico, el gramatical, el colocacional y el sustitucional. Aquí, según él, surgen los límites de la traducibilidad.

  • Descripción sustitucional.

En resumidas cuentas diremos que en traductología es prioritaria la descripción sistemática del proceso de traducción.

  • La noción de registro.

Halliday, Mc Instosh y Stevens recomiendan un marco de la noción lingüística con dos dimensiones: una relacionada con el usuario en el hecho de lengua, y las variedades que encontramos aquí serían los dialectos y otra, el uso, dónde las variedades que encontramos se llaman registros, que a diferencia de los dialectos difieren entre si en la forma lingüística.

- Variaciones relacionadas con el usuario.

El lenguaje varía en función del usuario, y esta variación puede ser idiolectal, geográfica, temporal, social, y estandarizada.
Dialectos geográficos: Surgen no solo por razones lingüísticas, sino también por razones políticas, culturales… El acento por ejemplo es uno de los rasgos más detectables.
Dialecto temporal: Registran los cambios lingüísticos que se producen con el tiempo. Cada generación tiene unas modas lingüísticas diferentes y esto implica problemas a la hora de traducir. Esto hace que haya problemas a la hora de traducir textos del pasado ya que no que sabe si emplear la lengua arcaica o la variedad contemporánea.
Dialecto social: Los dialectos sociales surgen como consecuencia de la estratificación social en la comunidad de habla. Pero al realizar una interpretación siempre puede haber diferencias sociales entre los interlocutores, por lo que casi siempre se tiende a neutralizar el dialector para que haya comprensión por ambas partes.
Dialecto estándar: El surgimiento de un estándar es un proceso complejo impulsado por factores como la educación o los medios de comunicación. Por esto hay que tener en cuenta la variación funcional.
Idiolecto: Es la individualidad del usuario, que tiene que ver con las maneras personales de usar el lenguaje: pronunciaciones diferentes en determinadas palabras, expresiones preferidas… Al traducir un idiolecto siempre se va a perder el uso del original de modo irrecuperable.

- Variaciones relacionadas con el uso.

Un traductor debe saber que hacer ante textos que puedan resultar inapropiados en determinadas situaciones. Con esto doy paso a los tres tipos de variación que se distinguen dentro del registro:
Campo del discurso: Gregory y Carrol lo llaman “el papel intencionado” o función social del texto: intercambio personal, exposición.
Modalidad del discurso: La distinción básica se produce entre lo oral y lo escrito. Hay cambios en la modalidad que pueden representar problemas.
Tenor del discurso: Relación entre el hablante y el oyente. Se puede distinguir entre varios tenores y esto resulta importante a la hora de traducir a lenguas culturalmente alejadas entre sí. Tenemos el tenor informal que es íntimo y respetuoso, el tenor personal que cubre los grados de formalidad y el tenor funcional que describe el para qué del uso del lenguaje en una situación dada.
Puede darse una confusión inherente entre los registros. Y al no haber criterios para diferenciar entre unos y otros es difícil establecer un límite. También puede haber registros restringidos, esto se refiere al propósito de comunicación. En el área de los registros restringidos curiosamente es donde se han registrado hasta el momento mayores éxitos en traducción automática.


Capítulo 4. La traducción y el lenguaje como discurso.



En este capítulo hablaremos de las dos dimensiones que nos quedan, pues de la dimensión comunicativa ya hemos hablado.

  • Dimensión pragmática.

La pragmática es el estudio de las realizaciones entre el lenguaje y su contexto de la realización verbal. J. Austin distinguía tres clases de acciones ejecutadas cuando un usuario del lenguaje emite una realización: El acto locucionario que es la acción que se ejecuta al realizar una acción bien formada con sentido; el acto ilocucionario, cuando la fuerza comunicativa que acompaña a la realización y el acto prelocucionario, que es el efecto de la realización en el oyente, lector… Estos constituyen los actos de habla que según Traugott y Pratt siguiendo a Searle se clasifican así.
- Representativos: actos que pretenden representar el estado de las cosas.
- Expresivos: dan expresión a la exposición metal y emocional del hablante ante la marcha de las cosas.
- Veredictivos: valoran y emiten sentencias.
- Directivos: pretenden influir en el comportamiento de los receptores.
- Obligativos: obligan al hablante a una línea de actuación.
- Declarativos: su sola realización ejecuta la acción de la que se trate.

