LA AVENTURA DE LA TRADUCCIÓN. Dos monólogos de Alan Bennett


Calzada,_M_._La_aventura_de_la_traducción._Dos_monólogos_de_Alan_Bennet.jpg


Autora: María Calzada PérezEditor: Comares S.L.Año: 2001Idioma: EspañolISBN: 84-8444-383-3

Introducción

El presente estudio está dedicado a la traducción de dos de los más famosos monólogos de Alan Bennett: Bed Among the Lentils y A Chip in the Sugar, dentro de la obra Talking Heads. Unas consideraciones teóricas previas y la explicación del proceso de traducción nos marcan el camino hasta los textos finales o traducidos. Estos últimos son un experimento y un reto personal de la autora, más que simples traducciones. En otras palabras, son un intento por comprobar si era capaz de verter al castellano dos de las obras de un destacado dramaturgo inglés contemporáneo.
Alan Bennett no es simplemente un autor teatral más, sus obras, y especialmente sus monólogos, han llegado a ser espejos que reflejan la sociedad británica actual, sus bromas, su humor amargo y su sufrimiento oculto. Este libro está dividido en siete capítulos, que nos van a guiar paso a paso por su traducción así como de los problemas culturales, léxicos, terminológicos, textuales, etc. que se derivan de ella y que van a ser comentados y argumentados por María Calzada como método y a la vez guía para los traductores o público interesados por la gran aventura que supone el traducir.
A continuación nos centraremos en aquellos capítulos dedicados al aporte traductológico y al método utilizado en la traducción de los monólogos.

Tipos de texto y unidad de traducción

En éste capítulo, María Calzada comienza por proponernos el tipo de texto que se va a traducir con Talking Heads, ya que a menudo muchos traductores resuelven el asunto de un modo automático, sin pensarlo mucho, dando por supuesta la tipología del texto. El original puede ser una novela, o un poema, o un dibujo animado sin más complicaciones. Sin embargo, las cosas no son siempre tan sencillas; otras veces resultan más complejas y la definición no es tan evidente.
Para bien o para mal, los monólogos de Bennett pertenecen a este segundo grupo ya que Talking Heads, fue inicialmente escrita para la televisión. Al poco tiempo apareció también como libro y en la radio. Dos de ellos, ––A Chip in the sugar–– y ––A Lady of Letters­­ incluso se representaron en el teatro. De este modo, podemos considerar a Talking Heads como un monólogo impreso, una emisión de radio, un programa de televisión, e incluso una obra de teatro, por lo que la traducción se complica a la hora de abordar el original. Ante esta situación, María Calzada va a analizar cada una de las diferentes tipologías.
El monólogo impreso de Talking Heads le facilitará las bases y los elementos lingüísticos así como descripciones detalladas de los personajes para su traducción obteniendo así una idea todavía abstracta del monólogo, lo cual va a originar una primera etapa que se va a complementar con el estudio de la obra como emisión radiofónica.
Las emisiones de radio de Talking Heads van a ofrecer un ritmo vivaz y cambiante según la situación descrita en cada caso y van a suponer un esfuerzo menor para la audiencia que el que exige la lectura. Uno de los aspectos más importantes a destacar es el tono de voz, que afecta en gran medida a la comprensión del texto, ya que hace más perceptibles e identificables las actitudes tales como la ironía, el malhumor o la resignación. Tales actitudes, unidas a la posibilidad de enfatizar, facilitan en gran medida la comprensión del texto ayudando así a la traducción del mismo.
La representación de Talking Heads en televisión, también será objeto de estudio para María Calzada, pues va a aportar nuevos componentes a la obra, como iluminación, decorado, vestimenta, expresiones de los actores, etc. que minuciosamente preparados van a evitar el temido zapping, transformando así la televisión en el espejo de la sociedad británica.
Por último será analizada la representación teatral de los dos monólogos incluidos en Talking Heads (A Chip in the Sugar y a Lady of Letters). Estas representaciones poseen particularidades propias. La relación entre actores y público es intensa, como también lo es la que se establece entre el público mismo. Su influencia es absoluta, ya que si el teatro no se llena, la representación pierde fuerza. Por el contrario, si la función va bien, los miembros del público tienden a subordinar sus identidades individuales a la de la multitud unida.
María Calzada concluirá señalando que los traductores tienen que reproducir los monólogos escritos con independencia del medio de difusión posterior, aunque debieran analizar el texto lingüística y culturalmente para así conseguir lograr una mejor traducción.

El proceso de la traducción de Bed Among the Lentils y A Chip in the Sugar.

