EL ESPEJO TRADUCTOLÓGICO. TEORÍAS Y DIDÁCTICAS PARA LA FORMACIÓN DEL TRADUCTORCalzada.jpg


Autora: María Calzada Pérez
Ediciones Octaedro S.L.
Año: 2007
ISBN: 978-84-8063-899-9

Por Eva López Sainz-Aja

Introducción


En este libro se hace un repaso de numerosas teorías del ámbito de la traducción con un fin eminentemente didáctico. Las teorías traductológicas son herramientas que fomentan y consolidan el aprendizaje de los alumnos de traducción. La autora sostiene que debemos alejarnos de las dicotomías y emprender un camino en el que se trasladan las experiencias vividas y los conocimientos en la práctica traductora.
Capítulo I. Introducción: ¿un principio?
En este capítulo la autora comenta su intención de ofrecer una recopilación de teorías relacionadas con la asignatura que ella misma imparte en la universidad de forma subjetiva y personal, sin pretensión de imponerlas en el aula; y hace una presentación breve de los seis capítulos en los que está estructurado el libro.
Capítulo II. Reflexiones entorno a dos dicotomías traductológicas
En este segundo apartado la autora muestra algunas de las dicotomías que arrastra el proceso de traducción y se muestra tajante en su rechazo hacia estas. A continuación se trataran las dicotomías teoría/práctica y lingüística/estudios culturales de la mano de destacados lingüistas y traductólogos, haciendo especial mención a Hatim y Mason y su publicación de 1990, Discourse and the Translator, donde se reflejan las dicotomías producidas en la historia de la traducción y se presentan las diferencias entre las mismas (traducción humana vs. automática, problemas reales vs. virtuales, etc.). En 1997, la obra The Translator as Communicator, refleja, a diferencia de la anterior, las semejanzas entre las diferentes tendencias traductológicas.
La editorial St. Jerome, en 1998, saca a la luz una recopilación de artículos en los que se determinaba que debían aceptarse todas las aproximaciones traductológicas. Como estos, muchos otros libros han dedicado sus páginas a las discusiones sobre dicotomías y en este libro la autora muestra su total rechazo hacia las mismas.
2.1.- Teoría y práctica de los estudios de traducción
Históricamente la práctica de la traducción ha precedido a la teorización, es decir, la mayoría de traductores a lo largo de la historia han realizado su trabajo de una forma absolutamente pragmática. De hecho esta forma de traducir se enseña actualmente en las aulas universitarias obteniéndose con ello buenos resultados. Pero es una realidad que estos estudiosos son, en gran medida, los creadores de la teoría traductológica ya que a lo largo del tiempo han marcado ciertos cánones que se han convertido en reglas y normas de este oficio. Este proceso es el mismo que siguen teorías de otros ámbitos, pues proceden de la práctica y la pragmática en actos cotidianos.
Para los traductores postmodernos la teoría unida a la práctica es la única forma de solucionar los problemas que se plantean en su actividad. Además se oponen a que nos guíe una sola teoría y que no se nos deje conocer otras formas de entender la traducción. Estos estudiosos opinan que los alumnos deben conocer todas las teorías posibles y sus orígenes y ser portadores de ellas para apuntalar definitivamente una tradición teórica y esto solo se consigue mediante el estudio. Pero la autora opina que hay una gran dificultad a la hora de encontrar la mejor forma de realizar esta fusión teoría/práctica.

2.2.- Lingüística y estudios culturales
La amenaza de una separación de la lingüística y los estudios culturales ha llevado a muchos traductólogos y lingüistas a manifestarse en contra de esta fragmentación. En la obra se recogen algunos de estos posicionamientos como los de Mona Baker (1996: 9), Hurtado Albir (1996: 157), Susan Bassnett (1999: 216), África Vidal Claramonte (1998a : 31) o Venuti (2000a: 340). También Hatim y Mason (1997), acercándose a los conceptos venutianos, se posiciona en contra de esa dicotomía. La autora tampoco acepta esta dicotomía porque cree que no se puede reducir a dos grandes bloques la riqueza de matices que aportan todas las corrientes que conforman los Estudios de Traducción. En definitiva, Calzada Pérez cree que es necesario un dialogo para tratar de ligar estas dicotomías y muchas otras y llevar las nuevas teorías a las aulas de traductología y traducción.
