Así se crean doblajes para cine y televisión

Dibujo13.jpg
Autor: Alejando Ávila
Editorial: CIMS
Año: 2000
España
Idioma: Español
Nº de páginas: 193
ISBN: 84-8411-518-6

Por Berta Merino Varona


Introducción


El doblaje es un proceso costoso y laborioso, que ha ido perfeccionándose desde la invención del cine sonoro. Esto fue posible gracias a investigadores como León Scot, Graham Bell, Dickson o Demeny, pero quién más destaca es Thomas Alva Edison.

En 1926 apareció la primera película sonora de mano de Sam Warner (Warner Bros). Se llamó “Don Juan” y compaginaba la imagen con ciertos efectos de sonido y con música de Mozart.

Tras esta película vinieron muchas más, y empezaron a aparecer otras compañías encargadas de ellas, y que competían con la Warner. Se trataban de la Fox, que se estrenó con The Jazz Singer (1927), y algo más tarde, de la Metro Goldwyn Mayer y Paramount.

Pero estaba el problema del idioma, por lo que para que las películas llegaran a países hispanohablantes, por ejemplo, aparecieron las llamadas dobles versiones, que consistían en volver a rodar la película, pero con actores de habla española. Esto empezó a extinguirse con la aparición del doblaje en 1928 cuando la Paramount comenzó a explotarlo al ver las amplias posibilidades que ofrecía.

Al principio los doblajes eran terribles, sobreactuados y teatrales, pero en 1932, se establecieron en Madrid y Barcelona empresas de doblaje y sonorización, lo que hizo que la técnica fuera mejorando progresivamente.

Tras la guerra civil la industria cinematográfica estaba parada en España, por lo que el gobierno decidió revivirla, mas sólo se emitían películas que contaran con la aprobación de Franco. En contrapartida, la Ley de Defensa del Idioma impulsó enormemente la industria del doblaje español y del cine en general, pues antes los doblajes se recibían en un español neutro, doblaje realizado en Latinoamérica. A partir de ese momento, se realizaron sólo en castellano utilizado en la península, lo que hizo que apareciera una gran cantidad de actores y directores españoles. A lo largo de la segunda mitad del siglo XX se empezaron a establecer más compañías de doblaje y también sindicatos de actores de doblaje, que reivindicaban ciertas mejoras en su trabajo. Por desgracia, en 1993 surgió la crisis del doblaje, que aún persiste, porque no se respetaban ciertos convenios.

A pesar de ello, el doblaje sigue teniendo éxito, debido a que se realiza de una forma metódica y cuidadosa. Para realizar un doblaje satisfactorio se necesitan varias cosas: una sala de doblaje dotada con los instrumentos necesarios para doblar, como un micrófono, una pantalla, un atril… y, por supuesto, se necesita mano de obra humana (actores, director, etc.). Por todo esto, la profesión de actor de doblaje es bastante rentable, pues hay que ser realmente un profesional. Para ello, se necesitan unas cuantas cualidades, la mayor parte relacionadas con la dicción o la respiración. Mas otra de las cosas realmente importantes es la traducción, si no hay una buena adaptación del guión, no puede haber un buen doblaje. Por eso, existen academias y universidades especializadas en la formación de traductores y adaptadores cinematográficos, los cuales, deben traducir el sentido, no deben hacerlo de forma literal, pues las palabras deben adaptarse a los planos de la película. El doblaje tiene una larga historia tras de sí, a la vez que mucho trabajo.


Resumen


PRIMERA PARTE: LA HISTORIA

1. Introducción
El doblaje ha sido tema de crítica y discusión durante décadas, debido a sus costes artísticos, culturales y económicos. A pesar de ello, desde los años treinta, con unos doblajes bastante rudimentarios, hasta hoy, con una técnica muy buena, el doblaje ha ido evolucionando y cautivando cada vez a más y más público.

2. Prehistoria

El doblaje no podría existir sin el cine sonoro, el cual se hizo posible gracias a inventores como León Scott (inventó el fonoautógrafo), Graham Bell (radiófono), Dickson (fonógrafo) o Demeny (fonoscopio), pero destacó Edison creando una serie de inventos que ayudarían muchísimo a este campo.

