Guía Didáctica de la traducción de textos idiolectales: texto literario y texto de opinión3.jpg

Autor/a/es: Rosario García López
Editorial: Netbiblo
Año: 2004
España
Idioma/s: Español
Nº de páginas: 288
ISBN: 84-9745-070-1

Por Silvia Morasso

Introducción

Este obra es una guía para la didáctica de la traducción de textos idiolectales. El objetivo principal es ayudar a los universitarios y a los futuros traductores en su formación. El libro se divide en dos partes: la primera parte consiste en un enfoque teórico mientras que la segunda aborda el tema de la traducción desde un punto de vista didáctico y metodológico.



Capítulos

Conceptos teóricos generales básicos

El concepto de traducción se puede definir como un proceso que tiene como objetivo comprender el sentido del acto comunicativo producido en una cultura para luego crear un nuevo texto en la cultura de llegada.
Traducir facilita la comunicación entre culturas, es decir, las intenciones y las percepciones del autor del texto original.
Los estudios sistemáticos sobre la traductología no aparecieron hasta casi la mitad del siglo XX cuando esta nueva disciplina empezó a ser independiente de la Lingüística. El estudio de esta disciplina se organiza en tres ramas cuya conexión es imprescindible: teoría, práctica y didáctica.
Desde un enfoque comunicativo, un texto es el resultado de la interacción de relaciones comunicativas entre un cotexto (el conjunto de los elementos lingüísticos) y su contexto (la situación comunicativa dada). Desde una perspectiva traductológica el texto constituye una unidad total de comunicación y por eso cualquier mutilación será una pérdida de informaciones del contenido afectando al resto.
El significado, o componente semántico, de un texto es el conjunto de elementos lingüísticos, fonéticos y materiales. Por otro lado, el componente extralingüístico del texto, es decir, el sentido, es la verdadera intencionalidad comunicativa y se completa a medida que un receptor reconoce y comparte con el emisor conocimientos extratextuales que se relacionan con el tema del texto.
A pesar de que el sentido del texto es una categoría subjetiva, dos traductores ofrecerán soluciones diferentes, que siempre serán parciales si ellos han seguido el proceso traductológico pertinente. El traductor no puede escapar a la subjetividad del acto comunicativo pero con su profesionalidad tiene que limitarla. Así, por ejemplo, tiene que tener en cuenta el grado de especialización de un texto y aplicar las convenciones textuales de la cultura de llegada.
Por lo que concierne el grado de convencionalidad o subjetividad, es posible clasificar los textos en dos grandes bloques.
Los textos convencionales son aquellos en los que los elementos sociales y culturales prevalecen sobre los de expresión individual. Pertenecen a esta categoría las cartas, las recetas, los textos administrativos porque se adaptan a determinados parámetros de producción. La traducción de los textos convencionales requiere el conocimiento de los textos paralelos que son textos de la misma tipología que el texto original producidos en la cultura de llegada. Los textos paralelos son útiles para la comprensión del TO y para la producción del TM.
Los textos idiolectales son aquellos textos en los que el grado de convención es mínimo. Un buen ejemplo es lo de los textos literarios en cuanto sus formas respectan la voluntad del autor. El factor idiolectal afecta a la forma y a los contenidos. Sin embargo en todos los textos se mezclan elementos de diferente naturaleza y no existen textos totalmente puros. Así, por ejemplo, un texto sobre la traductología tendrá una parte convencional y una idiolectal.
A la hora de delimitar un determinado tipo de texto cuya clasificación es dudosa, se suele hablar de “textos generales”. Esta denominación probablemente es en oposición a los llamados “textos especializados”. La determinación del tipo de texto es fundamental en traducción porque los factores comunicativos relevantes pueden ayudar y facilitar el trabajo del traductor.
El texto entendido como resultado de un acto de comunicación está integrado por tres elementos relacionados entre sí:
  1. 1. Emisor o autor, que puede ser: conocido o desconocido por el receptor, unipersonal o institucional, con proyección comunicativa reflexiva
  2. 2. Mensaje o contenido comunicativo, que puede ser: explícito o implícito, objetivo o subjetivo, de obligado cumplimiento o simplemente informativo
  3. 3. Receptor, que puede ser: directo o indirecto, prefigurado o general, interlocutor del autor o el propio autormativo.
Tipos de textos
Autor (PCA)
Contenido
Receptor
Textos literarios, ensayos humanísticos, artículos de opinión.
external image placeholder?w=200&h=50


Textos legales y administrativos, publicitarios, especializados.

external image placeholder?w=200&h=50

Textos divulgativos y didácticos.