Capítulo III. ¿Mapa o territorio? Algunas reescrituras de los Estudios
Este capítulo no se centra en la traducción como tal sino en los Estudios de Traducción, cuyo estudio no ha sido relevante hasta hace relativamente poco. A continuación se exponen reescrituras sobre estos estudios y metarreflexiones.
3.1.- «Reescrituras» como parte de un todo global (Nida, Hurtado Albir).
Para Eugene Nida (1991: 21) los modelos traductológicos no son más que diferentes perspectivas que no deben ser antagónicas sino que deben complementarse. Nida distingue las siguientes perspectivas:
  • Perspectiva filológica: engloba a Cicerón, Horacio, San Agustín, Lutero, Dolet, Cowley, Dryden, Pope Cary y Jumpelt que profundizan en la lealtad al texto origen.
  • Perspectiva lingüística: Vinay y Darbelnet (1958), Nida (1964), Catford (1965), Larson (1984) y Malone (1988).
  • Perspectiva comunicativa: Nida localiza la fuente de inspiración en Labow, Del Hymes, Gumperz, Jackobson o Chomsky que aluden al emisor, mensaje, receptor, ruido, entorno y medio.
  • Perspectiva sociosemiótica: Eco (1976), Krampen (1979), Robinson (1985) o Nida (1986) para quienes el foco de atención investigadora es la multiplicidad de los códigos de transmisión.
Hurtado Albir esboza un nuevo campo de investigación sobre la traducción que engloba diferentes enfoques metodológicos agrupándolos en:
  • Estudios específicos que analizan aspectos concretos de la fenomenología traductora (didáctica, problemas, variedades diferenciadas, etc.).
  • Estudios lingüísticos que se centran en los factores lingüísticos.
  • Enfoques socioculturales que centran su atención en el entorno del proceso de traducción.
  • Enfoques psicolingúísticos que estudian el proceso de traducción de diversas formas.
3.2.- «Reescrituras» diacrónicas (Hermans, Rabadán y Santoyo).
Theo Hermans (1995) propone un estudio diacrónico en el que comienza nombrando las y describiendo las corrientes a las que han dado lugar los estudios lingüísticos tradicionales (Nida, Catford o Newmark sitúan la traducción dentro de la lingüística de contrastes o de la aplicada) que van progresando hasta nuestros días, trayecto en el que se han incorporado avances como el de la lingüística textual y la pragmática centrándose en la descripción. Tras esto, Hermans retorna a la década de los 70 nombrando estudios explicativos de autores como Toury, José Lambert e incluso de él mismo. Con esto Hermans pretende utilizar los estudios descriptivos como unión entre los avances lingüísticos y los Estudios Culturales.
Rosa Rabadán (1991) «reescribe» en su libro Equivalencia y traducción un texto en el que entremezcla las características. En él comienza con los orígenes de la traducción como disciplina independiente en los año 50 donde se producen las «revoluciones» de la lingüística (Stilistique comparée du français et de l´anglais de Darbelnet y Vinay, el concepto de equivalencia de Jackobson, etc.).
En los años 60 Nida y Catford profundizan en debates lingüísticos oracionales y otros como Otto Kade proponen la fragmentación de los lingüistas oracionales. Esta última tendencia gana popularidad.
Pero en los años 80 es la lingüística textual la que marca la pauta de la Escuela Alemana llevándonos hacia métodos más realistas. Cuando Rabadán reescribe en 1991 aboga por un futuro más integrador y conciliador.