Para que las oraciones puedan ser tenidas como obligativas, declarativas, etc, tienen que darse ciertas condiciones y esas son las condiciones de felicidad.
Las condiciones de felicidad se baasan en que para la comunicación, ser sincero corresponde una obligación social. Hay ciertas máximas que se pueden resumir en: cómo ser máximamente efectivo y eficiente en la comunicación.

  • La negociación del significado al traducir.

Comprender que el significado de los textos es algo que se negocia entre el productor y el receptor es la clave para comprender el hecho, la enseñanza y la valoración de la traducción. El traductor, además de captar las intenciones del texto de la lengua de salida, tiene que valorar cuáles serán los efectos de su traducción en los lectores u oyentes de la lengua de llegada.

  • La dimensión semiótica.

La semiótica o semiología es la ciencia que estudia los signos en su hábitat natural: la sociedad. Los traductores tienen que alcanzar equivalencia semiótica entre los textos manteniendo, modificando, omitiendo…

  • Transferencia intersemiótica.

La traducción opera básicamente con signos y trata de preservar las propiedades semióticas, pragmáticas y comunicativas que despliegan los signos. Pero el proceso de transferencia no está exento de restricciones, y estas estarán en parte dterminadas por categorías semióticas de género, discurso y texto.

- Restricciones genéricas: Los géneros pueden ser literarios o no literarios, lingüísticos o no lingüísticos, etc, e incluyen formas como poemas, recensiones…
- Restricciones discursivas: Los códigos culturales de Barthes. Sistemas conceptuales que regulan el proceso por el que el significado denotativo de un texto adquiere un significado connotativo adicional. Esto ocurre cuando la cultura es vista como algo que se impone al texto de forma dinámica.
La relación entre género y discurso también está determinada por la cultura. Los textos son las unidades básicas del análisis semiótico. Al unirse unos con otros forman discursos que se perciben en un marco de géneros dados.
Los textos imponen al traductor sus propias restricciones: indicios de movimientos retóricos a los que debe atender el traductor. Estos indicios formarían parte de las restricciones textuales.
La dimensión semiótica y la pragmática interactúan entre si, correspondiendo el campo con el género y sus convenciones, el tenor con el discurso en tanto que expresión de actitud y el modo con el texto.


Capítulo 5. La traducción de un texto como acción: la dimensión de la pragmática.



  • Estructura ilocucionaria.

Ferrara observó que al traducir, el objetivo no es ir hallando correspondencia a los actos de habla, sino alcanzar equivalencia en la estructura ilocucionaria.

  • Actos textuales.

¿Si la fuerza ilocucionaria predominante del texto original se ha preservado en la traducción?, es decir, ¿si el tono que impregna a un texto en su totalidad se está reflejando en todo el texto y no solo en palabras o frases concretas? Un intérprete tiene que reflejar la fuerza ilocucionaria, ya que si no lo hace, no van a captar las intenciones del otro interlocutor. Pero trabajos recientes en el terreno de la pragmática critican el valor del análisis en el acto del habla. Ampliamente, las críticas son de tres clases: 1) Sin fundamento empírico. 2) Se pasa por alto el papel del oyente en una interacción. 3) Las oraciones son consideradas extrayéndolas de cualquier contexto significativo y del sistema de las relaciones sociales que condiciona su realización.

  • Análisis empírico.

Todos los análisis reflejan lo que los traductores tienen siempre en mente: tanto el texto origen como la versión se producen para un lector cuyas necesidades, expectativas… son puestas constantemente en correspondencia con la intención comunicativa del productor del texto origen.

  • La fuerza ilocucionaria en el contexto.

Levinson define una realización oral como “el emparejamiento de una razón con el contexto”. Es muy importante alcanzar la equivalencia entre la fuerza ilocucionaria predominante y la estructura ilocucionaria en el texto de llegada.

  • Poder y posición.