En 1926, Sam Warner, uno de los hermanos de la Warner Bros, experimentó con el sonido en la película “Don Juan”, utilizando para ello el sistema Vitaphon. El principal inconveniente de este sistema es que las máquinas hacían mucho ruido, por lo que se recibían quejas del público. Pero en 1929 Eugène Lauste consiguió la inclusión de una banda sonora paralela a las imágenes, lo que posteriormente se llamaría soundtrack.

Pero la Fox había adquirido un sistema distinto, el sistema Movietone, con lo que apareció la dura competencia entre estas dos compañías. Es así que la Warner decidió producir la primera película sonora “The Jazz Singer”, que resultó ser un gran éxito. Empezaron entonces las producciones de muchas más películas, por lo que empezó a dudarse que fuera una moda pasajera.

Para 1930, el sonido se había extendido por prácticamente toda Norteamérica, pero en España no llegó hasta un año más tarde de la mano de las dobles versiones de la Fox, la Metro Goldwyn Mayer y la Paramount. Estas dobles versiones desaparecieron pronto, ya que el proceso era largo y costoso. Una figura importante en el cine fue el explicador, el antecedente de la banda sonora, que iba explicando lo que ocurría durante la película muda, aunque no duró demasiado. Éste, además, fue el inicio de lo que luego se llamaría doblaje

3. El nacimiento del doblaje

En 1928, Jacob Karol (junto con Edwin Hopkins) inventó el doblaje para actores cuya voz no era fonogénica, así podían sustituir sus voces por otras de actores invisibles. Karol presentó el proyecto al presidente de Paramount, pero éste lo rechazó. Así, Karol se entrevistó con el presidente de Columbia Pictures y le concedió una oportunidad. Karol impresionó a Columbia Pictures y a la Paramount al presentar una película doblada, firmando finalmente un contrato con ésta última. A partir de entonces empezaron a aparecer actores de doblaje. El encargado de dirigir todos estos primeros doblajes aquí en España fue Claudio de la Torre, colaborando con Luis Buñuel. Devil and the deep (1932) fue la primera película doblada enteramente por actores españoles. Así se fueron expandiendo los doblajes y, aunque al principio fueran bastante deficientes, fue naciendo la industria del doblaje de la mano de estudios como Orphea, Trilla-La Riva, cuyos primeros clientes fueron empresas tan destacadas como la Fox o R.K.O.

En 1932, la Metro Goldwyn Mayer instaló unos estudios de doblaje en Barcelona que se distinguían por realizar unos doblajes de gran calidad, por donde pasarían muchos actores y directores hasta que el estudio cerró en 1962. Entre todos los que participaron destacó el húngaro Foldbary, quien ideó un revolucionario sistema de grabación con micrófonos a distancias diferentes, o José María Ovies, uno de los mejores directores de doblaje que se han conocido en nuestro país.

Otros estudios que aparecieron fueron Acústica (1935) y La Voz (1936), siendo éste último bastante prestigioso. De esta época saldrían grandes directores de doblaje como Felipe Peña (voz de John Wayne) quien dirigiría películas como Con faldas y a lo loco o West Side Story.

4. La consolidación del doblaje

Tras la Guerra Civil la industria cinematográfica española estaba completamente estancada, por ello, el gobierno decidió reavivarla, emitiendo películas que sólo contaban con la aceptación de Franco. Sin embargo, esto impulsó los doblajes en castellano peninsular, lo que hizo que en 1941 el doblaje se consolidara de forma definitiva. Se empezó a depurar la técnica y a recortar la duración de las escenas a doblar, a la vez que todos los doblajes empezaron a sonar mucho más naturales, apoyándose en la imitación del original.

Tras los doblajes hay una gran labor por parte de traductores, ajustadores de diálogos, técnicos de sonido, directores de doblaje y empresarios. Debido a los ataques acometidos por la prensa durante esta época, estos profesionales empezaron a unirse en gremios.

El doblaje alcanzó su máximo prestigio con el trabajo de Lo que el viento se llevó (1939), doblada en España en 1947 por los estudios de la Metro Goldwyn Mayer y que dirigió el antes mencionado José María Ovies.

A finales de 1952 aparece en Barcelona un nuevo sistema de grabación, el sonido magnético, que, al contrario del sonido fotográfico, tenía muchísimas ventajas como, por ejemplo, que era mucho más barato y que si la toma era defectuosa se podía corregir en vez de borrarla.

En 1953, además, apareció el Cinemascope, que adquirió 20th Century Fox y que aportaba al espectador una sensación visual y sonora más real.