En este apartado, se incluirá el mismo análisis para las dos obras, ya que como la propia María Calzada cita “Lo primero que quiero señalar es que la etapa de producción en A Chip in the Sugar no difiere mucho de la de Bed Among the Lentils. Ambos textos son monólogos con estructuras y recursos lingüísticos similares. Además plantean al traductor problemas parecidos”.
De este modo va a abordar la traducción de Bed Among the Lentils y A Chip in the Sugar en tres etapas: la etapa de pre-producción, la etapa de producción, y la etapa de post-producción.
La etapa de pre-producción va a consistir en reunir cuanta información de fondo pudiera ser útil para la traducción. En este caso, ello incluye por un lado un conocimiento teórico sobre la traducción misma, sobre los textos teatrales y sobre Alan Bennet. Así pues, María Calzada va a ponerse en contacto con el propio Alan Bennett y la conocida directora de cine, teatro y televisión, Josefina Molina Rig.
Bennett parecía creer que los traductores tenían derecho a dar sus propias interpretaciones de las obras literarias. Una vez publicado el texto, los traductores podían tratar a los autores como si ya hubiesen fallecido. Esto le deja vía libre a María Calzada para tomar sus propias decisiones sin sentirse condicionada en forma alguna por parte del autor.
Josefina Molina, no habla ni entiende inglés, hecho considerado como ventajoso, ya que a la hora de leer su traducción entendería exactamente lo mismo que cualquier español medio y nada más. Estaría teóricamente libre de interferencias lingüísticas y culturales, situada en una posición ideal para criticar la obra.
Josefina le va a ser útil a la hora de identificar las principales características de un monólogo, y las diferencias de papeles entre el director, el autor y el traductor en una producción teatral. Va a opinar además que para traducir un texto teatral, no es obligatorio para el traductor saber de teatro. Considera más importante conocer bien las lenguas original y final. Distingue entre traducción y adaptación y no cree que el traductor tenga que adaptar la obra.
La etapa de producción supone revelar y transmitir el significado del texto a dos niveles: la macroestructura y la microestructura.
La macroestructura va a proporcionar una imagen general del texto, un esquema complejo. En primer lugar está el autor, que habla al lector a través de las acotaciones de puesta en escena. En segundo lugar, una hablante de ficción, Susan, que conversa con un oyente de ficción; este último, sin embargo desconocido para el lector (podría ser el hablante mismo o incluso el espectador-lector implicado en el texto). Finalmente, los monólogos pueden además subdividirse en diálogos que tienen a su vez hablantes y oyentes de ficción también.
A continuación María Calzada nos muestra una serie de elementos ejemplificados y explicados, tales como acotaciones de puestas en escena, verbos omitidos, frases adverbiales, vocabulario, terminología, estilo directo, estilo indirecto, etc. que van a ser argumentados para una mejor comprensión de la traducción.
La microestructura va a comprender las microunidades concretas que dan forma al texto. Estas unidades lingüísticas y culturales suelen plantear diversos problemas a los traductores, que se ven obligados a tomar decisiones casi nunca fáciles. Según cuál sea la actitud del traductor con respecto a dichas unidades, el texto traducido resultará desviado hacia el original o hacia el de llegada, o supondrá una especie de acuerdo (a menudo con concesiones) entre ambos.
Los principales problemas con los que se encuentra María Calzada al traducir Bed Among the Lentils y A Chip in the Sugar son: el título del monólogo de ambas obras, las expresiones idiomáticas, los continuos cambios de tiempo verbal y las referencias culturales, entre otros.
La etapa de post-producción va a consistir en un repaso del texto traducido así como una exégesis crítica de la labor de trasvase. En esta etapa comenta el texto de nuevo con Josefina Molina y con una lectora española no familiarizada con la lengua y cultura inglesas y que por lo tanto puede representar muy bien al potencial destinatario meta.
Josefina le va a volver a aconsejar, esta vez sugiriendo posibles modificaciones, tales como errores mecanográficos, tiempos verbales, traducciones literales, etc.
Conclusión

La aventura de la traducción (dos monólogos de Alan Bennet), resulta una lectura tan interesante como instructiva. Lo que a priori puede parecer una mera traducción de dos monólogos de Bennet, no es sino el fruto de una gran ambición, de la pura vocación por traducir. El amor a la literatura que María Calzada desarrolló al presentar su primer trabajo académico oficial en la Universidad de Essex, y que guardó como un preciado tesoro, nos lo muestra ahora tras una ardua y concienzuda tarea de traducción y documentación.
A grandes rasgos, se trata de una obra muy completa de la cual tanto traductores principiantes como veteranos sacarán provecho. No solo se trata de una traducción elaborada, sino de una metodología muy instructiva que nos va a guiar a través de la “selva” de la traducción que conforma Talking Heads. De este modo y mediante meticulosos procesos y análisis culturales, Bed Among the Lentils y A Chip in the Sugar son perfectamente traducidos a nuestro idioma, manteniendo la crítica admirable, llena de ironía, acidez y ternura que desprende la figura de Bennett y que desde mi punto de vista, sitúan a la obra de María Calzada como uno de los grandes aportes a la traductología, y a ella, como ejemplo de ambición traductora.