En los límites de la traducción

71YeKpVeuFL._SL1500_.jpg


Autores: Mª Carmen Africa, Vidal Claramonte
Editorial: Comares
Idioma: Castellano
Lugar de publicación: España
84 páginas

IBSN: 9788481511338


Introducción


En oposición a lo que se espera de este libro no dará respuestas sobre traducción sino que plantea las preguntas, pero también sobre el lenguaje y más precisamente sobre la interpretación. Tratará las imperfecciones de la representación fiel de un referente. Muestra la presencia de la filosofía en la traducción. Otro tema que es abordado es el de la intertextualidad, característica de todos textos. En resumidas cuentas, lo que hace es poner en entredicho la capacidad de representación del lenguaje dando ejemplos de autores y obras conocidas.

Resumen


Este libro es un ensayo realizado por Africa Vidal de la traducción a la filosofía y la reformulación de cómo se veía antes la traducción. Este estudio se centra en el transporte mecánico de significados que realizan las metáforas que se suponen estables entre dos lenguas promueve dicha reformulación y la valoración de la labor de los traductores jamás visto en estos estudios. La escritora toca algunas de las principales cuestiones que interesan no sólo a la relación entre traducción y desconstrucción sino también a cualquier proceso de significado revisado desde el punto de vista antiesencialista inspirada sobre todo por el post-estructuralismo. Aborda sin complicación textos fundamentales del complicado campo al que decidió enfrentarse, y los relaciona con autores de ficción procedentes de diversas tradiciones y culturas, como Jorge Luis Borges, Italo Calvino, Carlos Fuentes, Octavio Paz, Umberto Eco o Miguel de Cervantes. El resultado de este complejo ensayo es una llamada que no pueden rechazar quienes se interesan por los misterios del lenguaje, de la traducción y de la interpretación en general.

Comentario


Pasemos a realizar el comentario de este libro.

Como ya hemos comentado anteriormente, esta obra planteará las dudas que surgen en torno a la traducción de ciertas palabras o expresiones debido a la ambigüedad, arbitrariedad o poco referencialidad del propio referente. Durante todo el tiempo mantiene presente a la filosofía en la traducción por lo que la realidad es aquello que llega a nosotros una vez representado a través de signos de cualquier naturaleza. Tras el ejemplo de la diferencia que hay entre el Quijote de Cervantes y el de Menard, en el que este último es una re-presentación y no una copia, se llega a la conclusión de que re-presentar no consiste en copiar lo real sino una copia de lo real; por eso el realismo no puede ser etiquetado como “copiador” sino más bien “plagiador”, copia lo que ya está copiado. De este modo, una traducción completamente equivalente deja de ser una traducción porque se convierte en original, porque sustituye al original desplazándolo.


Con este libro nos percatamos de que el traductor difícilmente es capaz de evitar plantearse todas aquellas importantes cuestiones que preocupan al filósofo, esto muestra que tanto traducción como filosofía van de la mano en la mayor parte de las ocasiones.


También conseguimos comprender que el sentido se va diseminando, es decir, que el texto origen no pueda ser representado totalmente no es la contradicción de su representación, sino su reafirmación. Puesto que como dice Derrida los textos son como “esponjas”, resumiendo, que siempre tiene un carácter intertextual que teniendo muchos textos y voces diferentes más será texto la traducción que otros textos. Ya que el traductor tiene que re-presentar y reflejar el sentido del texto original. Un claro ejemplo es Jacques Derrida cuyos textos son buenos ejemplos de intertextualidad al ser en gran medida relecturas o traducciones de otros textos, sin embargo, tiene originalidad puesto que necesitan ser traducidos por los nuevos términos que emplea, la mayoría inventados por él mismo.

En cuanto a la deconstrucción se refiere, uno de sus mayores logros puede que sea hacer que paremos a pensar sobre el lenguaje, que ya no es un “espejo de la naturaleza”, sino un “taller en construcción” que como su nombre indica se va constituyendo a medida que las personas hablan y escriben. Nos lleva a conocer uno de los aspectos más interesantes de la traducción como es el que nos obliga a fijarnos en las huellas que los demás dejan en nosotros, otro claro ejemplo de intertextualidad. Y que el ser humano accede a la realidad a través de traducciones. Da un gran consejo al decirnos que el éxito de una interpretación depende del éxito de su efecto.

De este modo, el traductor no debe renunciar a la exactitud, pero debe ser también que la univocidad no existe y que manipula la realidad a la cual representa. Que también debe escoger la mejor de cada teoría a la hora de traducir, y que sin embargo, ninguna teoría dará al traductor las soluciones definitivas a los incontables problemas que surgen en traducción. Con lo que entendemos que traducir no es sólo una operación interlingüística sino una actividad que pone de manifiesto que el sentido de lo humano se mueve.

Conclusiones


Como ya he comentado con anterioridad el título del libro nos engaña puesto que no dará respuestas al lector sino que finalmente, tras haber expuesto varios casos en los que el traductor se encuentra con un problema, generará más dudas y preguntas. A pesar de esto, el lector puede a llegar a comprender y a encontrar más complicaciones de las que hay a la hora de traducir. También que la filosofía tiene que estar presente en la traducción. Y sobre todo que todos los textos tienen carácter intertextual, y de ellos lás traducciones son más textos que los propios textos.

Bibliografia


VIDAL CLARAMONTE, Mª Carmen África, 2005: En los límites de la traducción, Granada, Comares.