Avances en la Investigación sobre Interpretación

avances.JPG

Autor/a/es: Ángela Collados Aís / José Antonio Sabio Pinilla
Editorial: Comares
Año: 2003
País: España
Idioma/s: Inglés y español
Nº de páginas: 171
ISBN: 84-8444-674-3

Por Borja García Sánchez

Introducción


En este libro se recogen las conferencias pronunciadas en la Facultad de Traducción e Interpretación de la [[#|Universidad]] de Granada durante el curso académico 2000/2001. Todas ellas giraron en torno a la teoría de la interpretación y pretendían ofrecer una visión general sobre los avances de la investigación en interpretación y ser un referente para futuras investigaciones. Su temática es muy amplia y pretenden cubrir aspectos que van desde una revisión general de la investigación en el ámbito cognitivo hasta aspectos más concretos como la calidad de la interpretación en televisión.

La amplia paleta que se presenta es indicativa de la evolución de los estudios de interpretación en los últimos años; pese a su juventud, estos estudios se han adentrado en una investigación cada vez más profunda y diversificada y todas estas conferencias tienen como objetivo ofrecer un fiel reflejo del panorama actual de este campo.

Cognitive investigation into conference interpreting: features and trends.

(Daniel Gile)

Tras una toma de contacto descriptiva llevada a cabo por psicólogos cognitivos y lingüistas y una etapa preceptiva bajo la influencia de una escuela del pensamiento durante los años setenta y ochenta, se vuelve a investigar y a explorar el ámbito de la interpretación cognitiva.

Durante la etapa preceptiva, se produjo el rechazo de numerosos estudios llevados a cabo por la lingüística y de conceptos provenientes de la psicología cognitiva así como de experimentos de laboratorio y de estudios cuantitativos. Actualmente la interdisciplinariedad que forman tanto la lingüística como la psicología está muy reconocida así como también lo están los experimentos de laboratorio y los estudios cuantitativos.

Durante la etapa preceptiva se ignoraron las limitaciones de la capacidad de procesamiento y todo lo que éstas implican, las cuales son, actualmente, de gran importancia para los investigadores desde el punto de vista teórico.

Parece que la investigación sobre la interpretación de conferencias sigue dos modelos. Uno es el paradigma de las ciencias cognitivas, el cual se centra en las habilidades (como la capacidad del intérprete para prestar atención y seguir el discurso) o en componentes cognitivos, como puede ser la memoria, en lugar de centrarse en lo que es el proceso de interpretación propiamente dicho. El otro modelo se centra más en lo que puede ser considerada como una exploración holística de la interpretación como tal, la cual aglutina estrategias, situaciones problemáticas, problemas relacionados con el lenguaje específico…

De los dos modelos, el último es el más importante, esto se debe probablemente a dos motivos: primero, está más relacionado de manera directa con la interpretación per se y segundo, se trata de algo menos técnico, en la medida en que requiere una menor adquisición de conocimientos teóricos.

Hasta ahora, la investigación sobre la interpretación cognitiva ha dado lugar a resultados que tratan sobre las dificultades que se producen a la hora de interpretar, estrategias para interpretar, estructuración del cerebro, algunas teorías sobre la capacidad de almacenar información durante el proceso de interpretación, el papel que juega el hemisferio izquierdo... pero la verdad es que no ha habido ningún descubrimiento de gran relevancia o una descripción detallada sobre aquello que tiene lugar concretamente en la mente del intérprete al traducir de la lengua original a la lengua meta. Es más, es de mayor relevancia la descripción de aquello que pasa en la mente del intérprete cuando este realiza su labor que todo aquello razonado en las investigaciones llevadas a cabo por ellos (los intérpretes) al estudiar su propio campo.

Models of the interpreting process

(Robin Setton)

En la introducción se hace referencia a varias maneras en las cuales el modelo de un proceso se puede construir y verificar. Por un lado, hay supuestos fundamentales, algunos muy arraigados a nuestro pensamiento, sobre los entes involucrados (recuerdos, conjunciones, fonemas) y cómo estos pueden interactuar.