J.C. Santoyo se remonta a los inicios de la práctica de la traducción en Egipto, Cartago o Siria, llega hasta las primeras traducciones de Europa que se realizaron en la Roma del s.III y s.II a.C. donde traductores como Cicerón hablaban de su oficio habitualmente con el fin de pedir disculpas o defenderse de las críticas recibidas por la calidad de su trabajo. Santoyo afirma que no se puede hablar de reflexión traductológica hasta el s. XX cuando, con el avance científico, se impulsa la traducción automática que se convierte en un punto de inflexión fundamental puesto que representa una ruptura con el pasado histórico. A partir de entonces la investigación en las aulas universitarias convierte al fenómeno traductor en patrimonio académico del saber.
3.3.- «Reescrituras» entorno a palabras clave (Bassnett, Hatim y Chesterman)
Susan Bassnett opina que desde hace dos décadas la traducción crece sin parar e introduce conceptos nuevos a su vocabulario. En su aportación a Rimbaud´s Rainbow (1998) Bassnett incluye palabras a las que da importante relevancia. Estas son «equivalencia» en la década de los 70, «historia» en los 80 e «invisibilidad» en los 90.
La reescritura de Bassnett es esencialmente reduccionista porque simplifica la historia de la traducción ya que su intención es la de compartir recuerdos y no tiene ningún fin científico.
Basil Hatim escribe en 2001 su último libro Teaching and Researching Translation. Este libro está dividido en bloques y en cada uno de ellos hay una gran cantidad de palabras clave que acumula en un índice.
  • En el primer bloque «From linguistic systems to cultures in contact» aborda los conceptos de «equivalencia textual y formal» y «equivalencia dinámica».
  • En el segundo bloque «Equivalence: Pragmatic and textual criteria» La pragmática acaba por relacionarse con la equivalencia.
  • En su tercer bloque «Cultural Studies and translator invisibility» Hatim introduce los conceptos de «invisibilidad», «pluralidad desconstructiva» y «feminismo»
  • Los metatextos, la manipulación traductora o la ideología y la poética son conceptos introducidos en el cuarto bloque «From Word to text and beyond»
  • Por último, en «Literary and cultural constraints» aborda términos como «polisistema», «normas» o «universales» de traducción.
Andrew Chesterman utiliza los conceptos clave para explicar los avances de los Estudios de Traducción. Son ocho los conceptos más importantes a los que acude Chesterman para explicar este proceso:
  • Las «palabras» que cambian con el tiempo pero su significado se mantiene intacto.
  • «La palabra de Dios», pues al traducir las Sagradas Escrituras es necesario hacer un trasvase literal para no modificar la voluntad divina
  • «La retórica» es otro concepto clave puesto que al traducir estos textos hay que adaptarse a los gustos de los lectores e imitar el proceso de composición artística.
  • Otro concepto de relevancia en la cuarta etapa es «logos».
  • En la quinta etapa impera la «lingüística» (s. XX).
  • Al descubrir las limitaciones lingüísticas aparece la sexta etapa en la que se habla de «comunicación». Los traductores dejan de lado la lingüística y se centran en la pragmática, la sociolingüística, etc.
  • En la séptima etapa los traductores se centran en la «meta» pues ahora comienzan a potenciar el papel de la cultura de la lengua de llegada
  • La última etapa tiene como concepto clave la «cognición» que se caracteriza por tratar de entender el funcionamiento de la mente humana
3.4.- «Reescrituras» viscerales o somáticas (Peter Newmark y Lawrence Venuti)
Estas escrituras contienen estudios que reaccionan ante la historia.
Peter Newmark enumera siete tendencias que dibujan el aspecto total de nuestra disciplina. Estos son «funcionalismo», «lingüística textual», «culturalismo», «teoría de recepción», «traducción como proceso», «pragmática» y «otros»
Lawrence Venuti explica porque la teoría es útil a la hora de la práctica de la traducción criticando corrientes que provienen de aulas universitarias como las propuestas por Vinay y Darbelnet, las que reflejan el formalismo, las que utilizan el análisis textual como las de Bell, Hatim y Mason y las que anteponen la «norma» a las propuestas minoritarias.
3.5.- «Reescrituras» de aplicaciones eclécticas (Jeremy Munday)
En estas reescrituras se combina teoría y práctica.