Al traducir la fuerza ilocucionaria, se empieza a considerar las creencias, percepciones y actitudes de los miembros de las comunidades de la lengua de salida y la de llegada, y no solo en la inmediata situación de habla, sino también en las instituciones sociales en cuyo marco tiene lugar la comunicación lingüística. Bordieu dice que una realización verbal es investida de fuerza ilocucionaria, no por las palabras en si mismas ni por una combinación entre ellas, sino por el sistema de relaciones sociales que influye en la producción y la recepción en situaciones sociales de las realizaciones verbales.
Laselección léxica tiende a representar el papel y la posición social, de modo que las alternativas en vocabulario pueden surgir de posiciones de ideologías diferentes, y el traductor debe ser sensible a esto.
El intérprete también debe tener cuidado, ya que tiene que representar la fuerza ilocucionaria de cada una de las parte en el intercambio lingüístico.

  • Interpretación e indiferencia.

Hay dos principios fundamentales para este punto de vista: 1) No hay que limitar nuestro estudio a la consideración del significado de la oración o del texto, hay que considerar el significado del hablante y el significado del oyente. 2) Hay que considerar al significado del lector como una interpretación del significado del escritor.
No podemos saber lo que nuestro interlocutor sabe, pero si podemos elaborar suposiciones sobre el entorno cognitivo que ambos compartimos.

  • Efectividad y eficacia en la traducción.

Como productor, el traductor se haya en una posición similar a la del productor del texto origen, pero a diferencia de éste, a menudo se verá en la necesidad de elaborar distintos supuestos sobre los diferentes entornos cognitivos de los usuarios del original y la versión. Esto se regula con los principios de efectividad (transmitir el máximo contenido relevante o cumplir con una meta comunicativa) y eficiencia (alcanzar lo anterior de un modo económico, con poco esfuerzo).

  • Relevancia.

Sperber y Wilson argumentan que comunicar es reclamar la atención del individuo y esto implica que la información comunicada sea relevante. Ya que solo prestamos atención a al información relevante.

  • Cualidad, relevancia y traducción de la ironía.

Otra de las máximas de Grice es la de la cualidad (no digas nada que consideres que es falso). Grice ofrece una descripción del mecanismo retórico de la ironía, ya que si se percibe una ironía significa captar que la máxima de la cualidad se está incumpliendo, debido a que el hablante no cree lo que dice. Otros investigadores no apoyan esta opinión.


Capítulo 6. Traducir textos como signos. La dimensión semiótica del contexto.



  • De la pragmática a la semiótica.

El traductor a la hora de traducir, se encuentra con diversos problemas como por ejemplo el lenguaje especializado, que al ser traducido, se puede ocultar el significado que el texto tiene en realidad. Por ello, el traductor ha de asegurarse de que el equivalente de una palabra o expresión en la lengua de llegada permita que sea recuperada convenientemente por los lectores del texto de llegada, pero sin dar más información de la que se da en el texto origen, para que los lectores tengan un texto “fiel” al original. Un texto es el registro de un intercambio entre el escritor y algunos receptores implicados, y a su vez, todo el tiempo se están intercambiando signos.




  • Traducir con conciencia semiótica.

Las lenguas compartimentan y reciben la realidad de manera diferente, y esto supone problemas para el traductor y para los que trabajan con lenguas en contacto. Sapir y Whorf dicen que el vacío existente entre las visiones del mundo mantenidas por las distintas comunidades es casi insalvable, y esto implicaría que no se puede traducir con éxito. Aquellos que estudian la traducción dicen que hay que llegar al encuentro cultural para traducir correctamente. La traducción puede ser vista como el proceso que transforma una entidad semiótica en otra bajo ciertas condiciones de equivalencia.

  • La entidad semiótica como unidad de traducción.

La traducción semiótica exige al traductor una serie de preocedimientos, que a continuación vamos a enumerar:
- Identificación: el traductor identifica una entidad del sistema semiótico original que será un elemento que forma parte de un determinado sistema cultural.
- Información: el traductor identifica un núcleo informativo.
- Explicación: si el equivalente informativo no basta por si solo, el traductor buscará una explicación mediante sinonimia, paráfrasis, expansión.
- Transformación: una vez recuperado el núcleo informativo, y realizadas las trasformaciones necesarias, el traductor considera qué es lo que falta en términos de intencionalidad y posición como signo.