external image placeholder?w=200&h=50

Especificidades del texto literario

El texto literario suele ser considerado por algunos especialistas como un tipo de texto cuyo carácter “estético” es su razón de ser como tal texto, y por lo tanto, para traducirlos es suficiente encontrar en la cultura meta elementos y recursos estilísticos capaces de trasmitir la armonía estética del texto original.
Los efectos “literarios”, con función emotiva y estética, son marcadores del sentido del texto puesto que contienen valores comunicativos dependientes de la intención de su autor. Los elementos y recursos lingüísticos en general son por lo tanto el continente del sentido, es decir, de las intenciones y objetivos del autor del texto literario.
La función dominante en los textos literarios viene marcada por su carácter emotivo-evaluativo. El autor persigue un doble objetivo: comunicar al lector su visión del mundo y producir en aquel un efecto sentimental. Para transmitir su percepción del mundo, el autor se sirve de múltiples recursos conformando su idiolecto, es decir su manera de comunicar.
El texto literario, por lo tanto, resulta más que ningún otro tipo de texto, un producto globalizado de una concepción irrepetible, cuya importancia como comunicación de un mundo íntimo tendrá mayor profundidad y capacidad de conexión cuanto mayor sea el genio de su creador. El traductor literario tiene que conservar lo más posible el idiolecto en el texto meta. El texto literario es una entidad comunicativa compleja de subjetividades perceptivas, influido por e influyente en la comunidad que lo produce y recibe.
El concepto de idiolecto va más allá del de estilo y se puede definir como la resultante indisoluble entre una percepción particular del mundo y la forma lingüística que contiene dicha percepción. Todos los escritores se manifiestan por escrito de una manera personal, producto de la interrelación de factores externos e internos. El estilo de un texto literario se entiende como recurso idiolectal transmisor del sentido del texto.
Los marcadores
Un marcador es un elemento de naturaleza lingüística o extralingüística que en un texto dado asume un determinado valor.
MARCADORES DE LA IMPLICITUD
LINGÜÍSTICOS
EXTRALINGÜÍSTICOS
DIRECTOS
INDIRECTOS
DIRECTOS
INDIRECTOS
Léxicos
Léxicos
Situación comunicativa textual
Situación comunicativa de recepción
Prosódicos/fonéticos
Morfológicos
Situación comunicativa de producción
Semióticos
Sintácticos
Tropos
-
Focalización
Los marcadores lingüísticos, así como los semióticos y los de focalización responden a un empleo idiolectal, dada la intención del autor y su modo específico de transmitirla.
Los marcadores lingüísticos indirectos, o textuales, fuera de un texto dado adquieren un valor diferente.
Los marcadores lingüísticos directos son aquellos términos o expresiones de naturaleza eminentemente lingüística, marcados pragmáticamente de manera que predisponen al lector hacia una dirección comprensiva determinada.
Los marcadores prosódicos pueden actuar in presencia e in absentia; los primeros imponen al texto un ritmo implicativo del sentido y los segundos son el contenido en el ritmo de los versos.
La situación comunicativa de producción obedece a elementos objetivos (circunstancias que rodean el autor) y subjetivos (experiencia y visión del mundo del autor, consciente o inconscientemente presentes en su obra).
Por situación comunicativa textual, o también situación referencial, se entiende el desarrollo argumentativo de la historia. Este marcador supone la colaboración del pre y postexto en la situación comunicativa de un momento textual concreto.
La situación comunicativa de recepción está constituida por un conjunto de saberes relacionados con el programa conceptual del autor y con sus circunstancias. Son marcadores de carácter objetivo-subjetivo y su influencia sobre el traductor determina el valor comunicativo de los diferentes elementos textuales.
La focalización se constituye en muchos textos literarios en marcadores de implicaturas textuales. Tiene un carácter idiolectal.
En los textos literarios algunos elementos fuera de contexto que no están marcados comunicativamente adquieren un determinado valor que establece la coherencia textual aparentemente rota. Estos elementos son los tropos.
Los tropos tienen apoyo lingüístico, pero su origen es textual-conceptual porque no responden a una cuestión de estilo, sino al sentido del texto que los proporciona.
En un texto literario no todos los tropos adquieren el mismo valor, aunque, si efectivamente encierran un valor comunicativo, tienen que encajar sus respectivos sentidos con todos los demás para instaurar la coherencia del texto.
El autor de un texto literario quiere comunicar un estado de ánimo ante hechos, principios o conceptos de su propia experiencia personal; su acto de habla pretende comunicar y producir en el lector una adhesión a su propia emotividad. Para conseguir este objetivo, utiliza recursos textuales y lingüísticos constitutivos de su idiolecto.
En definitiva, el autor de un texto literario se manifiesta a través de un determinado contenido lingüístico, que el traductor tiene que identificar como reflejo de su programa conceptual y recrear. A través de la forma, el traductor accede al sentido del texto, cuando tenga saberes extralingüísticos necesarios sobre su autor, circunstancias, época, ambiente socio-cultural, que conforman las competencias básicas para la traducción de este tipo de texto.
Las implicaturas textuales, en particular en la traducción de textos literarios, influyen sobre la elección del traductor.
Resumiendo el recorrido interpretativo del traductor de un texto literario es necesario tener en cuenta algunas cuestiones: por qué el autor dice lo que dice; para qué lo dice; cuándo, dónde, en qué circunstancias y a quién lo dice. En traducción literaria hay que incluir también como dice lo que dice (idiolecto).

