La traducción de la A a la Z


external image Portada_FERNANDEZ_Vicente.jpg
Autor: Vicente Fernández González
Editor: Berenice
Año de publicación: 2008
País: España
Idioma: Español
ISBN:978-8496756557

Por Marina Adamantiadis Losilla

Introducción


Umberto Eco dice que la lengua de Europa es la traducción, y diría yo que debería de ser la lengua del mundo. Centenares de diputados, gracias a los servicios de traducción e interpretación del Parlamento, debaten en veinte lenguas sobre los asuntos más diversos. En 1992 Paul Ricoeur propuso un proyecto ético para Europa, fundamentado en la necesidad de conjugar alteridad e identidad, inspirado precisamente en el modelo de la traducción. La traducción se revela pues como una apasionante actividad social comprometida con las aspiraciones de la humanidad. El diálogo entre las literaturas, la creación, la difusión mundial de los productos culturales, la industria del ocio y el turismo, los medios de comunicación no pueden concebirse sin la traducción. La traducción no es ajena a las dinámicas de dominación. Ha habido traducciones, como la Biblia alemana de Lutero, que han cambiado el mundo, tal vez por eso la traducción haya sido muy mal vista por el poder de nuestro país, por la Santa Inquisición, por Fernando VII, por Franco, por poner tres gloriosos ejemplos. De manera que la traducción ha resultado con frecuencia una actividad peligrosa, para sus autores y sus lectores. La traducción ha sido un oficio muy común entre exiliados. La comunicación entre los seres humanos, en el seno incluso de una misma lengua, no es sino traducción. Hablar es querer decir y querer decir es traducir. «Si vivir es hablar, y hablar es traducir, resulta claro que vivir es traducir». Tal vez por ello la traducción es cada vez más materia de la ficción. Traductores e intérpretes y la propia traducción protagonizan novelas, películas, relatos. También poemas. En los últimos años, sin embargo, la imponente presencia de la traducción en nuestro mundo ha propiciado una ingente bibliografía.

Resumen


El autor se impone la disciplina de un glosario – de la A a la Z –, un artículo por letra, al modo en el que los poetas del barroco se imponían la disciplina del soneto o la sixtina, que hacen referencia a la práctica social de la traducción, a sus dimensiones creativa, cultural, política y ética, a los estudios de la traducción, a su estatuto epistemológico y sus relaciones con otras disciplinas; a las concepciones sobre el lenguaje, al papel de la Universidad, a la sociedad de la información. Se trata de una forma de reescritura de una labor de compilación. En la confrontación, los textos entablan un debate, a veces insospechado, no exento de ironía y en ocasiones revelador. No deja de ser un juego, pero vivir también es jugar.

Este libro aborda la traducción desde distintos tipos de vista, desde el meramente ensayístico como desde el punto de vista de la ficción, al recoger fragmentos de novelas en las que los traductores son los protagonistas. Se trata, simple y llanamente, de una selección de textos relacionados con el mundo de la traducción en forma de glosario, pues a cada letra del abecedario le corresponden varios artículos sobre temas diversos.

Hay un poco de todo: desde artículos sobre la teoría de la traducción hasta fragmentos de novelas en las que el protagonista es traductor e incluso textos que no tienen nada que ver con la traducción, pero cuya importancia no habría sido la misma sin ser traducidos. Por esto mismo no haré un resumen del libro en sí puesto que no tiene continuidad, no se puede resumir como un todo. Resumiré una serie de artículos que serán los que más me han gustado y llamado la atención. Porque resumir cada uno de los artículos sería algo complicado. Por ejemplo en la letra I, hay un artículo que se llama ‘‘La interpretación: un acto de comunicación’’ de R. Barthes traducido por C. Fernández Medrano. En este artículo habla del autor en relación con la crítica, más bien que la crítica tiene como tarea descubrir al autor y el autor no desmantelar a esta. Por eso dice que la escritura al rechazar la asignación del texto se entrega a una actividad contra teológica. Otro artículo que me ha llamado la atención ha sido, Haroldo Campos: «Solo lo difícil puede ser traducido» de A. Puente situado en la letra Q de Quizás, donde dice que la traducción es una especie de transcreación, que por eso cuando más carga lingüística tenga el texto mas real será su traducción ya que la traducción de un texto fácil en su lengua real es multiplicar redundancia, ya que llega un momento en el que traducción y creación son una sola, pues la traducción se convierte en ella misma en original y transforma al original en traducción. Otro artículo sería ‘‘Una noticia alarmante’’, en el cual se dice que debido a un error de traducción en el software cuatro pacientes con cáncer de próstata han muerto y otros seis han resultado gravemente heridos debido a una sobredosis de rayos X, esta sobredosis fue producida como he dicho anteriormente a un error del software, reconoció el ministro de Sanidad en Francia. El artículo continúa diciendo que la culpa no fue de los traductores franceses que, al parecer, tienen mejor reputación que los periodistas, sino que el personal del hospital estaba mal formado e incapacitado para tratar a estas personas, el error fue de los periodistas de los países vecinos que por no leer el informe entero, decidieron que el error había sido de los traductores, y esto no es así, ya que el error fue del hospital, del personal y del material del hospital que no se encontraba en su mejor estado.

Conclusión


A tenor del resumen del libro o más bien de los artículos podemos comprobar que no se trata de un libro común que se pueda resumir como una novela. El libro es muy ameno e inusual. En este libro como he dicho anteriormente no encontramos un manual de cómo traducir, ni del funcionamiento de la traducción. Se trata, simplemente de una selección de textos relacionados con el mundo de la traducción en forma de glosario, pues a cada letra del abecedario le corresponden uno o varios artículos sobre temas diversos. Hay un poco de todo: desde artículos sobre la teoría de la traducción hasta fragmentos de novelas en las que el protagonista es el traductor e incluso textos que no tienen nada que ver con la traducción pero cuya importancia no habría sido la misma sin ser traducidos. La ventaja que podemos sacar de él es, que si el texto que empiezas a leer no te gusta o crees que no es lo buscabas, puedes dejarlo. Hay artículos sacados de libros, otros de internet o de cualquier periódico, y como dice el propio autor no es un libro común es un libro collage, porque el autor ha ido extrayendo artículos de cualquier parte que llamaron su atención y que creyó que llamarían la atención del lector, y no se equivocó.

El autor


Vicente Fernández Gonzáleznació en 1953 en el municipio toledano de Talavera de la Reina (España), es un filólogo y traductor literario de obras escritas en griego moderno. Se tituló como profesor de Traducción e Interpretación (Griego) en la Universidad de Málaga. En 1992 ganó el Premio Nacional de Traducción por su versión castellana de la novela Seis noches en la Acrópolis (1991) de Yorgos Seferis, autor del que también ha publicado Días 1921-1968 (1997), una selección de sus páginas de diario. En 1999 coordinó el volumen que la revista Litoral, con el concurso de la UNESCO, dedicó a Constandinos Cavafis. En 2001 publicó en la colección Nueva Roma del CSIC La ciudad de las ideas, sobre la poesía de C. P. Cavafis y sus traducciones castellanas. En 2003 gana por segunda vez el Premio Nacional de Traducción, esta vez por Verbos para la rosa. Esbozo de poética (2002) de Zanasis Jatsópulos. Es director del Máster en Traducción Literaria y Humanística de la Universidad de Málaga.

Bibliografía


La información sobre el autor ha sido obtenida en: http://es.wikipedia.org/wiki/Vicente_Fern%C3%A1ndez_Gonz%C3%A1lez
http://www.comunicacion-cultural.com/2008/07/22/la-traduccion-de-la-a-a-la-z/