  • El signo, historia de un desarrollo.

Signo y significación desde el punto de vista de algunos lingüistas.
Saussure en su curso de lingüística general, dice que la lingüística puede proponerse como modelo de sistema semiótico, y en consecuencia, que sus conceptos básicos son los aplicados a otras esferas de la vida social y cultural. Define signo como la unión del significante y el significado y pone mucho énfasis en la arbitrariedad del signo, lo que ha hecho que se preste poca atención al papel que desempeñan los signos motivados en la comunicación, lingüísticos (onomatopeyas), y no lingüísticos (la forma de comer). Cabe destacar también su dicotomía entre lengua y habla.
Peirce mantenía que debemos partir de los signos del lenguaje para poder a continuación establecer por referencia a ellos, el estatuto del lenguaje. La semiótica se libera de los estrechos límites del signo lingüístico. La aparición de los signos consiste en una relación triádica: 1) Aquello que inicia la identificación del signo (el color rojo de una señal de tráfico). 2) El objeto del signo (prohibido el paso). 3) Lo interpretado (lo que de verdad se trasmite). Normalmente lo interpretado puede equipararse al significado.
Barthes y el mito, lo “interpretado” para Peirce puede distinguirse del “significado” de Saussure ya que lo interpretado puede asumir significados cada vez más amplios. El signo supone algo más que la mera captación de un concepto. Un signo puede constituir una expresión (rosa) y un significado (clase de flor).

  • Connotación y denotación.

Barthes elabora un modelo de significación con el que pueden afrontarse tanto la connotación como la denotación. Así, la expresión y el contenido actuán conjuntamente para dar lugar a un signo que tiene significado denotativo: este adquiere un significado adicional, convirtiéndose en un nuevo sinificante a la búsqueda del significado connotativo.

  • Supuestos básicos de la semiótica.

Las nociones básicas que pueden ofrecer algo a los traductores son: 1) Los signos hacen referencia a estructuras culturales. 2) La semiótica trasciende al lenguaje verbal. 3) Los mecanismos básicos de la significación son universales. 4) El contexto y el co- texto son esenciales para el acto de la significación.

  • La semiótica al traducir: Síntesis.

La semiótica incluye tres tipos de relaciones: Sintácticas, surgen entre un sugno y otros de su misma categoría; Semánticas, surgen entre un signo y las entidades del mundo real a las cuales hace referencia; y Pragmática, se establece un signo y sus usuarios (emisores y receptores).


Capítulo 7. Intertextualidad e intención.



Vamos a tratar la intertextualidad en virtud de la cual los textos son reconocidos según su dependencia de otros textos relevantes.

  • Enfoques de la intertextualidad.

La función de la intertextualidad es hacer hincapié en un proceso según el cual el texto mira hacia lo que le precede, añadiendo a su forma ideológica neutra todo el volumen de significación que lo sustenta y se nutre de experiencia, de información previa…

  • Intertextualidad activa y pasiva.

También hay formas pasivas en esto y la mayoría se limitan a hacer que el texto sea coherente e inteligible. Los traductores deben tener cuidado a la hora de utilizar sinónimos o paráfrasis, ya que a veces puede que no den el efecto comunicativo pretendido. Según Barthes, la intertextualidad es un problema cuando se incorporan a la estructura intertextual las connotaciones culturales y las estructuras del conocimiento. Siguiendo esto, la intertextualidad ejerce una función activa y nos lleva a pensar que los textos no son individuales de un autor y que dependen siempre de la existencia de textos y condiciones generales que pueden llegar a tener vigencia sobre géneros completos. Gracias a la intertextualidad, los textos quedan situados en un sistema de códigos y condiciones relevantes, pudiendo formar parte de imitaciones, plagios…

  • Tipos de referencia intertextual.

Lente propone dos tipos. Por una parte, las relaciones que se dan entre elementos de un texto dado (se hace referencia a algo que se ha expuesto antes). Por otra parte, la relación que se da entre textos distintos (un argumento que se retoma en una nueva ocasión).

  • Mediación.

La mediación es la medida en que uno contribuye al modelo de situación comunicativa con sus propias creencias. La mediación e mayor o menor en función de la distancia de nuestro texto con los otros.