Estohace Jeremy Munday en Introducing Translation Studies. Theories and applications. Comienza planteando cuestiones como el concepto de traducción, la breve historia de la disciplina o el mapa de Holmes para adentrarse después en el pensamiento traductológico en el que revisa conceptos clave como equivalencia, cambios (shifts), función, discurso, registro, sistema, invisibilidad y muchos otros. De esta forma liga equivalencia a Jackobson, Newmark, Nida o Köller entre otros, explora los cambios de Vinay y Darbelnet o Catford y hace lo propio con el resto de conceptos.
Capítulo IV. ¿Integración teórica?
En este capítulo la autora trata de analizar los diferentes enfoques o perspectivas que se tienen de los Estudios de Traducción y plasmarlos todos con sus semejanzas y diferencias de forma clara para que cada cual escoja los aspectos que le parecen positivos o negativos. Son nueve los enfoques que se presentan a continuación.
4.1.- Focalización en la lengua
Un gran número de estudiosos han tratado la traducción como una operación interlingüística. Trabajos como los de Saussure, Chomsky o Halliday han alimentado el interés de muchos lingüistas por realizar métodos lingüísticos o traductológicos que tuvieran gran utilidad.
Roman Jakobson en «On linguistic aspects of translations» trata de buscar una definición de significado y esto le lleva a emplear la traducción como ejemplo para averiguar la definición de este. Formula así, los tipos de traducción que pueden utilizarse para desvelar todo significado: interlingüística, inrtalingüística e intersemiótica. Jakobson se centró en la traducción interlingúística y llegó a la conclusión de que para realizar un trasvase de una lengua a otra hemos de cambiar el significado pero no el significante.
Para John Catford, que sigue la teoría de Halliday, la traducción es una operación interlingüística en la que es texto de partida se sustituye por el de llegada descartando así la idea del trasvase de significado. Para Catford la traducción es una rama de la lingüística comparada. Su teoría lingüística sobre la traducción se basa en niveles que pueden ser extralingüísticos (fónico, gráfico, etc.) o internos (fonológico, gramático o léxico). Para Catford hay tres tipos de traducción:
  • Con arreglo a la extensión: traducción completa y parcial
  • Con arreglo al rango: sujeta al rango y no sujeta al rango.
  • Con arreglo a nivel lingüístico: total y restringida
Hay traductores que han generado una importante producción académica como Nida, Vinay, Darbelnet o Malone entre otros. Todos estos enfoques han contribuido en gran medida a que la comunidad académica aceptase una disciplina que antes era inexistente.
Nida centro sus estudios en la búsqueda de un método sistemático de producir traducciones pero sin dejar a un lado los problemas de contexto y culturales.
Georges Mounin tiene también ideas cientifistas. En Les problèmes théoriques de la traduction responde a problemas como el de si es o no posible la traducción haciendo alusión a problemas de índole cultural.
Los canadienses Vinay y Darbelnet elaboraron lo que ellos llamaron «procedimientos de traducción». Se trata de dos métodos de traducción: la traducción directa (o literal) y la traducción oblicua.
Joseph L. Malone crea un modelo traductológico en el que defiende la taxonomía de procedimientos traductores como son: Matching (traducción directa), zigzagging, recrescence, repackaging y reordering.
4.2.- Focalización de la naturaleza creativa de los textos
A partir de los años 70 se ve claramente como dejan de analizarse las diferencias o convergencias entre diferentes sistemas lingüísticos para comenzar a analizar la traducción como un elemento comunicativo real que nace de un texto fuente. Responsables de este cambio destacamos a los siguientes autores
Alrecht Neubert y Gregory M. Shreve esbozan un modelo traductológico que trata de ser integrador y que se sitúa alrededor del texto. En su modelo no solo tenían en cuenta el texto de partida y el de llegada sino también la traducción virtual. Se estudian los parámetros de textualidad y el vínculo entre el texto y la tipología textual. Se evalua también la calidad textual de las traducciones a partir de criterios pragmáticos.