Por otro lado, empezaron los doblajes para televisión, siendo Televisión Española la pionera en realizar emisiones. Se emitieron tanto series como películas o concursos en directo. Además, tuvieron gran éxito los telefilmes, por ejemplo Patrulla de Tráfico o I love, Lucy doblados en Puerto Rico, lo que fue una amenaza para Hollywood, quien empezó a despedir actores (que luego eran contratados en televisión) y a realizar sus propios telefilmes como Perry Mason. A finales de los sesenta sufrió un auténtico boom que causaría la aparición de más estudios de doblaje. Estos doblajes de Puerto Rico, llamado español neutro, empezaron a chirriar a los espectadores, y a partir de la segunda mitad de los sesenta TVE empezó a encargar doblajes en estudios españoles.

5. La madurez del doblaje

El nacimiento de un entramado industrial que tuvo su origen en el aumento del consumo de vídeo doméstico y de la aparición de nuevas estaciones de televisión autonómicas y nacionales durante la década de los ochenta llevaron a un gran aumento de la producción. Esto provocó diversos hechos tales como la aparición de nuevos estudios de sonido o una bajada en la calidad de lo producido.

En 1989 se acabó el monopolio de TVE cuando nacieron Telecinco, Canal Plus y Antena 3 Televisión, que tuvieron gran éxito y que, de hecho, siguen vigentes en la actualidad

Pero tras este periodo de “bienestar” para el doblaje, tuvo lugar la crisis de 1993 debido al incumplimiento de ciertos acuerdos firmados. Sin embargo, el futuro del doblaje seguirá siendo prometedor.


SEGUNDA PARTE: TÉCNICA, ARTE Y PRÁCTICA

6. Los elementos técnicos

Los doblajes se realizan en unos estudios que tienen salas especiales e insonorizadas, lo que es fundamental. Dentro de estas salas es necesario que haya pantalla, altavoces, micrófono, atril, mesa de dirección, monitor de dirección, asientos de espera, el control y ciertas normas acústicas. Dentro de estos elementos, el micrófono es realmente importante ya que es el encargado de grabar la voz de los actores.

El director se encarga de cuidar los planos de imagen, que sirven para enfatizar más o menos la acción. Existen distintos tipos como el Plano General, Plano Medio, Primer Plano o Plano Detalle. Los planos sonoros también se dividen más o menos de esta forma: Plano General, Primer Plano o Primerísimo Primer Plano y se acoplan a los planos de imagen.

7.Los elementos humanos

En el proceso de doblaje participan distintos profesionales. En principio los más importantes son los directores de doblaje, los ayudantes de dirección y los actores de doblaje. También destaca el trabajo de los traductores, que se encargan de traducir el guión, sería imposible realizar un buen doblaje con una mala traducción.

El director de doblaje son profesionales nombrados por la empresa que se encargan de supervisar tanto aspectos técnicos como administrativos, de forma que el resultado sea un buen doblaje. Por otro lado, el ayudante de dirección se ocupa de colaborar con el director realizando trabajos complementarios. Suele tratarse de un actor o actriz de doblaje que asume más responsabilidades.

Finalmente, está el actor de doblaje, cuya labor empezó en la década de los años treinta. Al principio venían de la radio o del teatro, pero en las décadas siguientes se notaría enormemente la aportación de la radio, destacando voces como las de Ramón Martori o Manuel Cano, así como actores, como Alfredo Landa o Ramón Langa.

Para llegar a ser actor de doblaje es necesario pasar unas pruebas que aseguren la posesión de una dicción perfecta y de capacidades interpretativas. Por esto, los actores de doblaje siempre son muy cotizados y profesionales. Además de esas dos cualidades es necesario saber imitar los tonos y las cadencias de otra voz, cómo rasgar o forzar la voz, adaptarse a la velocidad del actor que habla y dominar la respiración. Para esto se suelen realizar ciertos ejercicios, por ejemplo, para mejorar la dicción se puede practicar con un lápiz en la boca durante días, y para aprender a controlar la respiración se suelen hacer ejercicios de relajación.

Por otro lado, hay que mantener las cuerdas vocales en forma y para ello hay que evitar el resecación y respirar por la nariz, además de intentar mantenerse alejados de catarros y gripes. Además, hay que aprender a controlar el tono, la intensidad y el acento, y, dependiendo del timbre, el actor doblará cierto personaje. Por ejemplo, el protagonista galán se doblará con una voz grave y atractiva, y la dama con una voz femenina y seductora.

