In Other Words. A coursebook on translation

9780415030861_p0_v2_s260x420.jpg

Autora: Mona Baker
Editorial: Rouledge
Año: 1992
Idioma: Inglés
ISBN: 0-415-03086-2

Por Sandra Muriel Valencia

Introducción


En este libro, la autora quiere mostrar cómo la enseñanza de algunas claves de la teoría lingüística moderna ayuda a los traductores a entender mejor las decisiones que se deben tomar a la hora de traducir de una lengua a otra. Para completar la teoría, nos reta a realizar una serie de ejercicios prácticos, y así proporcionar al traductor de una oportunidad para descubrir por sí mismo la relevancia de los temas que se discuten en el libro. Otros temas, como la opinión de la infravaloración de la traducción como profesión seria y real, se plantean en este completo libro que intenta ilustrar a los traductores en función de hacerles comprender la importancia de una buena base teórica.

Resumen


Mona Baker es la presidenta del Comité de Educación y Entretenimiento del Instituto de Manchester de Ciencia y Tecnología. Además, es la Editora general de la próxima Enciclopedia Rouledge, editorial del mismo libro que nos disponemos a analizar, de Estudios de Traducción y co-editora de Texto y tecnología: en honor a John Sinclair (1993).

El libro se divide en 7 puntos muy claros, incluyendo la introducción, en los que se explica, de una manera teórico-práctica, las distintas áreas del lenguaje. Comienza desde el nivel más básico hasta el más complejo, es decir, la extensión de su dificultad aumenta en cada capítulo. Se examinan varios sectores de la lengua, que van desde el significado de palabras sueltas y expresiones hasta categorías gramaticales y contextos culturales.

Así, en el capítulo 2: «Equivalencia a nivel de la palabra» se explora el significado de expresiones y palabras sueltas; en el capítulo 3: «Equivalencia sobre el nivel de la palabra» el alcance de referencia aumenta un poco, apuntando combinaciones de palabras y frases: lo que ocurre cuando unas palabras se combinan con otras para formar tramos convencionales o casi convencionales del lenguaje; el capítulo 4: «Equivalencia gramática» trata de las categorías gramaticales como el género y el número; los capítulos 5 y 6 cubren parte de lo que podríamos denominar vagamente como el novel textual del lenguaje; el capítulo 5 habla del papel que representa el orden de las palabras para estructurar mensajes en el nivel textual, y en el capítulo 6 se discute la cohesión: las relaciones gramáticas y léxicas que proporcionan conexiones entre las diferentes partes de un texto; en el capítulo 7: «Equivalencia pragmática» muestra cómo los textos se usan en situaciones comunicativas atendiendo a ciertas variables como los escritores, los lectores y el contexto cultural.

Las ideas en las que se basa la autora proceden de investigaciones actuales sobre estudios léxicos, lingüística y pragmática de los textos para establecer y mantener una conexión permanente entre la lengua origen, la traducción y el entorno cultural y social en el que ambos operan. Toda esta búsqueda de información sobre los aspectos de una lengua a través de los fundamentos de la teoría de la lingüística moderna es necesaria, según el punto de vista del libro, para conseguir un conocimiento específico de las propiedades de la traducción. Así, cuando nuestro entendimiento de la teoría sea competente, podemos emplearlo en un aspecto práctico.

Se redactan una serie de ejercicios prácticos al final de cada capítulo, que otorgan al traductor la ocasión de probar la importancia que tiene el tema discutido en cada uno de estos capítulos. Estas actividades se narran en varios idiomas, en ocasiones diferentes en cada ejercicio, para que así se dé a entender la dificultad que tiene un traductor a la hora de decidir si traducir una palabra o un texto de una manera u otra, lo cual es el objetivo principal de la autora al presentar este libro.

La autora explica precisa y claramente los conceptos y posiciones teóricas que se investigan en cada capítulo y los relata en ejemplos reales de textos traducidos en una gran variedad de lenguas. Sin embargo, aunque quizás no presente un problema para la mayoría de los traductores, hay que tener un cierto conocimiento del inglés para comprender los ejemplos presentados. Esta combinación de debate teórico y aplicación práctica proporcionan una base sólida para el estudio de la traducción como una actividad profesional.

Además, al inicio del libro, concretamente en la introducción, Baker se dedica a comparar la profesión de traductor con otras profesiones, comentando lo que piensa la gente sobre ello. Se suele pensar que la traducción está infravalorada y desestimada, que no se considera una profesión real, en relación a otras consideradas como tales. La opinión de los traductores acerca de ello es dispar, pues aunque algunos piensen en la traducción como un arte o incluso un don que se tiene o no se tiene, otros reivindican la importancia de su trabajo y la injusticia de estar en una posición tan subestimada.

Conclusión


Los objetivos de este libro son muy simples y claros, como intenta especificar la autora: hay que emprender un punto de vista sistemático para que los traductores se instruyan y conseguir que, con el plan de estudios explícito que Baker nos proporciona, entender las dificultades de traducir un texto de una lengua a otra.