La traducción para el doblaje y la subtitulación.

la traduccion para el doblaje.jpg

Autor/a/es: DURO MORENO, Miguel (Coord.)
Editorial: Cátedra
Año: 2001
Madrid
Idioma/s: Castellano
Nº de páginas: 364
ISBN: 9788437618937

Por Cristina Pérez Gonzalo

Introducción


Para comenzar, la traducción de textos audiovisuales (doblaje y subtitulación) no es un tema que haya sido estudiado o abordado por un gran número de teóricos en comparación con otras materias, esto es debido a que son las dos modalidades más recientes de traducción audiovisual, por lo que todavía no hay una perspectiva histórica suficiente que permita investigarlas tal y como se pueden analizar otros tipos de traducción. Por lo general, tampoco se suele evaluar el producto final de dichas traducciones, ni se acostumbra a distinguir las traducciones los trabajos bien hechos de aquellos que no lo están tanto. La labor de los traductores y de los estudios de doblaje es prácticamente invisible, aunque paradójicamente esa labor se da por sentada en el cine que se proyecta hoy día en España. Aunque actualmente el doblaje es la materia más desarrollada de las dos antes citadas, y la que prefiere la inmensa mayoría del público, no por ello hay que menospreciar el subtitulado ya que requiere mucho esfuerzo, y por supuesto también hay que tener en cuenta esa minoría que prefiere leer un texto audiovisual que simplemente oírlo.

Para terminar con la introducción, desde el punto de vista académico cualquier repaso a la bibliografía de carácter científico sobre el doblaje o el subtitulado arroja unos resultados desoladores debido a su escasez y poca profundidad, por supuesto, hay alguna excepción.

Resumen


Este libro consta de tres partes diferenciadas; una parte teórica, una parte histórica y una parte práctica. En primer lugar, la parte teórica habla de los campos de estudio y trabajo de la traducción audiovisual (humor, traducción de nombres propios, etc) también sobre los conceptos traductológicos dignos de análisis en el doblaje y la subtitulación (normas que se aplican, escopo, hábitus, domesticación/extranjerización, nivelación y estatus) en tercer lugar sobre la cohesión y la coherencia en los textos audiovisuales, en cuarto lugar sobre las llamadas Infidelidades (censura, autocensura, ignorancia/incompetencia ,etc) también nos introduce en el concepto de “Estudios sobre Traducción” y sobre la traducción fílmica, de la que nos explica que ha de ser analizada en su más amplia acepción, lo que supone un estudio no solo de los filmes rodados originariamente en la lengua, sino de todas las películas traducidas e incorporadas al polisistema con el devenir del tiempo, hace hincapié en el tema del subtitulado y el doblaje como procesos de domesticación cultural, en los que habla de la extranjerización y la domesticación de nuevo (traducción de topónimos, de los alimentos, de los chistes, etc) nos hace darnos cuenta de la importancia que ejerce el entorno cultural en el doblaje y en la subtitulación, en películas, por ejemplo, como El Paciente Inglés, por último en la parte teórica del libro nos hace darnos cuenta de la llamada Vía de Invasión, con esto lo que nos quiere decir es que nos demos cuenta de la cantidad de expresiones, frases hechas e incluso de palabras sueltas que hemos ido adquiriendo a lo largo de los años debido a la gran influencia anglosajona, algunos de los ejemplos más claros son: “patético”, “juraría que si”, “me preguntaba si..”, “¿puedo ayudarle?”, “dame un respiro” , entre otros muchos.


Posteriormente empieza la segunda parte del libro dedicada a “Historia y Géneros” en la que habla de la aproximación histórica del doblaje y la subtitulación: En primer lugar cine mudo, seguido del cine sonoro, el sonido, la traducción del cine hablado, las versiones multilingües, las versiones multilingües en español y el fin de las versiones multilingües) en un segundo apartado se encuentran los géneros de la traducción para el doblaje (género dramático, informativo, publicitario, y de entretenimiento) aunque también explica que no todos los textos son susceptibles de ser doblados. Un aspecto destacado en esta parte del libro es el apartado en el que habla de la traducción del humor en textos audiovisuales, existen varios tipos de humor dependiendo de las necesidades:

- Alto (Príncipe de Bel-Air)

- Medio (Pulp Fiction)

- Bajo (Las tragedias de Shakespeare, debido a sus chanzas e ironías)

- Negativo ( Drácula)


Por último. en la tercera parte, habla sobre la práctica de la traducción, en la que incluye características de la traducción de películas (perfil del traductor, el porqué se traducen mal los títulos de algunas películas en España, el doblaje, el uso del código del tiempo en la traducción para el doblaje, etc.) y por último ,pero no por ello menos importante, habla del subtitulado, del que nos dice que más que un mero encargo se trata de un arte en toda regla, debido a la gran dificultad que entraña y de la cantidad de pautas que hay que seguir para realizar una labor de subtitulado aceptable, y de acuerdo con las normas establecidas.

Comentario


El libro resulta fascinante hasta el punto de despertar curiosidad en el mundo del doblaje y el subtitulado. Debe admitirse que no es un género de la traducción que haya sido estudiado en profundidad, de hecho, no en todas las universidades se imparten optativas o asignaturas de libre elección relacionadas con dicha materia. Este es un mundo al que no se le han explotado al 100% de sus posibilidades, y que debería tenerse más en cuenta en todas las universidades de España en las que se impartan la carrera de Traducción e Interpretación, simplemente para que todos tengan las mismas oportunidades de dedicarse a ello.

Conclusión


Se podría decir que el doblaje es una especie de estrategia de protección de la cultura propia frente a otra cultura (generalmente la anglófona) lo cual se hace posible mediante imágenes y palabras conjuntamente, que interactúan y dotan al texto audiovisual de significado.

Aunque en España la domesticación ha constituido el procedimiento de traducción más frecuente, últimamente son cada vez más frecuentes los casos en los que se advierte la introducción de elementos de la realidad cotidiana española en los doblajes de ciertos productos audiovisuales, por ello el traductor de guiones cinematográficos debe tener en cuenta dos cosas con respecto a la transposición cultura:

- La primera, es ver qué aspectos de la cultura están determinados por los canales de comunicación verbal.

- La segunda es conseguir comunicarse con el espectador.

Algo que hay que tener muy en cuenta es que cada vez resulta más frecuente escuchar o leer palabras o expresiones en español que suenan a español (valga la redundancia) pero que no son propias del idioma, esto es debido a la imitación cada vez mayor que hacemos del inglés.

Existen ciertas barreras en cuanto a la traducción de textos audiovisuales, entre ellas la traducción de chistes, topónimos, etc. Aunque esto se puede mejorar con la especialización, es decir, con una mayor comprensión por parte del traductor de los mecanismos de funcionamiento de dichos problemas.

Tal y como he dicho anteriormente, subtitular es un arte, el arte de poder resumir 50 caracteres en tan solo 15 sin perder nada de información.