Este estudio demuestra como cada modelo se basa en alguna de estas suposiciones, intenta verificar otras y llega a ignorar a otras completamente. Por otro lado en la obra se recoge el análisis de la actividad. En principio, el progreso científico debería producirse a partir del uso de la teoría para llevar a cabo la descripción y explicación de la información, todo ello sin dejar de refinar la teoría. En la práctica, la mayoría de los modelos que se han tratado están influenciados por el proceso cognitivo y hay muy pocas descripciones y ejemplos sobre el lenguaje que entra y sale del sistema. La investigación sobre la interpretación claramente no confía en los límites delimitados por los lingüistas a la hora de analizar el lenguaje y el discurso o los encuentra muy difíciles para aplicarlos y relacionarlos con los modelos cognitivos que este tipo de investigación toma y acepta del campo de la psicología. El resultado es un desequilibrio entre la teoría y la información. Si, como parece, el proceso de la interpretación resulta ser una actividad mucho más flexible y variante de lo que se creía en un principio, la explicación residiría en el manejo del conocimiento, habilidades y estrategias, y, entonces, los modelos futuros necesitarán ser más precisos en la relación entre la aportación, el proceso y el producto e intentar responder a preguntas como: ¿qué tipo de discurso?, ¿en qué condiciones se da el discurso?, ¿es difícil o incluso imposible tanto para novatos como para expertos?, ¿qué es lo que provoca dificultades a los novatos pero no a los expertos?, ¿qué podemos deducir de las dudas que se producen a la hora de llevar a cabo el proceso de interpretación? Actualmente se están llevando a cabo ciertos estudios independientes que intentan dar respuesta a algunas de estas cuestiones. También será necesario que investigaciones futuras den respuesta a alguna de estas preguntas para que se obtenga la claridad y la coherencia necesarias para que sean utilizadas en el ámbito de la enseñanza o para hacer una contribución científica.

Teoría de la comunicación verbal y la interpretación

(Zinaida Lvovskaya)

Todos los tipos y modalidades de la comunicación verbal poseen la misma naturaleza cognitivo-cultural al igual que la poseen los factores que determinan la actividad de todos los comunicantes, por lo que se constituyen en los universales de la comunicación verbal, ya sea ésta intra- o intercultural.

Aunque el carácter intercultural de la traducción / interpretación no cambia la naturaleza de la actividad ni el carácter de los factores que la determinan, las competencias que debe poseer el sujeto de la actividad intercultural difieren de las de los participantes en la actividad verbal intracultural.

Conviene destacar la diferencia y las relaciones jerárquicas que existen entre los conceptos ‘’factores que determinan la actividad’’ y ‘’competencias del sujeto de la misma’’.

Cualquier ciencia tiene sus factores, es decir, aquellos que influyen en el proceso investigado. Las competencias del sujeto de cualquier actividad se podrán deducir tanto de estos factores como de las condiciones en las que se produce la actividad. De ahí se deduce que los factores son primarios con respecto a las competencias. Al mismo tiempo, las competencias del sujeto de una actividad pueden ser mucho más numerosas que los factores que determinan la actividad, sin embargo, nunca pueden contradecirlos.

A parte de las componentes lingüísticas y culturales, siempre percibidas desde la óptica contrastiva, el sujeto de la actividad intercultural necesita otras competencias específicas que se correspondan con las condiciones en que realiza su actividad. Precisamente por ello, las competencias del intérprete se diferencian de las del traductor, mejor dicho, incluye, a parte de las competencias de éste, otras competencias, propias exclusivamente para la interpretación.

Como las dos modalidades de interpretación se caracterizan por sus sendas condiciones de trabajo, las competencias del intérprete consecutivo se diferencian de las del simultáneo, aún teniendo una parte de condiciones de trabajo comunes y, por consiguiente, también de competencias.

Se cree, además, que las competencias específicas del sujeto de la actividad intelectual dependen no sólo de las condiciones de trabajo sino también del tipo de texto traducido. Un buen traductor de textos científicos puede no serlo en caso de textos literarios. Para ser traductor de poesía, se necesitan asimismo otras competencias específicas.

Todo lo dicho hasta el momento permite delimitar el campo de la Teoría General y las Teorías particulares de la traducción. Mientras aquélla investiga los problemas relacionados con la naturaleza de la actividad intercultural y los factores que la determinan, éstas se dedican a la investigación de las competencias específicas del sujeto de esta actividad en función de las condiciones de su trabajo y de los tipos de textos traducidos. Los postulados de una teoría particular no deberían nunca contradecir a los de una Teoría General, puesto que se trata de una actividad que tiene la misma naturaleza y que depende de los mismos factores cognitivo-culturales.

Enfoque funcional de la interpretación simultánea

(Franz Pöchhacker)

En este capítulo se traza un largo recorrido desde la teoría general de la traducción hasta la práctica muy concreta de un congreso internacional con IS. Es posible que el campo que se ha intentado abarcar sea demasiado amplio, pero tal vez se haya logrado mostrar en alguna medida que los conceptos de la teoría funcional de la traducción pueden enriquecer y fomentar el debate si se aplican a una concepción holística de la interpretación de congresos; que mediante el uso de conceptos y modelos teóricos comunes, los estudios sobre traducción y los estudios sobre interpretación podrían descubrir nuevas formas de beneficiarse mutuamente de sus resultados y hallazgos; que los principios teóricos generales de la traducción, pese a su riqueza conceptual, constituyen sólo puntos de partida que requieren una posterior elaboración y perfeccionamiento mediante estudios descriptivos de base teórica y que los investigadores de la interpretación tienen ante sí una enorme tarea si aceptan el reto de estudiar no sólo el proceso, sino también el producto de la interpretación profesional, en un marco global y complejo centrado en el texto, en una situación y en una cultura, es decir, teniendo en cuenta el contexto,

Comprender al otro para hacer que el otro comprenda

(Sergio Viaggio)

Los intérpretes y los traductores no suelen leer sobre su oficio ya que la mayoría consideran que la teoría sobre la labor que desempeñan es abstracta y está reñida con la práctica, además, la muchas de estas reflexiones sobre la traducción se llevan a cabo por personas no pertenecientes a este ámbito.