Enfoque metodológico: textos literarios y textos de opinión

La didáctica de la traducción trata de formar al futuro traductor y dotarlo de las herramientas necesarias para su desarrollo profesional.
Para conseguir este objetivo es necesario un método que integre teoría, es decir, la concepción teórica sobre lo que es la traducción y el traducir, y práctica.
Etapas del proceso didáctico de la traducción de un texto:
  1. 1. Etapa preliminar:
  • Fase teórica
  • Presentación y reflexión sobre el TO
  • Documentación
  • Primera lectura: localización provisional del tema del TO
  • Localización y solución de incógnitas lingüísticas
  • Localización y solución de incógnitas culturales
  • Estudio idiolectal o convencional del TO
  1. 2. Etapa de la comprensión del TO:
  • Análisis semántico-lógico del TO (resumen semántico y búsqueda de las relaciones de lógica semántica)
  • Análisis pragmático-funcional del TO: búsqueda de los marcadores del sentido del TO)
  • Reformulación del tema del TO
  1. 3. Etapa de la producción del TM:
  • Reflexión bidireccional (hacia el PCA y hacia el receptor)
  • Plan previo de traducción: idiolecto y convención, marcadores culturales
  • Búsqueda de equivalentes comunicativos en la CM y primer borrador del TM
  • Redacción definitiva de un posible TM
Etapa preliminar
Fase teórica: tiene que centrarse en los principios teóricos básicos de la teoría general de la traducción.
Presentación y reflexión: antes de la lectura del TO, son necesarias reflexiones acerca la especificidad de los textos idiolectales, es decir, el autor y su circunstancia amplia.
Documentación sobre el autor y tema del TO: es decisiva para la comprensión del TO.
Primera lectura: sin recurrir al diccionario, el objetivo más importante es lo de comprender el significado del TO y extraer el tema provisionales.
Localización y solución incógnitas lingüísticas: con el objetivo de entrenarse en la necesidad de reflexión textual y adquirir habilidad en el encontrar la relación lógica entre los diferentes elementos lingüísticos del TO.
Localización y solución de incógnitas culturales: es de suma importancia para la comprensión del texto y va ligada a la etapa de la documentación.
Estudio idiolectal: la comparación de diferentes idiolectos; el objetivo es sensibilizar sobre los idiolecto como marcador de sentido.
Etapa de comprensión del TO
Análisis semántico-lógico: está orientada a la comprensión del contenido semántico del TO, es decir, lo que el texto dice. Se compone del resumen semántico (el texto se divide en párrafos para comprender el valor cotextual de los significantes. Se puede imaginar como una especie de crucigrama mental) y de la búsqueda de las relaciones semánticas (comprender el significado de cada enunciado y establecer relaciones semánticas).
Análisis pragmático-funcional del TO: encontrar aquellos elementos lingüísticos y extralingüísticos que se constituyen en marcadores de las intenciones del autor.
Reformulación del tema.

Etapa de producción del TM
Fase preliminar de reflexión: hacia el PCA (dar respuestas a preguntas como qué dice el TO, qué quiere decir, por qué, cómo etc.) y hacia el receptor (formular las preguntas fundamentales para quién y dónde).
Plan previo de traducción: en la producción del TM es fundamental la conservación del sentido del TO y el respecto del idiolecto del autor. El TM correspondiente tiene que conservar el sentido en todas y cada una de sus partes.
Primer borrador (aplicando todos los saberes desarrollados hasta ese momento) y búsqueda de equivalentes comunicativo (reflexión sobre las posibilidades comunicativas y sobre lo que se puede ganarse/perderse con la elección de las diferentes opciones).
Redacción definitiva: redactar un TM definitivo; es preferible no realizar esta fase en una sola sesión.

Conclusión

Este libro ofrece una guía pedagógica adaptable a las experiencias académicas. Es útil sobre todo para los futuros traductores que quieren especializarse en la traducción literaria porque explica muy en detalle las fases del proceso de la traducción de un texto.