Hatim y Mason diseñan un modelo en The discourse an the translator (1990) de carácter también integrador, sistemático y claro. Se trata de un modelo rico en influencias de otros colegas de ámbitos diferentes al suyo (medios audiovisuales, didáctica, etc.). En el se afirma que la traducción consta de tres dimensiones: una comunicativa, una pragmática y una semiótica.
4.3.- Focalización en la finalidad de la comunicación mediante textos.
Un grupo de traductores alemanes comenzó a ver la traducción desde un punto de vista económico. De aquí surgió el llamado funcionalismo alemán (cobra importancia el conocimiento del papel que tienen el cliente y el traductor y también lo explícito o no que debe ser un encargo según las peticiones del cliente).
Katharina Reiβ a comienzos de los 70 fue quien primero manifestó este formalismo o Skopostheorie. Aun así esta traductóloga aun centraba su foco de interés en el texto original.
Hans J. Vermer es el personaje más determinante en el impulso de esta nueva forma de traducir. Para el la traducción tenía un resultado y un propósito que dependía del cliente que pagaba la traducción. Era necesario negociar condiciones con el cliente del tipo de fechas, plazos, precios, etc.
Fue entonces cuando esta teoría levantó fuertes polémicas en los Estudios de Traducción. Tal fue el revuelo que Vermer tuvo que defenderse de muchas críticas al igual que había sucedido a otros colegas a lo largo de la historia.
Christiane Nord adopta muchas de la ideas de Vermer pero se caracteriza por moderarlas ateniéndose al principio de lealtad para tratar de conseguir un equilibrio
Otros autores como Juan C. Sager defienden los postulados del funcionalismo estudiando la traducción como un proceso industrial que origina un producto.
De cualquier modo no cabe duda de que el funcionalismo ocupa un lugar claro ene l oficio y es posible que en un futuro los alumnos terminen por estudiar únicamente el funcionalismo y la cognición.
4.4.- Focalización en el vínculo entre la traducción y la cultura meta
En los años 60 comenzó a fraguarse un nuevo movimiento traductológico. Un grupo de estudiosos entre los que destacan Gideon Toury, Susan Bassnett, Raymond Van der Broeck y Theo Hermans entendieron la traducción como un proceso/producto dinámico, funcional y sistemático que entrelazaba teoría y práctica.
Itamar Even-Zohar y más tarde Theo Hermans fueron los impulsores de la teoría del polisistema en la que se llega a la conclusión de que hay un estrecho vínculo entre la traducción y la literatura. Así que se realza la importancia del contenido del texto meta en sus facetas culturales y sociales (no solo profesionales como en el funcionalismo). Así comienza a indagarse también en la manipulación ideológica (André Lefevere) que consigue que los defensores de la «nueva ética» alcen la voz.
4.5.- Focalización en la «nueva ética» traductora
Los autores que, como Leferve, habían comenzado a indagar en cuestiones ideológicas que sobrepasan las practicas sistémicas y descriptivas.
Los estudios polisistémicos desembocan en lo que llamamos postestructuralismo de la desconstrucción y tiene gran repercusión en las traductologías de focalizaciones «éticas» que abogan por respetar la diferencia. Estos autores son, entre otros, Kaisa Koskinen, Philip Lewis (que habla de infidelidad y abusos en las traducciones), la antropofagia brasileña, las traductólogas y traductoras feministas (en Canadá), la teórica Gayatri Chakravory.
4.6.- Focalización en el traductor como ser racional y emocional
En los años 60, la École Superieure d´Interprètes et de Traducteurs (ESIT) de París contaba con las estudiosas Danica Seleskovitch y Mariane Lederer crean, con la ayuda de métodos como la psicología de Piaget, «La teoría del Sentido». Este estudio se centra en la naturaleza de la mente de traductores e intérpretes, la disparidad entre significado y sentido (la primera se vincula a la lingüística y la segunda al bagaje cultural y a la intención del interprete o traductor. En esta escuela de París también se desmenuzan las etapas mentales que componen el proceso traductor.