Finalmente destaca la labor del traductor, pues un guión bien traducido es fundamental para el doblaje. Debe ser fiel al original y correcto y debe superar inconvenientes tales como la longitud de las palabras, la adaptación para que coincidan labiales (b, m, p…) y superar el bache de la falta de correspondencia entre idiomas. Para corregir las traducciones está la figura del corrector y el ajustador.

8.La importancia de la voz en el doblaje

La voz es un elemento más que fundamental en el proceso de doblaje, por lo que es necesario cuidarla. Para ellos hay que seguir ciertas pautas, como dormir las horas suficientes, protegerse contra catarros o gripes o no abusar del alcohol o el tabaco.

Aun así existen ciertos defectos incontrolables en la voz, que son la voz temblorosa, ya sea por nervios o estrés debido al miedo a equivocarse que pueden solucionarse con ejercicios de relajación. Por otro lado está el llamado “gallo” que se puede evitar si se aclara la voz antes de cada take. Y finalmente está la sensación de ahogo, ya sean psicológicos o patológicos, siendo los primeros más fáciles de superar, pues se pueden solucionar con unos ejercicios de relajación.

Al existir distintas voces que doblar, se suelen dividir por edad: voces de ancianos, maduras, de damas y galanes, comodín, de tipos, de jóvenes y de niños.

Las voces de ancianos suelen ser algo quebradas, de persona de clase media pero con tonos cultos sin llegar al nivel de la aristocracia. Las voces maduras son las que oscilan entre los 40 y los 65 años. Graves y bien moduladas, típicas de anuncio.

Las voces de jóvenes son aquellas entre los 14 y 30 años y las voces de niños suelen hacerlas las voces femeninas, para evitar la explotación.

9. Sobre el doblaje y su circunstancia

Se entiende como doblaje a la grabación de una voz en sincronía con los labios de un actor de imagen que sea lo más fiel posible. Se suelen confundir entre doblaje y doble de imagen, pero es totalmente distinto. El doblaje además, es tratado tanto de arte como de industria. Principalmente lo tratan de industria, intentando sacar el mayor beneficio posible, pero los actores y directores de doblaje ven su trabajo como un arte. Quizá la concepción del doblaje está en medio de ambos términos.

El proceso de doblaje empieza con la compra de los derechos de explotación por una distribuidora, generalmente. Después se hace un presupuesto de lo que costará el doblaje y la traducción del guión. Se realizan copias del trabajo y de seguridad que al final se destruirán, y el director, tras ver la película, escogerá los actores de doblaje, y tras realizar el soundtrack, se lleva a cabo la grabación sincronizada de las voces, en la que se realizan tres ensayos para doblar el take.

Es importante que el doblaje sea de buena calidad.

10. Otras cuestiones fundamentales sobre el doblaje
Los clientes de los estudios de doblaje son variados. Estos son distribuidoras de películas de 35 mm, las cadenas de televisión, las agencias de publicidad, las distribuidoras de vídeo doméstico y otras empresas centradas en la multimedia, vídeos industriales...

En un doblaje, el guión es fundamental y en él deben estar presentes el argumento de la historia, los diálogos, la relación de los personajes, la exposición del tema, el nudo, el clímax de la acción y el desenlace. Dentro del guión, existen tipos diferentes.

Está el guión original, que el cliente debe facilitar al estudio de doblaje; el guión traducido; el ajuste general y de diálogos; el guión de ayudantía; el guión de atril, el guión del director y el guión técnico.

En cuanto a la elección de los actores de doblaje, es el director el que se encarga después de haber visto la película, y, habitualmente, si algún actor ya ha doblado a otro actor de imagen antes, se le suele mantener hasta que por causa mayor o fallecimiento no puede hacerlo más.

Entonces es cuando el director asigna los distintos papeles: actores protagonistas, actores secundarios, actores de reparto y actores de ambiente.

También dependiendo del material doblado, las cosas cambian, por ejemplo, a la hora de doblar canciones, trailers, dibujos animados, anuncios publicitarios o documentales.

Conclusión


El doblaje es un proceso con muchas fases y al que se le dedica mucho trabajo, aunque a veces pueda estar algo infravalorado. Tanto los actores, como el resto del equipo que se encarga de los doblajes deberían estar algo más tenidos en cuenta. Por otro lado, no creo que el doblaje deba ser considerado una simple industria, sino un arte.