Los límites de la interpretación

Eco.jpg

Autor: Umberto Eco
Editorial: Lumen
Año: 1992
Idioma: Español
ISBN: 84-264-1214-9
Nº páginas: 404

Por Melani Barnuevo Lagunas

Introducción


El libro Los límites de la interpretación nos muestra la infinitud de interpretaciones o significaciones que le podemos dar a un texto dependiendo de lo esquemas mentales del lector, su situación social e histórica, si sigue el contexto en el que lo lee o en el que lo ha escrito el autor, el código…
En un mismo texto podemos ver tres tipos de intenciones: la del lector, la del autor y la de la obra.
Se va a intentar explicar a través de él cuál es el modo correcto de interpretar cualquier aspecto de la vida diaria desde un signo de la naturaleza a una imitación de un cuadro o a la metáfora de cualquier texto; para ello el autor no solo se basará en su experiencia profesional y personal sino que analizará otra gran diversidad de autores muy diferentes entre sí.

Resumen


Numerosos personajes han reflexionado sobre el papel de la interpretación o colaboración que el lector tiene en la lectura, esto no solo depende del mensaje sino también del código. La interpretación depende de las estructuras mentales y de la situación social o histórica del lector.
Los textos verbales como pintura, cine, televisión pueden ser narrativos. En el texto se encuentran signos literarios que no designan el objeto sino que dan instrucciones para producir su significado.
El texto se puede traducir con diferentes intenciones: buscando en e l texto lo que el autor quería decir y buscar lo que el texto dice independientemente de la intención del autor, en esta última postura también hay un dilema entre buscar en el texto la coherencia textual o basar esta coherencia en los deseos, pulsiones o arbitrios del destinatario. Por ejemplo, en la Edad Media se buscaban varios sentidos sin que hubiera oposición entre ellos, mientras que en el Renacimiento buscaban infinitud de sentidos independientemente de si eran opuestos. Pero a veces podemos pensar sentidos en los que el autor no estaba pensando. Entonces, puede haber tres tipos de interpretación: la del autor, la del traductor y la del lector.
La traducción literal nos permite tener total libertad interpretativa, por ejemplo, cuando Reagan (presidente de EEUU) dijo que iba a bombardear la URSS, hubo gente que lo tomó como una amenaza o como una broma, pero para los que lo tomaron como broma, primero lo tenían que haber tomado también como una amenaza.
Hay que distinguir entre interpretación semántica e interpretación crítica, en la semántica el lector llena de significado el texto y en la crítica el lector recibe instrucciones de cómo interpretar el texto. El lector a veces puede tomar una postura pragmática en la que no toma como verdadero lo que dice el narrador.
Algunos autores hacen distinción entre la contextualización del texto, que es el contexto en el que está presente, y la contextualización del autor, que es el contexto en el que este vive. Sobre el texto se pueden formular infinitas conjeturas que se van desaprobando en función de su coherencia.
A veces también se puede transgirversar un texto, que consiste en centrarse en ciertos aspectos del texto, dando más detalles de ellos, pero a la vez dejando de lado otros aspectos.
El modus es un modelo de interpretación en el que desde tiempos de Platón y Aristóteles se ha observado que todo está lleno de limitaciones, lo que tiene que ver con que muchas cosas sean irreversibles como el tiempo o la inmensa mayoría de las cosas que son provocadas por una causa, como decía Santo Tomas no podemos hacer que lo que ha sido no haya sido.
El modelo Hermes se basa en que los textos deben decir la verdad pero no es fácil saber qué es verdad y que no, un ejemplo de esto es cuando se destruyó la biblioteca de Alejandría por orden del califa porque los libros no decían lo mismo que el Corán consideraba verdadero. A lo largo de la historia las mentalidades cambian por ello encontramos que desde la época de Platón donde se pensaba que todo estaba provocado por una causa y que estábamos limitados por el tiempo debido a que no podemos volver atrás, hasta pensar como Hermes que el lenguaje debe buscar la verdad, también se pensó que el lenguaje era insuficiente para describir a Dios, también se centraron en buscar doble sentido a las palabras, después buscaron describir el universo con el lenguaje, hubo una época en la que surgió el espíritu de la gnosis basado en la visión negativa del mundo.
Ahora se piensa que las palabras se pueden analizar y relacionar desde infinitos puntos de vista que tiene diferentes resultados entre sí, unos más o menos aceptados.
Es muy difícil encontrar un término que tenga el mismo significado para todos. Para expresarnos usamos dos formas: la semiótica, que es la que genera frases, y la fonología, que genera morfemas y lexemas. En las palabras encontramos que entre la unidad de expresión y la unidad de contenido no hay relación. Entre los significantes de las palabras establecemos relaciones.