  • Lo que la intertextualidad no es.

Se trata de un sistema significativo que opera por connotación, y para que sea efectivo, se requieren conocimientos sociales.

  • Contratextualidad.

Es la capacidad que tienen los sistemas de impedir que un texto o un conjunto de ellos se consideren en relación con otros.

  • Un marco para el análisis de la referencia intertextual.

La función de precisar un número de niveles en cuyos límites puede considerarse la intertextualidad. Un mecanismo adecuado sería establecer una jerarquía partiendo de palabra, frase, etc, hasta llegar a género, discurso y texto, una tipología desarrollada de signos textuales.

  • Una tipología.

Lemke dice que las relaciones que una comunidad establece entre un grupo de textos y otro pueden ser genéricas (referencia a un género), estructurales o funcionales (por cubrir objetivos similares). Éstas y las categorías numeradas anteriormente nos facilitan un sistema comprensivo de clasificación de la referencias intertextuales.

  • Reconocimiento y transferencia de la referencia textual.

Los traductores se encuentran en un texto con lo que llamaremos señales intratextuale, que son elementos de un texto que ponen en marcha el proceso de búsqueda interlectal motivando el acto de elaboración semiótica. Debemos destacar, que el traductor, al conceder prioridad a la intencionalidad hará ajustes para elaborar un texto con distintos conocimientos y creencias.


Capítulo 8. El tipo textual en el punto de mira del traductor.



  • El acto textual en interacción.

La definición para tipo textual es el marco conceptual que nos permitirá clasificar los textos a partir de unas intenciones comunicativas que a su vez están al servicio de un propósito retórico global. Las intenciones al servicio del propósito retórico son cuatro: Llamar la atención de los lectores, anunciar un tema, expresar apoyo a un proyecto y justificarlo por argumentación. Éstas se comportan como signos que tienen a un único propósito global.

  • El texto en relación con el discurso y con el género.

El discurso es un modo de hablar y de escribir que lleva al participante a adoptar una determinada postura ante ciertas áreas de la actividad sociocultural. Género y discurso reflejan respectivamente la ocasión social y la actitud que ante esta se mantiene. La ocasión social incluye como hacemos las cosas con el lenguaje, mientras que los significados de la actitud enfatizan el valor social de lo que hacemos con el lenguaje. Los textos son divisiones en el marco de discursos que indican alternancias de un propósito retórico a otro. El traductor debe ser consciente de la realidad social en la que surge el texto.

  • Las normas de la textualidad.

Beaugrande y Dressler hacen referencia a tres principios: eficiencia, eficacia y propiedad. Decidir si un texto es todo esto depende de nuestra experiencia previa con textos de características similares. Kress señala que todo texto surge deuna problemática concreta, y un texto es el espacio donde se intentan resolver problemas concretos. Estar al servicio de uno de estos propósitos es lo que para Halliday y Hasan es propiedad de todos los textos: “el hecho de que formen un todo unificado”.

  • El foco textual dominante.

La tipología de textos está basada en este foco contextual dominante, que serían los factores contextuales de la situación comunicativa que fijan convencionalmente la atención de los lectores sólo en determinados factores y circunstancias del conjunto social.

  • La naturaleza híbrida de los textos.

Los textos son variables en naturaleza, y los propósitos de u texto sólo pueden ser considerados como dominancias. Según Beaugrande y Dressler, nunca falta un foco dominante perceptible, en tanto que otros propósitos permanecen en un grado subalterno. La hibridación intertextual es el hecho de que un texto cambia de un tipo a otro sutilmente pasando a estar al servicio de otro propósito conservando algunas propiedades del original.

  • El foco tipotextual.