En una interpretación el locutor debe reflexionar sobre la motivación que lo lleva al encuentro social en que ésta se produce, así como sobre la intención pragmática que lo lleva a hablar, es decir lo que quiere hacer diciendo lo que dice. Sería también interesante que mostrase interés por los conocimientos que activa para decir eso que quiere decir, que es lo que se conoce como “sentido intendido”.

Entre el locutor y el interlocutor debería existir cierta confianza para que se llevase a cabo una correcta transmisión de la información, además para que ésta sea apropiada también influirá el modo de enunciar del intérprete y el contacto visual (si es que es posible), los gestos y el lenguaje corporal también ayudarán. Las diferencias culturales pueden suponer una barrera en el proceso de comunicación y éstas se deben tener en cuenta y se han de intentar solventar. No toda la responsabilidad del proceso recae en el intérprete, el interlocutor juega también un papel para que la comunicación sea posible. Influirá la motivación que lleva al interlocutor al encuentro, su interés, las expectativas y los criterios de aceptabilidad con los escucha al locutor, lógicamente el interlocutor deberá tener unos conocimientos necesarios sobre la materia para que se pueda producir la comunicación. De esto podemos observar como no todas las responsabilidades del proceso recaen en el intérprete, sino que el interlocutor también ha de poseer una predisposición determinada para que el acto comunicativo se pueda llevar a cabo.

Interpretation quality: a model

(Maurizio Viezzi)

El modelo que aquí se presenta se basa en la identificación de cuatro objetivos principales en el proceso de la interpretación: Equivalencia, exactitud, adecuación, utilidad. Estos objetivos son comunes a todas las formas de interpretación, bajo todas las circunstancias y en todas las situaciones comunicativas. Si se entiende por calidad el logro de los objetivos, entonces, la calidad de una interpretación dependerá del éxito del intérprete a la hora de producir un texto que es (a) equivalente al texto de origen en lo que se refiere a la función comunicativa y al significado general, (b) exacto a lo que se refiere a la reformulación de la información contenida, (c) apropiado en el sentido de que sobrepasa las barreras culturales, es conforme a las normas comunicativas de la situación determinada y cumple con las expectativas del oyente, (d) de utilidad, es decir, que por ejemplo se sigue y se entiende fácilmente por parte de la audiencia. Si analizamos una interpretación teniendo en cuenta este criterio, probablemente llegaremos a una crítica y a una evaluación certera y de calidad, pero, como bien se sabe, el análisis del texto meta no es suficiente. El análisis de todas y cada una de las interpretaciones debe, por lo tanto, comenzar necesariamente con el análisis de la situación comunicativa y las características de los usuarios que se sirven de la interpretación.

Live TV interpreting – a high-wire act?

(Ingrid Kurz)

Mientras que en tiempos pasados se contaba únicamente con referencias anecdóticas y subjetivas sobre la complejidad de las interpretaciones llevadas a cabo en el mundo televisivo, actualmente se cuenta con pruebas estadísticas y empíricas que demuestran que los intérpretes que trabajan en el mundo audiovisual deben hacer frente a retos y dificultades que son iguales o superiores a las que se podría encontrar un intérprete de conferencias. Los investigadores han comparado los resultados que se obtienen a la hora de llevar acabo interpretaciones en televisión con las expectativas que el público posee y han llegado a la conclusión de que el trabajo realizado por los intérpretes sobrepasa las expectativas de los oyentes en estas situaciones. Los investigadores, observando parámetros psicológicos con los que se miden los niveles de estrés, han confirmado lo que se pensaba, en este tipo de situaciones los intérpretes se encuentran sometidos a una mayor presión. Además, se está recogiendo información sobre esta área de la interpretación ya que parece que posee un considerable potencial. Según Lain, lo que hace que un intérprete sea bueno en el mundo audiovisual son ‘‘la flexibilidad, la velocidad, poseer un amplio conocimiento general y la carencia de miedo a la hora de usar nuevo equipo de trabajo’’

Conclusión


El libro consigue su propósito de ofrecer una visión general sobre los avances de la investigación en interpretación, lleva a cabo un exhaustivo análisis de esta ciencia, la cual, como podemos observar, es mucho más compleja y misteriosa de lo que puede llegar a parecer a simple vista, ya que, como se explica, se conocen los mecanismos que los intérpretes llevan a cabo a la hora de realizar su laborioso oficio sin embargo lo que ocurre en el interior de su mente aún representa un misterio que tardará en ser explicado con fundamentos de base científica.