En la retórica podemos encontrar relación tanto por semejanza como por contraste, la parte por el todo o el todo por la parte, la causa por el efecto y el efecto por la causa…. También se establecen relaciones entre imágenes porque una se parece a otra, en esta relación el último concepto pasa a llamarse como el primero pese a que el significante sea diferente, como por ejemplo: el perro animal y la constelación. Todas estas relaciones se llaman mnemotécnicas sobre las cuales hay muchas reflexiones de distintos personajes.
Con la alquimia surge un nuevo lenguaje, el cual es desconocido para el que no está interesado en este campo, aunque no era muy preciso con el tiempo evolucionó hasta las formulas científicas que conocemos hoy en día, surgen así los alquimistas simbólicos, que piensan en un doble sentido del lenguaje y por eso usan metáforas. El discurso alquímico mezcla estas posturas por lo que es muy difícil saber a qué se refiere de verdad, en su mayoría estos discursos tratan de describir la Gran Obra, que consiste en que a partir de una materia prima por diferentes procesos de transformación se obtiene la Piedra Filosofal. Las tres fases que pasa la piedra son: la obra al Negro, en la que hace la cocción y descomposición de la materia, la obra al Blanco, es este proceso de sublimación o destilación, y la obra al Rojo, que es el estado final. Muchos han interpretado que esta Piedra Filosofal es un símbolo y se refiere a la adquisición del conocimiento, otros la toman en sí misma como un objeto que convierte en metales preciosos lo que toca y sana enfermos.
Los indicios son situaciones o hechos que nos hacen deducir otra situación o hecho.
De los textos sagrados no se pueden hacer libres interpretaciones porque la autoridad o tradición religiosa son las que dan las claves de cómo debe interpretarse.
Se pueden encontrar textos abiertos en la que cualquier lectura es posible, pero en otros casos hay algunas interpretaciones que nos resultarían totalmente incoherentes, es muy difícil saber cuál es la interpretación equivocada del texto.
A menudo los textos dicen más de lo que los autores querían decir. En la interpretación a parte de las ideas de la persona también influye el contexto en el que se presenta porque pude ser diferente del contexto del autor. El autor sin darse cuenta también es influenciado cuando escribe el texto.
Hay interpretaciones más económicas que otras, es decir que el texto las sostenga.
El autor de este libro dice que es una tontería buscar significados más allá de los nombres propios. Por su experiencia reconoce que el subconsciente también interviene a la hora de la creación textual sin darse cuenta. El autor observa interpretaciones que un personaje llamado Nanni hace sobre muchos términos en diferentes obras. No hay reglas que regulen la invención, metafórica, por ello su interpretación es muy amplia, se puede interpretar de forma literal o de forma figurativa. El grado cero de la metáfora seria el que corresponde con la definición científica de los términos, es decir, el significado literal. Si se toma la metáfora literalmente, al pie de la letra, no es que nos estemos refiriéndonos mal al medio, sino que estamos cometiendo una incorreción enciclopédica, como por ejemplo cuando decimos este hombre es un animal, lo podemos tomar como que este ser humano es un ser no humano o que su comportamiento no ha sido el adecuado. La metáfora tiene algo que ver con nuestra experiencia y proceso emocional.
Algo que encontramos parecido a la metáfora es la connotación en la que se relacionan dos ideas o sistemas, como por ejemplo Juan es un cerdo, ahí identifica una persona con un animal grosero e impuro. Otra forma de relación es la abducción a la hay que investigar científicamente ya que los conceptos no son fáciles de relacionar. Las metáforas dependen también del contexto, hay algunas que pueden funcionar en un universo cultural e intertextual determinado pero que son inconcebibles en otro diferente. Las metáforas más originales y creativas no son parafraseables, en cambio las simples si, por ejemplo: Juan es un sinvergüenza.
Decimos que algo es falso cuando varía del animal pero en los objetos también podemos encontrar dobles, cuando tiene el mismo aspecto físico y por lo tanto funcional como podrían ser dos sillas. Los pseudobles se dan cuando uno de los objetos físicamente iguales tiene un valor particular, como un cuadro pintado por Miro o el Santo Grial usado por Jesús, los dobles de esto para ciertas personas no tienen valor. Hay objetos únicos cuyos rasgos son irreproducibles.
Una falsificación se da cuando se produce un objeto con la intención de hacer creer a alguien que es otro objeto único. Una falsificación radical se da cuando el que lo reproduce con buena o mala intención dice que es idéntico al original, cuya existencia y valor se conoce. Hay ocasiones en los que se ha alterado el original para que se pareciera aún más a la réplica, por ejemplo, los cuadros son alterados perdiendo la autoridad de colores. La falsificación moderada se da cuando el que lo ha reproducido dice que los objetos son diferentes ya su vez intercambiables. La confusión entusiasta se da cuando contemplamos una obra que de arte sabiendo que no es original. Muchas veces se realiza una falsificación diplomática debido a que el original se ha perdido. La falsificación ex-nihilo es la producida pero el autor del original.
Un signo es algo que representa algo para alguien, por lo tanto, nos preguntamos si debemos tomar la falsificación como un falso signo o ese signo nos es el mismo que el original.