Representa lo medios en virtud de los cuales el texto se define como ejemplar de un texto. Aquí confluyen un conjunto de procedimientos comunicativos, pragmáticos y semióticos que se siguen al poner en relación un texto con su contexto. Para la traducción, dividiremos la elaboración de un texto en dos niveles que operan más o menos de manera simultánea: el macrotextual, se ocupa del texto en conjunto; y el microtextual, se ocupa de los componentes del texto. Tipos textuales.
- Argumentativo: Su foco textual es la valoración de la relaciones entre diversos conceptos. Beaugrade y Dressler, mantienen que los textos argumentativos son aquellos utilizados para promover la aceptacióno valoración de algunas creencias o ideas como verdaderas o falsas o positivas o verdaderas.
- Expositivo: El foco contextual es la descomposición (análisis) de unos conceptos dados, o su composición (síntesis) a partir de sus elementos constituyentes. Dos variantes de esta tipología textual son los textos descriptivos y narrativos, ambos fácilmente reconocibles.
- Exhortativo o de instrucción: Su foco se encuentra en la formación de conductas futuras. Intenta regular mediante movimientos el modo de actuar o de pensar de las personas por medio de la exhortación o instrucción. Se pueden dar dos tipos de exhortación, la alternativa (publicidad) y la sin alternativa (un contrato).

  • Ideología, tipo textual y traducción.

En traducción la expresión de una ideología trae problemas. El contenido es un reflejo de la ideología tanto en el nivel léxico-semántico como en el gramátical-sintáctico y, para tener un significado, los rasgos textuales han de ser considerados en un marco social.


Capítulo 9. Los diseños de la prosa: la traducción de la estructura textual.



  • Principios de composición.

Un texto se compone de una serie de oraciones que en conjunto sirven para algún propósito retórico global. Cada elemento cumple una función retórica y entabla una relación discusiva con los demás, y estas relaciones discursivas nos permiten identificar secuencias que finalmente componen la unidad del texto.

  • ¿Cómo influye el contexto en la estructura de los textos?

El contexto cultural es importante de cara a la determinación de la ordenación estructural. Para el traductor, será necesario saber cuál es el estatuto de una estructura dad cuando se halle en el proceso de su tarea, y también cuál es el margen de maniobra con el que cuenta para realizar modificaciones. Para dar una respuesta hay que considerar primero la relación entre contexto y estructura. Según Hasan, defendemos el uso del lenguaje ante el contexto. Hay que reconocer esto con arreglo a estructuras genéricas, discursivas y textuales que nos resultan familiares. El principio que subyace a todo esto es el de intertextualidad. Otro factor a la hora de escoger unas estructuras u otras es la intencionalidad.

  • Configuración contextual.

El registro facilita la unión de la estructura textual con el contexto. Hasan introduce el término de configuración contextual para designar los valores que, dentro del campo, tenor y modalidad, son seleccionados en un determinado texto que se enmarca en un determinado género.

  • Los límites de la modificación de estructuras.

Hay unos límites en la modificación de estructuras que el traductor tiene que tener en cuenta. Es necesario investigar en la comparación y contraste de las estructuras de ambos textos para determinar estos límites. Los traductores tienen que ver más allá de esta linealidad para descubrir como van desarrollándose las relaciones discursivas globales. Así, llegamos a otro nivel: las secuencias. Una secuencia es una unidad de la organización textual, normalmente compuesta `por más de un elemento, que sirve a una función retórica de rango superior las que cubren los propios elementos.

  • ¿Cómo apreciamos las separaciones entre secuencias?

El productor de un texto sabe si el propósito retórico de una secuencia se ha cumplido o no. La preocupación de l traductor es transmitir el propósito retórico del productor del texto original. La dificultad para el traductor no es determinar dónde acaba un elemento y comienza otro, sino el reconocer que pasa de una secuencia a otra.

  • El paso del asunto.

El paso del asunto ha de entenderse como el punto entre dos fragmentos contiguis del discurso donde se registra un cambio de asunto. Definimos asunto como una variable del campo del discurso, que se vincula a éste como acción y como sistema de signos.

  • La apreciación del texto como unidad de estructura.

El texto es una unidad coherente y cohesiva, realizada por una o más de una secuencia de elementos mutuamente relevantes al servicio de algún propósito retórico global. Para los traductores también es muy importante identificar las separaciones entre textos, y también lo son los medios por los cuales se consigue que un texto avance hacia una meta. Las relaciones discursivas ofrecen patrones a partir de los cuales es fácil recuperar los propósitos retóricos.

  • Los diseños textuales, punto de partida del resumen.