Ernst-August Gutt también se fija en las teorías psicolingüísticas de Sperber y Wilson para formular una teoría en la que reivindica la asimilación de conceptos psicolingüísticos como son «ostensión», «indiferencia» o «eficacia». Además en esta teoría explica también comportamientos traductores concretos
Kirsten Malmkjær aborda el proceso traductológico desde una perspectiva filosófica apoyándose en Quine y Davidson. Esta teoría dice que emisores y receptores se comunican a través de los principios de «teoría anterior» y «teoría del momento»
Para Janet Fraser (1996) los dos métodos más recurrentes en el proceso traductológico son el de pensamiento en voz alta (TAP) y el de retrospección inmediata (IR).
4.7.- Focalización en corpus traductores
El empirismo sustenta líneas de investigación basadas en estudios de corpus y en la metodología descriptiva
Mona Baker (1996) nos enseña los conceptos y fases más relevantes de esa focalización traductológica, que se dedica a explotar tres tipos de corpus: los paralelos, multilingües y comparables.
Este tipo de focalización esta dando sus primeros pasos aquí en España y, según la autora, tiene un futuro prometedor.
4.8.- Focalización en el metalenguaje y la autocrítica
Tanto la brasileña Rosemary Arrojo en «The power of Originals and the Scandal of Translation- A Reading of Edgar Alan Poe´s ‘The Oval Portrait» como María Tymozcko «Ideology and the Position of the Translator» hacen sus respectivas críticas a conceptos traductológicos en sus estudios con el fin de evitar esencialismos que paralicen los Estudios de Traducción.
4.9.- Focalización de la naturaleza híbrida
Keith Harvey respalda a otros proyectos minoritarios con el fin de aumentar la diversidad de los Estudios de Traducción
Capítulo V. Contexto didáctico: ¿bonanza teórica y práctica?
En este capítulo se hace una descripción paralela de las teorías y didácticas en la traducción a través de su experiencia pedagógica. Estas teorías se enmarcan en las focalizaciones del capítulo anterior.
5.1.- Focalización en las lenguas
La didáctica ha recogido muchas de las ideas expuestas en el mismo punto del capítulo anterior. Algunos estudios se dejan influenciar claramente por la lingüística y otros, en cambio, se guían por métodos contrastivos. A continuación se muestran algunas publicaciones que muestran sus raíces lingüísticas. Estos estudios son los de Doris Ensinger, Peter Newmark y Bruno Osimo.
5.2.- Focalización en la naturaleza contrastiva de los textos
Una amplia gama de autores sitúan el texto en el centro de la operación comunicativa que es la traducción. La didáctica se dejo seducir por ordenamientos teóricos completos y estructurados apoyándose en que los alumnos requerían «orden y concierto» además de los talleres prácticos. Para ilustrar esta focalización se acuden a artículos de estudiosos como los de Hatim (1984, 1989) y Hatim y Mason (1997) que se preocupan por la selección y presentación de nuestros cursos sopesando la carga de dinamismo de estos textos, Sonia Colina (1997) basándose en los artículos de Hatim y Mason, Mona Baker (1992) con su impresionismo académico, Sàndor Hervey et al. (1995) en su labor de arquitectura traductora, Alan Duff (1989) que, al no pertenecer al ámbito traductor, habla de la didáctica sin tapujos.
5.3.- Focalización en la finalidad de la comunicación mediante textos
Un grupo de estudiosos y didactas vinculados a la comunidad académica germana restituyen la importancia de la traducción como proceso/producto industrial y se detienen en aspectos de la cultura meta desatendidos hasta el momento. Estos autores son Christiane Nord (1997), Juan Carlos Sager (1984, 2001) y Pilar Elena García (1990) entre muchos otros.
5.4.- Focalización en el vínculo entre traducción y cultura meta
Esta focalización se centra principalmente en el marco investigador y en lo difícil que resulta compaginar didáctica y descriptivismo. A continuación se muestran artículos dispares de diferentes autores que muestran sus preocupaciones por la didáctica. Estos son los de Robert Neal Baxter (2001), Anton Popovič (1984) con «From J. Levý to Communicational Didactics in Literary Translations», Andrew Chesterman (1994), Gydeon Toury (1984) y André Lefevere.
