Fraseología e ironía


Introducción


Joaquín García-Medall es Profesor Titular de Lingüística General de la Universidad de Valladolid. Es el autor de diferentes traducciones del francés, portugués, italiano e inglés al español, además de la edición y estudio del vocabulario hispano-bisaya de Alonso de Méntrida (1637[2004]). Actualmente, está elaborando una monografía sobre la primera lexicografía hispano-filipina.

Resumen


La tesis central es el estudio de la fraseología e ironía y sus afines; cómo el contexto cultural condiciona las mismas y cómo esas expresiones se integran en la conversación de una lengua. La disertación del autor versa sobre la manifestación de insultos rutinizados de los tagalos y bisayas del siglo XVII. Utiliza planteamientos secundarios de distintos autores, cuya finalidad, además de didáctica, es dar a conocer los estudios lingüísticos contrastivos sobre este tema. Organiza la estructura del libro en función de la consecución de esos objetivos:
- Louisa Buckingham indaga en aspectos metafóricos-culturales de unidades fraseológicas (UUFF) de tres lenguas, realizando un análisis comparativo de aquéllas para facilitar el aprendizaje y memorización. Considera que la fraseología es “el centro de adquisición de una lengua” y que las expresiones figurativas son esenciales para describir las emociones.
- Mario García, justifica la existencia de una nueva clase de locución, “locución oracional”, la cual permitirá distinguir las series fraseológicas de las locuciones verbales. Aboga por un criterio estructural que facilite la identificación de locuciones cuasioracionales, así como la clasificación del resto de locuciones. El inconveniente de este criterio estaría en los desacuerdos entre la estructura sintagmática y clase locucional.
- Véselka Ángelova, propone la utilización de la fraseología contrastiva para determinar las semejanzas y diferencias entre los sistemas fraseológicos de dos o más lenguas. Considera que el traductor deberá utilizar distintos procedimientos traductológicos con el fin de trasmitir la carga semántica, pragmática y discursiva.
- Julio Calvo, mantiene que no existen diferencias en la estructura fraseológica del quechua-español. Pero habría que poner en cuarentena tal afirmación, hasta posteriores investigaciones.
- Paula Quiroga, su propósito es demostrar que mediante las UUFF se puede negar cuando esa fraseología se utiliza como réplica polémica en el turno de habla. Estudia las fórmulas rutinarias psico-sociales, que se diferencian por su significado pragmático. Alude a la ironía como un recurso para negar o expresar rechazo, teniendo en cuenta la intención del emisor (entonación y contexto situacional).
- Samuel Mountoumnjou, su objetivo es el estudio de las UUFF mediante la explicación de refranes del bamún. Ésta utiliza numerosas imágenes como un recurso retórico y suplir las deficiencias léxicas.
- Joanna Wilk, aporta razones lingüísticas en la utilización de la ironía: es un arma que nos permite escondernos detrás de cualquiera de sus valores argumentativos. Según la autora, la ironía es fundamentalmente ofensiva puesto que pretende desautorizar al objeto ironizado y ponerlo en ridículo.
El autor utiliza como base de su discurso el Vocabulario de San Buenaventura y de Méntrida, lingüistas misioneros. Considera que con los insultos se consigue, en principio, una reducción de la agresividad física entre los interlocutores.
Estructura su estudio mediante epígrafes, facilitando la claridad de la exposición:

- Insultos e imprecaciones en tagalo. Distingue distintos tipos de afrentas. Conceptúa al insulto como descriptivo, siendo su fundamento cultural.
- El concepto de Buyayao en Bisaya. En él se integran el insulto, la increpación agresiva y la descalificación, estando organizado bajo normas culturales.
- Clasificación formal de las afrentas en tagalo y bisaya.
- Cosificación del receptor y preguntas retóricas.
- Kinesias del ultraje.
- Juramento de autoconmiseración. Su fin es buscar credibilidad sobre la propia desesperación.
- Ironía. Distingue distintos tipos de ironía. Concreta las diferencias de la ironía de tagalos y bisayas con la española del s. XVII; la primera estaría rutinizada, mientras la segunda sería hiperbólica de fundamento metafórico o metonímico (“érase un hombre a una nariz pegado”).
- El ámbito de lo deshonesto. Pone de relieve la distinta concepción de la deshonestidad que tienen los religiosos y los indígenas. El Vocabulario de Méntrida sí hace referencia a términos tabúes.
- Fraseología del Bisaya. Es predominantemente constativa.


Bibliografía


El autor utiliza dos tipos de fuentes:
Fuentes primarias, destacando a: - MÉNTRIDA, Alonso de (1637[2004]): Vocabulario de la lengua bisaya, hiligueina y haraya de la isla de Panay y Sugbú y para las demás islas. Edición, transcripción y estudio de J. García- Medall. - SAN BUENA VENTURA, Pedro de (1613[1994]): Vocabulario de lengua tagala, el romance castellano puesto primero, en la noble villa de Pila, por Thomas Pinpin y Domingo Loag.
Fuentes secundarias, entre otras: - TORMO SANZ, Leandro (1978): “Método de aprendizaje de lenguas empleado por los franciscanos en Japón y Filipinas (ss. XVI y XVII)”. - CERMÁK, Frantisek (2000): “Revisando los fraseologismos somáticos”. En Pamies Bertrán, Antonio & Juan de Dios Luque Durán: Trabajos de lexicografía y fraseología contrastivas.


Conclusiones


El manejo del lenguaje es excelente, utilizando la terminología propia de la disciplina (taxonomía, hipérbole espacial, etc.).

Este volumen contiene la exposición de importantes lingüistas, centrándose cada uno en materias distintas.
Respecto a la exposición del profesor Medall, parece ser objetivo en sus consideraciones, avisando de la escasez de información respecto a determinados temas; haciendo constar los distintos sistemas culturales y lo que ello implica en el ámbito moral (distinta concepción de la deshonestidad); clarificando la exposición con ejemplos; establece una duda razonable sobre la autoría de la ironía (¿creación de los religiosos?).


En resumen, resulta una lectura productiva e interesante. Considero que es esencial la investigación y el estudio de estos temas. Razones:
- Ayuda a perfeccionar la traducción y a no proyectar las unidades de nuestra lengua sobre otras, puesto que constituiría un obstáculo para su aprendizaje y dominio.
- El conocimiento de la fraseología e ironía mejora la capacidad comunicativa.
- Este estudio da a conocer las diferencias entre distintas lenguas, desde las europeas hasta las africanas, pasando por las amerindias. Ello ayuda a plantearnos que, en ocasiones, unidades de nuestra lengua no son tan obvias y que el conocimiento de las UUFF nos ayudará a salvar obstáculos para la traducción de una lengua extranjera.