Los traductores en muchas ocasiones tienen que trabajar con textos que no están bien estructurados, y por ello, tienen que intentar eliminar en la versión los fallos que se puedan registrar en el original y lo harán fijándose en las convenciones. Aquí ya existe más libertad para el traductor.

  • Los límites a la libertad del traductor.

Existe una hipótesis apoyada por el propósito de traducción que dice que cuanto menos valorativo es un texto, menos necesidad hay de que se modifique su estructura al traducirlo, y al contrario. Pero todo esto depende del tipo de texto, etc.

  • De interés para el traductor.

El propósito retórico es la intención global del productor de un texto, concretada en la función de éste; el propósito de la traducción es lo que persigue la traducción; y los patrones globales son las referencias según las cuales se conforman los textos en los distintos idiomas.

Capítulo 10. La textura del discurso.



La textura es una de las características que define un texto y gracias a la cual un texto resulta consistente, tanto desde un punto de vista lingüístico como conceptual.

  • Forma y contenido.

La forma de un texto es el léxico que se ha utilizado y su organización sintáctica, y el contenido es la negociación del significado entre el productor y el receptor de un texto.

  • La textura como elección motivada.

Los textos lo queramos o no están motivados por factores contextuales.

  • La coherencia como significado pretendido.

Beaugrande decía que podemos definir coherencia como el conjunto de procedimientos que aseguran la conectividad conceptual, lo cual incluye las relaciones lógicas, la organización de los acontecimientos, objetos y situaciones, y la continuidad de la experiencia humana.

  • Contrastes entre sistemas.

No hay muchos problemas para los traductores en lo que ha esto se refiere, en realidad los problemas se derivan de otros factores.

  • Inferencia.

La inferencia es una propiedad esencial del proceso de comunicación que se define como el significado que se infiere de una realización lingüística con arreglo a ciertas máximas conversacionales.

  • Recurrencia y correferencia.

La recurrencia se usa principalmente para reforzar el punto de vista propio. La recurrencia parcial es la repetición de unidades que se lexicalizan en distintas clases de palabras.

  • Preformas y elipsis.

Las preformas son formas que se representan a otras unidades o construcciones del texto, y la elipsis es la omisión de unidades lingüísticas cuyo sentido es recuperable en el contexto.

  • Colocaciones.

La colocación constituye una clara manifestación de la intención y el foco tipotextual.

  • Tema y rema en traducción.

El tema de un texto es el asunto principal que se desarrolla en un texto, y los remas son temas que van surgiendo a partir de ese primer tema. Los remas tienen más importancia comunicativa que el tema en sí.

  • Tematización: la perspectiva funcional en la oración.

La perspeciva funcional de la oración dice que en la oración predomina un orden en virtud del cual el tema aparece en primer lugar y el rema en segundo. Teniendo en cuenta todos los elementos temáticos son “dependientes del contexto” y en consecuencia tienen menos trascendencia comunicativa que los elementos remáticos.

  • Dinamismo comunicativo.

Firbas decía que el dinamismo comunicativo es la cualidad que empuja hacia delante la comunicación. A medida que el texto se va desplegando hay elementos, conocidos y dependientes del contexto, que contribuyen al menos al avance de la comunicación de los elementos interdependientes del contexto.

  • Sistemas de información.

La estructura informativa de un texto se compone de: predecibilidad y recuperabilidad de la información, relieve de la información y los supuestos compartidos.

  • Progresión temática.

Danes dice que el modo en que el discurso que va apareciendo reutiliza temas o remas previos de acuerdo con un plan textual global.

  • Textura: a modo de conclusión.

La textura ofrece los medios para que se concreten las intenciones del discurso (contexto) y se realice un determinado plan textual (estructura).


Capítulo 11. El traductor como mediador.



El traductor además de ser bilingüe tiene una perspectiva bicultural, ya que media entre culturas, y esto incluye ideologías, sistemas morales… Como lo que tiene importancia en una cultura puede no tenerlo en otra, el traductor intenta resolver todos los problemas que pueda haber.


Como resumen de este libro diré que es una transacción comunicativa en la que también interviene una acción pragmática y dónde hay interacción comunicativa. En este aspecto el traductor como mediador tiene que resolver los problemas de coherencia, cohesión, etc. y tener siempre en cuenta al autor al igual que al receptor del texto.