Para reconocer la autoridad de algo debemos compararlo con el original, pero si este está perdido analizar el materia o normas de escritura, pintura o escultura validos en el momento de la producción, un texto también puede ser analizado por el contenido, los hechos externos que cita no podrían ser conocidos en el hecho de producción…
Con la palabra e imaginación podemos crear nuevos mundos, tan distantes como queramos de la realidad. Podemos tomar las metáforas como la descripción de mundos posibles. Aun así, no todos tenemos la misma idea sobre el mundo real. Los mundos descritos de la narración, a menudo son incompletos, por eso se les llama pequeños mundos. Estos pequeños mundos pueden ser creíbles, verosímiles y concebibles o todo lo contrario.
La semiosis es la acción o influencia entre tres sujetos: un signo, su objeto y su interprete, mientras que la seniótica es el discurso teórico sobre los procesos semióticos. A cada palabra o signo le asignamos una significación, está la usa el intérprete cuando hace uso de la comunicación. Cuando decimos una palabra eso es un estímulo para otra persona y en función de cómo la interprete reaccionara con una u otra respuesta, es una secuencia casual. Los ordenadores realizan semiosis sin saber lo que significan, ellos simplemente siguen el sistema binario.
La abducción o hipótesis es un proceso en el que obtenemos una deducción como resultado al aplicar una regla. El reconocimiento se basa en establecer unas características a alguien o algo para poderlo identificar.
Muchos dicen que la ciencia no debe unas metáforas, aunque Max Black defiende su uso sabiendo cual es el modelo a seguir.
Aristóteles y Pierce reflexionaron sobre las múltiples relaciones que podemos hacer entre diferentes términos o ideas, entre ellas están las deducciones o hipótesis las cuales pueden ser verdaderas o no. Así se pueden sacar muchas reglas, hipótesis, abducciones y metabducciones (es decidir si el universo creado por las abducciones coincide con el de nuestra experiencia).
La naturaleza se puede tomar como un sistema de signos, en ella encontramos muchos síntomas e indicios que interpretamos con total libertad. Se puede ver el ejemplo de los detectives Holmes y Watson que realizan abducciones muy creativas pero que se corresponden con la realidad.
La semiótica estudia la estructura abstracta de los sistemas de significación y los procesos que se usan en la práctica de las reglas de estos sistemas para comunicar sobre el mundo posible. La pragmática estudia cómo influye el contexto en la interpretación del significado.
Para los objetos usamos una designificacion rígida y sobre ellos todos tenemos la misma forma de llamarles.
Hay un problema que surge con las personas a las que se les pone nombre pero la idea sobre ellas cambia con el tiempo, es decir, no piensas lo mismo cuando una persona está viva que cuando se ha muerto.
Una expresión la interpretamos con otra expresión y a la vez la única manera de saber los contenidos de las expresiones se realiza mediante la interpretación. Para interpretar un signo hay que tener más en mente el contexto. Otra cosa que usamos mucho son las presuposiciones, es decir, hay muchas cosas que damos por hecho que sabemos, por ejemplo cuando usamos el verbo limpiar presuponemos que hay algo sucio o cuando decimos dejar de se presupone que antes si se hacía. Dependiendo de la presuposición que se haya hecho se puede contestar de muchas maneras. También usamos el fondo y el relieve que es que ponemos los conocimientos de forma obligada en un orden lineal.
Los términos-p es una especie de simbología con la que se pueden crear mensajes. En estos mensajes es importante que el lector intervenga llenando el mensaje de sentido con estas suposiciones.
Se puede interpretar un texto de dos formas: buscando la intención del autor o buscando su esencia según lo que nos sugiera. El problema surge al intentar saber cuál es el significado apropiado para interpretar el mundo. La deriva hermética nos habla de la habilidad incontrolada de deslizarse de significado en significado, de semejanza a semejanza y así de una conexión a otra, en oposición, encontramos la semiosis hermética, que dice que hay un significado único y transcendental. Hay autores que han reflexionado sobre esto como Pierce que decía que es posible la interpretación finita, en cambio, Rorty defiende una interpretación única.
La comunidad de intérpretes de un texto determinado deben llegar a un acuerdo, aunque luego este cambie, sobe el objeto que se está analizando.

Comentario


El libro resulta muy interesante porque abarca muchos temas de suma importancia en el mundo de la interpretación. Más que enseñarnos cuál es el significado o interpretación correcta de diversos aspectos nos muestra que hay muchas formas de interpretar cualquier tema, y que según en qué criterios nos basemos veremos unas más o menos acertadas que otras. El autor usa muchos ejemplos de diferentes personajes basados en muchas situaciones y contextos, con la intención de mostrarnos de una forma más clara lo que nos quiere comunicar, así entendemos todo mejor pese a que en algunas ocasiones usa un vocabulario demasiado complejo en mi opinión para la gente que no estamos muy especializados en este campo.