5.5.- Focalización en la nueva ética traductora
Cada vez son más los pedagogos que incluyen en sus currículos concienciaciones de naturalezas policromas relacionadas con la ética. Estas incluyen barridos teóricos sobre la pedagogía como el artículo de Vidal Claramonte (1998b), preguntas prácticas sobre la formación del docente como el de Marylin Gaddis Rose (1989), o respuestas enfocadas a la enseñanza de segundas lenguas como el de Scheu (1997) y uniones postestructuralistas de teoría, descripción y práctica como el de Genztler (1998).
Estas preocupaciones darán lugar a la focalización siguiente.
5.6.- Focalización en el traductor como ser racional y emocional
Los pedagogos que focalizan la atención en el traductor como ser racional y emocional concentran sus estudios en procesos traslativos y didácticos.
Paul Kuβmaul (1995) se asienta sobre los procesos traslativos y establece un marco teórico basado en vértices psicolingüísticos, de los que extrae pensamientos inductivos y deductivos, y de la lingüística textual extrae la dimensión pragmática y la perspectiva funcional de la oración. Propone que se debe potenciar la traducción consciente sin olvidar reestablecer la confianza que los alumnos tienen de sus propias posibilidades traductoras. Concede gran relevancia a las tormentas de ideas y a tareas de actividad paralelas para descansar la mente. Analiza también los errores más comunes entre los alumnos. También se basa en la Skopostheorie (funcionalismo) para analizar procesos fallidos y acertados.
Otros didactas como Hurtado Albir, Delisle o Robinson compaginan los procesos traslativos con los pedagógicos. Los dos primeros acercan al alumno el Vouloir dire y resaltan la importancia de estructurar las programaciones traductológicas con metas de aprendizaje claras. Hurtado Albir es clara a la hora de definir los criterios de selección del material que se imparte en clase y de planificar las dosis con las que este ha de administrarse. Robinson, (1999) propone que el alumno halle diversión y placer en su proceso de formación. Somete al estudiante a un aprendizaje cíclico (abducción, inducción y deducción). Aplica, además, estilos de aprendizaje como el musical, espacial, kinestésico, personal/emotivo, lógico/matemático y lingüístico.
5.7.- Focalización en corpus traductores
En clase de traducción se van introduciendo, poco a poco, corpus electrónicos. Este método de aprendizaje es ya muy avanzado en Italia.
María Tomoczko admite que la nueva tecnología desata cambios cualitativos y cuantitativos en la investigación actual pero también advierte de que no debemos descuidar el espíritu cientifista que domina el mundo y que secuestra los Corpus Translation Studies (CTS) con pretensiones objetivitas y universales absurdas.
Guy Aston (1998) explica como beneficiarse de corpus monolingües, comparables especializados, had oc, y paralelos.
Silvia Bernardini ensambla un proyecto radical que antepone la autonomía de aprendizaje frente a otros objetivos más tradicionales.
5.8.- Focalización en el metalenguaje y la autocrítica
La crítica constructiva es siempre necesaria en la didáctica de la traducción para los docentes y para los alumnos. Dicha crítica enriquece nuestras perspectivas sobre la práctica que hemos de aprender y nos predispone contra esencialismos infructuosos. Pero debemos tener cuidado a la hora de criticar puesto que las críticas pueden ser rechazadas por quienes en principio deberían ser los beneficiarios de estas.

Conclusiones


La autora, María Calzada Pérez ha hecho un trabajo de recopilación de las diferentes teorías y métodos didácticos formulados en la historia reciente de la traducción. Pero esta obra no es únicamente una recopilación de obras de traductología sino que nos propone una antología de todas ellas desvinculándose de análisis eclécticos y diacrónicos con el fin de que cada lector absorba lo que más le convenga o interese. Además la autora nos aclara en todo momento que su intención para con este libro no es meramente recopilatoria sino que pretende alejarse de las dicotomías que pueblan los Estudios de Traducción y ofrece una visión integradora.